Qué hacer y qué comer en Dili, la capital de Timor Oriental

Timor Oriental es un país especial cuya historia, heterogeneidad de sus provincias y la amabilidad de sus gentes atrapan, como os intentamos transmitir en el post que dedicamos anteriormente a este país y que podéis leer aquí. Dili, su capital, aunque más alejada de la identidad y del imaginario colectivo de la resistencia timorense que se palpa al llegar a zonas más rurales, refleja la efervescencia cultural e histórica por la que está pasando y es un excelente punto de partida para conocer el país. Eso sí, como punto de partida; para conocer el país es imprescindible salir de ella.

Qué ver y qué hacer en Dili (Timor Oriental)

En la foto, la entrada a Praia do Cristo Rei

Como podéis comprobar por el itinerario que hicimos los días que exploramos tierras timorenses y teniendo en cuenta las pocas infraestructuras en muchas otras zonas, Dili acabó por funcionarnos como excelente base para explorar otros puntos del país y para recargar baterías (literal y metafóricamente) con todo lo que tiene para ofrecer. De hecho dejamos las mochilas grandes en los apartamentos en los que nos quedamos en la capital (Ali nos las guardaba amablemente) y viajábamos siempre con las mochilas más pequeñas. Para ver y reservar alojamiento en Dili entra en este post que hicimos con todos los alojamientos en los que nos quedamos en Timor Oriental.

Dili es una ciudad con heridas de guerra patentes en sus edificios y carreteras pero una ciudad dinámica y cosmopolita, con mucha oferta cultural y la presencia muy fuerte de variadas instituciones y comunidades internacionales: hay muchísimxs portuguesxs viviendo allí, no sólo trabajando en programas de organizaciones gubernamentales o no gubernamentales, como también muchos jóvenes con el objetivo de hacer de su solidaridad una ayuda a la reconstrucción del país.

En este post os contamos por qué deberéis deteneros unos días en esta ciudad antes de aventuraros por el resto del país (y volver a ella cada ‘x’ tiempo) y qué hacer durante estos días.

Sorprenderse en su paseo marítimo

Este largo paseo de varios kms. en forma de media luna, está salpicado de tanta vida interesante que puedes estar unos cuantos días paseando para arriba y para abajo y aún así te seguirá sorprendiendo.

Paseo marítimo de Dili

Paseo marítimo de Dili

Este paseo lo podríamos definir como el alma de la ciudad: las risas de lxs peques chapoteando en la playa frente al imponente Palácio do Governo (sin miedo a los cocodrilos); las conversaciones de los pescadores mientras hacen y deshacen nudos con las manos quemadas por el sol; las miradas desocupadas y curiosas a tu paso que sueltan el imprescindible timorense “Ba e’nee be?” (¿Dónde vas?); las parejitas que tímidamente expresan su cariño en el parque con el romper de las olas de banda sonora; una concentración repentina al terminar la misa de una de las iglesias que salpican el paseo; los cantares matemáticos que vuelan de una clase del colegio; las pirámides perfectas de tomates que no se inmutan por el balancear de las piñas y los plátanos también rojos colgados en los puestos del mercado; el grave pitido de un navío atracando en el puerto que avisa de la llegada de mercancías; la juventud universitaria repasando apuntes en los bancos de cemento frente al mar; los humeantes puestos de pollo y pescado especiados que se huelen a kms. de distancia; los cochazos de una minúscula élite timorense o de “malaes” (extranjerxs) pasando a gran velocidad entre el bullicio de decenas de motos, mikrolets (mini buses coloridos) y camiones abiertos que te alertan de la escisión brutal que vive el país.

Niños en Dili

Pequeñxs chapoteando en la playa de la ciudad

Puesto del mercado de frutas y verduras con sus perfectas pirámides de tomates

Puesto del mercado de frutas y verduras con sus perfectas pirámides de tomates

Además, en este paseo hay varios espacios de interés en los que detenerse:

Monumento a la Masacre de Santa Cruz

El más impresionante es el monumento a la masacre de Santa Cruz. Si no conoces de antemano la historia de aquella terrorífica mañana del 12 de Noviembre de 1991 que simboliza este imponente monumento, al verlo querrás indagar más. La masacre de Santa Cruz ocurrió en el cercano cementerio homónimo y casi 300 personas fueron asesinadas por los militares indonesios mientras se manifestaban pacíficamente. La masacre fue filmada por un periodista británico, Max Stahl, y aparece en el documental “In Cold Blood: The Masacre of East Timor”. Este monumento representa una de las escenas más impactantes del documental en la que un joven sujeta en brazos a otro, recientemente disparado.

Monumento a la masacre de Santa Cruz, en el paseo marítimo de Dili

Monumento a la masacre de Santa Cruz, en el paseo marítimo de Dili

Zona WiFi

Una buena zona del paseo marítimo para investigar este y otros episodios que marcan la reciente historia timorense es la zona WiFi que han habilitado recientemente. Aparte de su interesante arquitectura que parece dar continuidad a las olas del mar justo en frente, tiene muchas zonas de descanso, mesas y sillas a la sombra. Cuándo nos detuvimos nosotrxs vimos muchxs estudiantes haciendo sus deberes, trabajos de grupo y ¡cómo no! aprovechando la conexión gratuita para actualizar sus estados de facebook. La verdad es que nosotrxs no nos aprovechamos de esta ultima parte ya que iba mejor la tarjeta SIM que habíamos comprado nada más llegar a la capital que la conexión de esta zona.

Zona WiFi en el paseo marítimo de Dili

Zona WiFi en el paseo marítimo de Dili

Gembel Art Collective

Como capital cada vez más efervescente culturalmente, Dili ofrece la posibilidad de visitar algunas galerías y centros de arte. Junto al paseo marítimo se encuentra el colectivo de arte Gembel. Aparte de poder contemplar pinturas y esculturas de artistas timorenses, puedes tener la suerte de poder ver el proceso de creación de alguna obra, ya que el taller se encuentra allí mismo.

Una de las salas del colectivo de arte Gembel

Una de las salas del colectivo de arte Gembel

Esculturas en el colectivo de arte Gembel

Esculturas que recuerdan los tais, en el colectivo de arte Gembel

Fundação Oriente

La Fundação Oriente, también cruzando la avenida paralela al paseo marítimo, ofrece programas variados y organiza distintos eventos desde ferias del libro, muestras de cine, mercadillos solidarios, charlas, conferencias y talleres. Para más información podéis consultar su página de facebook aquí. 

Además, en el patio trasero del chalet donde se encuentra esta fundación hay un memorial a lxs mártires, importante para la memoria histórica del país. En el pozo del patio perdieron la vida decenas de timorenses durante la ocupación, arrojados por los militares indonesios. Nos contaron que antes de ser fundación fue una vivienda, y lxs que allí habitaron después de estas horrendas muertes no tuvieron un sueño tranquilo, sino atormentado, por las almas del pozo que salen por la noche. Seguro que lxs menos escépticxs dificilmente se quedan indiferentes.

Pozo memorial a los mártires en Dili

El pozo, ahora un memorial a lxs mártires.

Visitar el Museo de la Resistencia Timorense

Para comprender Timor Oriental es imprescindible conocer su historia y por este motivo, el Museo y Archivo de la Resistencia Timorense es de visita obligada (entrada: 1 USD; de martes a sábados de 9h a 16h30).

Dentro de unas modernas instalaciones (existe desde el 2005), los 24 años de resistencia del Pueblo de Timor Oriental y de las FALINTIL (el ala militar del FRETILIN: Frente Revolucionária de Timor-Leste Independente) frente a la ocupación indonesia cobran vida y reclaman la memoria histórica a través de fotografías, muestra de armas, las escasas herramientas de comunicación que disponían entonces y unxs guías que te cuentan la historia en primera persona, porque la han vivido en sus carnes.

Edificio del Museo y Archivo de la Resistencia Timorense, en Dili

Edificio del Museo y Archivo de la Resistencia Timorense, en Dili

Si queréis saber más sobre este museo y la historia de Timor Oriental, nos parece tan importante que hemos creado un post específico sobre ello

Subir al Cristo Rei y disfrutar de las vistas a la bahía

El Cristo Rei que mira hacia otro lado, como le llamamos nosotrxs ya que su atenta mirada está puesta en Yakarta (como os comentamos en el otro post sobre el país), es otro punto imprescindible en la capital. La estatua de 27 metros de altura se sitúa en el cabo Fatucama, al este de la ciudad. Mientras se suben los 588 escalones van apareciendo las 14 grutas ilustrando la historia de Cristo. Os garantizamos que después de unos cuantos escalones tienes ganas de que llegue ya la resurrección…

Escalones Cristo Rei, Dili

Una pequeña muestra de los 588 escalones para llegar al Cristo Rei

Una de las 14 grutas con historia de Cristo al subir al monumento del Cristo Rei.

Una de las 14 grutas con la historia de Cristo en la subida al monumento del Cristo Rei.

Cuando llegas por fin al monumento, las vistas son la merecida recompensa: la bahía de Dili en todo su esplendor con sus montañas rodeadas por aguas azul turquesa.

El Cristo Rei de Dili

El Cristo Rei de Dili, mirando a Jakarta

Como la bahía es un popular spot para hacer running entre la gente local, bañarse en la playa a los pies del señor (Praia do Cristo Rei, la de la foto destacada del post) después de la sudada sabe a gloria. Además, al contrario que la playa del centro de la ciudad ¡esta es crocodile free! (o eso nos han dicho).

Entrar en el Cementerio de Santa Cruz

Como ya os comentamos anteriormente, la masacre en el cementerio de Santa Cruz la mañana del 12 de Noviembre de 1991 fue un punto de inflexión en la lucha por la independencia de Timor Oriental.

Los militares indonesios rodearon el cementerio donde estaba ocurriendo una manifestación pacifica y abrieron fuego contra lxs manifestantes. Murieron al menos 280 personas, casi 300 heridas y otras 300 personas desaparecidas.

Quisimos ir al cementerio donde había ocurrido esa matanza aunque fuera para prestar tributo. Sin embargo, como nos comentaron, la gran mayoría de los cuerpos no se encuentran ahí, si no que siguen en fosas comunes en Indonesia y parece que no será fácil recuperarlos… Los sucesivos intentos de abrir las fosas comunes que se encuentran en territorio vecino son sistemáticamente denegados a día de hoy (esto también sonará a la población española ¿verdad?…)

La entrada al cementerio de Santa Cruz, Dili

La entrada al cementerio de Santa Cruz

Ir a la Exposición permanente CHEGA!

Muy cerca del cementerio de Santa Cruz se encuentra la exposición CHEGA! (aunque la traducción literal sea ¡Llega¡ se podría traducir como ¡Hasta aquí!, ¡Para!, ¡Se acabó!; en inglés No more! o Stop!) y es otra visita obligada (entrada gratuita; de lunes a viernes de 9h-12h y de 14h-17h).

Esta exposición se encuentra en una conocida cárcel de la era colonial portuguesa donde se violaron sistemáticamente los derechos humanos y donde muchxs resistentes estuvieron encarceladxs (y torturadxs) durante la ocupación indonesia.  Las historias, fotografías y cuadros ganan vida dispuestos en los distintos edificios y celdas.

Contiene un espacio dedicado a visibilizar las atrocidades que se cometieron contra las mujeres timorenses y otro a lxs niñxs, durante la ocupación, incluyendo partes de entrevistas que se realizaron a las víctimas a posteriori.

Ilustraciones en las paredes de la cárcel donde tiene lugar la exposición permanente Chega!

Ilustraciones en las paredes de la ex-cárcel donde tiene lugar la exposición permanente Chega!

Su entrada es, paradójicamente, un pequeño oasis de paz que se agradece al salir de una tremenda dosis de dureza histórica.

La entrada a la exposición Chega! es un pequeño oasis de paz

La entrada a la exposición Chega!

Para más info, visitar la web de CAVR, el edificio donde se encuentra la expo.

Visitar el Centro Cultural Xanana

Este centro cultural (entrada gratuita; de lunes a viernes de 10h a 18h y sábados hasta las 16h) se encuentra muy cerca de la Diócesis de Dili, en el Largo de Lecidere (unas letras naranjas bien grandes en el Paseo Marítimo no dejan dudas sobre donde se encuentra este largo).

El Largo de Lecidere, en Dili

El Largo de Lecidere, en Dili

El centro incluye una librería, una biblioteca, un cibercafé gratuito exterior a la sombra de los árboles y varias exposiciones. En la visita se pueden ver algunas de las obras pintadas por Xanana Gusmão durante los años en los que fue prisionero en la cárcel de Jakarta.

Una de las paredes del patio del Centro Xanana, en Dili, donde se encuentra el cibercafé

Una de las paredes del patio del Centro Xanana donde se encuentra el cibercafé

Explorar la vena artística en Arte Moris

Esta galería y escuela de arte local (entrada gratuita; de lunes a sábado de 9h a 18h) no solo nos saca la vena artística como la sonrisa y admiración.

Nació después de la ocupación apoyando y promoviendo a lxs jóvenes artistas en Timor. Entienden el arte no solo como herramienta de bloqueo a un país devastado por la violencia como también de reconstrucción social. Para ello, colaboran con organizaciones locales e internacionales, escuelas y distintos grupos de su comunidad.

Está situada al oeste del puente de Comoro, en un antiguo edificio de la era indonesia donde podemos contemplar obras muy interesantes conjugando técnicas modernas (como el spray) en telas ancestrales, como los tais.

Para indagar un poco más sobre su labor, haceros fans de su página de facebook.

Regatear en el Mercado de Tais

El punto preferido para lxs consumistas es indudablemente el mercado de tais, a dos manzanas del paseo marítimo.

Entrada al mercado de Tais, en Dili

Entrada al mercado de Tais, en Dili

Se dispone en varios puestos especializados en este tejido tradicional, creado en exclusiva por las mujeres de Timor Oriental. Cada región del país se enorgullece de su tais típico y aquí los podéis encontrar de varias calidades, tamaños, colores y procedencia.

Su técnica de producción se ha pasado oralmente de generación tras generación de mujeres timorenses. Son objetos de valor que se han usado para el intercambio, y como regalo en las ceremonias especiales del país como la fiesta de la Independencia (el 20 de Mayo), bodas, o el cumpleaños de alguien con 100 años o más.

Tais Market, Dili

Los coloridos tais en el mercado homónimo, en Dili

Aunque queríamos venir cargadxs de ellos, el peso y el espacio en la mochila nos hizo pensar dos veces (queda mucho por viajar…) así que me hice simplemente con un pequeño collar elaborado con el tejido. Como seguro que volveremos, ¡para la próxima venimos cargadxs de ellos!

Subir a un monumento al Papa y disfrutar de las vistas

Al oeste, muy cerquita de las puertas de la ciudad en Tasi-Tolu, se encuentra la estatua al Papa Juan Pablo II.  Este monumento tiene un simbolismo muy especial para la ciudad y por este motivo, creencias religiosas aparte, merece una visita.

Monumento al Papa Juan Pablo II, en Dili

Monumento al Papa Juan Pablo II, en Dili

Aparte de estar situado en un enclave privilegiado con unas vistas impresionantes sobre las “tres lagunas” de Dili (aunque dependiendo de si es época de lluvias o seca, pueden existir solo dos) el monumento representa la visita del Papa a Timor Oriental en 1989 (su misa multitudinaria de la cual se sigue hablando a día de hoy) y con ello, el inicio de la apertura del país al mundo y el camino para su liberación e independencia.

Bañarse y disfrutar de la puesta del sol en las playas de la ciudad (menos en una)

¿Qué mejor después de un día entero pateando el paseo marítimo o visitando un par de museos que terminar viendo una puesta del sol en Dili con una cervecita?  Además, en esta ciudad, sus colores son privilegiados.

Podéis disfrutar de la despedida diaria del sol o de unos chapuzones refrescantes en una de las playas de la ciudad.

La playa que está justo en el centro de Dili es muy concurrida por lxs despreocupadxs peques. A esta playa lxs malaes (gente de fuera) nos han desaconsejado ir porque parece ser está plagada de esos reptiles tan queridos por la población timorense pero bastante peligrosos: los cocodrilos. La verdad es que nos sorprendió que por un lado nos desaconsejaran a ir y por otro ver a locales bañándose a gusto.

Resulta que en Timor estos animales son sagrados ya que los consideran sus antepasados. De hecho, la leyenda cuenta que la isla de Timor surgió de uno de ellos. Si quieres conocer la preciosa leyenda sobre la creación de Timor a partir de un cocodrilo te lo contamos aquí.  Así que  al entrar en el agua, lxs timorenses dicen algo como “Por favor cocodrilo no me comas, soy tu familia.” El resultado, según nos comentaron (no tenemos datos oficiales), 52 ataques en lo que va de año (ninguno a turistas), esencialmente en la región de Lautem (cuya capital de distrito conocimos en nuestro viaje: Lospalos).

A lo largo de nuestra estancia en la ciudad nos contaron anécdotas curiosas como la de un cocodrilo que se acercó a la acera donde se encuentra el “Palacio do Governo” y los guardias que lo vieron se apresuraron a… ¿ahuyentarlo para el agua de nuevo por si atacaba a alguien? ¡No! Resulta que los guardias del Palacio rápidamente consiguieron un par de pollos para dar una ofrenda al cocodrilo. La preocupación surgirá cuando el cocodrilo llegue y no tenga pollos a la vista…

El arrecife en las playas de Areia Branca y Praia do Cristo Rei hacen que sean seguras ya que actúan como barrera a los cocodrilos (o eso nos han dicho) así que casi mejor elegir una de estas dos. Los atardeceres em ambas son obligatorios en Dili.

Atardecer en la playa del Cristo Rei

Inês y Ali, nuestro amigo en Dili, disfrutando del atardecer en la playa del Cristo Rei

Bucear en las aguas más biodiversas del Mundo

¿En cuantas ciudades del mundo puedes hacer snorkelling o buceo porque tienen un arrecife impresionante cerca del centro? Dudamos que muchas. Dili es una de la ellas.

Además, la isla de Atauro se encuentra a solo 30 km de la capital y acaba de ser considerada la isla con las aguas con mayor biodiversidad del planeta. Podrás llegar en ferry o barco y se tardan unos 40 minutos.

Por ese motivo, los locales de submarinismo proliferan y las promesas de ver ballenas y delfines (en octubre y noviembre), tortugas, algún tiburón de arrecife, bancos de peces y coral sano invaden a viajerxs por su paseo marítimo.

Disfrutar de una gastronomía única en Asia

Por muchos días que disfrutemos en la capital, no llegan para abarcar toda la oferta gastronómica que ofrece Dili. Lo que tenemos claro es que un país ideal para escaparse después de llevar viajando unos meses en Asia por países que ofrecen menor variedad gastronómica (como por ejemplo Indonesia).

Comida Tradicional Timorense

La cocina tradicional timorense se asemeja en muchos platos a la cocina portuguesa variando esencialmente en el tipo de condimentos usados: el tamarindo, la leche de coco y la salsa de soja son más usados que el cilantro, la pimienta y el perejil de los platos lusos. El piri-piri portugués (salsa muy picante hecha a base de guindillas), clara influencia de las ex-colonias, en Timor Oriental se sustituye por el ai-manas, la salsa equivalente con guindillas timorenses.

De platos tipicamente timorenses, hicimos degustación en unos cuantos puestos callejeros humeantes. Las katupas nos volvieron adictxs: paquetitos de arroz cocido en agua de coco recubiertos de un trenzado de hojas de palmera. Una pequeña obra de arte deliciosa.

Katupas en Dili

Las deliciosas katupas rellenas de arroz con sabor a coco, ñam ñam. Por cierto, las hojas de palmera no hace falta comerlas, eh!

Tambiém nos quedamos con el Sadoko de Gambón: gambones a la brasa pincelados con una salsa que incluye zumo de tamarindo y leche de coco. Y de postre Kadaka, unas crepes con mandioca y coco. Si te quedas a reventar, un digestivo de Tua Mutin (vino dulce de palmera timorense) ¡ayuda! y si no, siempre es una buena excusa para probarlo.

 humeantes puestos de pollo y pescado en el tramo de una carretera que, una vez puesto el sol, ofrece deliciosos puestos de pescado y pollo (enfrente al Australian Residential Compound)

Inês en los humeantes puestos en el tramo de una carretera que, una vez puesto el sol, ofrece deliciosos platos de pescado y pollo (enfrente al Australian Residential Compound). Descubrimos este sitio gracias a Ali!

Comida Portuguesa

La oferta de gastronomía típica portuguesa es enorme y nos hemos puesto las botas. Así que lo mejor es enumerar los imprescindibles.

Para picotear, comer ligero o comprar tentempiés:

Padaria Brasão (Rua Pres. Nicolau Lobato): pan delicioso portuguese style para llevar y una carta que incluye tostas mistas y torradas en pan bola o de molde-casero (tostadas con jamón y queso o simples a la moda portuguesa); baguettes de pollo o atún (a la plancha o no); zumos Compal (ayy como echaba de menos los ¡Compal!) y cafés expresos bien tirados en máquina cafetera profesional de las buenas.

La deliciosa variedad de pan a la moda portuguesa, en Padaria Brasão

La deliciosa variedad de pan a la moda portuguesa, en Padaria Brasão

Supermercado Pateo (Rua de Moçambique): Un supermercado con mucha variedad de productos portugueses (incluyendo vinos y cervezas). A la salida, una barra con expresos impecables también y distintos saladitos portugueses (rissóis, empadas de frango e leitão, mistos, pastéis de bacalhau, coxinhas de frango) y dulces (bolas de Berlim, pastéis de nata, bolos de arroz, queques) . El Pateo ofrece también por 3,50 USD un menú de comida que incluye zumo, sopa del dia y un saladito.  No es un supermercado nada barato así que aparte del antojo que se tenga en el día, para complementar la compra se va al mucho más económico Supermercado Lita (av. Direitos Humanos, paralela al paseo maritimo), justo en frente hay puestos de fruta y verduras.

Doce Tentação en el Sport Dili e Benfica (Rua do Liceu): Sí, no solo de fútbol vive este local (aunque quienes quieran ver jugar un poco pueden unirse a los equipos, y futbolines para acompañar la cerveza).  Aunque también tengan platos del día (desde bife à portuguesa hasta bacalhau) lo que más nos gustó aquí son los petiscos (tapeo): su pica-pau no tiene nada que envidiar a los que disfrutamos en tierras lusas. También tienen ovos mexidos con farinheira (revuelto con una especie de farinato portugués) y salada de polvo (ensalada de pulpo). Todo esto regado por unas minis (botellines) de Sagres.

Doce Tentação, en el Sport Dili e Benfica

Doce Tentação, en el Sport Dili e Benfica

Para degustar con más tiempo:

Hotel Timor (Rua Mártires da Pátria): Aparte de incluir un menú que mata los antojos de cualquier alma lusa en su restaurante, es un hotel con historia. En 1999, miembros del grupo pro-indonesia Aitarak invadieron este hotel, dispararon y amenazaron con matar a lxs periodistas que se encontraban allí. Durante más de 4h, el bloque donde se encuentra el hotel en el centro de la capital se quedó cercado por los miembros de este grupo armado. Lxs periodistas y demás huéspedes no salieron del hotel y se refugiaron en la última planta. Los ataques generaron pánico pero finalmente (y felizmente) nadie resultó herido.

Aparte de las 5 tipos de recetas típicas portuguesas de bacalao, ofrecen pollo a la brasa a la moda portuguesa y distintos tipos de carne. Para terminar, una mesa de postres (desde pudim de ovos hasta sericaia) sin limite para lxs comensales. Una sugerencia: Los domingos tienen buffet libre de ¡cozido à portuguesa!

Novo Horizonte (Av. Liberdade de Imprensa): Para lxs amantes de la carne, el restaurante de este hotel es visita obligada. Unos bifes que comen dos personas acompañados de su guarnición: patatas fritas, arroz y ensalada.

Restaurante Tito´s (Av. Liberdade de Imprensa): Justo en frente al Novo Horizonte se encuentra esta terraza a pie de playa. Aquí las especialidades van desde el bife (enorme también, suficiente para dos); el pescado a la plancha y las famosas francesinhas de Oporto.

Terraza Tito´s, Dili

Inês en la terraza del Tito’s, esperando el pedazo “bife à portuguesa” que nos zamparíamos entre lxs dos. Si os fijáis se ve el Cristo Rei al fondo, bien pequeñito.

Desmelenarse en las noches temáticas de la ciudad

En Dili hay noches temáticas todas los días de la semana en distintos locales. La competencia en la capital es tal que esta es la única forma de que los bares garanticen clientes por lo menos esa noche. Y la verdad es que casi toda la gente joven que nos hemos cruzado tiene muy claro la agenda fiestera semanal. Sí, les va la fiesta… Lo mejor es preguntar al llegar en el hostel/hotel/apartamento en el que os quedéis dónde se sale esa noche.

El viernes por ejemplo es la noche del Sky Bar y su happy hour de 17h a 20h. El SkyBar se encuentra en el centro comercial Timor Plaza (Rua Pres. Nicolau Lobato, Comoro) y aparte de cerveza barata ofrece unos atardeceres con vistas espléndidas. Además de ser los viernes sus noches estrella, el SkyBar crea también sus propias noches temáticas cada mes. Cuando fuimos nosotrxs en Octubre, por ejemplo, hicieron su propio OktoberFest (eso sí, la variedad de cervezas no es la que lxs cervecerxs os esperáis de tierras germanas. ¡No exageremos!).

Nos han hablado también de los famosos viernes en el Castaway Bar (Av. Portugal) con conciertos en directo y muchos residentes extranjerxs, pero no llegamos a ir así que nos quedamos con la recomendación.

Desde karaokes a salas de conciertos en directo o de bailes latinos hasta terrazas donde disfrutar unas buenas Bintang, en Dili sólo te quedas en casa si te apetece.

Perderse en sus calles y en sus gentes

Lo mejor y lo más apetecible para cualquier viajerx, en Dili y en cualquier otro lugar. Ir sin ruta trazada, horas de llegada o expectativas sobre lo que encontrar: simplemente perderse. Hacerlo en Dili es fácil y seguro (esa es nuestra percepción, claro). Harás amigxs en seguida y si te dejas llevar al cabo de dos días tienes agenda para toda la semana. Lo único que hay tener cuidado es con la cartera: no es una ciudad con los precios asiáticos que estamos acostumbradxs y la moneda es el dólar estadounidense así que entre comida y cena, bintang (cerveza indonesia) y gin tonic, la cuenta bancaria se resiente.

Niños jugando en Dili

Niñxs jugando a la salida del colegio, en Dili, a dos manzanas del paseo marítimo


Esperemos que os sea muy útil esta completa guía de la ciudad de Dili y os entren todavía más ganas de perderos en ella.

Vas a viajar a Timor Oriental y tienes dudas? Consulta nuestros artículos sobre este maravilloso país en este blog y únete al grupo de Mochilerxs en Timor Oriental en Facebook

 

Qué hacer y qué comer en Dili, la capital de Timor Oriental
5 (100%) 13 votes

8 pensamientos sobre “Qué hacer y qué comer en Dili, la capital de Timor Oriental

  1. António Castro

    Os textos continuam muito bem escritos. Outra coisa não seria de esperar de dois jovens sonhadores e corajosos. Parece, a quem lê, estar a viajar também; aliás, incita-nos a embarcar e ir ao vosso encontro.
    Depois, a forma empenhada como falam do passado recente e se referem à particularidade cultural com que essa sociedade se está a reconstruir, ajuda a reforçar, junto da comunidade internacional, a identidade única desse país. Ensina-nos que vale a pena lutar pelos nossos direitos e liberdades.
    O Governo de Timor devia ficar-vos grato pela publicidade que textos assim promovem!
    Boas viagens Inês e Chris.

    1. Inês Nunes Autor

      Obrigada António! Do governo timorense ainda não tivemos feedback, mas de varios timorenses sim… E comentarios como os do povo desta marivolhosa terra e como os teus dão-nos força para continuar a contar estas histórias. :)

  2. Jaime Patiño Ortega.

    Buenas, noches, días o tardes, no se donde estáis, estoy preparando mi vacaciones, para enero de 2018, y entre otros destinos para ese año, tengo la intención de pasar por Timor, como apasionado de Portugal, no puedo dejar de visitar las “antiguas y lejanas provincias”.
    Esta feo hablar de uno mismo, pero e de decir que soy un viajero un tanto atípico, no soy de relacionarme con la gente, no hablo ingles, no uso las redes sociales, pero buscando información sobre Timor, os encontré, se que se necesita visado para entrar en el país y que se realiza a la llegada, pero mi pregunta es, los tramites son sencillos?
    Bueno, no os molesto mas, que seguro que estáis disfrutando de kilómetros y kilómetros.
    Un saludo y gracias.

    1. Christian Oliveira

      Jaime, ¡muchísimas gracias por escribirnos! ¡La otra parte de RandomTrip (Inês) está encantada de saber que eres fan de su tierra lusa!

      Respecto a Timor: efectivamente, el visado se tramita a la llegada (si entras por aire), y es muuuuy fácil. En teoría se pagan 30$ excepto la gente de Portugal, pero a nosotrxs, en ambos casos no nos cobraron nada (quizás como iba acompañado de una portuguesa… O quizás simplemente han ampliado la lista de países con exención de visado). Como no llega mucha gente (el avión ni siquiera iba lleno) se hace todo miy rápido. Si entras por tierra, creo que hay que tramitarlo antes en alguna de sus embajadas.

      Esperamos que disfrutes de Timor tanto como nosotrxs! Estamos aquí para solucionarte cualquier duda. La gente es encantadora y probablemente no te cruces apenas con turistas.

      Un abrazo (te escribimos desde Koh Lanta, Tailandia)

    1. Inês Nunes Autor

      ¡Muchas Gracias!Timor Leste fue un país que me robó el corazón… Supongo que el detalle, cariño y respeto salen solos. :) Un abrazo,

    1. Inês Nunes Autor

      ¡Gracias Francesc! Nos alegramos mucho que el post haya sido útil! Nos anima a seguir! ¡Volveríamos a Dili ahora mismo, a tomar algo en el paseo marítimo! Que disfrutes!

Deja un comentario