Qué ver en Estambul en un día : 20 horas dan para mucho

Buscando vuelos para nuestro viaje a Sri Lanka terminamos eligiendo volar con Turkish Airlines desde Madrid con escala de unas 20 horas en Estambul (de 5:00 de un día a la 1:00 del siguiente), para aprovechar y poder conocer una de las ciudades más bonitas del mundo (damos fe de que lo es!).

que ver en estambul en un dia

 

Sea cual sea el motivo por el que tengas que pasar sólo un día en esta maravillosa ciudad, te ofrecemos un recorrido factible (el que nosotros hicimos, ni más ni menos) para intentar ver lo esencial de Estambul en un día. Hay que tener en cuenta que, en nuestro caso, al llegar tan temprano (a las 6:30 estábamos en la ciudad) tuvimos el placer de disfrutar el despertar de la ciudad y ver algunas de las cosas sin el bullicio de horas más tardías. Destacar que todo este recorrido se puede hacer caminando, ya que todos los monumentos importantes están cerca.

Aún así, si vuelas con Turkish Airlines y tu escala en Estambul es de más de 6 horas y menos de 24… ¡Biennn! Te incluye tour gratuito por la ciudad en distintos horarios (o si prefieres ir a tu bola como nosotrxs, aprovecha el tour para dejarte en el centro desde el aeropuerto gratis).

Nuestro recorrido para Estambul en un día

  1. Del aeropuerto de Estambul (Ataturk) hasta el centro de la ciudad: Sultanahmet . Despertamos las Mezquita Azul y Santa Sofía con los espectaculares colores del amanecer
  2. Nos empezamos a despejar disfrutando de un café para llevar a orillas del Mar de Mármara
  3. Visitamos la Mezquita Azul
  4. Visitamos Santa Sofía
  5. Paseamos por los jardines del Palacio de Topkapi miestras disfrutamos de un Börek de queso con vistas al mar
  6. Nos perdemos por el Gran Bazar
  7. Paseamos por el barrio de la Mezquita Nueva, el Bazar de las Especias y picamos algo
  8. Descansamos y refrescamos el cuerpo con en un baño turco (antes del vuelo largo que nos espera)
  9. Cruzamos el puente para subir hasta la Torre de Gálata
  10. Recorremos la avenida de Istiklal, llena de tiendas, bares y gente, hasta la plaza de Taksim
  11. Damos la vuelta para cenar con unas vistas impresionantes de Estambul y el atardecer desde el Gálata Konat Cafe

Llegada al aeropuerto y cómo ir al centro de Estambul – Sultanahmet 

Nuestro avión llegó en hora, y el proceso para pasar los controles de salida del aeropuerto fue más o menos fluido y rápido. Recuerda que necesitas sacar un visado para entrar en el país. Se puede sacar online de forma inmediata y muy sencilla.

Lo primero que hicimos fue buscar los baños y tomarnos un café (salimos a las 11.00 de la noche de Madrid). Luego echamos un vistazo a las posibilidades para ir al centro de Estambul, y dado la hora que era (5:30 de madrugada) y que teníamos que esperar más de 1 hora para el primer bus gratuito para el centro incluído en el tour para escalas de más de 6h de la compañia Turkish Airlines, nos decantamos por un taxista que nos asaltó según salimos del aeropuerto.

Aquí sufrimos nuestro primer “timo”, ya que acordamos un precio antes de subir al coche, que implícitamente pensamos que serían Liras Turcas pero al final decía el señor que se refería a Euros (1€ son casi 3 Liras Turcas). Discutimos con él un rato pero al final le pagamos y seguimos nuestro camino.

Las otras opciones para ir al centro son ir en Metro (hay que hacer trasbordo y a esas horas estaba cerrado, pero en teoría son unos 2€ y en una hora estás en el centro) o en autobús.

Cuánto tarda el taxi del aeropuerto al centro?

El trayecto en taxi desde al aeropuerto de Estambul al centro (a Sultanahmet) es de unos 20-25 minutos (dependiendo del tráfico)

Cuánto cuesta el taxi del aeropuerto al centro?

El precio de referencia son unas 50 liras (15€). Mucho cuidado porque los taxis son expertos timadores. Acuerda el precio antes de montarte y especifica bien el tipo de moneda.

Qué hicimos con las mochilas/equipaje?

Al ser una escala de un día antes de ir a Sri Lanka, las mochilas grandes se iban directas de Madrid a Colombo, por lo que no tuvimos que preocuparnos por ellas. Llevamos arriba en cabina unas mochilas pequeñas no muy llenas, para poder llevarlas cómodamente en nuestro día en Estambul.

Disfrutar de Estambul despertando

Al llegar tan temprano (a las 6:30 ya estábamos en el centro), nos encontramos con las calles vacías y el sol asomándose. Creo que no hay mejor forma de empezar las vacaciones que la de ver esa imagen tan mágica de una de las ciudades más bonitas del mundo despertando con los colores que le regala el amanecer y un par de almas errantes por la calle. Dimos un paseo por la zona en la que están la Mezquita Azul, Santa Sofía y el Palacio de Topkapi y bajamos, dejándonos llevar, buscando el mar.

La Mezquita Azul con la luz del amanecer

Santa Sofia al amanecer

Amanecer junto al Mar de Mármara

No tardamos en encontrar el mar, y además en el momento exacto. El sol estaba ya saliendo y nos sentamos (café en mano – por cierto nada de especial el café turco, especialmente para Inês que es portuguesa y exquisita con el café) un rato en un banco situado estratégicamente en frente al mar de Mármara. Empezaron a aparecer barcos por el mar y gente poco a poco por las calles. Intentamos deshacer nuestro camino de vuelta a la zona anterior, perdiéndonos un poco por nuevas calles y paramos a tomarnos otro café tranquilamente para mantenernos despiertxs.

Amanecer en el Mar de Mármara

Viendo amanecer en el Mar de Mármara

La Mezquita Azul

Sobre las 9 de la mañana nos desplazamos a la Mezquita Azul. Como entrar es gratis, se forma más cola que en Santa Sofía así que decidimos ir primero allí (no sabíamos a priori si nos iba a dar tiempo a ver las dos). Cuando llegamos a la entrada no veíamos dónde terminaba la cola, así que la fuimos siguiendo dándonos cuenta de que era mucho más larga de lo que pensábamos y que deberíamos habernos puesto allí antes.

Para nuestra sorpresa, la cola avanzaba muy rápido así que no tuvimos que esperar tanto como parecía (fueron unos 30 minutos más o menos).

Para entrar hay que descalzarse, y las mujeres tienen que taparse cabeza, hombros y piernas. Con la cantidad de turistas que pasan por allí, descalzos, os podéis imaginar el olor al entrar…

Una vez dentro, sólo queda admirar esta maravilla de mezquita, olvidarse del olor y disfrutar lo máximo posible antes de ir a nuestra siguiente parada.

msquita azul dentro 2

El suntuoso interior de la Mezquita Azul o la Mezquita del Sultán Ahmed (en turco Sultanahmed Camii)

mesquita azul dentro 1

Su interior está revestido con más de 20.000 azulejos de cerámica hechos a mano

Santa Sofía

Al salir de la Mezquita Azul, no dudamos en irnos directos a Santa Sofía. En ésta también había cola pero bastante menos. TRUCO: hay unas máquinas para sacar las entradas pagando con tarjeta; la gente en general no conoce estas máquinas, o les da miedo usarlas, o simplemente prefiere pagar en mano, por lo que casi siempre vas a tardar mucho menos. Así fue en nuestro caso, en 2 minutos teníamos las entradas y nos saltamos la cola.

santa sofia dentro 3

Santa Sofía (en turco: Ayasofya) es una antigua basílica patriarcal ortodoxa posteriormente convertida en mezquita y actualmente en museo.

santa sofia dentro 1

Como Mezquita principal de Estambul durante casi 500 años, Santa Sofía sirvió como modelo para muchas otras mezquitas otomanas como la Mezquita Azul.

Palacio de Topkapi

Decidimos no entrar al Palacio de Topkapi y disfrutar solamente de sus jardines ya que el sitio es bastante grande y verlo por dentro puede llevarte el día entero. Así que decidimos sentarnos en una estupenda terraza con vistas al mar y probar un börek de queso (milhojas turco muy típico) y una limonada (no servían alcohol en este y la mayoría de establecimientos que fuimos en Estambul, lógicamente. Y más si estás cerca de una mezquita).

Terraza Topkapi

Recuperando fuerzas en una terraza con vistas al lado del Palacio de Topkapi

Paseo por el Gran Bazar

De camino al Gran Bazar nos perdemos por calles llenas de arte urbano y artesanía turca con unas terracitas muy apetecibles. Pensamos que podría ser una buena opción para comer después de conocer el Gran Bazar (aunque al final no ocurriría, es lo que tiene esto del random!)

camino al gran bazar 1

Inês apreciando el arte urbano estambulita de camino al Grand Bazar

camino al gran bazar 2

Chris y uno de los muchos gatos turcos callejeros saludándonos en una calle llena de terrazitas apetecibles. Si eres gatuno/a como nosotrxs, te gustará un albúm de fotos que hicimos en Estambul dedicado a sus simpáticos habitantes felinos llamado “TurKats” :)

Finalmente llegamos al paraíso para lxs adictxs a las compras pero sobretodo a quién le encante regatear: el Gran Bazar! Este mercado de 45.000 m2 , unas 60 calles cubiertas a las que podrás acceder por una de sus 22 puertas, cuenta con más de 3.600 tiendas … Ni más ni menos que el mayor mercado y más antiguo de la ciudad y uno de los más grandes del Mundo.

 

Adentrándonos en el Gran Bazar (y un postureo guiri inconfundible de cámara en mano y mochila en posición anti-robo)

Al entrar la sensación que nos asalta es de angustia consumista laberíntica por la cantidad de puestecillos de artesanía, alfombras y joyería, sobre todo. Aquí podrás comprar recuerdos de la ciudad y del país, telas, especias, dulces turcos, lámparas variopintas … Estas últimas fueron las que más nos llamaron la atención por su belleza y efecto mágico que confieren al bazar.

lamparas gran bazar

Puesto de lámparas en el Gran Brazar (ignorar el cartelito que colgaba en el puesto… no nos contuvimos ejem ejem)

Nosotrxs no estábamos interesadxs en comprar muchas cosas al ir con poco sitio en la mochila y a punto de empezar un viaje de 2 semanas por Sri Lanka así que simplemente compramos unos imanes de recuerdo y nos dimos una vuelta perdiéndonos por algunas de sus caóticas calles cubiertas llenas de gente.

dentro del gran bazar 2

Interior del Gran Bazar

Visita a la Mezquita Nueva y al Bazar de las Especias

La “Yeni Camii”, o conocida también como Mezquita Nueva, la encontrarás al sur del Puente de Gálata. Nosotrxs nos pasamos porque nos comentaron que era más “auténtica” (refiriéndose al día a día de habitantes que se acercan a orar).

La Mezquita Nueva o Mezquita Yuni al sur del Puente de Gálata, de las más autenticas de la ciudad

La Mezquita Nueva o “Yeni Camii” al sur del Puente de Gálata, de las más auténticas de la ciudad

Corrección: inicialmente en este post nos referíamos a la Mezquita Nueva como “Mezquita Yuni”, nombre incorrecto como explica Miguel en los comentarios. Por cierto, Miguel es un apasionado de Estambul y tiene un blog dedicado a la ciudad.

Como ya teníamos un poco de hambre y los pies empezando a quejarse, simplemente dimos una vuelta por el patio observando a la gente y a las miles de palomas.

Palomas en Mezquita de Yuni

Palomas en la Mezquita Nueva

Mezquita Yuni

La Mezquita Nueva

A escasos pasos del Puente de Gálata y de la Mezquita Nueva, nos adentramos en el Bazar de las Especias (también llamado Bazar Egipcio), el sitio ideal para comprar dulces, frutos secos, quesos y otros productos típicos de Estambul. Entre el Bazar de las Especias y la Mezquita se encuentra un pequeño parque lleno de terracitas para comer. Como el hambre apretaba, nos paramos a comer en el primer sitio que vimos con mesa libre.

Colores Especia(les) en el Bazar de las Especias, o Bazar Egípicio

Colores Especia(les) en el Bazar de las Especias, o Bazar Egipcio

Frutos Secos típicos de Estabul en el Bazar de las Especias

Frutos Secos típicos de Estambul en el Bazar de las Especias

Relax en un baño turco

Las 4 de la tarde, después de patear gran parte de Estambul y ver un montón de monumentos (sin olvidar que venimos de un vuelo nocturno en el que no hemos dormido mucho), nuestros pies empiezan a avisarnos de que les estamos haciendo trabajar de más, especialmente porque lo tienen que dar todo el día siguiente en tierras de Ceylán. De camino a la mezquita Nueva nos habíamos cruzado con un baño turco mixto (Suleymaniye Hamam) , así que después de comer decidimos volver a buscarlo para relajarnos un poco y probar la experiencia del baño turco.

Baño Turco Suleymaniye Hamam

El precio fue de 35€ por persona, e incluía media hora de relax en las instalaciones y media hora de masaje con jabón y lavado exfoliante.

La experiencia es magnífica. Al entrar te dejan unos zuecos y una toalla, y a las mujeres además un pantalón corto y bikini superior de tela. Es un poco confuso porque Christian, al sólo tener la toalla, no sabía si debía haber traído bañador o no. Más tarde, después de estar un buen rato desnudo (aunque nadie lo vio) ya nos enteramos de que el procedimiento es ponerse la toalla a modo de falda y ya (aunque leímos que puedes llevar tu propio bañador si así lo prefieres), ya que todos los chicos iban así. Con los zuecos y la vestimenta te acompañan a la sala de relax. Es una zona con varias estancias en las que simplemente te tumbas y te relajas. No podemos describir la sensación de relax después del deber turista cumplido y listxs para disfrutar lo que nos queda!

Zuecos y ropa en baño turco

A la media hora, más o menos, aparecen los masajistas (sólo hombres), para pedirte que les acompañes a una de las estancias, donde procederán a darte el masaje. Te enjabonan con una toalla y el masaje está cargado de golpes secos con las manos y las toallas cuyo ruído es más aparatoso que lo que es realmente: relajante a la par de descontracturante. Dura una media hora, y es durillo, pero sales de allí como nueva.

Por último, te cubren con toallas y te llevan a una zona de la entrada en la que puedes pedir un té para finalizar la sesión. Totalmente recomendable, sales de allí con las pilas cargadas para finalizar el día en Estambul.

Inês en éxtasis después del relajante baño y masaje turco. Sensación de deber turista cumplido y limpia para aguantar el vuelo que nos espera!

Inês en éxtasis después del relajante baño y masaje turco. Sensación de deber turista cumplido y limpia para aguantar el vuelo que nos espera!

Hacia la Torre de Gálata

Duchadxs y recuperadxs, procedemos a seguir viendo un poquito más de Estambul. Nuestro siguiente objetivo es la Torre de Gálata así que nos animamos a cruzar el Puente de Gálata, algo simbólico en la cuidad.

La Torre de Gálata desde el puente de Gálata

La Torre de Gálata desde el Puente de Gálata

Este puente se alza sobre el Cuerno de Oro, a la entrada del Estrecho del Bósforo, y une el barrio de Karaköy al de Eminönü y ofrece algunas de las mejores vistas de la ciudad. Desde el puente contemplamos la Mezquita Nueva, la Torre Gálata, el palacio Topkapi a lo lejos y los alminares de la mezquita de Suleiman (una de las que se queda en nuestra Bucket List para una próxima visita con más tiempo).

Nos acompañan los cientos de pescadores del Bósforo y las personas en los bajos del puente comiendo pescadito en uno de los numerosos puestos, fumando una shisha o tomando un té.

El Puente de Gálata y los cientos de pescadores del Bósforo

El Puente de Gálata y los cientos de pescadores del Bósforo. Al fondo los bajos del puente y una vista incréible sobre la ciudad.

Habíams leído que se puede subir a la Torre de Gálata y que ahí te encuentras con las mejores vistas de Estambul. Así que terminamos de cruzar el puente y después de subir por las empinadas cuestas llegamos finalmente a la Torre de Gálata.

Hay una cola increíble! Como necesitamos refrescarnos después de las cuestas para llegar y la cola va para largo, parece, nos compramos una lata de EFES, la cerveza local, y nos quedamos unos 20 minutos en la cola para ver cómo avanza. Va lentísima, nada que ver con las colas para entrar a las mezquitas (suponemos que la gente que finalmente llega arriba querrá disfrutar de las vistas magníficas de la zona de las mezquitas, sin prisas) así que prescindimos de subir a la torre en esta ocasión, con mucha pena (aunque más tarde lo compensamos con las vistas del restaurante en el que cenamos, ahora veréis!). En fin, una cosa más para añadir a la bucket list en la próxima visita!

Chris degustando una Efes en la cola para subir a la Torre de Gálata

Chris degustando una Efes en la cola para subir a la Torre de Gálata (ojo! esa lata de cerveza tirada en el suelo no es nuestra! De hecho, la tiramos a la basura en cuánto la vimos)

Recorrer la avenida de Istiklal Cadessi hasta la plaza de Taksim

Desde la Torre de Gálata queríamos ir hasta Taksim por la avenida de Istiklal Cadessi (Avenida de la Independencia), así que preguntamos a un par personas y en 5 minutos estabamos en esta mega-avenida peatonal llena de tiendas, restaurantes y sobre todo, muchísima gente. Es una avenida muy larga llena de vida: escuchamos un grupo turco que nos gustó tanto que les compramos el cd y por despistadxs casi nos atropella un nostálgico tranvía (está claro que llevamos el “peatonal” demasiado a pie de la letra al parecer…) La verdad es que después de todo el día caminando, Taksim parecia quedar más lejos que nunca.

Grupo de música poniéndonos la banda sonora en nuestro paseo por la avenida Istiklal

El trenvía que casi nos atropella por despsitdxs y que más tarde cogeríamos en la plaza Taksim

El tranvía que casi nos atropella por despistadxs y que más tarde cogeríamos en la plaza Taksim

Llegados a la Plaza Taksim nos damos cuenta de por qué es el centro neurálgico moderno de la ciudad: repleta de hoteles, restaurantes, bares, gente. Contemplamos el Monumento del Aguador y el Monumento de la República, miramos el reloj, echamos cuentas para la hora de salida de nuestro vuelo y empezamos a pensar en nuestras últimas horas en Estambul.

Plaza Taksim

Plaza Taksim

Deshacer nuestros pasos por la avenida Istiklal dejó de ser una opción por el cansancio así que compramos un par de billetes para el tranvía a un señor que los estaba vendiendo al lado de la parada y des-recorrimos la calle en tranvía.

Cenar con vistas de Estambul y del atardecer

 

No sabíamos exactamente dónde podríamos cenar, el sol acababa de ponerse y queríamos algo con vistas pero dada la hora (debíamos ir hacia el aeropuerto con tiempo) no teníamos muchas esperanzas de encontrar algo con esas características. Deambulamos un rato por las callejuelas próximas a la Torre de Gálata y de repente vimos un cartel de un restaurante que indicaba que tenía terraza. Nos asomamos, era un poco confuso porque era un edificio sin más y el cartel indicaba que había que subir a la última planta en ascensor. Así lo hicimos, y al llegar arriba teníamos esperando una mega-terraza con vistas a las mezquitas y a la torre de Gálata. Espectacular para cerrar el día en Estambul. El único conveniente que quedaba era que estaba llenísimo de gente, pero pronto avistamos una mesa pequeña para dos y fue nuestra. El sitio se llama Galata Konak Cafe, y estas son las vistas que os podéis encontrar allí mientras cenáis:

Vistas de Estamvul desde el Konak Café

Vistas de Estambul desde el Konak Café

Torre Gálata desde Konak Café

Cenando en Konak Café con vistas a la Torre Gálata

El último timo

No podíamos irnos de Estambul sin sufrir otro timo en algún lado. Casualmente (já!) fue en el taxi de vuelta al aeropuerto. Acordamos un precio (50 liras turcas), el taxista activó el modo fórmula 1 para llegar cuando antes (velocidades altas, adelantamientos peligrosos, etc.) y cuando llegamos, no sé si fue el cansancio o el despiste, pero le dimos el billete de 50, a los segundos empezó a gritar algo no entendible agitando un billete de 5 liras turcas, y asumimos que fue error nuestro y que le habíamos dado un billete de 5 por confusión. Rápidamente le dimos otro de 50 y nos devolvió el de 5, y al rato de bajarnos revisando la cartera nos dimos cuenta que habíamos sido timadxs y el taxista se había llevado 95 liras en vez de 50. Fallo nuestro, pero para que veáis de qué calaña están hechos los taxistas (al menos los que nos hemos encontrado) en Estambul.

Aún así, por supuesto que estos dos timo-percances no fueron suficientes para dejarnos un sabor agridulce en la boca después de este nuestro maravilloso y sorprendente primer día de vacaciones!

¡Hasta la próxima!

 

Qué ver en Estambul en un día : 20 horas dan para mucho
5 (100%) 13 votes

13 pensamientos sobre “Qué ver en Estambul en un día : 20 horas dan para mucho

  1. Miguel Angel Otero Soliño (Planeta Estambul)

    Hola

    Soy Miguel Otero colega vuestro de Galiciatb y un apasionado de Estambul, de hecho tengo un blog exclusiva sobre esta ciudad https://planetaestambul.wordpress.com/ si volveis a visitarla escribirme y os doy recomendaciones.

    Deciros que la verdad para el poco tiempo que tuvisteis vuestra ruta es bastante completa evidentemente os faltan clásicos como la mezquita de Suleimán o las Cisternas Bizantinas, Ortaköy, Topkapi etc pero la verdad que no ha estado mal para que os hayais hecho una primera idea aunque Estambul es inabarcable y se necesitan meses para conocer solo algunos pedazos de la ciudad.

    Como comentarios deciros que la mezquita Nueva, que realmente no es nueva sino bastante antigua del siglo XVII pero como se construyó sobre otra preexistente se llamó así, se llama popularmente “Yeni camii” que en turco significa literalmente “mezquita nueva” (yeni = nuevo/a; camii= mezquita). Con todo el nombre oficial es “Yeni Valide Sultan Camii” Valide sultán es el título que recibía la madre del sultán o del heredero legítimo (sino se convertía en sultán por lo que fuera lo perdía) .

    No se pero no es la primera vez que leo lo de Yuni y realmente alguna fuente introdujo el error y ahí quedó, supongo porque apunto mal el nombre, de hecho hay mucha gente que cree que Yuni fue una persona a quien le dedicaron la mezquita. Os lo comento para que lo sepáis.

    Al respecto de la torre de galata no vale la pena subir, ya que como muy bien habéis hecho la vista es la misma del café konak y el mirador de Gálata es muy estrecho. Con todo Konak últimamente ha subido mucho los precios, antes no lo conocía tanto la gente, y lo tengo un poco vetado.

    Lo del timo del cambio es un habitual de los taxistas no eres el primero que caes en ello, se que no es un consuelo pero realmente en Turquía no es habitual a los turistas a excepción del colectivo de los taxistas que intentan timar incluso a los turcos, especialmente con los cambios. Yo y mi novia (que es turca) hemos tenido peloteras muy grandes al respecto, por darnos mal la vuelta aunque nunca nos han hecho el truco de los billetes, ni cuando he viajado solo. De todos modos cuando te vuelva a pasar, di que vas a hablar con la policia, es un timo tan habitual que la policia siempre te va a dar la razon si eres turista, así que si dudas del cambiazo busca a la policia en el aeropuerto hay siempre varios en la zona de taxis. En el momento que hagas esto el tio va a reaccionar y cerrara el asunto rápido y te devolverá el dinero. Saben que lo has pillado y cederá él y no querrán tener problemas con la policía.

    Normalmente por mi experiencia y salvo que haya un tráfico brutal, compensa siempre coger el bus (precio fijo y sin sorpresas y lo hay a cualquier hora desde Taksim) y tampoco compensa negociar precio con los taxistas. También decirte hubieras negociado el precio o no el taxista hubiera corrido igual, son así en Estambul.

    un abrazo

    1. Inês y Christian Autor

      Hola Miguel! Encantadxs de tenerte por aquí y siendo un apasionado de Estambul, todavía más! :D Espero que nos conozcamos en persona pronto ya sea por alguna quedada de GaliciaTB o porque coincidamos en algún sitio

      Muchas gracias por tu comentario y por la aclaración sobre la Mezquita Nueva! En algún sitio lo leímos mal y así se nos quedó en la mente. Lo hemos corregido y añadido una aclaración refiriendo a tu comentario y a tu blog ;)

      La verdad es que fue un día muy completo, nos salvó el baño turco porque los pies no nos daban para más. Fue un gran inicio de viaje y nos fuimos con muy buen sabor de boca de Estambul, con muchas ganas de volver para explorar más! Así que nada, en cuanto tengamos ocasión de ir, echaremos un ojo a tu blog y te preguntaremos

  2. kik

    Me paso EXACTAMENTE LO MISMO
    En Roma tome un taxi que salia 15 euros le pague con uno de 20 y dijo que le había dado uno de 5. El mismo día se me había caído el celular en otro taxi pero por suerte lo recupere

    1. Christian Oliveira

      Hola Kik! Desgraciadamente, los timos por parte de taxistas son habituales en prácticamente cualquier parte del mundo. Hay que andarse con ojo para intentar no caer, pero a veces es complicado.

      Por supuesto, también hay mucha gente buena y honrada, y aunque en Estambul tuvimos mala suerte, en otros sitios como por ejemplo Malasia nos trataron muy bien y hasta nos hicimos amigos de alguno y nos llevó a comer con él a un sitio local.

      ¡Muchas gracias por pasarte a comentar tu experiencia!

  3. ROSARIO

    Hola, hago un viaje a italia, y como voy por turkish tambien tengo una escala de unas 20 hrs en estambul, me pueden aconsejar donde hacer hotel? Quisiera tomar el tour gratis de la aerolinea por la ciudad, pero voy a necesitar una estadia ya que llego a la noche. Nose si seria mejor quedarme cerca del Aeropuerto Ataturk, o si es mejor quedarme en el centro, que dicen?

    Gracias!

    Ro.

    1. Christian Oliveira

      Hola Rosario!

      Qué bien, estas escalas molan mucho porque dan para conocer un poquito de la ciudad :)

      Yo creo que todo depende de a qué hora tengas el vuelo. Si lo tienes temprano por la mañana, creo que sería mejor cerca del aeropuerto. Si el vuelo es a una hora razonable y te da todavía tiempo a aprovechar la ciudad el mismo día, píllalo en el centro.

      Si te organizas bien puedes conocer bastante!

      Cualquier duda, nos dices

  4. Clara

    Hola: yo también antes de llegar a Roma tengo una escala de 22hs pero viajo con mis 3 hijos 8, 11 y 14 llegamos a las 22hs y salimos al otro día a las 20 hs por lo que creo que voy a solicitar el hotel que me ofrece Turkish y hacer la recorrida por mi cuenta. Que me recomiendan recorrer con mis pequeños?

    1. Christian Oliveira

      Hola Clara!

      Genial, seguro que podéis aprovechar esas horas para conocer un poco de Estambul. Te recomendamos los puntos que comentamos en este post, que son los principales. En general todos son aptos par hacer con niños, así que no tendrás problema.

      Saludos y disfrutad del viaje!

Deja un comentario