Qué ver y qué hacer en Seúl: más de 20 planes por la capital surcoreana

Qué ver y qué hacer en Seúl: más de 20 planes por la capital surcoreana
5 (100%) 1 vote

Seúl es una ciudad enorme con mucho que ofrecer, es una metrópolis con muchos pueblos dentro.

Nos cayó bien de primeras y nos iba cayendo mejor mientras los días pasaban. Como quien añade una silla en la mesa compartida y hace un hueco improvisado a quién acaba de llegar. Esta es la sensación con la que te brinda la ciudad constantemente. Sólo hay que dejarse llevar por sus barrios de calles angostas.

Ese tapeo compartido en mesas ruidosas en terrazas que no duermen, ni entre semana. Gente “saludando a las rotondas” en varios pasos de cebra mientras otra, trajeada, a la misma hora, se va a trabajar. Gente saludándote a todas horas, aunque su inglés sea escaso o nulo. No sé si son las saudades de Madrid que nos han hecho vivirlo así o que nos hemos topado con gente increíble, pero sentimos que lleva un poco de Madrid (asiática) en ella. Como un pueblo hecho ciudad que no pierde su esencia.

Ni su cielo contaminado, algunos días peores que otros, que tanto los medios como la mayoría de la gente con la que hablamos culpaban al país vecino, China (por las industrias instaladas en su costa que por el viento sus partículas son arrastradas hasta la península coreana) te impedirán disfrutar la ciudad.

Desde luego los planes no se agotan en la capital surcoreana, y por muchos días que te quedes siempre te sorprenderá, o como nos gusta decirlo, SEULprenderá. ;)

Aquí, te recomendamos 21 planes para hacer en Seúl, aunque podrían ser muchos más.

Inês en el parque Yeouido Hangang

Inês en el parque Yeouido Hangang

Contenidos

Visita uno de los imponentes palacios de la dinastía Joseon

Son 5 los palacios de la capital, legados de la dinastía más importante en la historia del país, la dinastía Joseon, para quién quiera adentrarse en la cultura ancestral de Corea del Sur. El Gyeongbokgung (el más grande y primero en ser construido), el Changdeokgung (cuyo jardín secreto es su joya), el Changgyeonggung (no, no nos equivocamos, tiene un nombre parecido al anterior), el Gyeonghuigung y el Deoksugung (integra elementos de tradición coreana y occidentales).

Nosotrxs visitamos el primero, el palacio Gyeongbokgung aunque hemos de decir que nos quedamos con las ganas de conocer el Changdeokgung que dicen que tiene un jardín secreto precioso, nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997.

El palacio Gyeongbokgung es el palacio principal de la dinastía Joseon y también el principal de la capital surcoreana.  Necesitamos varias horas para perdernos en sus 50 hectáreas que incluyen un precioso lago cubierto de flores de loto.

Mientras paseas por el palacio ves a varias turistas con el traje tradicional coreano, el hanbok (se puede alquilar por día), que te ayuda a sumergirte en la Corea ancestral de lleno.

Algo interesante en el palacio es el cambio de guardia que tiene lugar cada hora entre las 10:00 a 15:00 horas.

La entrada cuesta 3000 won (3€ aprox) aunque cuando fuimos nosotrxs nos hicieron un 2×1 (no sabemos si por el día de la semana, era jueves).

Piérdete por el barrio Bukchon y sus casas tradicionales Hanok

Seúl es una ciudad donde es fácil encontrar refugio para respirar tranquilidad lejos del alboroto metropolitano. Uno de estos refugios es Bukchon, un pueblo dentro de la ciudad, repleto de casitas tradicionales “Hanok”, con sus tejados tan peculiares que contrastan con los rascacielos al fondo.

En estas casitas Hanok antiguamente vivían familiares de la realeza o de puestos públicos importantes, ya que trabajaban para los palacios que hay en los alrededores (está muy cerca del palacio Gyeongbokgung). Hoy en día estas casas siguen siendo habitadas por familias con elevado poder adquisitivo en la ciudad.

El pueblo Bukchon tiene casi 600 años de historia, aunque la mayoría de estructuras han cambiado la madera por cemento. En los años 60, este pueblo iba a ser renovado y por lo tanto las casas tradicionales tenían los días contados, las iban a destruir. Gracias a las protestas ciudadanas, finalmente el gobierno las dejó tal cual.

Es un refugio tan fotogénico, sobre todo por el contraste entre lo tradicional y lo moderno, que lo buscan cada vez más turistas. ¡También está lleno de arte urbano!

Suele haber bastante gente paseando, más turistas que locales, comprando algún souvenir o tomándose un café y un bizcocho en alguna de las varias cafeterías hipster que encuentras por sus calles.

Si te adentras por los entresijos y huyes de las calles principales puedes encontrar un sitio local donde comer y además escaparte de los precios (postureo) para turista: nosotrxs nos hichamos a dumplings al vapor por 5€ hechos por una señora encantadora que vive por allí.

Vive el ambiente de Jogno 3 (bien regado de soju)

El barrio de Jogno refleja lo que más nos gustó de Seúl: perdernos por sus callejuelas estrechas iluminadas por farolillos de luz tenue y por el fuego de algunas cocinas humeantes que dan a la calle.

Esta barrio está compuesto de callejuelas angostas que por la noche se llenan de puestos callejeros de comida con las risas y los “Kon bé” (brindis en coreano) de banda sonora. Tienes que cenar por aquí en este paraíso de comida callejera al menos una noche (nosotrxs acabamos yendo tres veces jajaja). Además, muy bien de precio para cenar.

Acabarás compartiendo mesa, disfrutando de comida maravillosa acompañada de un buen soju o vino de arroz, las bebidas coreanas por excelencia.

La mayoría de veces, sorprendentemente, erámos la única gente no local. Por eso, de repente vuela un platito de parte de la pareja de al lado. Quieren que pruebes el plato estrella, plato que no has pedido porque no te has enterado de que era el plato estrella con el menú 100% en coreano. Otras veces, la conversación empieza antes de compartir raciones y acaba en brindis multiidiomáticos con soju.

Contempla uno de los legados de Zaha Hadid: la Dongdaemun Design Plaza (DDP)

Este impresionante paisaje arquitectónico de 30.000 metros cuadrados fue diseñado por Zaha Hadid, la primera mujer del mundo en recibir un premio Pritzker, considerado algo así como nada más y nada menos que el Premio Nobel de la Arquitectura.

La DDP gira en torno a la antigua muralla de la ciudad e incluye una Sala de Exposiciones, una Sala de Convenciones, un Museo de Diseño, un Laboratorio y Archivos, un Centro de Educación Infantil, un Centro de Prensa, una Sala de Seminarios y un Sky Lounge, con lo cual os podéis imaginar que lo que se cuece a nivel de eventos y exposiciones por aquí es de lo más variado.

Cuando fuimos nosotrxs además había un mercado de food trucks con conciertos desde las 18h a las 23h. Nos ha enamorado este paisaje y la verdad es anduvimos por aquí en tres días distintos para vivirlo por la mañana, tarde y noche.

Pasea por el canal Cheonngyecheon: el río que era una autopista

El pequeño río Cheong Gye Cheon era el eje de la Seúl antigua con una presión enorme del cauce que la convirtió entonces en, básicamente, una alcantarilla a cielo abierto…  El miedo de la propagación de epidemias a la par que el desarrollo económico de la ciudad hicieron que el gobierno decidiera cubrir el cauce y construir una autopista por encima. Sí, tal cual.

Sin embargo, en 2005 otros valores más altos hablaron (¡bien!), específicamente el de la sostenibilidad y de la ciudadanía y uso de espacio público y ¡el río volvió a aparecer!

Esta ambiciosa obra fue un exitazo: mientras paseas por ahí ves a mucha gente descansando a sus orillas, peques bañándose, mayores tirando migas de pan a los peces que habitan el río y arte urbano a cada paso que das.

Además ¿adivina a dónde te lleva el canal? A la Dongdaemun Design Plaza (DDP). ¡ 2 en 1 para programar un paseo! ;)

 

Inmiscúyete en las obras del Ihwa-dong Mural Village 

En 2006, gracias al proyecto Naksan, 60 artistas participaron en la instalación de obras de arte urbano por todo el barrio que es, a día de hoy, un punto de la ciudad que atrae a muchísima gente (aunque cuando fuimos nosotrxs no había apenas gente, la verdad).

En el barrio, aparte de las obras de arte que te encontrarás a cada paso, puedes tomar algo en una de las cafeterías monísimas, comprar un souvenir en una de las tiendas y disfrutar de las increíbles vistas de la ciudad.

Cuando te duelan los pies de tanto callejear y fotografiar, date un descanso en el parque Naksan, justo al lado. ;)

Curiosea (y come) en uno de los mercados de la ciudad

Seúl tiene muchos mercados y pasear, comer, oler, curiosear en alguno de ellos es imprescindible para vivir la ciudad. Desde mercados de pescado donde probar el marisco más fresco (el famoso mercado de Noryangjin) a mercados de medicinas tradicionales coreanas (donde probar el famoso ginseng rojo de Corea que lo cura todo, o casi) son una expresión fundamental de la capital. Nosotrxs te recomendamos dos de ellos, para vivir dos experiencias distintas.

Tongin Market

El mercado Tongin tiene una particularidad a la hora de comer: compras dos cajitas de plástico, las llamadas Lunch Box, y monedas del mercado (se parecen un poco a las antiguas pesetas, la verdad). Sí, monedas específicas que solo se usan aquí, cambias tus Won por estas monedas.

Vas intercambiando estas monedas del mercado por lo que elijas en los puestos del mercado y te lo meten en tu cajita. Cada bandeja con 10 monedas cuesta 5000 won (menos de 4€) y cada tapa de comida suele costar una o dos monedas. Para comer, hay un área habilitada para ello con mesas y sillas en la segunda planta, donde encontrarás palillos y agua para disfrutar cómodamente de lo que has elegido previamente. Un “juego” a la hora de comer. ¿A que mola?

Gwangjang Market

Este bullicioso mercado, el más antiguo de la cuidad, es un paraíso para comer: muchos puestos de comida variopinta para elegir. Además, tiene una particularidad: sube a la segunda planta para ver los miles de colores de telas en la confección y venta de los trajes tradicionales coreanos, los hanbok.

Alquila una bici y recorre el parque Yeouido Hangang 

A orillas del río Hangang, alquila una bici por el Parque del Color (Seoul Color Park) y pedalea todo lo que puedas. Hay varios puestos de alquiler de bicis por todo el parque y hay mucho para explorar. El precio de la bici es de 3000 won por hora (2.35€/hora)

Desde este parque puedes contemplar el impresionante skyline de la ciudad, pasando por varios centros financieros y gubernamentales de la capital como la Asamblea Nacional de Corea del Sur. Por algo llaman al parque la “Manhattan de Seúl”. Cuando necesites un descanso de pedalear, tírate en el césped, tomate algo y contempla.

En primavera es también un sitio ideal para ver los cerezos en flor. 

 

Pierde la noción del tiempo en Hongdae

Hongdae (o mejor dicho, el barrio universitario) es conocido por su juerga, aunque la verdad es que también es buen sitio para ir de compras y cenar.

Nosotrxs recomendamos a lxs no vegetarianos que prueben por aquí la famosa barbacoa coreana. Una mesita con una parrilla integrada en el centro, carne que se corta a golpe de tijera, mucho kimchi de acompañamiento (la verdura por excelencia en estas tierras) y cómo no: soju! Mucho soju clásico, o con sabor a piña y a manzana.

Nosotrxs tuvimos la suerte de hacerlo con muchas risas alrededor de una cena que acabó en el bar más bonito y con la mejor banda sonora (no, no era Kpop, más bien funky del bueno) al que nos llevaron nuestros anfitriones de couchsurfing, Mark y Jiwon, con nuestro amigo Humberto que también andaba por estas tierras. :)

En Hongdae hay música por la calle para animar el ambiente y es cuestión de dejarte llevar. Elige uno de los muchos bares que el barrio tiene para ofrecer y termina la noche a sojus. Muy importante (nos lo enseño Mark): con el tapón la botella de soju, enrolla su rabito y haz el juego coreano: cada persona de la mesa debe darle un golpe con el dedo al rabito, unx de cada vez, y alternando la dirección, el/la que rompa el rabito debe beber el chupito de soju de golpe…

¡Ojo! Es muy fácil perder la noción de la hora, nosotrxs creíamos que eran las 3h y finalmente pudimos ir en el primer metro a casa ¡con esto os lo decimos todo!…

 

Disfruta del barrio multicultural de Itaewon 

Itaewon tiene varias caras y unas no salen hasta que el sol se pone. De día es el barrio donde puedes encontrar ese brunch que deseas después de la noche pasada, terrazas con cervezas artesanas, cafeterías hipsters, tiendas de ropa vintage y mucho arte urbano en sus callejuelas.

De noche es el desenfreno. Hay mucha oferta nocturna, restaurantes de todo tipo (fue donde más comida internacional junta vimos por la ciudad); bares y discotecas para todos los gustos (hay una calle famosa repleta de garitos gays, la Gay street) y recomendamos que disfrutes mínimo una noche por aquí.

Sentimos aquí, igual que en Jogno 3, una Seúl más humana, más desordenada, más ruidosa y divertida.

Pica algo por la noche en la Times Square de Seúl: Myeong-dong

Entre calles comerciales y muchos neones, las dos calles principales de Myeong-dong se llenan de animación por la noche con los varios puestos-carritos de snacks coreanos. ¿Lo mejor? Ir probando varios hasta que te llenes. A nosotrxs nos encantaron las brochetas de pulpo y de gambas aunque hay muuucho para elegir.

 

Contempla el atardecer con vistas a la ciudad

¿A quién no le gusta contemplar un atardecer con vistas? Pues en Seúl no iba a ser menos. Te recomendamos tres puntos desde donde hacerlo: uno muy famoso, uno pijo-carete y nuestro favorito que muy orgullosamente descubrimos por casualidad y compartimos con vosotrxs. Hay para todos los gustos. 

Atardecer desde la N Seoul Tower: el famoso

La icónica N Seoul Tower ofrece unas vistas increíbles de la ciudad, por ello es tan conocida en la capital. La famosa torre de comunicaciones del parque Namsan mide 236,7 metros que se suman a los 243 metros de la cima en la que está ubicada, así que se encuentra a 479,7 metros sobre el nivel del mar. Las vistas están aseguradas. ¡Lo único que no nos esperábamos era un cristal tan sucio para disfrutarlas!

Te recomendamos disfrutar de las vistas, ir a los baños sí o sí (no es todos los días que puedes estar sentado/a en el váter en un WC con cristal con vistas imponentes sobre la ciudad ;)  ) y sal fuera para hacer las fotos.

La entrada cuesta 3000 Won (2,40€ aprox.). Si no quieres subir, las vistas desde la base de la torre son impresionantes y más recomendables para hacer las fotos (si el cristal está tan sucio arriba como el día que fuimos nosotrxs).

 

Atardecer desde el Hotel Lotte: el pijo-carete

Sólo recomendable si quieres darte un capricho. Mejor dicho, un caprichazo casi criminal. Porque ver el sol meterse entre las montañas desde el bar de Lotte Hotel no saldrá nada barato; todo lo contrario, una pasta gansa.

Contemplar el atardecer desde un sofá rojo aterciopelado con un gin tonic en la mano te saldrá a 20.000 won (16€ aprox.) que es el precio del gin tonic. Estaba riquísimo eso sí, ya les vale… Si quieres optar por lo más barato de la carta de bebidas tampoco es que haya mucha diferencia, una cerveza vale 14.000 won (11€ aprox). Así que dejamos la recomendación para lxs que nos leéis con paladar más exquisito o si queréis celebrar algo especial ya que las vistas son de verdad bonitas.

Atardecer desde la terraza Finsky: nuestro favorito

Y este es el descubrimiento del que estamos muy orgullosxs: el RoofTop Finsky. Puedes contemplar el atardecer desde esta terraza (creemos que poco conocida porque estaba prácticamente vacía cuando fuimos aunque se llenó algo más por la noche) con vistas a : tcha tcha tchannn ¡LA DDP! Sí, desde aquí puedes contemplar el legado de Zaha Hadid desde lo alto. Además una buena cerveza artesana te saldrá a 4200 won (3,30€), bastante más económico que el sitio anterior.

 

Visita uno de sus interesantes museos 

Seúl, como capital culturalmente efervescente que es, tiene una amplia oferta de museos. Te recomendamos algunos de los imprescindibles.

MMCA (Museo Arte Moderno y Contemporáneo)

CHOI Xooang, The Wing ,2008

CHOI Xooang, The Wing, 2008

La colección permanente del MMCA es impresionante. Instalaciones bellas a la par de intrigantes, cargadas de memoria histórica, en un edificio enorme, moderno y luminoso. Para nosotrxs, imperdible. En su web puedes comprobar que exposiciones temporales y eventos ocurren la semana que visites la ciudad.

Division of the Korean Peninsula. New Acquisitions 2013-16.

Division of the Korean Peninsula. New Acquisitions 2013-16.

Choi Jongtae, Longing for Home, 1970

Choi Jongtae, Longing for Home, 1970

CHOI Xooang, The Between ,2007

CHOI Xooang, The Between, 2007

CHOI Xooang, The Hero, 2009

CHOI Xooang, The Hero, 2009

 

SEMA (Museo de Arte de Seúl)

Este interesante museo coreano de arte moderno nos deleita con exposiciones de artistas nacionales, desde lxs más renombradxs a las generaciones más actuales. Incluye un programa de residencias artísticas. Lo mejor, entrar en la web para indagar que se cuece esos días. El jardín que lo rodea es un remanso de paz donde descansar a leer un libro a la salida.

War Memorial Museum

En este museo encontraréis un recorrido sobre la guerra de Corea, desde que era un sólo país, pasando por la ocupación japonesa, hasta que estalló la guerra entre el Norte (apoyado por China y Rusia) y el Sur ( apoyado por Estados Unidos y la mayoría de los países de la ONU)  desde 1950 hasta el armisticio (el tratado de no agresión) de 1953. Dicho armisticio creó la llamada DMZ- zona desmilitarizada – en la frontera intercoreana, zona que se puede visitar y os explicamos cómo en el siguiente punto del post.

Siempre hay dos lados de la historia. Este museo cuenta uno, el de Corea del Sur, claro. Según la información facilitada por el museo, la invasión del norte al sur fue la primera demostración de la Guerra Fría.

En el museo y los alrededores del memorial, encontraréis parte del armamento y vehículos que se usaron en el tremendo conflicto entre los dos países.

La entrada es gratuita. A veces en el tour a la JSA (punto 14 de este post)  está incluida la visita a este museo (aunque te dan poco tiempo para empaparte de la historia) así que si vas a hacer el tour, entérate antes de ir por libre si no quieres ir dos veces. Nosotrxs fuimos una vez por libre y otra incluida en el tour de la JSA ya que te daban poco tiempo para adentrarte en sus salas.

 

Otros museos imprescindibles

El más famoso de la ciudad y mayor del país: el completísimo Museo Nacional de Corea del Sur (National Museum of Korea). Aparte de su interesante arquitecturapresenta un recorrido por la historia del país, desde la prehistoria hasta la actualidad.  Alberga más de 330.000 tesoros nacionales. La entrada es gratuita y podéis consultar las exposiciones temporales (estas de pago) en su página web.

Como no se puede entender el conocimiento de un país sin tener en cuenta su lenguaje, pilar fundamental de su cultura, el Hangeul National Museum es imprescindible. Inaugurado en 2014, este interesante museo revisa la historia del alfabeto coreano a través del uso de materiales físicos y nos ayuda a familiarizar con el alfabeto mediante el uso de equipos digitales y distintas actividades. La entrada es gratuita y el horario está en su web.

A lesson in Korean Hangeul Caligrapgy and Alphabet! #caligraphy #alphabet #hangeul #seoul #korea hangeulmuseum

A post shared by humbertomgm (@humbertomgm) on

Otra opción para viajeros ávidos de arte vanguardista es el Audio Visual Pavillion donde te encontrarás con distintas instalaciones de artistas nacionales e internacionales. Al lado se encuentra una librería muy interesante que podéis indagar, la Librería Book Society. Especializada en libros de arte, fotografía y diseño, organiza varios encuentros, charlas, workshops y hasta conciertos.

El famoso Museo de Bellas Artes de Kyungin es una visita interesante no sólo para disfrutar de las exposiciones, permanente y temporales, como también para degustar un delicioso té en un hogar tradicional coreano con un encantador jardín, un remanso de paz para escapar al bullicio de la cuidad.

Otra visita para lxs más interesadxs en instalaciones artísticas es el D Museum. Aunque es conocido por su exposiciones de fotografía, diseño y moda, también incluye exposiciones temporales muy interesantes como la “Spacial Illumination” hecha por nueve artistas internacionales.  Entrad en su página web para ver qué se cuece los días que planeáis estar por la ciudad.

Para lxs viajerxs más frikis, recomendamos una visita al Museo de los Espejismos de Hongdae, el Trick Eye Museum. Hay varios por toda Asia (y por Corea del Sur unos cuantos) y consiste en distintas atracciones donde inmiscuirte con las pinturas, en las que pareces que estás dentro de una taza de café,  luchando con dragones salidos de Juego de Tronos o levitando.

Para amantes de escultura, merecerá la pena explorar las del Seoul Olympic Museum of Art en el Parque Olímpico, en las afueras de la ciudad.

Como la oferta de museos en la ciudad es inabarcable en un post, indaga este artículo para que descubras el que más te interesa, a parte de los recomendados por nosotrxs. 

 

Vislumbra a Corea del Norte a través de la JSA

Una de las excursiones muy demandadas en Seúl, por la cercanía a la frontera, es visitar la JSA (Joint Security Area), es decir, la zona desmilitarizada en la frontera intercoreana. Y aquí no hay forma de hacerlo por libre: hay que contratar un tour sí o sí.

Nosotrxs lo hicimos con la compañía KTB Tours y la verdad es que estaba bastante bien organizado. Nuestro tour fue de 9h a 16h30, salida y llegada desde el Hotel President en el centro de Seúl. Para comprobar los días en los que se puede hacer el tour, precios y pre-reserva imprescindible, hazlo a través de su web aquí. 

El tour incluyó visita al War memorial Museum, posterior traslado al Imjingak Park, el Puente de la Libertad (Bridge of Freedom, donde se encuentra un memorial de la guerra coreana que contrasta con un parque de atracciones…), comida en el parque (en un restaurante coreano, estaban muy ricos ambos platos, incluidos en el precio), checkpoint en el Unification Bridge (también llamado “Bridge of no Return”, usado para intercambiar prisioneros durante la guerra) y visita a la JSA (Panmunjom), donde se firmó el armisticio. Hay varios tours, otros más largos que incluyen además de la JSA visita a la DMZ (el área desmilitarizada), al tercer túnel que el Norte excavó en secreto para invadir el Sur y al Observatorio Dora donde vislumbrar a Corea del Norte a través de unos prismáticos.

Nosotrxs te recomendamos el tour de la JSA ya que es donde se palpa la tensión entre ambas Coreas. Para llegar a la frontera donde pisas ambos países, la JSA (‘Joint Security Area’), pasas por el “Checkpoint Charlie” coreano. Le llaman igual a este paso fronterizo entre Corea del Norte y Corea del Sur que al que dividía Berlín del Este y del Oeste. Pero este está vivo.

Entre mucho camuflaje, acento estadounidense y miradas de soldados surcoreanos que parecían maniquíes, firmamos la declaración, enseñamos el pasaporte (tres veces) y cruzamos el arco que pone “In front of them all” en letras bien gordas.

Es un paso entre dos países técnicamente en guerra, ya que nunca se llegó a declarar la paz. Se firmó el armisticio, es decir, un tratado de no agresión, en 1953, en la zona que vas a visitar. Dicho armisticio, conocido como ‘Paz de Panmunjom’, creó también la llamada DMZ, la zona desmilitarizada, teniendo como referente el paralelo 38°, la línea que sirvió de frontera entre norte y sur cuando Japón se rindió, dando por finalizada la segunda guerra mundial y dejando a Corea “independiente”. Hasta que llegaron la URSS y los EEUU y la línea se volvió muy clara. Mejor dicho, muy oscura. Murieron más de 150.000 personas en la guerra coreana.

Irónicamente esta frontera intercoreana “desmilitarizada” es de las más (sino la que más) militarizadas del mundo. Y aunque no estábamos solxs (como te decimos, esta es una de esas visitas que si la quieres hacer es imposible hacerla por libre) sino acompañados de un grupo de 20 personas, se palpaba la tensión entre los soldados norcoreanos y surcoreanos cara a cara.

No puedes evitar pensar sobre qué está pasando detrás de ese edificio blanco norcoreano, en uno de los países más cerrados del Mundo, unido a la emoción y desencaje de haber vivido algo histórico, tan fuertemente militarizado (algo complicado de digerir para dos antimilitaristas).

Comprueba qué se cuece en la City Hall

El Ayuntamiento de Seúl aparte su merecer un paseo por lo interesante que es arquitectónicamente, suele organizar varios eventos. Cuando fuimos nosotrxs era la “Seul Music Week” con escenarios al aire libre así que merece la pena que te pases por ahí y comprobar qué se cuece esos días.

Devora un libro (o un cuento) en la increíble Biblioteca Starfield 

La impresionante biblioteca Starfield. Fuente: The Korea Herald

La impresionante biblioteca Starfield. Fuente: The Korea Herald

Esta impresionante biblioteca te encantará ya sea porque tengas especial interés en estos rincones de sabiduría por el mundo; estés “traviajando” como nosotrxs (viajando y trabajando a la vez) ya que es un sitio perfecto para abrir el portátil y currar un poquito; y hasta para lxs fans de Disney ya que parece salida de un escenario de “la Bella y la Bestia” (¿os acordáis de la cara de ella cuando entra a la biblioteca de él? pues eso, con esa misma cara te quedarás ;)).

Son 2800 metros cuadrados de biblioteca, sitiada en la planta baja del centro comercial Starfield Coex Mall donde puedes curiosear más de 50 000 libros en uno de los varios rincones habilitados para leer. ¿Planazo? :)

La biblioteca Starfield es también un local perfecto para trabajar. Fuente: The Korea Herald

La biblioteca Starfield es también un local perfecto para trabajar. Fuente: The Korea Herald

Haz algo de deporte con unas merecidas vistas en el Bukhansan National Park

El Parque Nacional de Bukhansan es de visita obligada a lxs más aficcionadxs a la montaña, y no sólo, porque las vistas son increíbles. Eso dicen, ya que nosotrxs cuando teníamos programado ir al final no pudimos porque Inês se hizo daño en el pie el día anterior. :( ¡Un motivo más para volver!

Está a aproximadamente una hora en bus desde el centro y hay varios paseos posibles. Si queréis ir sólo un día, la que más recomiendan es subir al Beagude Peak, la cima más alta del parque, donde disfrutaréis de una merecidas vistas increíbles de Seúl.

Diviértete en un parque de atracciones abandonado 

 

Otra foto de Yongma Land 🎡el parque de atracciones abandonando a las afueras de Seúl 🔝🇰🇷#beaenkorea

Una publicación compartida de Beatriz Vera (@beatrizvp) el

¡Atención a gente viajera friki por sitios abandonados, este punto es para vosotrxs!. Nosotrxs nos quedamos con la afición desde aquel increíble parque acuático abandonado que encontramos en las afueras de Hue en nuestros dos meses por Vietnam.

Si queréis perderos por un parque de atracciones surcoreano abandonado, tenéis que ir a Yongma Land, en las afueras de Seúl. Te dejamos la foto del parque de nuestra amiga Beatriz, toda una experta en tierras surcoreanas. De hecho te recomendamos que sigas su hashtag en Instagram #beaenkorea para inspirarte en rincones que explorar por el país. :)

Haz el guiri y canta Gangnam Style en… Gangnam (y visita un bello templo entre rascacielos)

 

Una publicación compartida de RandomTrip (@randomtrip.es) el

Sí, porque aparte de lo famoso que se hizo gracias a la canción “Gangnam Style” de PSY y el ambiente por la noche (hay oferta de restaurantes, bares y discotecas más “pijas” y de “Kpop”), este barrio financiero más pijillo de la ciudad no es el más auténtico ni imprescindible para nosotrxs.

Algo muy interesante en Gangnam es el templo de Bongeunsa entre rascacielos, sólo por este templo merece la pena la visita al barrio.

El templo Bongeunsa entre rascacielos, en Gangam. Fuente: Light of Peace en Flickr

El templo Bongeunsa entre rascacielos, en Gangam. Fuente: Light of Peace en Flickr

Relájate en un jjimjilbang (sauna coreana)

Dragon Hill Spa Seoul

Fuente: Tripadvisor

Los jjimjilbang son parte fundamental de la cultura coreana y consisten en saunas o baños públicos. Es imprescindible que incluyas al menos una sauna en tu visita a estas tierras.

Nosotrxs optamos por hacerlo en Busan (en un jjimjilbang increíble que te contamos en nuestro post de Busan) pero en Seúl nos han recomendado uno muy famoso: el Dragon Hill. Para comprobar sus instalaciones y precios consulta su web. 

Tomate el café más friki de tu vida

Y es que en Seúl hay cafeterías para todos los gustos y de lo más variopinto que te puedes imaginar: café-librería-cápsula; café Lego; café Hello Kitty; café de Charlie Brown; café rodeado de arte fotográfico; café donde creas tu propios anillos; café de camping; café vestida con un hanbok y hasta café donde te acompañan perros, gatos, ovejitas y hasta mapaches…

Nosotrxs no recomendamos cafés ni actividades en general que envuelvan animales pero ya ves, no será por donde elegir. En este post han recopilado los 15 más originales por si le quieres echar un vistazo. 

Mapa con los 21 planes para ver o hacer en Seúl

Aquí tienes un mapa con todos los puntos mencionados en este post, para que te sea más fácil ubicarlos y planificar tus rutas por Seúl:


Hemos enumerado los 21 planes imprescindibles para nosotrxs, para vivir la capital surcoreana como se merece.  Pero como te decimos, hay muchos más. Cuándo nos alejamos del centro de la cuidad, por ejemplo, nos encontramos con un parque perfecto para relajarse en el césped, con un lago enorme, el Ilsan Lake Park, donde vimos esculturas tan interesantes como estas:

Dónde alojarse

Respecto al alojamiento, durante nuestra estancia en Seúl hicimos couchsurfing la mayoría de los 11 días. Es una experiencia increíble que recomendamos muchísimo, en la que te quedas en casa de alguien que te abre sus puertas. Aparte de ser una buena forma de viajar ahorrándote el alojamiento, conoces a gente local y viajera como tú, compartes cenas, risas, planes y probablemente hagas amistades que harán tu viaje inolvidable. Eso sí, si consideras esta opción recuerda que no estás en un hotel: debes tener en cuenta que estás compartiendo el espacio de alguien, ser respetuoso/a en todo momento y ceñirte a las conducta que tengan en casa.

Si prefieres otra modalidad de alojamiento, nosotrxs estuvimos también 4 noches en este AirBnb que nos gustó mucho, cerca del palacio Gyeongbokgung, que te recomendamos. Además si todavía no has usado Airbnb y te registras con este link obtendrás 35€ para tu primera reserva, un chollo!

Cómo moverse

Lo más fácil para moverse por Seoul es hacer uso de su transporte público. Hay varias líneas de metro y de autobús que te permiten moverte fácilmente por la ciudad. Y, lo mejor de todo, es que para acceder a ambos tipos de transporte, hay una tarjeta única y recargable que te hará la vida mucho más fácil.

Son las llamadas “TMoney cards“, que puedes recargar con la cantidad de dinero que quieras y pagar el metro y el autobús al entrar. No sólo eso, si no que con estas tarjetas también puedes pagar por ejemplo en las convenience store (Gs25, 7eleven…), así que son un imprescindible en Seoul.

Para conseguir una, en el propio aeropuerto te la venden recargada para llegar al centro de la ciudad ya usándola. Si no tienes tiempo en el aeropuerto, o ya tienes transporte hasta el centro, también puedes conseguir una en las estaciones de metro y en las convenience store. Suelen cobrar entre 2000 y 4000WON por la tarjeta (entre 2 y 4€) más la cantidad de saldo que quieras recargar.

Además, los trayectos en bus y metro son más baratos si los pagas con esta tarjeta. En el metro no hay que hacer nada (es obligatorio pasar la tarjeta tanto al entrar como al salir, y ahí se te aplica ya el descuento) pero en los buses es importante pasarla también al bajarte. Así, además de poder obtener un descuento en el trayecto en bus, si luego te montas en otro bus o metro no se te cobra el viaje (o se te cobra con un importe menor).

Los trayectos en bus/metro suelen costar entre 1000 y 2000WON (entre 1 y 2€), en función de la distancia.

Para mas información, puedes consultar esta página

La tarjeta recargable que vale para todo.

La tarjeta recargable que vale para todo.

A disfrutar de esta maravillosa ciudad, ya ves, ¡planes no te faltan!

Cenando en Seul

Con Min Sun Hoon (aka Jerry) y Claire, nuestros couchsurfers durante dos días en Seúl, cenando en su restaurante que encontrarás en este enlace! Delicioso y con una cata de vinos de arroz muy recomendable! ¡Id a probarlo!

Kamsahamnida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies