Después de 2 meses viajando por las 9 islas azorianas, hicimos el ejercicio de elegir aquellas que son las joyas que no te puedes perder en tu viaje por las Azores.

1. Poço da Ribeira do Ferreiro, Flores

Te doy la bienvenida al Parque Jurásico, digo, Flores. El Poço da Ribeira do Ferreiro (también conocido como Poço da Alagoinha o Lagoa das Patas) es de los paisajes más deslumbrantes que hemos visto en nuestros viajes por el mundo así que nos arriesgamos a decir, sin miedo a represalias, que al visitar este lugar estarás visitando uno de los más bellos lugares de Portugal. La imponente laguna rodeada del acantilado verde de unos 200 metros de altura salpicado por diez o veinte cascadas no deja indiferente a nadie y, de hecho, cuando puedas cerrar la boca estarás expectante por si un tiranosaurio rex está al acecho. El sendero de 800 metros por el bosque hasta llegar no tiene dificultad, simplemente hay que tener atención por el terreno resbaladizo y alguna que otra piedra suelta (cambia las chanclas por las zapatillas si acabas de darte un chapuzón en Fajã Grande).

Para saber qué ver en Flores más allá de esta maravilla, te contamos todas las aventuras que vivimos en la isla en nuestros stories de instagram. Por cierto, ¿ya nos sigues? Podrás vivir los días que pasamos por allá en Flores I y Flores II.

¿Dónde dormir en Flores? La mejor zona donde buscar alojamiento en la isla es en Fajã Grande o alrededores ya que, aparte de ser la zona más bonita (en nuestra opinión), es donde podrás contemplar el atardecer. Destacamos el alojamiento Aldeia da Cuada, un antiguo pueblo abandonado reconvertido en complejo rural de varias casitas, pero suele llenarse así que aquí tienes otras opciones.

Encontrar alojamientos en Fajã Grande, Flores

2. Lagoa das Sete Cidades, São Miguel

Las lagunas volcánicas son uno de los mayores atractivos de São Miguel y la de Sete Cidades es una de las más especiales. Aunque parecen dos lagunas – una verde y otra azul – realmente es una laguna cuyas aguas verdes y azules no se mezclan. Cuenta la leyenda, cargadita de amor romántico, que la laguna de dos colores se formó con las lágrimas del amor imposible entre una princesa de ojos azules y un pastor de ojos verdes que lloraron tanto en su último encuentro, antes de que la princesa se casara con otro prometido, que nació esta laguna bicolor. Leyendas aparte, al parecer, el motivo para los distintos colores de la laguna son la profundidad y la concentración de algas existentes en cada lado.

Para saber qué otras maravillas esconde São Miguel que hacen que merezca una visita de varios días, entra en nuestra Guía Completa sobre São Miguel (qué ver, itinerarios de 2 días a una semana, dónde dormir y dónde comer en la isla) y entra en nuestros stories destacados para vivir las aventuras en directo a través de Instagram: São Miguel I, São Miguel II y São Miguel III.

¿Dónde dormir en São Miguel? Aunque no sea nuestra urbe azoriana favorita, Ponta Delgada es el punto más estratégico donde quedarte para poder explorar la isla. Además, con la oferta gastronómica que ofrece, es perfecta para no tener que coger el coche e ir muy lejos después de una buena cena. Nosotrxs nos quedamos en el Ladeira Loft, un apartamento muy amplio de una habitación, en pleno centro (muy cerca del mercado da Graça) y con vistas al Atlántico. Destacamos también el Azor Hotel con vistas al Atlántico y el Nook Hostel, en pleno centro histórico.

Encontrar más alojamientos en Ponta Delgada, São Miguel

3. Caldeirão, Corvo

Islas y lagunas, dentro de un volcán, dentro de una isla. La más remota y la más pequeña isla azoriana esconde un tesoro en su interior. También es de las islas a la que más cariño tenemos. Corvo es especial y su Caldeirão de los más bellos, sino el más bello, paisaje de todo el archipiélago. Al tenerlo delante, nos dijeron que las islas que se encuentran dentro del Caldeirão de Corvo representan las nueve islas de las Azores. Nosotrxs no fuimos capaces de dibujarlas pero puede ser porque la emoción era mucha. Fueron varias las personas que a lo largo del viaje de dos meses por las Azores nos prometían aquí el paisaje más asombroso y no nos han engañado. El Caldeirão de Corvo tiene alrededor de 3, 5km de diámetro y 300 metros de profundidad y, si el clima te es favorable – el clima es una incertidumbre garantizada en un viaje por las Azores – podrás incluso hacer el sendero a su interior y ver de cerca el sistema de zonas húmedas de esta maravilla de mundo, azoriana y no sólo.

Te ayudamos a comprender por qué una isla de 6 km X 4 km merece que te quedes, al menos, dos días y una noche aquí, en nuestros stories de Corvo.

¿Dónde dormir en Corvo? En el único hotel que hay, el Comodoro Guest House, donde nos quedamos y nos encantó. También tienes la opción de alojamiento local, el Joe & Vera’s Place. Lo mejor de la isla de Corvo se conoce quedándose, al menos, una noche. Pero si no dispones de días para hacerlo, puedes conocer Corvo en una excursión de un día desde la isla de Flores, más info aquí.

Reservar excursión a Corvo aquí

4. Fajã da Caldeira de Santo Cristo, São Jorge

En nuestra cabeza suena «No Cars Go» de Arcade Fire mientras intentamos asimilar tamaña belleza. Y es que en la más bella de las fajanas (terrenos planos a orillas del mar formados por coladas de lava o desprendimientos de acantilados) de São Jorge no hay coches y la única forma de llegar a ella es caminando o, como mucho, en quad o en barco. Es tal la tranquilidad por aquí que varias personas eligen este lugar para hacer un retiro de varios días. Si haces surf, que sepas que dependiendo de la época, por aquí también se forman buenas olas para surfear y por eso es un lugar muy buscado por gente aficionada a este deporte. Otra curiosidad es que en la laguna de la «Caldeira de Santo Cristo» crecen almejas gigantes, las únicas del archipiélago. El sendero para llegar a ella es de los más bellos que hicimos en el viaje, empieza en Serra do Topo y continúa hasta Fajã dos Cubres durante unas 2 horas. Pero cuenta con toda la mañana (o tarde) entre el chapuzón en la caldera, la degustación de almejas y las paradas en algunos de los miradores más impresionantes de la isla.

Esta es una maravilla de São Jorge pero no la única. La isla de las fajanas está repleta de maravillas terrenales y acuáticas. Si no nos crees, echa un ojo a nuestros stories São Jorge I y São Jorge II.

¿Dónde dormir en São Jorge? Si quieres dormir alguna(s) noche (s) en la mismísima Caldeira de Santo Cristo, reserva con antelación en la Casa da Caldeira, Casa da Fajã o Casa da Lagoa. Para explorar la isla, te recomendamos quedarte en la Fajã do Ouvidor donde nos quedamos nosotrxs o en los alrededores de Velas, la capital. Para algo diferente, el Intact Farm, 10 bungalows entre el mar y la montaña donde reponer energías.

Encontrar alojamientos en Fajã do Ouvidor o alrededores de Velas, São Jorge

5. Piquinho, el punto más alto de Portugal, Pico

Con sus 2351 metros, el Piquinho (la puntita más alta de la montaña de Pico) es el punto más alto de Portugal. Para lograr llegar arriba, hay que pasar por 47 marcos (algunos más difíciles que otros debido a la orografía del terreno o lo empinado que es) en una subida de 1121 metros desde la «Casa da Montanha» hasta el Piquinho. Puedes subir y bajar de día; subir de noche y ver el amanecer, o incluso pernoctar en el cráter (con el extra de equipaje que implica pasar la noche). Nosotrxs optamos por la subida nocturna con Atipico y fue una experiencia inolvidable. Quedamos de madrugada con nuestro guía, al ser de noche no nos enteramos de cuánto quedaba por subir y entre las charlas y la emoción del cielo estrellado nos plantamos en el Piquinho en 3h30. Después empezó el espectáculo: el sol salía tímidamente bañando las nubes de naranja y mientras pasaban los minutos íbamos descifrando más islas vecinas con un té calentándonos las manos. La bajada fue dura, la hicimos en 4 horas, pero veníamos tan llenos de arriba que el dolor de piernas no se hizo casi insoportable hasta unas horas después.

Cuando llegues a Pico te darás cuenta de que la gente local nunca se refiere a la montaña de Pico como «Pico» sino como la «montaña». Y es que Pico es la isla y la montaña de Pico, la montaña. Esto es especialmente fácil de retener cuando pasas varios días por la isla y comprendes que, a pesar del magnetismo de la montaña ser algo incuestionable, la isla de Pico tiene muchísimo más que ofrecer. Y por eso se ha ganado tres stories destacados en nuestras aventuras que puedes ver: Pico I, Pico II y Pico III.

¿Dónde dormir en Pico? Nuestra zona favorita es entre viñedos, en Lajido, donde nos quedamos en el Baco´s o al ladito de donde empieza uno de los senderos más bonitos de la isla y del fotogénico molino: Vinhas do Calhau, donde disfrutamos de 4 noches increíbles. Si te alojas en Madalena o o alrededores también estarás en un punto estratégico, aunque no tan bonito.

Encontrar alojamientos en Lajido o Madalena o alrededores, Pico

6. Algar do Carvão, Terceira

Y por aquí salió la lava… El «Algar do Carvão» es uno de los pocos volcanes del mundo (al parecer hay otros dos en Islandia y en Indonesia) de este tipo en poder ser visitado por dentro. De este tipo en el sentido de que la lava se solidificó en las paredes evitando que el volcán colapsase y crease una caldera. Nosotrxs, para poder visitarlo, sólo tenemos que bajar las 300 escaleras pero ¿te imaginas cómo sería entrar aquí con cuerdas desde arriba? Pues la primera bajada de la que se tiene conocimiento fue en 1893 y es gracias a esa gente aventurera que hoy estamos aquí. Esta cavidad volcánica tiene cerca de 90 metros de profundidad y se ha creado alrededor de hace 3 mil años. Im-pre-sio-nan-te.

Más allá de poder entrar en uno de los pocos volcanes del mundo visitables por dentro (que ya de por sí nos parece un motivo más que suficiente), Terceira tiene senderos, miradores, piscinas naturales, ¡restaurantes! y una capital que es Patrimonio de la Unesco desde 1983 que invita a quedarse varios días. Te contamos mejor qué ver en Terceira en nuestros stories destacados Terceira I y Terceira II.

¿Dónde dormir en Terceira? Si la capital de la isla, Angra do Heroísmo, es patrimonio de la Unesco por algo será así que no busques más. Quédate entre coloridas callejuelas en el My Angra Boutique Hostel. Si prefieres turismo rural, reserva con antelación en la Quinta do Martelo y si quieres quedarte más cerca de las increíbles piscinas naturales de Biscoitos, en el Caparica Azores Eco Lodge encontrarás unas casas en los árboles pero con confort.

Encontrar alojamientos en Angra do Heroísmo, Terceira

7. Volcán de Capelinhos, Faial

Es impactante (y, en nuestra opinión, imprescindible) pisar el trozo de tierra más joven de Portugal, «escupido» por el volcán de los Capelinhos en la erupción que duró 13 meses, desde Septiembre de 1957 hasta Octubre de 1958. Transmitir la sensación de explorar tierra «recién-nacida» que sabemos que no existía hace 63 años (la edad de mi madre) es complicado y por eso lo mejor es que vayas. Cuando llegues, no te pierdas el «Centro de Interpretación» (10€/persona) para conocer más sobre la historia del volcán o, al menos, subir al faro (1€/persona) para la mejor panorámica de la zona. Felizmente no hubo pérdidas humanas en la erupción, pero más del 40% de la población de Faial fue evacuada de la isla. El «Azorean Refugee Act», aprobado por Estados Unidos en 1958, concedió más de 1,5 mil visados para la población de las islas aunque realmente fueron más de 175 mil lxs azorianxs que emigraron para allá en las siguientes décadas.

Faial sabe cómo recibir y recompensa a quienes les dedican más de los 2 días habituales (lo demuestra, por ejemplo, con sus deliciosos restaurantes donde es imposible no pedir cada día su queso típico, el queijo Morro). Te lo contamos mejor en stories por Faial: Faial I y Faial II.

¿Dónde dormir en Faial?: La mejor zona para quedarse es Porto Pim, justo en frente a la playa, o en la capital Horta. Están muy cerca caminando la una de la otra y hay varios alojamientos (y restaurantes) por la zona así que sólo tienes que elegir. Nosotrxs nos quedamos en el Monte da Guia y nos encantó: habitaciones cómodas con el mar de banda sonora y vistas a Pico, cocina y salón comunes y simpatía y profesionalidad aseguradas.

Encontrar alojamientos en Horta, Faial

8. Bahía de São Lourenço, Santa Maria

La hermana mayor azoriana (Santa Maria surgió hace alrededor de 8 millones de años) fue una sorpresa constante pero la bahía de São Lourenço se llevó la palma. Los cuadraditos que contemplamos en la bahía que le dan un extra de fotogenia son «socalcos» de viñedos (los «currais» de los que tanto aprendimos en la isla de Pico), delimitados por piedra volcánica (para proteger el viñedo del viento y del mar) pero además ¡en pendiente! Los dos mejores miradores para contemplarla son el mirador homónimo, de São Lourenço, y el Mirador do Espigão pero lo mejor de lo mejor es bajar, caminar y sentir la arena fina (algo no muy común en las Azores) y darse un chapuzón en las que son, probablemente, unas de las aguas más azules del archipiélago (o no sería un destino tan buscado por submarinistas).

La isla de playas de arena blanca sorprende más allá de las playas y sus miradores increíbles. Por aquí escuchamos Blues en un festival de verano, nos enteramos de que teníamos una «Calzada de los Gigantes» portuguesa y hasta encontramos ¡un desierto rojo que parecía que estábamos en Marte pero con verde! ¿Quieres saber de qué estamos hablando? Entra en nuestros stories de Santa Maria.

¿Dónde dormir en Santa Maria? Santa Maria no es muy grande pero, en nuestra opinión, lo ideal es que te quedes en Vila do Porto (su capital, por ejemplo en las Azorean Stone Houses donde nos quedamos) o, si sois 2 personas (máximo, la casa es pequeña), daros un capricho en la Casa da Fajãzinha que tendrá de las mejores vistas de la isla.

Encontrar alojamientos en Vila do Porto, Santa Maria

9. Furna do Enxofre, Graciosa

Pequeña pero valiosa, esta pequeña isla azoriana concentra tal patrimonio natural que ganó, en el 2007, la clasificación de Reserva de la Biosfera de la Unesco. Una de la joyas que contribuyeron a ello fue la que es, nada más y nada menos, la mayor cúpula volcánica de Europa, la «Furna do Enxofre». Después de bajar las 183 escaleras en espiral llegamos a una bóveda perfecta que hasta nos hace dudar de si fue construida por la lava. Pero sí, esta caverna lávica, fruto de una erupción hace 12.000 años, tiene 194 metros de largo y 40 metros de altura. En su interior, se siente el olor a azufre y podemos ver lama hirviendo a través de un agujero. ¡Ojo! Puede que vayas y no te dejen bajar: en la entrada hay un medidor del dióxido de carbono que se genera dentro de la caverna y cuando pasa un determinado nivel, no es seguro entrar.

Entre los chapuzones en las piscinas naturales increíbles que ostenta, probar sus típicas «queijadas» (dulce que, aunque el nombre lo indique, no lleva queso), visitar los característicos molinos o conocer sus burros enanos, una raza autóctona, te darás cuenta de que un finde se queda corto si quieres explorarla con calma. Te lo enseñamos en nuestros stories de Graciosa.

¿Dónde dormir en Graciosa? A no ser que te quedes a dormir en uno de sus molinos (una experiencia que tiene que ser increíble) como Boina do Vento o Moinho Mó da Praia, lo mejor es que te quedes en Santa Cruz de Graciosa. Nosotrxs nos quedamos en el Boa Nova Hostel, un concepto de hostel moderno que no extrañaríamos en una ciudad cosmopolita pero que fue una agradable sorpresa en la isla blanca azoriana.

Encontrar alojamientos en Santa Cruz, Graciosa

Cómo llegar a las Azores

Desde España han estrenado una conexión de Madrid con Ponta Delgada (São Miguel) con Iberia sólo durante el verano, un par de días a la semana aunque lo más económico suele ser volar desde Lisboa/Oporto con Ryanair. A veces también se encuentran buenos precios con Tap (la aerolínea portuguesa) o con Sata (laaerolínea azoriana responsable por todos los vuelos entre islas) así que lo ideal es que seas flexible con las fechas y que utilices comparadores de precios como Skyscanner y Kiwi.com. Una vez en el archipiélago podrás volar con Sata a cualquier isla azoriana, y si lo haces en las primeras 24h de aterrizar en las Azores (o en las 24 horas anteriores a salir del archipiélago) hasta te regalan el vuelo de conexión: más info aquí.

Cómo moverse por las Azores

La mejor opción para explorar las islas es alquilar un coche. Nosotrxs lo hicimos con Autatlantis y nos encantó: coches en buen estado, la mejor política de franquicia que encontramos en las islas, sin letra pequeña a la que atenerse y todo genial a lo largo de los 2 meses que viajamos por las 9 islas. Reserva tu coche aquí.


Esperamos que estas maravillas del mundo azoriano te hayan despertado las ganas de explorar el archipiélago con curiosidad, calma y respeto.

¡Gracias por estar ahí, Randomtrippers!

¿Organizando tu viaje? Te ayudamos

Deja un comentario

Deja un comentario