Los días en la isla de Flores son de asombro constante. Empieza en el momento en el que entras en el coche y quieres parar cada dos por tres para disfrutar de las verdes y floridas carreteras (sí, Flores hace justicia a su nombre) hasta cuando te adentras en algún punto de ese verde y estás expectante por si un tiranosaurio rex está al acecho. Si te decimos que Flores es el Parque Jurásico portugués no le estaríamos haciendo justicia porque es todo eso unido a unas piscinas naturales de aguas turquesa donde saludar a peces de mil colores con imponentes cascadas de tela de fondo, lagunas variopintas rodeadas de mil tonos de verde y atardeceres naranja con un gin azoriano en la mano despidiendo el sol en el mar.

Poço da Ribeira do Ferreiro, uno de los paisajes más bellos que vimos en todos nuestros viajes.

La isla de Flores nos ha regalado días llenos de sol, de sal, de un modo-esponja distinto al que conocíamos, más sano y más verde. Por todo ello, se ganó el puesto a nuestra isla favorita de los dos meses que pasamos en las nueve islas del archipiélago azoriano. Naturaleza en estado puro, un mar cristalino, excelente gastronomía y gente encantadora de guarnición. ¿Qué más quieres de ingredientes disfrutones para disfrutar en tus merecidas vacaciones?

En esta guía intentamos reflejar todo lo que Flores tiene para ofrecer con propuestas prácticas, itinerarios de 2 a 7 días, dónde dormir y hasta dónde comer para que tu viaje por este «parque jurásico portugués» sea tan increíble como lo ha sido el nuestro.

Poça das Salemas, paraíso florentino nº 867

Contenidos

Datos básicos para viajar a Flores

Flores es una de las nueve islas del archipiélago de las Azores (Portugal) que forman parte de la Macaronesia (tal como Madeira, las islas Canarias y Cabo Verde) y, junto con Corvo y Graciosa, está incluida en la Red Mundial de Reservas de Bioesfera de la Unesco desde el 2009. Esconde la «turfeira» (turbera) más grande del Atlántico y la mejor conservada, un singular ecosistema que es una auténtica reserva de agua, capaz de retener hasta 20 veces su peso en agua, fundamental para el equilibrio hídrico de la isla y para su increíble paisaje de riberas y cascadas. Cuando la nombraron, allá por el siglo XV, estaba cubierta de cubres, unas flores amarillas que a día de hoy perdieron protagonismo respecto a otras. Aparte de bellísima, es el territorio más occidental de Europa (más específicamente su islote, el ilhéu de Monchique) así que cuando estés disfrutando de la puesta de sol en Flores, sabrás que eres la última persona de Europa en hacerlo (junto con quienes te acompañen en la isla, claro). Eso sí, aunque geográficamente estés en Europa, geológicamente estás en América ya que tanto Flores como la vecina Corvo se asientan en la placa tectónica americana.

Moneda: Euro

Idioma: Portugués

Población: 3.429 (en 2021)

Presupuesto diario: Desde 65€/día por persona (aprox.) para un viaje de una semana con coche alquilado y las opciones más económicas de alojamiento privado para 2 personas. Más información de presupuesto aquí

Clima: Sin duda la mejor época para visitar Flores es en verano (intentando evitar Julio y Agosto por las aglomeraciones) debido a mejores temperaturas de aire y agua y menos probabilidad de lluvia, aunque el invierno no es muy frío (pero suele llover más). Entérate mejor de cuándo ir aquí.

Alojamiento: Lo ideal es dormir en Fajã Grande o cerca para estar cerca de algunas de las atracciones más bonitas de la isla, de los mejores restaurantes y de los mejores alojamientos: Aldeia da Cuada o Sítio da Assomada son buenas opciones, te damos más opciones aquí. Otros puntos de la isla donde quedarse son la capital, Santa Cruz, o Lajes das Flores. Más información sobre las mejores zonas para alojarse aquí

Duración: Mínimo 3 días, recomendable 5 días e ideal una semana. Más info aquí.

Vuelos: No hay vuelos directos a la isla de Flores así que para llegar tendrás que volar antes a una de las islas principales del archipiélago azoriano desde Lisboa (a São Miguel, Terceira, Pico o Faial), desde Oporto (a São Miguel o Terceira) o desde Madrid (a São Miguel, sólo en verano). Una vez en el archipiélago, volarás con SATA (la aerolínea azoriana) a Santa Cruz das Flores (si vuelas desde Portugal hay plazas gratuitas y limitadas en estos vuelos de conexión, te contamos más aquí, por eso lo ideal es que intentes volar a las Azores desde Portugal). Te recomendamos que utilices comparadores de vuelos como Skyscanner y Kiwi y que seas flexible con las fechas. Más info sobre cómo llegar a Flores aquí

Transporte: La mejor opción es alquilar un coche. Nosotrxs lo hicimos con Autatlantis y nos encantó: coches nuevos y la mejor política de franquicia.  Más info aquí

Zona horaria: UTC +0. La hora en el archipiélago de las Azores (Portugal) es una hora menos que en el continente portugués e islas canarias y dos horas menos que en el continente español .

Medidas Covid-19: Dado que en las Azores las medidas van cambiando constantemente, antes de viajar consulta aquí la información oficial del gobierno regional para entrar al archipiélago y aquí las restricciones específicas por isla.

Lagoa Funda (Laguna Honda): nuestra laguna favorita de las siete lagunas instaladas en calderas volcánicas de Flores

Cuándo ir a Flores

Los mejores meses para visitar Flores diríamos que son de Mayo a Octubre, intentando evitar Julio y Agosto que son los meses con más turismo. Junio y Septiembre suelen ser los mejores meses, con buen tiempo, aguas todavía apetecibles y menos personas. El turismo a la isla ha crecido mucho en los últimos años, por lo que si aún así viajas en Julio/Agosto, reserva alojamiento y coche de alquiler con mucha antelación, ya que son limitados y se agotan muy rápido (o suben a precios prohibitivos)

A nivel de clima, el verano es sin duda la mejor época, con temperaturas más elevadas, menos probabilidad de lluvia y la posibilidad de disfrutar más de sus playas y piscinas naturales. En cualquier caso, el clima en Flores (y en las Azores en general) es muy cambiante por lo que no hay garantías en ninguna época del año (se suele decir que puedes tener las 4 estaciones en un mismo día). Dicen también que Junio es mes de nubes, aunque la verdad es que depende de cada año.

Si, además, quieres coincidir con las fiestas de la isla, estas son algunas de las fechas clave:

  • Mayo/Junio: Festas do Espírito
  • 3er fin de semana de Julio: Festa do Emigrante
Chapuzones en Fajã Grande con la cascada Poço do bacalhau como telón de fondo

Cómo llegar a Flores

No hay vuelos directos a Flores desde fuera del archipiélago así que únicamente se puede llegar volando desde otras islas. Desde España y Portugal hay vuelos:

  • Desde Lisboa a Ponta Delgada (São Miguel), a Lajes (Terceira), a Pico o a Horta (Faial)
  • Desde Oporto a Ponta Delgada (São Miguel) y a Lajes (Terceira)
  • Desde Madrid a Ponta Delgada (São Miguel) pero, de momento, únicamente en verano.

Los vuelos más económicos suelen ser los de Ryanair desde Lisboa/Oporto para Ponta Delgada (São Miguel) o Lajes (Terceira) pero para conseguir el mejor precio lo ideal es que seas flexible con las fechas y que utilices comparadores de precios como Skyscanner y Kiwi.com.

Una vez en al archipiélago, tendrás que volar a Flores desde uno de esos aeropuertos con SATA, la aerolínea azoriana. Si vuelas desde Lisboa o Oporto a las Azores y quieres volar a Flores desde uno de estos cuatro aeropuertos principales (Ponta Delgada, Lajes, Pico u Horta) SATA ofrece este vuelo de conexión a Flores de forma gratuita si lo haces en las primeras 24h de aterrizar en las Azores. Eso sí, plazas limitadas que «vuelan» literalmente, así que reserva cuanto antes.

Es decir, podrás llegar a las Azores y volar inmediatamente a Flores de forma gratuita ¿Cómo hacerlo? Llamando al +351 296 20 97 20 (desde España) o al 707 22 72 82 (desde Portugal), escribiendo al info@sata.pt o entrando en esta web. Nosotrxs preferimos llamar y la verdad es que fueron muy amables, rápidos y profesionales. Para asignarte este vuelo gratuito de conexión te pedirán tu número de vuelo de Lisboa/Oporto (recuerda que estas plazas gratuitas de conexión sólo son para quienes vuelan desde Portugal) y, si todavía quedan plazas, te asignarán un vuelo gratuito a la isla de Flores (o a cualquier otra isla azoriana a la que quieras volar). Más info aquí

Nuestra recomendación para aprovechar este vuelo de conexión gratuito es que hagas una corta escapada de un par de días a Lisboa y Oporto, vueles desde ahí a las Azores, aproveches el vuelo de conexión gratuito a la isla de Flores (revisando bien las fechas y disponibilidad antes) y en el regreso conozcas otra isla azoriana.

Cuántos días dedicar a Flores

Te recomendamos un mínimo 3 días, aunque lo ideal para Flores es entre 5 días y una semana: así puedes incluir una visita de 1 ó dos noches a la vecina isla de Corvo y/o dejar días de margen por si el tiempo no acompaña (algo muy recomendable ya que Flores es una isla para disfrutar con buen tiempo). Por este motivo te proponemos distintos tipos de itinerarios, de más o menos días, que puedes ver aquí.

Miradouro do Portal, nuestro mirador favorito de la isla

Qué ver en Flores

Aquí te dejamos un resumen de los lugares de interés para visitar en Flores, y debajo tienes el mapa e información específica de cada lugar.

Qué ver y qué hacer en Flores

  • Contemplar algunas de las cascadas y lagunas más bellas de Portugal
  • Bañarse en piscinas naturales de aguas azul turquesa
  • Disfrutar de miradores con acantilados vestidos de verde esponjoso
  • Pasear por carreteras que parecen salidas del Parque Jurásico
  • Ver la puesta de sol en el punto más occidental de Europa

Mapa de Flores

Aquí te dejamos todos los lugares de interés en Flores de los que hablamos en esta guía en un mapa de Google Maps que puedes llevar en tu smartphone para consultar en cualquier momento. Están divididos en Sur+Oeste (Verde) y Norte+Este (Azul)

Y aquí te dejamos también un mapa turístico con las carreteras de Flores (haz click en la imagen para descargarlo en mayor tamaño y resolución)

Mapa turístico de la isla de Flores (Azores)

Sur y Oeste de la isla: Cascadas, Lagunas y la mejor puesta de sol

Poço Ribeira do Ferreiro (Poço da Alagoinha): un espectáculo de la naturaleza

Bienvenidxs al Parque Jurásico, perdón, Flores. El Poço da Ribeira do Ferreiro (también conocido como Poço da Alagoinha o Lagoa das Patas) es de los paisajes más deslumbrantes que hemos visto en nuestros viajes por el mundo así que nos arriesgamos a decir, sin miedo a represalias, que al visitar este lugar estarás visitando uno de los más bellos lugares de Portugal. La imponente laguna rodeada del acantilado verde de unos 200 metros de altura salpicado por diez o veinte cascadas no deja indiferente a nadie y, de hecho, cuando puedas cerrar la boca estarás expectante por si un tiranosaurio rex está al acecho. El espejo de agua refleja y duplica la belleza de dichas cascadas.

El sendero de 800 metros por el bosque hasta llegar (puedes aparcar aquí, y el sendero empieza aquí) no tiene mucha dificultad, simplemente hay que ir con calma y tener atención por el terreno resbaladizo y alguna que otra piedra suelta (cambia las chanclas por las zapatillas si acabas de darte un chapuzón en Fajã Grande o en la cascada Poço do Bacalhau). Aquí la ruta en Wikiloc.

Cascata do Poço do Bacalhau

El agua baja a lo largo de 95 metros hasta llegar a una piscina natural ideal para quitarse la sal del cuerpo después de los chapuzones que has dado en la vecina Fajã Grande. De hecho, la cascada Poço do Bacalhau tiene gran parte de la culpa de la belleza de Fajã Grande ya que es ella la protagonista de la tela de fondo que vemos cuando entramos en el mar.

Esta cascada nos gustó tanto que fuimos tres veces. Un día la disfrutamos en soledad por la mañana. Otro día, un bañito por la tarde para quitarnos la sal del cuerpo y recibir un hidromasaje natural del agua que caía con fuerza de esos más de 90 metros. Y finalmente otro, antes de cenar, para ver si contemplábamos el arcoíris que, según nos contaron, suele aparecer por aquí al final de la tarde. El arcoíris no apareció y estamos segurxs de que es un truco de la cascada para que volvamos otra vez, en un próximo viaje.

Para llegar, puedes aparcar en los laterales de esta pista y caminar unos minutos hasta este bello rincón florentino.

Por cierto, te puedes despertar al lado de esta misma cascada en el alojamiento Moinho da Cascata (a partir de 70€/noche, hasta 6 personas). Ojo nosotrxs no conocemos la casa por dentro ni sabemos qué tal está, simplemente dejarte el dato porque nos parece un sitio idílico por si vienes en grupo.

Fajã Grande y sus piscinas naturales: el place to be

Las piscinas naturales de Fajã Grande son, indudablemente, uno de los paisajes más deslumbrantes de la isla donde, una vez más, las protagonistas son ellas, las cascadas, o no estaríamos en la isla-esponja por excelencia. Pero aquí contemplamos las finas líneas blancas de agua bajando por los acantilados verdes desde el mar y, de hecho, bañándonos en el mar, en el caso que visites la isla durante el verano. Por cierto, dicen que en Fajã Grande siempre hay unos grados más de temperatura y el mar se encuentra un poco más tranquilo.

Fajã Grande y la cascada Poço do Bacalhau como telón de fondo

Fajã Grande es un espectáculo de naturaleza compuesto, por un lado, por una sucesión de cascadas bajando de un imponente acantilado para disfrutar a base de chapuzones o cerveza en la mano (la más deslumbrante del show, de la que te hablamos antes, Poço do Bacalhau) y, por otro lado, un Atlántico hasta perder de vista, o no sería esta la isla más occidental del continente europeo. Bueno, perdón, realmente el territorio más occidental es su islote, ilhéu de Monchique, que podemos avistar desde aquí.

Si te acercas a Ponta da Fajã (algo así como la Punta de Fajã Grande), siguiendo la carretera que pasa justo en frente a la cascada Poço do Bacalhau (Estrada da Ponta), te encontrarás con una pequeña y bonita iglesia, la Igreja da Nossa Senhora do Carmo. Al parecer por aquí viven tan sólo seis familias muy valientes dada la proximidad del acantilado donde ya hubo desprendimientos en 1987 y en 2009.

Es precisamente aquí, en Ponta da Fajã, que empieza uno de los senderos más bellos- y más duros- de la isla: el sendero de más de 13 km desde Fajã Grande hasta Ponta Delgada, en el extremo norte de la isla. Lee más sobre ello en el apartado las mejores rutas de senderismos en Flores. Algo bien más corto que puedes hacer para disfrutar de las vistas de este lado de Fajã Grande es subir los 100 metros hasta el Miradouro da Cruz:

Vista desde el Miradouro da Cruz, Fajã Grande

Todos los paraísos tienen un «pero» (los peroísos como nos gusta llamarles) y en este caso no iba a ser menos. Echa un ojo antes de entrar en el mar de Fajã Grande porque, sobre todo en verano, no sólo a los pececillos y a la gente les gusta bañarse por aquí, también a algunas medusas (aguasvivas) o, peor, alguna que otra carabela portuguesa (cuya picadura es dolorosa y peligrosa). No es que pase todos los días ni mucho menos pero el aviso queda hecho, tal y como lo hicieron con nosotrxs. Te contamos más sobre qué hacer en el caso de qué te piquen en Recomendaciones para disfrutar de Flores.

Es también en Fajã Grande donde se encuentran los mejores alojamientos, los mejores restaurantes y donde es ideal quedarse para disfrutar de la puesta de sol al final de un día lleno. ¿Te lo estamos diciendo todo, no? Si puedes, no dudes en alojarte por esta zona.

El alojamiento más conocido donde quedarte por aquí es el Aldeia da Cuada (desde 70€/noche) pero tienes otras opciones como el Sítio da Assomada (75€/noche). Encuentra más alojamientos en Fajã Grande aquí y más opciones en nuestro apartado Dónde dormir en Flores.

El jardín con vistas al mar de una de las 17 casas de piedra de Aldeia da Cuada

Cuando el hambre apriete, lo mejor es que vayas pronto para encontrar una mesa en la terraza del Papadiamandis o, si hace fresquito, coge una mesa dentro (no te preocupes, ni así pierdes las vistas al mar y las cascadas, pero claro, no mola tanto). Si coincide con la puesta de sol, mejor que mejor, pero ojo que, al menos en temporada alta, su excelente relación calidad-precio es conocida y se llena rápidamente. Por cierto, el nombre de uno de los restaurantes más occidentales de Europa se debe al naufragio del barco liberiano Papadiamandis aquí, en Fajã Grande, cuando viajaba de Nueva Orleans a Hamburgo, en 1965.

La terraza del Papadiamandis

Si es una ocasión especial (¿acaso no son todos los días en Flores ocasiones especiales?), vete al Maresía. Más que un restaurante, el Maresía es una experiencia: no hay menú ni muchas mesas. El anfitrión Jorge Brilhante te recibe como en el salón de su casa, te dice qué plato hay y cuánto tarda. Si te parece bien, bienvenidx eres. También puedes ir algún día a disfrutar de la puesta de sol. Nosotrxs nos acercamos casi todos los días en la isla simplemente a disfrutar de la compañía de Jorge (que, por cierto, como curiosidad te contamos que fue fotógrafo oficial de la Presidencia de la República Portuguesa entre 1993 y 2006), de la banda sonora de su colección de más de 800 vinilos, de la vista al mar y de un buen gin azoriano de Rocha Negra. Por supuesto, aquí hemos cenado nuestra primera y nuestra última noche en la isla. Deseando volver.

La mejor banda sonora de la isla sale de de esos dos altavoces de ahí, juntamente con las olas del mar y los «cagarros» de coro

Como siempre, en todos los restaurantes de Flores, reserva con alguna antelación para evitar disgustos.

Aldeia da Cuada: turismo rural especial

Probablemente el alojamiento más famoso de toda la isla de Flores, Aldeia da Cuada es un complejo rural increíble. Una antigua aldea abandonada en los años 60 (cuando gran parte de sus residentes emigraron para EEUU), y recuperada por una una pareja florentina, los padres de Carlota, actual gestora del proyecto junto con su marido Silvio.

Aldeia da Cuada (desde 70€/noche) se compone de 17 casas de piedra (unas más grandes que otras, dependiendo del número de huéspedes, hay casas con 1, 2, 4 o 6 habitaciones) con jardín con vistas al mar, cada una con el nombre de la última persona que habitó en la casa. Cuenta también con un restaurante (delicioso) y hasta una colorida capilla para lxs viajerxs creyentes. Todo esto en un laberíntico entorno verde-esponja al que Flores ya nos tiene acostumbradxs. Por aquí se intenta preservar el espíritu de antaño y eso es visible tanto en la decoración de las casitas como en la falta de televisión o de wi-fi. Si quieres una de estas «moderneces» y conectarte a algo más que a la naturaleza, tendrás que acercarte a recepción o al restaurante.

Para alojarte por aquí reserva cuanto antes porque las bonitas casitas de piedra vuelan (en sentido figurado, claro, aunque de Flores ya nos esperamos todo). Si no llegas a tiempo de hacerte con una o tu presupuesto busca algo barato, no te pierdas al menos su restaurante y pruébalo alguno de los días.

Reserva tu casita en Aldeia da Cuada aquí.

Fajãzinha: los quesos, la cascada y la mejor puesta de sol

El diminutivo de Fajãzinha, encajada entre acantilados y cascadas, es bastante explicativo: si arriba se encuentra «Fajã Grande», abajo se encuentra «Fajãzinha», la fajana pequeñita. Y para ver la puesta de sol, nada mejor que la Puesta de Sol. No, no me he equivocado, «Pôr-do-Sol» (Puesta de Sol, en portugués) es el nombre del restaurante que desde su terraza tiene de las mejores vistas (para algunas personas, la mejor) de la isla para despedir el sol en el mar.

La terraza y la gastronomía típica florentina de este restaurante familiar (pero sobre todo, la terraza) son las culpables de que la mayoría de viajerxs se acerquen a Fajãzinha. Lo más conocido para degustar en el Pôr-do-Sol son los embutidos, sobre todo la morcilla y la longaniza, pero si eres más de verdurita, no dejes de probar las tortas de erva-patinha (o nori del atlántico), una alga local con un sabor ahumado delicioso. No hay posibilidad de que se equivoquen en tu pedido: al llegar, te pasan un test de respuesta múltiple. Tranquilidad, ni has retrocedido unos años al escritorio del cole ni has vuelto al trabajo, es simplemente el menú donde sólo tienes que marcar las casillas de lo que quieres comer y beber.

Más allá del restaurante y de las vistas de Fajãzinha, ¡atención gente quesera!, por aquí también se pueden degustar y comprar quesos isleños en la Queijaria Pico Redondo.Eso sí, los quesos deIlda Henriques tienen poca curación, un mínimo de 15 días y un máximo de tres meses con lo cual son quesos más suaves y menos intensos que a los que, probablemente, las Azores te estén acostumbrando. Por cierto, Ilda tenía una pastelería y lo de los quesos empezó simplemente para aprovechar la leche de sus vacas, hasta que el boca a boca fue tal que ahora se dedica exclusivamente a ello y produce no sólo para toda la isla, sino para las demás islas azorianas, para el continente portugués y ¡hasta para Estados Unidos!

Pero no sólo para comer y beber merece una visita Fajãzinha. Si quieres visitar un molino de agua de antaño en pleno funcionamiento, podrás hacerlo en el Moinho da Fajãzinha o Moinho da Alagoa (ya que lo mueven las fuerzas de las aguas de la ribera de Alagoa) de forma gratuita. La molinera Fátima Serpa ya está acostumbrada a que quieran cotillear su trabajo y explica cómo funciona la molienda del maíz en este molino de 1862 hasta la distribución de la harina en varios puntos de la isla. Basta aparecer entre las 13h y las 17h, entre semana.

Aparte de la explicación de Fátima, de bonus track te llevas la bonita vista del molino a la impresionante cascada de 110 metros de Ribeira Grande.

Si quieres quedarte a dormir en Fajãzinha y disfrutar de su bellísima puesta de sol desde casa, echa un ojo al Fajãzinha Cottage. Más opciones en Dónde dormir en Flores.

Miradouro do Portal

Nuestro mirador favorito de la isla. Fuimos dos veces, como la primera vez la niebla le robaba visibilidad, decidimos repetir la visita en un día de sol para contemplar la vista sin cualquier timidez. Nota: la foto no le hace justicia:

Desde el Miradouro do Portal podemos ver Fajãzinha y la sobrecogedora cascada de Ribeira Grande, Fajã Grande y su sucesión de cascadas, el verde-esponja florentino que todo lo envuelve y el azul Atlántico de perder la vista, o no estaríamos en la punta más occidental de Europa. Indudablemente, la tela de fondo ideal para hacer lo que nombramos como «Florestureo«, un postureo muy florentino.

Mosteiro

Nos movieron dos motivos para llegar a Mosteiro: un cementerio donde está enterrado un pirata y una aldea abandonada en la caldera de un volcán.

Sobre la primera motivación que nos atrajo a Mosteiro, relacionada con su iglesia y cementerio, hay una historia oscura que cruza mares desde Oriente hasta Flores y barcos con la bandera de la calavera bien izada. Al parecer, un florentino llamado António Freitas, nacido en Fajãzinha en 1792, ¡fue un pirata! Esto es algo que, según lo que leímos en el Museo de Flores, no se ha comprobado documentalmente pero que se sospecha mucho y lo entenderás cuando veas su misteriosa sepultura. Se cuenta que al instalarse en Macao se dedicó (y prosperó) al tráfico de opio acabando en la cárcel. Cuando logró escaparse de la cárcel, cumplió con lo había prometido: volver a su isla natal, Flores, y mandar construir la iglesia de Mosteiro con la patrona de Santa Filomena. En la parte de atrás de la iglesia, en el cementerio, hay un mausoleo que se destaca de los demás… No hacemos más spoilers pero si te gustan las historias de piratas, aquí tienes una historia real y visitable en la isla de Flores.

Sobre la aldea abandonada en la caldera de Mosteiro, nuestra motivación era conocer y pasear por una aldea florentina auténtica y aproximarnos al cotidiano de antaño. Aunque actualmente verás las ruinas de las que eran las casas de la aldea, está en marcha un proyecto de turismo rural para rehabilitarla y darle vida. Además, sólo por las vistas desde este lugar de Mosteiro ya merece la pena acercarse.

Miradouro Craveiro Lopes

Considerado uno de los miradores más bonitos de la isla, merece la pena acercarse al miradouro Craveiro Lopes para obtener una panorámica de los acantilados vestidos de verde de la costa oeste, una vista distinta (y lejana) de las impresionantes cascadas del Poço da Ribeira do Ferreiro, sobre Fajã Grande y hasta de Aldeia da Cuada.

Nosotrxs fuimos por la mañana y la niebla nos robó algo de esplendor pero nos han comentado que el atardecer desde aquí es espectacular.

Rocha dos Bordões

Divisarás esta imponente roca que recuerda un órgano de tubos algunas veces, desde la carretera, hasta que te decidas a ir a verla más de cerca a propósito. Spoiler: merece la pena. Para contemplar el órgano, perdón, la roca, aparca en este mirador. Se trata de una formación geológica con 570 mil años resultante del enfriamiento rápido de roca basáltica en columnas verticales de cerca de 20 metros de altura, coloquialmente llamadas librerías.

Aparte de contemplar el fenómeno geológico más curioso de la isla, mirada atenta por la carretera porque también pasarás por la Cascata da Ribeira do Fundão, pegada a la carretera, a unos 500 metros de distancia.

Lajedo: miradores y calderas

Después de contemplar la Rocha dos Bordões, seguimos hacia el sur, por la costa, para disfrutar de las vistas. Una de las mejores actividades que se pueden hacer en Flores es simplemente disfrutar de las vistas desde la carretera. Eso sí, imprescindible parar de vez en cuando para empaparte bien de las panorámicas florentinas.

En esta carretera, te recomendamos parar en el Miradouro do Cartário y en el Miradouro da Baía do Mosteiro.

Si te apetece caminar y ganarte el chapuzón, en Lajedo hay un sendero que va hasta Fajã Grande (13,5 km). Más información en Las Mejores Rutas de Senderismo en Flores.

Más al sur, en la costa, se encuentra la única naciente de agua caliente de toda la isla. Nosotrxs no llegamos a ir pero las pequeñas calderas, conocidas como Aguas Quentes, se encuentran aquí por si quieres darte un bañito de agua caliente natural.

Las 7 Lagoas (lagunas) de Flores

Uno de los atractivos de la isla de Flores son sus 7 lagunas instaladas en calderas de volcanes inactivos. Lo que nos ha llamado la atención, aparte de su belleza, es lo descriptivos que son sus nombres.

Lagoa Funda y Lagoa Rasa

Hacia el sur de la isla, más cerca de Lajes das Flores, las lagunas Funda (Honda) y Rasa tiene una particularidad: aunque estén al lado la una de la otra, se encuentran a altitudes distintas: la Funda se encuentra a 360 metros y la Rasa a 530 metros. Puedes ver las dos aparcando en este mirador.

Lagoa Funda (Laguna Honda) es nuestra favorita. Delimitada por un verde frondoso que se refleja en la propia laguna, ver el baile de las nubes desde su mirador nos pareció un auténtico espectáculo. Esta laguna tiene una profundidad máxima en su caldera de 35 metros.

La Lagoa Rasa, justo en frente, es también muy bonita pero, en nuestra opinión, queda algo eclipsada por su vecina. Aunque se encuentre a una mayor altitud tiene, como su nombre indica, menos profundidad: unos 16 metros de profundidad máxima.

Lagoa Negra y Lagoa Comprida

En el Planalto Central de la isla, las lagunas Negra y Comprida se encuentran al lado la una de la otra y presumen de ser la mejor panorámica de las lagunas de Flores. Puedes divisar ambas lagunas desde este mirador.

Lagoa Comprida (Laguna Larga): porque efectivamente es más larga aunque actualmente es más oscura que la laguna Negra. Está rodeada de flora endémica, más específicamente cedro-do-mato, que se asemejan a algo así como a bonsais gigantes.

Lagoa Negra: al lado de la Lagoa Comprida aunque actualmente tenga un color más verdoso. Es la laguna con más profundidad de todas las lagunas del archipiélago azoriano (sí, bien más honda que la Lagoa Funda-Laguna Honda) con sus 113 metros de profundidad. Se estima que su volumen de agua supera los siete millones de metros cúbicos.

Hay un sendero que conecta estas dos lagunas – Lagoa Negra y Lagoa Comprida- con la impresionante cascada Poço do Bacalhau. Nosotrxs no lo hicimos pero al parecer son 7 km algo exigentes que merecen la pena por los paisajes impresionantes del Planalto Central florentino. Más info en Las Mejores Ruta de Senderismo en Flores.

Lagoa Seca

También ubicada en el Planalto Central, su nombre (Lagoa Seca) es tan ilustrativo que no necesita explicaciones ¿no? Pues eso, es la única de las siete que no dispone de agua de forma permanente: en su perímetro sólo se acumula agua de lluvia. Puedes ver la Lagoa Seca desde este mirador.

Lagoa Branca

Leímos dos teorías de por qué se llama la más «blanca» de las lagunas: una teoría dice que su nombre viene de que esta laguna refleja especialmente el cielo y cuando esto sucede gana un color más claro. La otra teoría, y la que creemos que tiene más sentido, cuenta que su nombre proviene de los «tufos calcários» (una roca volcánica de tonos claros) de los que está rodeada aunque la verdad es nosotrxs no hemos podido apreciar dichos «tufos»…

Lagoa da Lomba

El el sudeste de la isla, la Lagoa da Lomba (traducción literal: Laguna de la Loma) al parecer se llama así porque está situada en la loma de una montaña. O puede también ser simplemente porque está cerca de una aldea llamada Lomba. O quizás la aldea también se llame así por dónde está ubicada… Sea como fuere, es la única laguna de las siete que no pertenece al listado de geositios de interés nacional. Además, como en el día en el que fuimos, a menudo la niebla suele robarnos la posibilidad de contemplarla en todo su esplendor. Eso sí, es a la que podemos acercarnos más fácilmente caminando pero ¡ojo, chapuzones prohibidísimos!

De bonus track en el laguna-hopping florentino, tienes las carreteras y paisajes increíbles que rodean las lagunas:

Fajã de Lopo Vaz y su sendero

Este sendero te baja a una «fajã» (fajana) con un microclima tropical con lo cual es posible que al llegar te encuentres con un clima distinto que donde acabas de estar en la isla. Además, la Fajã de Lopo Vaz fue muy probablemente el primer local de la isla en ser habitado. Su nombre «Lopo Vaz» es, de hecho, el nombre de uno de los primeros pobladores de Flores.

El sendero tiene 3,4 km y, aunque sea cortito, es muy empinado. El camino es el mismo de ida y vuelta así que lo bajes…después habrá que subirlo. Eso sí, el camino te regalará unas panorámicas impresionantes y un chapuzón al llegar (ojo con las corrientes, cuando fuimos el oleaje era muy fuerte por aquí)pero dicen que el agua está más caliente que en el resto de la isla y la verdad es que de temperatura estaba espléndida.

Escala Randomtripper de «Nivel de Dificultad Fofisana (NDF)»Medio. Es un sendero corto pero empinado, resbaladizo (a veces hay caídas de rocas) y en días de lluvia nos imaginamos que será complicado. Imprescindible botas de trekking/zapatillas para hacer el sendero.

Ideal llevar, aparte de mucha agua, unos escarpines (como estos de Cressi, por ejemplo) para la playa ya que, como la mayoría de las playas en las Azores, la playa no es de arena, es de piedras. Hemos leído por ahí (sin poder comprobar la veracidad) que en esta playa ¡se han avistado tiburones martillo!

Nos quedamos estupefactos porque en un entorno tan salvaje, donde menos te lo esperas… ahí tienes tres duchas de agua dulce, en el medio de la naturaleza. Fue una gozada limpiarnos la sal de cuerpo y rellenar las botellas de agua.. De hecho, supimos después que aquí siempre hubo una naciente de agua potable que se usó desde los primeros tiempos de población de la isla.

Ojo, en este sendero no hay cobertura así que es ideal para desconectar pero tenlo en cuenta, descarga la ruta en maps.me antes de emprenderlo.

Lajes das Flores

Siendo la isla de Flores, la isla más occidental de Europa y siendo Lajes el municipio más occidental de Flores, Lajes das Flores es, pues, el municipio más occidental de Europa:

Fuimos a Lajes a tomarnos un merecido café y a estirarnos las piernas después de la subida del sendero por la Fajã Lopo Vaz y nos encantó encontrarnos con la bonita terraza del Bar O´Trancador con vistas a la playa del puerto. Si tienes ganas de chapuzón, este es el momento.

Por cierto, el puerto de Lajes fue destruido en el 2019, debido al huracán Lorenzo, dejando la isla temporalmente con problemas de abastecimiento. Actualmente lo están reconstruyendo y la previsión es que esté listo en el 2025.

Nos acercamos también el faro, el Farol das Lajes (un faro de 1910 rehabilitado en 2008) porque siempre nos gusta cotillear las vistas que ofrecen los faros.

Aunque no sea la primera opción que te recomendaríamos para alojarte en Flores (Fajã Grande nos parece la mejor opción) realmente en la isla todo está cerca (a excepción del extremo norte de Ponta Delgada), así que desde Lajes das Flores podrás desplazarte en poco tiempo a los principales puntos de la isla, ofreciendo buenas opciones de alojamiento. Alojarte por aquí tiene una gran ventaja: su oferta gastronómica.

En esta zona, se destaca la Casa das Pedras Brancas (desde 62€/noche); la Casa dos Morros (desde 65€/noche); la Vivenda Joaquim (a partir de 70€/noche); o la Casa das Flores (desde 110€/noche). Encuentra más opciones en Lajes entrando aquí. Más opciones en Dónde dormir en Flores.

Cerca de Lajes se encuentran el famosoO Forno Transmontano (platos típicos de la región de Trás-os-Montes en Flores); elCasa do Rei (platos hechos con productos biológicos), el Cana Roca (para probar las mejores pizzas de la isla) y laPastelería Rosa: para probar el dulce típico de la isla, las queijadas florentinas. creadas por una mujer emprendedora florentina. Más sobre restaurantes en Lajes o cerca en Dónde Comer en Flores.

«El fin de un viaje es simplemente el comienzo de otro. Lo importante es volver a empezar el viaje siempre.» Lajes das Flores

Norte y Este de la isla: piscinas naturales de aguas turquesa, miradores y faros

Santa Cruz das Flores

Piscinas naturales y Poça das Salemas

Si has llegado hasta aquí, ya te has dado cuenta de que no sólo con su verde y sus lagunas de agua dulce nos atrapa Flores, también con sus ¡piscinas naturales! Y estas son especiales. Las piscinas naturales de Santa Cruz das Flores fueron las primeras a las que fuimos en la isla y fueron el mejor aperitivo para los chapuzones en Flores. Además de las aguas cristalinas y nada frías (es complicado ponerle pegas a esta isla de verdad pero es que ni el agua está muy fría, al menos cuando fuimos en Julio), estas piscinas naturales tienen vistas a la vecina isla de Corvo que visitamos después.

Las piscinas naturales de Santa Cruz, la capital isleña, tiene vistas privilegiadas a Corvo (al fondo a la izquierda)

Estas bellas piscinas naturales de origen volcánica se encuentran junto al paseo marítimo de la capital isleña, cuentan con un fácil acceso con escaleras y hasta un bar con terraza donde tomar algo después del baño. En nuestra opinión, imprescindible llevar gafas y tubo de snorkel para saludar a la cantidad de peces coloridos que se encuentran por ahí.

Ojo, no sólo de peces vive el mar y, sobre todo en verano, hay que tener atención a las medusas (aguasvivas) y a las carabelas portuguesas, cuya picadura es más dolorosa y peligrosa. Te contamos más sobre ello y que hacer si te pican en Recomendaciones para disfrutar de Flores.

Cerca de estas piscinas naturales se encuentra la Poça das Salemas. Para disfrutar de este paraíso florentino sólo hay que bajar las escaleras de madera primero, las de metal después y nadar, flotar, observar la vida marina. ¡Qué aproveche!

No sólo por estar cerca de estas increíbles piscinas naturales pero también por la buena oferta gastronómica, la capital isleña es otra buena opción para alojarte en la isla. Echa un ojo a Casa da Cruz (62€/noche); Casas da Quinta (a parir de 75€/noche) o a Casa Vicente (desde 120€/noche hasta 5 personas). Más opciones en Santa Cruz das Flores aquí y más info en Dónde dormir en Flores: mejores zonas.

Museos

Museu das Flores: El museo se encuentra en el bonito Convento de São Boaventura (también conocida como Igreja de São Francisco) y ofrece un recorrido por los momentos más significativos de la historia de la isla de Flores. Fue aquí donde aprendimos más sobre la presencia francesa en la isla de Flores ( la Base Militar francesa, o mejor dicho, la Estación Telemetría operó entre 1964 y 1993 en la isla) a través de un documental que retrata cómo esa presencia influyó en el modo de vida de las personas florentinas (a nivel de moda, comportamientos, etc). También fue en este museo donde indagamos más sobre la historia de António Freitas, el pirata enterrado en Mosteiro, y comprendimos cómo vivían y se sustentaban antes las personas en Flores a través de un conjunto de artefactos.

Fábrica da Baleia do Boqueirão: No llegamos a ir a este museo pero aquí puedes encontrar varios contenidos multimedia y una exposición de barcos y utensilios usados durante la caza de la ballena en la isla de Flores. La «baleação» fue una actividad económica muy importante en las Azores -sobre todo en la isla de Pico- durante unos 50 años y los números impactan: entre 1896 y 1949 se cazaron alrededor de 12 mil ballenas. La actividad se prohibió felizmente cuando Portugal entró en la entonces Comunidad Económica Europea (CEE) en 1986. De la misma temática, en la isla de Flores, también está el Museo Baleeiro en Lajes das Flores pero nos dijeron que es más pequeño y humilde.

Auditório/Museu Municipal: Su arquitectura vanguardista te llamará la atención porque se destaca de lo demás, al final, estás en una isla remota en el medio de océano atlántico. Este auditorio es algo así como el epicentro cultural de la isla, aquí se celebran exposiciones, conciertos y conferencias.

Barco a Corvo

Fue en el Cais das Poças de Santa Cruz das Flores que vivimos el momento con más suspense de todo el viaje. Después de unos días estupendos en la isla, la mañana que teníamos el barco para ir hasta Corvo empezó a llover muchísimo y aquí, en este Cais, nos dijeron que probablemente no saldría el barco, ni ese día ni los próximos… Algo muy común en las Azores y a lo que tienes que acostumbrarte es que el clima es muy cambiante e impredecible y puede trastocarte los planes. Finalmente surgió una «ventana de oportunidad» («janela de oportunidade» algo que escucharás bastante por aquí) y fuimos, en un viaje de 40 minutos bastante atribulado, hasta la vecina isla de Corvo. Puedes vivir esta aventura en nuestros Stories destacados de Corvo en nuestro Instagram: Corvo.

La silueta de Corvo deste Flores
Miradores

Cerca de la capital florentina hay algunos miradores que merecen que les dediques una parada:

Miradouro da Costa Nordeste: cerquita de la Fábrica da Baleia, desde este mirador se pueden ver los acantilados de la costa nordeste de Flores.

Miradouro do Monte das Cruzes: vistas desde arriba de Santa Cruz das Flores y el aeropuerto (buen sitio para ver aviones despegando o aterrizando)

Miradouro Pico da Casinha: fuimos el primer día, nada más llegar. Tiene vistas a la isla de Corvo y a algunas de las colinas de Flores.

Miradouro Arcos Ribeira da Cruz: un mirador ideal para entender por qué llaman a Flores la isla-esponja. La panorámica enseña las colinas vestidas de verde lustroso con el océano de telón de fondo.

Queijaria Val da Fazenda

Cerca de Santa Cruz das Flores, en la Fazenda (Hacienda) de Santa Cruz, se encuentra la Queijaria Val da Fazenda o, como es conocida localmente, la «Queijaria das Anas» ya que son dos Anas, madre e hija, las que regentan este negocio desde casa. Viven ahí mismo pero lamentablemente cuando fuimos no había nadie y nos quedamos sin probar el famoso queso. Y digo famoso porque – gracias a Jorge Brilhante que te sonará del restaurante Maresía de Fajã Grande- su queso se vende incluso en la tienda especializada «Queijaria» de Lisboa. Aparte de quesos frescos, hay también quesos curados, con curaciones que van de los dos a los cuatro meses.

Miradouro da Caveira e Fajã do Conde

Cuenta la leyenda del Miradouro da Caveira (Mirador de la Calavera) que un náufrago llamado Demetrio apareció un día y vivió en la zona durante varios años. Era muy querido por todo el pueblo a pesar de tener algo que le distanciaba de lxs demás: no era creyente y vivía de forma hereje. Por ese motivo, la leyenda dice que cuando murió Demetrio empezó a aparecer por las noches una calavera iluminada en este preciso lugar donde se encuentra el mirador. La población creía que se debía a que el alma atormentada de Demetrio, al vivir de forma hereje en vida, no conseguía entrar al purgatorio. Decidieron, pues, empezar a hacer misas en nombre de Demetrio hasta que la calavera desapareció. El mirador sigue llamándose el mirador de la calavera hasta hoy.

Una de las cosas que nos quedamos con ganas de hacer es un viaje en barco alrededor de la costa de Flores – habla con Carlos Mendes de Extremocidente a través del email info@hotelocidental.pt si a ti también te suena bien – y en esta costa hay algo interesante. La Gruta dos Enxaréus es una cavidad volcánica de 50 metros de largo y 25 de ancho a la que se puede entrar en barco (pequeño claro, no es muy alta). Al parecer, fue usada durante siglos como escondite de piratas y corsarios y hoy es un de los puntos interesantes de la isla para el submarinismo.

Muy cerca del Miradouro da Caveira se encuentra el mirador da Fajã do Conde, desde el cual podemos apreciar desde arriba esta fajana y parte la costa este de la isla de Flores.

Baía de Alagoa

A la preciosa bahía de Alagoa hay contemplarla desde arriba y explorarla desde abajo.

Para contemplar la bahía de Alagoa desde arriba hay dos miradores que nos encantan: el Miradouro dos Caimbros y el Miradouro dos Cedros.

Desde estos miradores se puede contemplar cómo el mar se enreda en las rocas y en los distintos islotes como el islote de Garajau, el islote de Alagoa o el islote de Alvaro Rodrigues que llegó a ser cultivado hasta mediados del siglo XX.

Desde abajo, lo mejor es disfrutar de la Playa de Alagoa con unos buenos chapuzones (escarpines imprescindibles, eso sí) en una agua que raramente baja de los 20º debido a la corriente del Golfo. La carretera para bajar no aparece en Google Maps, pero se puede llegar en coche (el desvío es en este punto, incluido en nuestro mapa), aunque ojo porque el espacio para aparcar abajo es limitado (3-4 coches) y el último tramo es un poco empinado. Por aquí está el Parque de Alagoa, uno de los sitios de excelencia para acampar (gratis) en la isla de Flores o pasar un buen día con la familia o amigxs: vistas, playa y una barbacoa comunitaria a las que las Azores ya nos van acostumbrando con su máxima de: donde hay una buena vista, habrá una barbacoa.

Cerquita también está el Miradouro Fajã dos Cedros, desde el cual se tienen vistas llenas de tonos de verde de la zona de Cedros.

Museu do Machado y Miradouro do Ilhéu Furado

Un poco más hacia el norte se encuentra Ponta Ruiva, uno de los sitios más aislados de la isla que esconde un museo y un mirador que atrae a la gente viajera. El Museo do Machado, o Casa do Machado, es una especie de museo no oficial sobre la vida en Flores de antaño, una casa que invita a viajar en el tiempo. El Sr. José Fortuna decidió exponer algunas piezas que ha coleccionado y guardado a lo largo del tiempo que ilustran el modus vivendi de aquellos tiempos en los que nacer en la punta más occidental de Europa consistía en elegir entre emigrar o sobrevivir. En esta salita oscura hay todo un despliegue de objetos desde la silla del que fue durante años el único barbero de la isla hasta fotografías antiguas encima de un antiguo colchón de hojas de maíz.

El Miradouro do Ilhéu Furado se encuentra justo en frente de la Casa do Machado y regala unas vistas impresionantes de la costa nordeste de la isla.

Turfeiras y carretera Cedros-Ponta Delgada

Podemos decir que en Flores hemos conocido otro «modo esponja», bastante más verde y más sano, y la carretera que conecta Cedros a Ponta Delgada (o al revés) es el mejor ejemplo de ello.Hay paredes de la isla florentina, visibles sobre todo en esta ruta, que se visten de un verde tan lustroso y tan húmedo quehacen justicia a que sea conocida como la isla-esponja y que sólo dan ganas de tirarse encima y dedicarse a la contemplación. La culpa de esto la tienen las «turfeiras» (turberas) o «musgão«, como les llama la gente local (Sphagngnum spp para la gente botánica).

Las turfeiras (turberas) son un ecosistema muy particular ya que son auténticas reservas de agua. Actúan como esponjas de musgos y de vegetación que se ha acumulado durante miles de años sin descomponerse del todo, en un ambiente saturado de agua. La Turfeira de la isla de Flores, que se encuentra en estas zonas altas y húmedas del Planalto Central es, nada más y nada menos que la más grande y mejor conservada de Europa. Es esencial para el equilibrio hídrico de la isla y para su paisaje único de cascadas y riberas, con una capacidad de retención de agua de hasta 20 veces su peso.

No te sorprenderás si te decimos que hemos pasado por esta carretera cuatro veces y en todas hemos parado en el Miradouro da Pedrinha, en este otro mirador y en el Miradouro de Ponta Delgada, no sólo para disfrutar de las vistas sino sobre todo para apreciar esas turfeiras.

Ponta Delgada

Flores también presume de una Ponta Delgada, homónima de la capital de la isla de São Miguel, que hace justicia a su nombre. La Ponta Delgada florentina es como una lengua de planicie que entra por el mar adentro, en el extremo norte de la isla.

Te recomendamos acercarte a este mirador para obtener las mejores vistas no sólo sobre la bahía de Ponta Delgada y su puerto sino también de la vecina isla de Corvo. El mirador se llama Miradouro sobre o Porto e Baía de Ponta Delgada y si entras en el enlace te dejamos la ubicación específica en Google Maps.

Como curiosidad, fue aquí en Ponta Delgada donde operó la Base Militar francesa, o mejor dicho, la Estación Telemetría de la isla de Flores, entre 1964 y 1993. Esta estación tenía como función detectar y estudiar las trayectorias de misiles balísticos de medio alcance (unos 3.000 kilómetros) disparados desde el Centre d’Essais des Landes, en Biscarosse (Francia), o desde submarinos o barcos que navegaban en aguas de Bretaña, con trayectorias sobre el Océano Atlántico.

También aquí empieza uno de los senderos más bellos de la isla de Flores, el que une Ponta Delgada con Fajã Grande a lo largo de 13 km. Nosotrxs no hemos hecho este sendero que se puede hacer en ambos sentidos pero nos han comentado que de hecho es mejor hacerlo de norte a sur, es decir, empezar por aquí y bajar hasta Fajã Grande para evitar una de las subidas más difíciles. Lee más sobre ello en el apartado de las mejores rutas de senderismos en Flores.

En Ponta Delgada hay también un camping gratuito con todas las comodidades (WC, agua, ducha, zona de asado…) y vistas para la vecina isla de Corvo.

Farol de Albarnaz y Baía de Além

En la otra punta del extremo norte de la isla se encuentra el imponente Farol de Albarnaz, un fotogénico faro rodeado de pastos verdes y vaquitas comiendo, relajadas. Cuando fuimos había muchísima niebla y viento pero en días limpios dicen que son de las mejores vistas a la isla de Corvo.

Un poco más abajo se encuentra el Miradouro da Baía de Além y sus vistas al islote Maria Vaz (para llegar, aparca aquí). Acércate aquí para absorber la inmensidad del Atlántico y piensa que, todo recto, a unas 2000 millas más o menos, estás en Estados Unidos de América.

Si quieres hacer el sendero del que te hablamos en el punto anterior hasta Fajã Grande (alrededor de 13 km) que sepas que es precisamente aquí, cerca de Baía do Além, que se recomienda empezar, para evitar parte de la carretera, concretamente en este punto del mapa

Morro Alto

El Morro Alto es el punto más alto de la isla de Flores, con 914 metros de altitud sobre el nivel del mar. Se puede llegar a través de una carretera de tierra batida (se puede ir en coche, despacio y con calma, apreciando el paisaje) y, si el día está despejado, tener unas bonitas vistas panorámicas de toda la isla y hasta de la isla vecina, Corvo.

Visitar la vecina isla de Corvo

La isla más pequeña del archipiélago, Corvo, fue también de las más especiales en nuestro viaje de dos meses por las Azores. Corvo es mucho más que su Caldeirão (la impresionante caldera de su volcán que conforma uno de los paisajes más espectaculares de Portugal) y merece la pena que le dediques, al menos, una o dos noches. Si no dispones de tiempo para ello, puedes conocer la isla en el tour de un día desde Flores:

Reserva aquí el tour a la isla de Corvo

El impresionante Caldeirão de la vecina isla de Corvo

Tanto para ir hasta Corvo como para conocer Flores en barco, puedes contactar a Carlos de Extremocidente a través del email info@hotelocidental.pt. Carlos Mendes es la simpatía, profesionalidad y aventura en persona. Además, realiza una importante labor de sensibilización ambiental a quienes entran en su embarcación.

Las mejores rutas de senderismo en Flores

En este viaje por las nueve islas de las Azores nos prometimos hacer, mínimo, un sendero por isla y Flores no iba a ser la excepción. De hecho, teníamos pensado hacer dos pero por condiciones climáticas, finalmente pudimos hacer sólo uno.

Fajã Lopo Vaz: un sendero con recompensa final de chapuzón en el mar
  • Fajã Lopo Vaz (PRC04 FLO): 3,5 km ida y vuelta, y la recompensa de chapuzón en la playa donde dicen que el agua está más caliente que en el resto de la isla. Si sólo tienes tiempo de hacer un sendero por la isla, te recomendaríamos este. No te ocupará todo el día, los paisajes son increíbles e incluye chapuzón. ¿Qué más quieres? Más info y folleto oficial
  • Desde Ponta Delgada a Ponta da Fajã (Fajã Grande) (PR01 FLO): 13km de sendero. Nos han contado que es mejor hacer este sendero de Norte a Sur, es decir, de Ponta Delgada a Fajã Grande y que, de hecho, lo ideal es empezarlo aquí específicamente, cerca de baía do Além,para evitar un trozo de carretera en Ponta Delgada. Más info y folleto oficial
  • Grande Rota das Flores (GR01 FLO): el sendero anterior está incluido en este, el más grande la isla. Son 47 kilómetros entre Santa Cruz das Flores y Lajedo, en el extremo sur de la isla, recorriendo a pie gran parte del litoral costero. Más info y folleto oficial
  • Desde Lajedo hasta Fajã Grande (PR02 FLO): 13,5 km también parte de la Grande Rota das Flores. Más info y folleto oficial
  • Desde el mirador de Lagoa Negra y Lagoa Comprida hasta la cascada Poço do Bacalhau (PR03 FLO): 7,3 km exigentes por los paisajes impresionantes del Planalto Central florentino. Más info y folleto oficial

Dónde bucear en Flores

Aunque en Flores no probamos sus aguas con botella, sólo a golpe de brazada, nos han recomendado el centro Longitude 31 por su profesionalidad, calidad del equipo y diversión. Aquí, de hecho, no sólo organizan inmersiones sino también salidas de snorkel así que aunque no le des a la botella, también es ideal para ti.

Ya se sabe que los islotes suelen arremolinar mucha vida a su alrededor así que no será una sorpresa si te decimos que entre los mejores puntos de inmersión de la isla se encuentran :

  • Ilhéu do Garajau, a unos de 400 metros de la costa florentina
  • Ilhéu de Monchique, el territorio más occidental de todo el continente europeo se encuentra a unos 1600 metros de la costa
  • Fajã Grande: si eres principiante o nunca has buceado: es en una de las zonas más bonitas de la isla en la que se suelen hacer los bautismos de buceo en Flores.
  • Gruta do Galo, a unos 15 minutos en barco del Puerto de Santa Cruz
  • Parque Arqueológico Subacuático da Slavónia: un transatlántico que naufragó en Lajedo (al sur de la isla) en 1909.

Dónde dormir en Flores: mejores zonas

Lo ideal para Flores es dormir en Fajã Grande o cerca, donde están no sólo algunos de los puntos más bonitos de la isla (Poço Ribeira do Ferreiro, Poço do Bacalhau, la mismísima Fajã Grande) sino también algunos de los mejores restaurantes y alojamientos.

Si, como nosotrxs, no consigues alojamiento en Fajã Grande por falta de disponibilidad, recuerda que en Flores todo está a más o menos media hora en coche así que no pasa nada. Nosotrxs finalmente nos quedamos en la capital de la isla, Santa Cruz, muy cerca de las increíbles Piscinas Naturales y Poça das Salemas, y nos encantó.

Lajes das Flores otra muy buena opción para alojarse y hacer base, con excelentes restaurantes cerca. El punto que nos parece que queda bastante más a desmano para que busques alojamiento en la isla de Flores es Ponta Delgada.

Jardín de una de las casitas de piedra de Aldeia da Cuada en Fajã Grande. Reservar aquí.

Dónde dormir en Fajã Grande y alrededores

  • Residencia Mateus (50€/noche): Habitaciones sencillas y cómodas con vistas a la impresionante cascada Poço do Bacalhau
  • Palheiro da Assomada (55€/noche) : Una casa muy acogedora con un dormitorio y un sofá-cama en el salón con un plus: Mantequilla de Flores y mermelada casera para el desayuno
  • Aldeia da Cuada (desde 70€/noche): Turismo rural en casas de piedra de distintos tamaños (dependiendo del número de huéspedes hay casas con 1, 2, 4 o 6 habitaciones). Cada casita cuenta con su propia cocina y espacio exterior. Eso sí, el objetivo es conectar al máximo con la naturaleza y desconectar con lo demás así que no hay televisión ni WiFi, para eso habrá que ir a recepción o al (buenísimo) restaurante del complejo. Es, indudablemente, el alojamiento más famoso de la isla y hay que reservar con bastante antelación.
  • Moinho da Cascata (a partir de 70€/noche): una casita justo al lado de la cascada Poço do Bacalhau, la más bonita de la isla. Pueden alojarse hasta 6 personas
Moinho da Cascata. Foto de Booking
  • Sítio da Assomada (75€/noche): Una casita de madera para una pareja o familia con peques, idílica, con jardín
Jardín de Sitio da Assomada. Foto de Booking
  • Casa Via d’Água (desde 80€/noche): Una casa de 2 dormitorios que acomoda hasta 6 personas. El jardín con hamacas es ideal para relajarse durante el día y contemplar las estrellas por la noche.
  • Alojamentos Flores Island (desde 80€/noche): Casas de 1 a 3 dormitorios en el mismíismo pueblo de Fajã Grande. Atención inmejorable
  • Casa Atlántida (a partir de 85€/noche): Casas de 1 a 4 dormitorios en frente al océano Atlántico, acceso directo al mar, barbacoa y aparcamiento privado.

Más opciones donde alojarte en Fajã Grande aquí

Dónde dormir en Fajãzinha

  • Casa da Queijaria (65€/noche) : ¿Te suena la Queijaria Pico Redondo? Esta casa de 2 dormitorios (donde pueden quedarse hasta 5 personas), cocina y vistas al mar es gestionada por la señora Ilda Helriques, la quesera. ¿Sabes lo que significa? Queso fresco delicioso para el desayuno y, quién sabe, algún regalito de despedida…
  • Fajãzinha Cottage (70€/noche): Una casa para 2 personas en frente al mar, ideal para disfrutar de la puesta de sol.

Dónde dormir en Santa Cruz das Flores

  • Casa da Cruz (62€/noche): Casa con 2 habitaciones, 2 baños, cocina y terraza (barbacoa) con vistas al mar
  • Casas da Quinta (a partir de 75€/noche): Casas de una habitación y un apartamento remodelados y con vistas al mar
  • Inatel (desde 100€/noche): pequeño hotel con habitaciones dobles con decoración minimalista con vistas al mar y a la isla de Corvo

  • Casa Vicente (desde 120€/noche): aUna casa amplia con vistas al Atléntico. Acomoda hasta 5 personas.

Más opciones en Santa Cruz das Flores aquí.

Dónde dormir en Lajes das Flores

Realmente en la isla de Flores todo está cerca (a excepción del extremo norte de Ponta Delgada, donde no te recomendamos alojarte), así que desde Lajes das Flores podrás desplazarte en poco tiempo a los principales puntos de la isla, ofreciendo buenas opciones de alojamiento. Alojarte por aquí tiene una gran ventaja: su oferta gastronómica.

  • Casa das Pedras Brancas (desde 62€/noche): Una casa con una habitación con terraza y unas vistas increíbles, a 100 metros de la Praia da Calheta
Casa das Pedras Brancas. Foto de Booking
  • Casa dos Morros (desde 65€/noche): Una casa de una habitación (y sofá cama en el salón), terraza y todo lo que necesites, lavadora incluida
  • Vivenda Joaquim (a partir de 70€/noche): Casa con un dormitorio donde se destaca su terraza con hamacas y vistas al mar, y su huerto del que, con suerte, podrás probar algunas verduritas
Vivenda Joaquim. Foto de Booking
  • Casa das Flores (desde 110€/noche): Un apartamento de una habitación con cocina, salón y terraza con vistas al mar
Casa das Flores. Foto de Booking

Dónde comer en Flores

Dónde comer en Fajã Grande

  • Papadiamandis: su ubicación en plena Fajã Grande con vistas privilegiadas a las cascadas y al imponente océano atlántico y su excelente relación calidad-precio hace que se llene rápidamente. Es uno de los dos restaurantes más occidentales de Europa (del otro te hablamos en seguida) y su nombre se debe al naufragio del barco liberiano Papadiamandis cuando viajaba de Nueva Orleans a Hamburgo, en 1965. ¿Qué comer? Nosotrxs probamos el pescado pero nos da la sensación de que todo está rico. Los platos principales rondan los 15€/persona, una imperial (caña) 1,20€ y una botella de vino azoriano (blanco, de Pico) 15€.
  • Maresía. Nuestro restaurante/bar/terraza favorito de la isla. Realmente más que un restaurante, el Maresía es una experiencia: no hay menú ni muchas mesas. Jorge te recibe como en el salón de su casa, te dice qué plato hay y cuánto tarda. Si te parece bien, bienvenidx seas. Cuando fuimos probamos el curry de cambas una vez y el pulpo la otra, espectaculares ambos. Puedes ir también simplemente a disfrutar de la puesta de sol y a disfrutar de la compañía de Jorge, de su colección de más de 800 vinilos, de la vista al mar, y de un buen gin azoriano Rocha Negra. Por supuesto, aquí hemos cenado nuestra primera y nuestra última noche en la isla. Deseando volver. Los platos principales cuestan entre 15 y 25€, las entradas unos 7€, una copa de vino 4€ y el gin azoriano 7€
  • Aldeia da Cuada: Como llegamos tarde para alojarnos ahí (si no reservas con antelación, las casitas de piedra vuelan), fuimos a comer al restaurante y nos encantó. Comida deliciosa. Las entradas cuestan entre 4 y 12€, los platos principales entre 15 y 25€ y una copa de vino 3,5€

Dónde comer en Fajãzinha

  • Pôr-do-Sol: Ideal para disfrutar de productos típicos de la gastronomía florentina (como el alga erva-patinha) en una terraza con la mejor puesta de sol. Lleva bolígrafo porque lo vas a necesitar para el test de respuesta múltiple: aquí nadie se equivocará en tu pedido porque lo elegirás entre casillas. Las entradas cuestan entre 5 y 15€, los platos principales entre 12 y 25€ y una copa de vino 3,5€

Dónde comer en Lajes das Flores

  • Casa do Rei: el pequeño restaurante en la finca de una pareja alemana que se enamoró de Flores y se quedó, sólo usa productos biológicos, la mayoría de su huerto, y hasta te los vende (si quieres huevos caseros, es una buena opción). Nos encantó el pescado con almendras, el chutney y la atención (¡hasta nos regalaron unos lulos!). Eso sí, nada de tarjetas, sólo pago en metálico. Platos principales entre 10 y 15€
  • O Forno Transmontano: Platos típicos de la región de Trás-os-Montes del continente portugués, embutidos de la misma zona pero también un pescado fresquísimo florentino. Todo regado con vinos de Douro, claro… Ojo, sólo atienden por encargo así que imprescindible reservar y decidir antes qué se va a comer.
  • Cana Roca: Dicen que son las mejores pizzas de la isla pero como no llegamos a probarlas, no podemos asegurarlo. Si tienes antojo de pizza y vas, cuéntanoslo en comentarios.
  • Pastelería Rosa y las Queijadas Florentinas: las mejores queijadas de la isla. Después de mucho tiempo desempleada, Rosa hizo dos cursos de emprendimiento, tuvo acceso a una linea de microcrédito y abrió su propia pastelería de dulces y bizcochos caseros. Ahí mismo, creó el dulce típico de la isla (Flores todavía no tenía un dulce típico): las queijadas florentinas, hechas con el queso fresco de Flores. Cuando llegamos las queijadas míticas – las queijadas florentinas- no estaban listas pero las que probamos estaban deliciosas.

Dónde comer en Santa Cruz das Flores

  • O Moreão: nos lo recomendaron como uno de los mejores sitios para comer pescado fresco por la capital florentina. En el menú hay lo que Hélder ha pescado ese día y la famosa «sopa de peixe» (caldo de pescado). De postre, con suerte, escuchas un fado cantado por Elisabete, si el día que vayas le apetece cantar.
  • Sereia: la otra opción para comer pescado fresco en la capital
  • Fora d´horas en portugués significa «Fuera de horas», es decir, fuera de horario. Y es que aquí conseguirás un buen plato de comida casera o un bocadillo para llevar si vas a estar por ahí con una sonrisa y amabilidad. Si tu alojamiento en Santa Cruz no incluye desayuno, es buena opción también.
  • Queijaria Val da Fazenda: quesos frescos y curados
  • Hotel Servi-Flor: hotel que lleva sin tocarse desde los 60 según Jorge del Maresia, nos lo recomendó para ir a comer.

Importante: Evita la improvisación y reserva con antelación en los restaurantes en la isla. Parece mentira que en Randomtrip, cuyo lema es la improvisación, te lo estemos diciendo pero en la isla de Flores (y en las Azores en general) es imprescindible hacerlo, sobre todo en temporada alta, debido a la poca oferta y la mucha demanda. «Quien avisa no es traidor.»

Itinerarios de viaje a Flores

Como habrás podido comprobar si te has leído toda nuestra guía, Flores tiene muchísimos lugares increíbles para visitar, así que para poder verlo todo todo es necesario, como mínimo, una semana.

Como no siempre contamos con tanto tiempo para disfrutar de la isla, os dejamos varias sugerencias de itinerarios para 3, 5 y 7 días.

Qué ver en Flores en 2-3 días (un fin de semana)

Un fin de semana puede ser suficiente para correr de un lado a otro e intentar ver lo máximo posible de la isla de Flores (si el tiempo acompaña), pero no te dejará tiempo para relajarte y disfrutar de sus piscinas naturales o de una bebida con vistas.

Itinerario de 3 días (un fin de semana) en Flores

  • Día 1: llegada a Flores por la mañana, visita a Santa Cruz y lo que de tiempo entre Santa Cruz y Ponta Delgada por la tarde
  • Día 2: Recorrido por las 7 lagunas de la isla por la mañana, y visita a Poço da Ribeira do Ferreiro y Poço do Bacalhau por la tarde, antes de la puesta de sol.
  • Día 3: Visita a los puntos que de tiempo antes del vuelo de la zona sur-oeste (Lajes, Mosteiro, Lajedo..)
El impresionante Poço da Ribeira do Ferreiro

Qué ver en Flores en 4-5 días

4 ó 5 días nos parece la cantidad ideal si el clima acompaña (como has podido comprobar, la mayoría de planes en Flores son al aire libre por lo que si está muy nublado y/o llueve las opciones se reducen bastante), y aquí te dejamos nuestra propuesta de itinerario.

Itinerario de 5 días en Flores

  • Día 1: llegada y relax en las piscinas naturales de Santa Cruz, puesta de sol en Fajã Grande
  • Día 2: Recorrido por las 7 lagunas de la isla por la mañana, y visita a Poço da Ribeira do Ferriro y Poço do Bacalhau por la tarde, antes de la puesta de sol.
  • Día 3: Carretera entre Santa Cruz y Ponta Delgada, parando en los diferentes miradores por la mañana, sendero a Fajã de Lopo Vaz por la tarde
  • Día 4: Sendero entre Ponta Delgada y Fajã Grande, relax después en la piscina natural de Fajã Grande
  • Día 5: Visita a los puntos que de tiempo antes del vuelo de la zona sur-oeste (Lajes, Mosteiro, Lajedo..)
La cascada más bonita de la isla: Poço do Bacalhau

Qué ver en Flores en una semana (7 días)

Si no viajas a Flores en verano y/o quieres unir Corvo a tu visita (algo que te recomendamos encarecidamente), una semana es la cantidad perfecta de días.

Itinerario de una semana en Flores

  • Día 1: llegada y relax en las piscinas naturales de Santa Cruz, puesta de sol en Fajã Grande
  • Día 2: Recorrido por las 7 lagunas de la isla por la mañana, y visita a Poço da Ribeira do Ferriro y Poço do Bacalhau por la tarde, antes de la puesta de sol.
  • Día 3: Carretera entre Santa Cruz y Ponta Delgada, parando en los diferentes miradores por la mañana, sendero a Fajã de Lopo Vaz por la tarde
  • Día 4: Sendero entre Ponta Delgada y Fajã Grande, relax después en la piscina natural de Fajã Grande
  • Día 5: Visita a los puntos de la zona sur-oeste (Lajes, Mosteiro, Lajedo..)
  • Días 6 y 7: Visita a la isla de Corvo (dormir allí)

Transporte: alquilar un coche en Flores

Como en todas las islas de las Azores, en Flores consideramos imprescindible alquilar un coche para poder disfrutar al máximo de la isla, aprovechar el tiempo, y poder visitar todos los lugares recomendados en esta guía a tu ritmo. Especialmente en Flores, conducir es un placer, con poco tráfico, vistas de quitar el hipo todo el rato y miradores cada pocos metros.

Nosotrxs alquilamos el coche con Autatlantis y fue todo perfecto: la atención al llegar fue rápida y efectiva, el coche (un Opel Corsa) estaba como nuevo y no tuvimos ningún problema. Prácticamente todas las empresas incluyen en el seguro una franquicia, y Autatlantis es de las que tiene un valor de franquicia más bajo (700€, frente a los 1300-1500€ de otras compañías).

Los precios de los coches de alquiler en la isla de Flores raramente bajan de 25€ al día y, especialmente en verano, recomendamos reservar con bastante antelación para evitar quedarte sin vehículos o que los pocos que haya tengan precios prohibitivos (en el verano de 2021 llegaron a los 100€ por día y conocemos varias personas que no lograron alquilar vehículo por dejarlo para el último momento).

También existe la opción de moverse en transporte público: hay únicamente una empresa de autobuses (UTC) que conecta algunos de los puntos de la isla, puedes ver los horarios aquí. Las conexiones y frecuencias son bastante limitadas, pero si viajas con un presupuesto bajo puede ser una opción válida para visitar algunos de los puntos principales de la isla.

Si no conduces, no consigues coche o no te apetece conducir, también tienes la opción de contratar algún tour para conocer mejor la isla:

Presupuesto orientativo: ¿cuánto cuesta viajar a Flores?

Como siempre, dar un presupuesto genérico es muy difícil ya depende enormemente de tu estilo de viaje. Lo que sí podemos hacer es darte una orientación de precios y que calcules con ellos tu presupuesto:

  • Vuelos: con compañías low cost como Ryanair se pueden llegar a encontrar vuelos por 50€ ida y vuelta a Ponta Delgada (São Miguel), Lajes (Terceira) o Horta (Faial), desde Lisboa o Oporto, aunque depende de la antelación con la que reserves. Después, volar con SATA (la aerolínea azoriana) a Santa Cruz das Flores es gratis bajo determinadas condiciones
  • Alquiler coche: desde 25€/30€ al día el coche más económico (en función de la compañía y la cantidad de días). En verano suben los precios y puede ser muy difícil encontrar coche con poca antelación.
  • Alojamiento: desde 50€/noche para una habitación con baño privado o apartamento con cocina.
  • Comidas en restaurante: entre 15 y 25€ por persona

En total, de forma orientativa, un viaje de una semana a Flores con coche alquilado puede salir por entre 450 y 750€ por persona (con las opciones más económicas de coche, alojamiento y restaurantes), es decir, desde 65€/persona al día.

Rocha dos Bordões, el fenómeno geológico más curioso de la isla

Apps útiles para viajar a Flores

Te recomendamos algunas aplicaciones que te serán de utilidad en tu viaje a Flores:

  • SpotAzores: (Android / iOS / Web): aquí podrás ver todas las webcams existentes en diferentes puntos de las islas para ver cómo está el tiempo. Debido a que el clima es muy cambiante y puede estar lloviendo en una zona de la isla y sol radiante en otro, esta app es la forma más rápida que tendrás de asegurarte y evitar desplazamientos innecesarios.
  • Windy (Android / iOS / Web): app imprescindible en nuestros viajes, más aún en las Azores. Te permite ver las previsiones de lluvia, nubes, viento, etc. para ayudarte a planificar tus días en base al clima (ya que hay lugares que pierden mucho según el clima). Obviamente las previsiones no son 100% fiables. También muestra las webcams disponibles
  • Google Maps (Android / iOS): es la que utilizamos para ir guardando / clasificando todos los lugares a los que queremos ir/hemos ido y como GPS en los coches de alquiler. Puedes ver opiniones de los lugares de otras personas, fotos, menús de restaurantes, teléfono de los lugares para contactar con ellos, etc.
  • Maps.me (Android / iOS): aplicación similar a Google Maps pero que funciona online (aunque Google Maps también puede funcionar online) y que en muchos casos tiene información que Google Maps no tiene, especialmente de senderos. Útil siempre que vayas a hacer algún sendero, para orientarte, descargar la ruta desde la web oficial de senderos de las Azores (click en Descargas->GPS), etc.
Fajã Grande, de los paisajes más increíbles de la isla

Recomendaciones para disfrutar de Flores y hacer que tu viaje sume y no reste al paraíso florentino

  • Si visitas la isla en verano y disfrutas de su mar cristalino increíble, recuerda que a veces podrás encontrarte con alguna medusa (aguaviva) o, peor, alguna carabela portuguesa cuya picadura es dolorosa y peligrosa. Lo bueno, que estas últimas flotan y son fácilmente detectables pero en caso de que veas alguna, sal de inmediato del agua y avisa a las demás personas de su presencia. En caso de que te hayan picado alguna de las dos es muy importante que sigas estas recomendaciones oficiales: no rasques en la zona de la picadura (para evitar que se expanda el veneno); no limpies con agua dulce o alcohol, limpia sólo con agua del mar y con mucho cuidado; y en el caso de que la picadura sea de carabela portuguesa, busca atención médica lo antes posible.
  • Nunca intentes tocar o alimentar a un animal. ¡No seas cómplice del maltrato animal!
  • No compres artesanía hecha con animales del mar o extraídos del mar (ej: dientes de delfín, caparazones de tortuga, mandíbulas de tiburón, marfil de cachalote, …). El comercio de marfil, actualmente el único producto valioso del cachalote, sigue siendo un argumento para los cazadores. Compra artesanía local hecha de materiales alternativos como la madera, la piedra o el marfil vegetal.
  • Respeta a las otras personas y a la isla: no pongas tu música alta en la playa (si quieres escuchar música, lleva auriculares), no dejes basura, no tires colillas, etc. Deja la playa mejor que como la has encontrado (si encuentras plástico, recógelo).
  • En algunas zonas el baño puede ser peligroso, por fuertes corrientes. No te hagas la/el valiente.
  • Viaja siempre con seguro de viajes: los gastos médicos, robos o problemas con tu avión en un viaje puede suponerte un dineral, así que lo ideal es que contrates un seguro de viajes. Nosotrxs usamos siempre IATI y lo recomendamos. Además te cubre gastos por Covid-19Si contratas tu seguro a través de este enlace tienes un 5% de descuento.

Checklist: qué llevar en la mochila/maleta para Flores

Aquí te hacemos una lista de imprescindibles que no te puedes olvidar para llevar en tu viaje a la isla:

  • Escarpines como estos de Cressi (transparentes, cómodos y secan rapidamente) o estos, si prefieres de otro material que se ajuste más. Ten en cuenta que en las Azores (a excepción de la isla de Santa Maria) no te encontrarás con playas de arena sino con pozas naturales de piedra volcánica o playas de piedras mayoritariamente así que querrás levar tus escarpines siempre en la mochila.
  • Kit/gafas de snorkel para ver los pececillos en las pozas naturales. Aquí tienes un kit por menos de 20€
  • Protector solar reef friendly, es decir, que no contenga químicos que dañan los corales, sin oxibenzona, y que no haya sido testada en animales, como esta
  • Gorra, el sol pega muy fuerte
  • Gafas de Sol
  • Zapatillas de trekking porque la mejor forma de conocer las Azores es haciendo senderos. Nosotrxs tenemos estos de la marca Columbia.
  • Una botella de agua como alguna de estas para llevar siempre agua contigo. ¡Estás en la isla de las cascadas y agua buenísima! ¡Aprovecha! Además, evitarás usar plástico de un sólo uso.
  • Una braga de cuello como alguna de estas para protegerte del viento/frío.
  • Camiseta de lycra de manga larga con protección UV que usamos para protegernos del agua fría o del sol al hacer snorkel, como alguna de estas.
  • Bolsa estanca, para mantener a salvo tus dispositivos electrónicos los barcos, por ejemplo en el semirrígido a la vecina isla de Corvo. Esta por ejemplo cuesta 12€
  • Toalla de microfibras, que ocupa poco y usarás para la playa. Si no tienes puedes comprar las típicas del Decathlon o estas en Amazon
  • Cámara para registrar las aventuras azorianas. Nosotrxs llevamos una Sony A5100 y una GoPro para imágenes bajo el agua
  • Power bank: con tanta foto gastarás mucha batería, así que siempre viene bien llevar una buena power bank. Nosotrxs viajamos con estas 2 (Xiaomi y Anker), que nos permiten cargar tanto los smartphones como la cámara de fotos y la GoPro.
  • Botiquín: en el nuestro no falta algún fármaco contra el mareo (como la biodramina para los mareos en los barcos), antibióticos, antidiarreicos (y algún probiótico para recuperarnos más rápidamente), antihistamínicos, analgésicos y antitérmicos.

Obrigada Flores. Cuando nos despedimos de ti ya estábamos echando cuentas con el calendario pensando en volver así que… Até já!

Disclaimer: Autatlantis nos ayudó a explorar Flores con uno de sus vehículos pero todas las opiniones e informaciones expresadas en este post son nuestras.

¿Organizando tu viaje? Te ayudamos

Deja un comentario

Deja un comentario