Itinerario de viaje a Filipinas de 20 días: Palawan, Malapascua, Bohol y Donsol

Filipinas es un destino ideal para amantes de la naturaleza, y sobre todo, de las playas y del buceo: en este país hemos disfrutado de las mejores playas del sudeste asiático, además de paisajes de los que quitan el hipo.

Nuestra intención era pasar dos meses recorriendo el país, pero los precios (era temporada alta en Febrero) y la falta de conexión estable a internet (que necesitamos para trabajar) nos hicieron acortar la estancia a 3 semanas.

Con lo cual os decimos, Filipinas es un paraíso para desconectar (con sus paisajes, sus playas de postal, las sonrisas de su gente) pero una pesadilla si necesitas trabajar (con WiFi estable, como nosotrxs).

Las aguas cristalinas en nuestro paseo en barco por Coron

Las aguas cristalinas en nuestro paseo en barco por Coron

Aquí te detallamos nuestro itinerario con un resumen muy corto de lo que hicimos en cada sitio. Si estáis organizando vuestro itinerario, tenéis que tener en cuenta que:

  • El transporte es leeeeeeeento (Puerto Princesa -> El Nido: 5h, El Nido -> Coron: 4h, Cebú -> Malapascua: 5h…). Con lo cual inviertes mucho tiempo en ir en van (el transporte más probable) de un punto a otro de una isla
  • Los vuelos internos sufren retrasos frecuentemente (reservadlos con suficientes horas de margen entre un transporte y otro por si algo va mal)

Mapa con nuestro itinerario

El orden fue: Manila -> Palawan -> Cebú -> Bohol -> Donsol

Lista de sitios visitados por día

  • Día 1: Llegamos a Manila desde Hanoi, por la mañana, y esperamos a nuestras acompañantes en este viaje (Romi, Meky y Marcia) en el hotel cercano al aeropuerto ya que llegarían por la tarde/noche. Desde el avión la dimensión de Manila impresiona, es enoooorme. Exploramos la zona aunque, como en casi todas las grandes ciudades, esta zona periférica cercana al aeropuerto no tiene demasiado interés. Vemos los primeros Jeepneys tan coloridos y típicos (los microbuses filipinos) y sentimos el caos que ya nos es tan familiar de las grandes ciudades del sudeste asiático. Dormimos en Manila.
  • Día 2: Volamos de Manila a Puerto Princesa temprano, y directamente nos vamos en Van hacia El Nido. Después de 5h en la van llegamos a este pueblo pequeño bastante turístico con una calle principal donde se encuentra la mayoría de alojamientos y restaurantes. Entramos en nuestro bungalow para lxs 5 con vistas al mar, chapuzones, atardecer con cervecita y dormimos en El Nido.
  • Día 3: Hacemos tour C (el de las playas) en El Nido. Al llegar al punto de encuentro en la playa para entrar en el barco nos asombramos con la cantidad de turistas (en su gran mayoría asiáticos) ¡Qué locura! Además el nuestro fue un tour ajetreado debido al gran oleaje (de verdad, hubo un par de momentos que parecía que íbamos a naufragar) pero nada que una comida buenísima cocinada a bordo y relax playero no compensara. Dormimos en El Nido.

    Vista de unas de las playas del Nido desde el barco (hicimos el tour C)

    Vista de unas de las playas del Nido desde el barco (hicimos el tour C)

  • Día 4: Nos vamos en barco de El Nido a Coron. Después de 4h en el ferry con bastante adrenalina (de verdad, el agua saltaba por encima del barco a veces con el choque con las olas), llegamos sanxs y salvxs a Coron y nada más llegar ya nos da mucho mejor rollo que el Nido. Pueblo encantador, con su mercado a orillas de mar y la tranquilidad que te esperas encontrar en un pueblo pesquero. Habíamos leído que se podía contratar directamente el barco para hacer tour por Coron en la boat station, sin pasar por agencias. Y después de la locura turística de El Nido y además al ser 5 personas, no lo dudamos. Fuimos a la boat station al atardecer y estuvimos viendo la puesta de sol y bebiendo una cerveza, viendo los barcos que iban llegando. De repente se bajaron de uno de los barcos un grupo de 7 personas muy felices, así que les preguntamos que qué tal y nos recomendaron mucho contratar el barco con Wilson, el capitán. Negociamos precio y nos dijo que estuviéramos a las 7h de la mañana del día siguiente. Después de una cena maravillosa y unas cuantas cervecitas, dormimos en Coron.
  • Día 5: Hacemos tour privado en Coron.  A las 7h fuimos al mercado con Wilson a comprar lo que queríamos comer ese día (langostinos, pescadito, pollo), unas cervecitas , agua y empezó el viaje en su barco. Wilson y su compañero nos prepararon la barbacoa a bordo y, con unas cervecitas, comimos en una playa paradisíaca. Durante el día marcamos nosotrxs la ruta, hicimos mucho snorkelling y disfrutamos de lo que para nosotrxs fue de lo mejor del viaje filipino: las lagunas de Coron. Dormimos en Coron después de probar nuestra primera tortilla en varios meses en el bar de un español que está viviendo allí (Hangover Bar).
    Inês disfrutando de las aguas cristalinas con en Kayangan Lake (Coron)

    Inês disfrutando de las aguas cristalinas en Kayangan Lake (Coron)

    La impresionante isla de Coron con sus lagos y mar cristalinos

    La impresionante isla de Coron con sus lagos y mar cristalinos

  • Día 6: Nos vamos en barco de Coron a El Nido.Otras 4 horitas de pura adrenalina. Dormimos en El Nido.
  • Día 7: Nos vamos en Van desde El Nido a San Vicente Población. Queríamos explorar lo menos turístico, el Palawan más rural, y aquí lo encontramos. Nos cruzamos con dos turistas más y ya. Una playa de 12 km de arena fina y blanca con un mar cristalino para nosotrxs solxs, niñxs jugando con nosotrxs al voleibol y una selva de palmeras a orillas del mar. Suena idílico, ¿verdad? Pues tiene un pero, y probablemente el motivo por el cual la playa estuviera tan desierta: nik nik. Este tipo de mosquito se encuentra mucho por esta zona (Long Beach de San Vicente) pero, según nos dijeron, por toda la isla de Palawan. Conclusión: ¡nos acribillaron! (a otro nivel, especialmente Inês y Márcia no tenían apenas piel sin picaduras). Estos mosquitos se encuentran en la arena y sobre todo al atardecer y días nublados así que ¡muuucho cuidado! Las picaduras son muy incómodas y tardan varias semanas en pasar… Nadie nos había avisado y una vez estando allí varios locales (y algún turista) nos alertaron sobre el tema. Así que, avisadxs quedáis: evitad atardeceres en la arena por aquí :) Dormimos en San Vicente Población (rascándonos mucho)

    Felices en Long Beach de San Vicente (Palawan). Aquí todavía no sabíamos de la existencia de los mosquitos nik nik en la arena… Nos estaban acribillando y nos daríamos cuenta esa misma noche cuando las picaduras nos empezaron a molestar…

  • Día 8: Hacemos tour A en barco en San Vicente Población. Otro barquito para lxs 5 solos y… ¡Vimos tortugas! (desde el barco, pero sí) Snorkelling en aguas impresionantes y más relax playero en playas de postal. Al volver a San Vicente, cenamos en el Peace and Love Resort que tiene una piscina con vistas impresionantes al mar que puedes usar al consumir algo ;) Varios daiquiris de mango después y un par de salidas al escenario con karaokes incluidos, dormimos en San Vicente Población.
    Viendo el atardecer desde la piscina del Peace and Love resort

    Chris viendo la puesta de sol desde la piscina del Peace and Love resort

    Una de las playitas que disfrutamos en el tour en barco por San Vicente

    Una de las playitas que disfrutamos en el tour en barco por San Vicente

  • Día 9: Nos vamos en Van a Puerto Princesa. Dos de nuestras acompañantes (Romi y Meky) vuelan a Manila para volver a casa. Nosotrxs volamos con Marcia a Cebú, para ir al día siguiente a Malapascua. Como llegamos tarde, dormimos en Cebú.
  • Día 10: Nos vamos en Van + Barco a Isla Malapascua. Otras 5h para llegar al paraíso. Una islita pequeña, con muy buen rollo, buenas playas, muchas escuelas de buceo y mucha música en directo. Estamos encantadxs.
  • Día 11: Marcia e Inês hacen buceo.¡Que maravilla! Además en Malapascua es de los pocos sitios del planeta donde puedes bucear con el tiburón zorro así que ¡si te gusta bucear, Malapascua no la puedes evitar! Dormimos en MalapascuaDía feliz de buceo en Malapascua
      Día feliz de buceo en Malapascua
  • Día 12: Vamos en barco + autobús a Cebú. 5h de trayecto y dormimos en Cebú.
  • Día 13: Marcia vuela a Manila para volver a casa. Nosotrxs vamos en barco de Cebú a Bohol (Tagbilarán), para ir a Panglao, paraíso para el buceo. Dormimos cerca de Alona Beach. No nos gustó nada y el poco alojamiento disponible estaba carísimo, así que decidimos cambiar de zona al día siguiente. Alona Beach es muy turística, muy llena y con poco encanto. Es difícil encontrar la esencia local por aquí. Lo único que disfrutamos fue del increíble atardecer.

    Atardecer en Alona Beach

    Atardecer en Alona Beach

  • Día 14: Nos cambiamos de alojamiento a Tagbilarán (donde se encuentra el puerto de Bohol).  Nos quedamos más lejos de las playas pero más cerca de lo local. Además encontramos habitación con vistas al mar por buen precio (dentro de lo que es Filipinas en temporada alta). Dormimos en Tagbilarán.
  • Día 15: Alquilamos moto y vamos a las famosas montañas Chocolate Hills y a conocer a los Tarsiers (o tarseros) en su santuario.  Dormimos en Tagbilarán.

    Nos saluda un tersier (o tarsero) en su santuario en Bohol. Son animales solitarios y nocturnos que no miden más que el puño de nuestra mano.

    Nos saluda un tersier (o tarsero) en su santuario en Bohol. Son animales solitarios y nocturnos que no miden más que el puño de nuestra mano.

  • Día 16: Volamos a Legazpi (con escala en Manila) y luego en Van a Donsol, para intentar ver al tiburón ballena. Aquí te pedimos por favor que ¡no vayas a Oslob a ver al tiburón ballena!: ¡las atrocidades que cometen allí solo pararán si dejamos de ir!   Dormimos en Donsol.
  • Día 17: primer intento fallido de ver al tiburón ballena. Relax, playa y piscineo. Dormimos en Donsol
  • Día 18: segundo intento fallido de ver al tiburón ballena. Más relax, playa y piscineo. Dormimos en Donsol.
  • Día 19: casi hacemos un tercer intento pero al final no, no nos da tiempo para coger el vuelo de esa tarde y nos vamos sin verlo. :( Seguro que nos querrá conocer en otro país o en nuestra próxima visita a Filipinas. Volamos a Manila y dormimos en Manila, cerca del aeropuerto.

    Esto fue lo más cerca que hemos estado del tiburón ballena :(

    Esto fue lo más cerca que hemos estado del tiburón ballena :(

  • Día 20: termina nuestro viaje y volamos de Manila a Singapur.

Nos ha gustado tanto este país y nos quedamos con tanta pena de no poder disfrutarlo más esta vez que Inês, amante de las rimas, le dedicó unas cuantas antes de marcharnos.

“Filipinas, nos has marcado un montón. No solo en la espalda, piernas y brazos, también en el corazón.

Nos llevamos las picaduras de tus mosquitos nik nik, como tatuajes filipinos del #randomtrip.
En tus aguas cristalinas y verdes montañas se unió familia a la aventura.
Pasamos por varios barcos, vans, triciclos y bungalows y tuvimos varios momentos de locura.


Desde el Nido a tu Coron, pasando por San Vicente y Malapascua. Chapuzón, chapuzón, chapuzón.

Tienes playas de postales, aunque eres una pesadilla para nómadas digitales.
Nos has obligado a desconectar y cerrar el portátil sin trabajar.
Te hubiéramos pedido un preaviso, pero tú eres más de random, de improviso.

No quisiste que nos hiciera bueno en Bohol y no nos presentaste al tiburón ballena en Donsol.


La idea era explorarte dos meses, pero tu internet sólo funcionaba a veces.

Así que acabaste por ser un paraíso para desconectar pero una pesadilla para trabajar.
Tus tasas constantes también dejan mucho que desear, a tal punto que en inglés tu nombre está a punto de cambiar…

(de Philippines a FEElippines).


Nos vamos con la certeza de que queremos volver. Pero ya si eso cuándo no tengamos nada que hacer.”  :)

Nuestras majísimas compañeras de la partida de voleibol en la playa, en Long Beach de San Vicente (Palawan)

Nuestras majísimas compañeras de la partida de voleibol en la playa, en Long Beach de San Vicente (Palawan)

¿Dudas? ¿Ayuda en tu itinerario de menos tiempo? ¡Coméntanos y te ayudamos!

Un pensamiento sobre “Itinerario de viaje a Filipinas de 20 días: Palawan, Malapascua, Bohol y Donsol

  1. Isabel

    Uff, los mosquitos esos son los famosos sandflyes o moscas de la arena o palometas. Pican de día y al rayo del sol. Son diminutos. El peligro es que transmiten la Leisshmaniasis, crónica y, en grados severos, letal. GRacias por la advertencia, una vez las picaduras me dieron una reacción alérgica y quedé como un chocló! Jajja.
    Me gusta tu blog. Gracias por la información!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR