La visita a La Pedrera (como es conocida la Casa Milà) es imprescindible para adentrarse en el universo del famoso arquitecto Antoni Gaudí en Barcelona. Es también como un original paseo por un bosque de piedra, colores y animales en pleno Passeig de Gràcia.

Pasear por este bosque gaudiano y contemplar las vistas de la ciudad desde su azotea es una visita bastante buscada así que lo ideal es que compres tu entrada lo antes posible en la web oficial. En esta guía te contamos todo lo que necesitas saber para organizar tu visita a La Pedrera/Casa Milà (tipos de entrada, horarios y descuentos) y curiosidades para que disfrutes y aprendas lo máximo posible en esta joya arquitectónica de Gaudí.

La impresionante Azotea de los Guerreros, posiblemente el elemento más reconocible de La Pedrera

Reserva tus entradas para visitar La Pedrera (Casa Milá) en la web oficial.

Por qué visitar La Pedrera (Casa Milà)

La Pedrera, como es conocido el edificio de la Casa Milà, fue la última obra civil de Gaudí antes de dedicarse en cuerpo y alma a la Sagrada Familia hasta su muerte. Es considerada, pues, su obra culminante ya que aquí concentró décadas de experiencia, técnicas, experimentos de ensayo y error y pudo sintetizar y aplicar (casi) todo lo aprendido. Es, por este motivo, considerada la obra más madura del arquitecto y la más depurada.

Maqueta de La Pedrera que se encuentra en la exposición en el Ático de la Ballena

La belleza, naturaleza y espiritualidad de La Pedrera no sólo hicieron que Gaudí tuviera una especial sensibilidad por esta obra donde plasmó su conocimiento, también supuso el triunfo de la línea curva y hay incluso quienes defiendan que con La Pedrera llegó la modernidad a Barcelona. Todo esto hizo que en 1984 la llevaran a ser considerada Patrimonio Mundial de la Unesco.

Por si estos motivos no fueran suficientes, que sepas que, según la comunidad científica, La Pedrera está considerada como uno de los edificios más bonitos del mundo por la proporción áurea entre sus formas y estructuras.

Uno de los dos patios interiores de La Pedrera

Y si eres fan de Star Wars, que sepas que se rumorea que La Pedrera inspiró a George Lucas en su famoso universo ficticio. Más específicamente, en la fotogénica Azotea de los Guerreros… Fíjate en las chimenas de la azotea y ahora piensa en los cascos de los stormtroopers ¿Ves las semejanzas?

Detalle de la Azotea de los Guerreros, o deberíamos decir ¿La Azotea de los Stormtroopers?

Reserva tus entradas para La Pedrera (Casa Milà) en la web oficial aquí

Tipos de entrada y descuentos en La Pedrera (Casa Milà)

Hay distintos tipos de entrada para visitar La Pedrera (Casa Milà) en Barcelona, la entrada para la visita diurna (La Pedrera Esencial) y las entradas especiales (como La Pedrera Night Experience, La Pedrera Sunrise o La Pedrera Oculta).

Entrada para la Visita Diurna:

  • La Pedrera Esencial (25€/persona): Con esta entrada podrás entrar a conocer el interior de La Pedrera sin colas en un recorrido por libre con una audioguía incluida (en 11 idiomas distintos) que te cuenta la historia y curiosidades de cada punto por el que vas pasando en la Casa Milà: el Patio de las Mariposas, la Azotea de los Guerreros, el Ático de la Ballena (Exposición Gaudí), el Piso de los Vecinos y el Patio de las Flores. Fue esta la entrada que elegimos en Randomtrip y la puedes comprar aquí. Además de no hacer colas, con esta entrada ahorras 3€ respecto a comprar la entrada en taquilla.

Actualmente esta entrada tiene un descuento de 50% para residentes en Cataluña (12,50€/persona). Esta entrada también tiene descuentos para menores de 13 años (12,50€/persona), residentes menores de 13 años (6€/persona), menores de 6 años (entrada gratuita), mayores de 65 años (19€), estudiantes (19€) y personas con diversidad funcional (19€). Te contamos todo el apartado Descuentos.

Compra tu entrada para La Pedrera aquí (25€) y ahórrate las colas

Vista de la Sagrada Familia desde la Azotea de los Guerreros. Compra tu entrada para La Pedrera Esencial en la páginal web oficial

Entradas Especiales:

  • La Pedrera Night Experience (38€/persona): esta entrada incluye una visita guiada nocturna por La Pedrera (el piso de los vecinos no se incluye en este recorrido) en español, catalán e inglés que culmina con un espectáculo visual de múltiples proyecciones y una copa de cava en la Azotea de los Guerreros y dulces en el patio de las Mariposas. Horarios: de 21:00h a 23:o0h siendo el último acceso a las 23:00h.

Actualmente esta entrada tiene un descuento de 40% para residentes en Cataluña (22€/persona). Esta entrada también tiene descuentos para menores de 13 años (19€/persona), residentes menores de 13 años (11€/persona), menores de 6 años (entrada gratuita). Te contamos todo el apartado Descuentos.

Ático de la Ballena en La Pedrera
  • La Pedrera Sunrise (39€/persona): si quieres conocer La Pedrera antes que nadie, con muy pocas personas y con la primera luz de la mañana en la Azotea, con esta entrada podrás entrar a las 08:00h de la mañana (antes de abrir puertas) para hacer una visita guiada en inglés. Horarios: entrada a las 08:00h
  • La Pedrera Oculta (30€/persona): Si no es tu primera vez en La Pedrera, con esta entrada podrás acceder a espacios que normalmente no están abiertos al público como el antiguo aparcamiento del sótano o fachada posterior en una visita guiada en catalán o castellano. Es una visita diferente donde el/la guía contará anécdotas y curiosidades que no se cuentan en el recorrido habitual. Horarios: sábados a las 12:15h en catalán y domingos a las 12:15h en castellano.
  • La Pedrera Virtual Experience (15€/persona): Al igual que La Pedrera Oculta, esta entrada está pensada para quienes no pisamos La Pedrera por primera vez ya que sirve para acceder apenas al entresuelo del edificio con unas gafas de realidad mixta (no incluye la visita del resto de La Pedrera) en las que, a través de hologramas y una experiencia virtual inmersiva, nos contarán aspectos de la inspiración de Gaudí e historias de la Casa Milà. No apta para menores de 10 años. Duración: 40 minutos. Horarios: de 09:00h a 18:30h.
  • La Pedrera Open Date (38€/persona): con esta entrada básicamente podrás entrar en La Pedrera el día y la hora que quieras sin previo aviso y sin colas (tienes hasta 6 meses a partir de la fecha de compra). Estos 13€ extra respecto a la entrada de La Pedrera Esencial (25€/persona) te proporcionarán libertad a la hora de ir cuando quieras decidiendo en el último momento en vez de comprar para una fecha y hora específica pero el recorrido y lo que está incluido es lo mismo. Horarios: de 9:00h a 20:30h siendo el último acceso a las 19:00h.
  • La Pedrera Completa (35€/persona): esta entrada combina La Pedrera Esencial (25€/persona)+ La Pedrera Virtual Experience (15€/persona) siendo que, además del recorrido por la casa incluido en el Esencial, podrás acceder al entresuelo para disfrutar de la experiencia inmersiva con gafas de realidad mixta. Con la compra de esta entrada te ahorras 5€ respecto a comprar las otras dos. No apta para menores de 10 años. Horarios: de 9:00h a 20:30h siendo el último acceso a las 19:00h.
  • La Pedrera Esencial & Night Experience (45€/persona): con esta entrada podrás conocer la Casa Milà de día y de noche ya que combina el recorrido de La Pedrera Esencial (25€/persona) de día y el espectáculo visual de La Pedrera Night Experience (con su copa de cava y dulces), de noche. Horarios: de 9:00h a 20:00h de día (última entrada a las 19:00h) para la visita de día y de 21:00h a 23:00h para la visita de noche.
  • La Pedrera & Recinto Modernista de Sant Pau (32€/persona): Entrada combinada para conocer dos obras de dos de los más importantes arquitectos modernistas catalanes, La Pedrera de Antoni Gaudí (a través del recorrido de La Pedrera Esencial) y el recinto Modernista de Sant Pau de Lluís Domènech i Montaner, ambas Patrimonio Mundial de la Unesco. Horarios: de 9:00h a 20:30h (última entrada a las 19:00h)
Detalle de la barandilla en hierro forjado recordando a algas marinas, en el balcón de La Pedrera

Descuentos en las entradas de La Pedrera-Casa Milà

  • 50% de descuento para Residentes en Cataluña para la entrada La Pedrera Esencial: actualmente La Pedrera está con una promoción apenas para residentes en Cataluña (promoción también válida para las entradas para menores de 13 años). Para obtener el descuento, lo único que tendrás que hacer es seleccionar el día y la hora a la que deseas hacer la visita, elegir el nº de personas «Residente en Cataluña» o «Residente Cataluña menor de 13 años» y no olvides de llevar acreditación que compruebe tu residencia al entrar en La Pedrera
  • 40% de descuento para Residentes en Cataluña para la entrada La Pedrera Night Experience (promoción también válida para las entradas para menores de 13 años). Para obtener el descuento, lo único que tendrás que hacer es seleccionar el día y la hora a la que deseas hacer la visita, elegir el nº de personas » Residente en Cataluña» o «Residente Cataluña menor de 13 años» y no olvides de llevar acreditación que lo compruebe al entrar en La Pedrera
  • 10% de Descuento entre las 18:00h y las 19:00h para cualquier entrada desde que sea la entrada General (no válida para residentes ni menores): la web oficial de La Pedrera pone todos los días 250 entradas con descuento para visitas entre las 18h y las 19h de la tarde. Para que te emplee el descuento, usa el código de descuento LAPEDRERA10 en la sección: «¿Tienes una promoción?», que encontrarás al final. Si no ves el descuento es que ya no quedan entradas bonificadas, ¡prueba otro día!:
  • Menores de 7 años: Entrada Gratuita
  • Compra online de entradas: 3 € menos que en taquilla ya que en taquilla te cobrarán un extra de 3€ en concepto de «gestión». Te recomendamos comprar siempre tu entrada online en la web oficial
Inês y la Sagrada Familia al fondo, en la Azotea de los Guerreros

Entrar en La Pedrera (Casa Milà) gratis

Lamentablemente, para personas mayores de 7 años, no es posible entrar en La Pedrera de forma gratuita, por que lo único que podrás apreciar de forma gratuita es su impresionante fachada en Passeig de Gràcia, 92.

La impresionante fachada de La Pedrera en Passeig de Gràcia 92

Eventos Especiales y Exposiciones en La Pedrera (Casa Milà): Talents Jazz, Navidad y variada oferta cultural

Cada verano la Azotea de los Guerreros cuenta con una banda sonora muy especial en noches calurosas debido al «Talents Jazz a La Pedrera«, un ciclo de programación de conciertos de jazz y música moderna. Son más de una veintena de conciertos en directo con vistas a la ciudad que tienen lugar entre principios de Junio y mediados de Agosto, todos los jueves y viernes a las 20:00h. Si visitas la ciudad en verano y quieres saber quién pondrá la banda sonora a algunas noches en la azotea de La Pedrera, entra aquí para ver la programación y comprar tu entrada si te interesa alguno de los conciertos durante tu visita a la ciudad.

¿Te imaginas escuchar jazz en esta azotea?

Durante las Navidades, La Pedrera (Casa Milà) pone a la disposición de familias con peques un taller especial llamado «Una Navidad de Postal«. El taller consiste en crear una postal navideña lo más gaudiana posible, donde se juega aprendiendo. Tiene lugar entre los días 2 y 30 de Diciembre, a las 10:00h de la mañana y la edad recomendada es para peques entre los 5 y los 10 años. Más info y compra de entradas aquí.

Además de conciertos en la azotea y el taller familiar navideño, La Pedrera cuenta con bastantes actividades en su Centro Cultural (el edificio acoge la sede de la Fundación Catalunya La Pedrera que destina los ingresos de las entradas a fines sociales y culturales) pensadas para la gente más peque (distintos talleres familiares) y no tan peque como una variada oferta de exposiciones. Lo ideal es que consultes la agenda de actividades por fechas aquí.

Detalle del ático en la maqueta de La Pedrera

RandomTip: Compra siempre tus entradas online. Además de que garantizas que tienes entrada (no siempre es así si la quieres comprar allí mismo, sobre todo en temporada alta), te ahorras la cola y, lo más importante, ¡ahorras dinero! Si compras tus entradas en taquilla en La Pedrera, tendrás un extra de 3€ en concepto de «gestión». Esto es válido para la La Pedrera (Casa Milà) y para la mayoría de atracciones en Barcelona así que ya sabes, compra online, en la web oficial y con la mayor antelación posible.

Horarios de visita a La Pedrera (Casa Milà)

La Pedrera (Casa Milà) abre todos os días del año de 9:00h a 20:00h, siendo el último acceso de la entrada a La Pedrera Esencial a las 19:00h, excepto si compras la entrada para La Pedrera Night Experience (entradas de 21:00h a 23:00h) o para La Pedrera Sunrise (entrada a las 08:00h). La duración de la visita es de 1:30 h aproximadamente.

Ático de la Ballena

Cómo llegar a La Pedrera (Casa Milà)

Barcelona es una ciudad en la que es muy fácil moverse por el centro caminando o en transporte público y estando La Pedrera en una de sus arterias principales, Passeig de Gràcia, es muy fácil llegar hasta ella. De hecho se encuentra caminando apenas a 15 minutos de la céntrica Plaça Catalunya.

  • Metro: La parada de metro que se encuentra a dos minutos caminando de La Pedrera (Casa Milà) es la estación Diagonal y podrás llegar a ella a través de las líneas de metro L3 y L5.
  • Autobús: Si prefieres llegar en autobús, también tienes varias opciones dependiendo de dónde vengas. Las líneas de autobús con parada en Passeig de Gràcia 104 son las V15, V17, H10, H8, 7, 22, 24, 6, 33, 34.
  • Tren: Si prefieres viajar en tren (o la estación de tren es la que pilla más cerca del alojamiento) que sepas que la estación Passeig de Gràcia está conectada con el servicio de Rodalies (cercanías de Renfe) y se encuentra a 6 minutos caminando de La Pedrera (Casa Milà). Si, por otra parte, viajas en FCG (Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya), lo ideal es que salgas en la estación Provença y caminar 5 minutos (400 metros) hasta La Pedrera (Casa Milà).
  • Barcelona Bus Turístico Hop on Hop Off: Si has comprado el Barcelona Bus Turístico Hop on Hop Off de Barcelona, que sepas que pasa por aquí tanto la línea roja como la línea azul y la parada en la que debes bajar es la de La Pedrera. Compra aquí tus tickets para el bus turístico
Passeig de Gràcia desde la Azotea de los Guerreros

Cómo es la Visita a La Pedrera (Casa Milà)

Si compras tus entradas online (algo que te recomendamos ya que si las compras en taquilla tendrás que pagar 3€ más por entrada), las recibirás por email y podrás mostrarlas directamente desde tu móvil para entrar. Al comprar las entradas, tendrás que elegir fecha y hora, y es importante que estés allí a la hora elegida (hay 15 minutos de tolerancia), ya que de lo contrario no se garantiza el acceso. La visita dura más o menos 1h30, y a continuación te la detallamos.

Ojo, a partir de este punto empieza el recorrido de La Pedrera narrado por Randomtrip así que si no quieres spoilers del interior de la Casa Milà y lo que verás en el recorrido, salta directamente para el punto Dónde Dormir o, por si te entra el hambre, Dónde Comer cerca de La Pedrera donde te recomendamos algunos de los sitios cerca caminando que probamos por ahí y nos encantaron

Increíble la azotea y sus vistas

Breve Historia de La Pedrera (Casa Milà)

La pareja formada por Roser Segimon (conocida como doña Rosario, empresaria y heredera de una fortuna de su primer matrimonio con Josep Guardiola) y Pere Milà (abogado, industrial, diputado por el Partido Conservador y posterior apoyante de Primo de Rivera) era parte de la burguesía catalana aunque él, Milà, «tenía más pedigrí que dinero» tal como se menciona en la página web oficial de La Pedrera. En 1905 se casan y compran (bueno, compra ella con su fortuna), un terreno en el número 92 del prestigiado Passeig de Gràcia con una torre y un jardín de 1835 m2. Su idea era construir un edificio donde vivir en la planta principal y alquilar las demás plantas, una prática habitual en la burguesía de la época que tambén vimos, por ejemplo, en la Casa Batlló. Como curiosidad contarte que el edificio, aunque lleve el apellido de Pere Milà (Casa Milà), siempre fue propiedad de Roser Segimon.

Fotografias de La Pedrera

El matrimonio decidió encargar el proyecto a uno de los arquitectos de moda con el que ostentar su edificio, Antoni Gaudí, que en esta época ya se había consagrado como un arquitecto de renombre y estilo propio (de hecho la increíble Casa Batlló, una de las obras arquitectónicas que más nos gustan de Gaudí, se terminó de construir precisamente en el mismo año que empezó la construcción de esta). La Casa Milà (La Pedrera) se empezó a construir en 1906 y terminó en 1912 con bastantes turbulencias entre medias tanto a nivel de financiación como a nivel legal que la hizo estar constantemente envuelta en polémica.

Azotea de los Guerreros desde el pasillo de La Pedrera

Parece ser que con La Pedrera pasó aquello que nos pasa a la mayoría de personas que en algún momento nos toca hacer obras en casa: la obra se pasó de tiempo estimado y del presupuesto inicial… Además de los cambios del arquitecto Gaudí para el edificio respecto al proyecto original, resulta que La Pedrera tampoco respetaba las ordenanzas municipales como, por ejemplo, que uno de los pilares de la fachada ocuparan parte de la acera del Passeig de Gràcia. Esto condujo a una denuncia del ayuntamiento y que el matrimonio Segimon-Milà tuviera dos opciones: o derribar la azotea y el desván o pagar una multa de 100.000 pesetas para legalizar la obra. El matrimonio llevó a Gaudí a juicio y, teniendo en cuenta que en 1909 la Comisión del Eixample certificó que el edificio tenía carácter monumental y no tenía que ajustarse estrictamente a los reglamentos, los tribunales le dieron la razón a Gaudí, teniendo el matrimonio que hipotecar la Casa Milà para pagar al arquitecto con 105.000 pesetas (que, por cierto, donó a un convento de monjas).

La impresionante azotea de los guerreros de La Pedrera

En 1910 Gaudí dio por finalizada la obra del piso principal y en 1911 el matrimonio Milà-Seguiman obtuvo el permiso del Ayuntamiento para habitarlo así que se mudó, aunque el resto del edificio siguiera en obras. En el año siguiente, en 1912, Gaudí certificó el final de las obras, más de 300m2 con la zona noble y la zona de servicio, pero al parecer no terminó el edificio como él quería. Por ejemplo, entre las varias discrepancias que tuvo con el matrimonio Milà-Seguiman, una era la de que Gaudí queria incluir una gran escultura de la Virgen María en lo alto del edificio y el matrimonio no estuvo de acuerdo (o no podía financiarlo).

Desde entonces la Casa Milà alojó, por un lado a la familia Milà-Seguiman en la planta principal y, en las demás plantas, a varios huéspedes ilustres (¡como un príncipe y su séquito!), un par de hoteles, la sede de un consulado, despachos de empresas, tiendas (la primera tienda fue una sastrería en 1929) e ¡incluso un bingo!

El piso de los vecinos en la cuarta planta de La Pedrera

Durante la guerra civil (1936-1939), el matrimonio Milà-Seguiman huyó de la Casa Milà y la Casa fue confiscada por el Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC). Tras finalizar la guerra, el matrimonio regresó pero vendió el edificio unos años después, en 1946, a la Inmobiliaria Provenza, aunque siguió viviendo en el piso prinicipal hasta su muerte, Pere Milà en 1955 y Roser Segimon en 1964.

La Casa Milà fue declarada Monumento Histórico-Artístico de Carácter Nacional en 1969, y en 1984 la Unesco la incluyó dentro del Lugar Patrimonio de la Humanidad «Obras de Antoni Gaudí», junto con el Palacio Güell, el parque Güell y la cripta de la Colonia Güell, uno de los primeros lugares de la era industrial en entrar en la lista de los sitios más excepcionales del mundo.

La Sagrada Familia y la Torre Glories desde La Pedrera

En 1986 Caixa Catalunya compró el edificio a la Inmobiliaria Provenza y al año siguiente empezaron las obras de restauración que finalizaron en 1996. En 2013 se creó la Fundación Catalunya La Pedrera cuyo edificio es la sede y destina los ingresos de sus entradas a proyectos sociales, ambientales, educativos y culturales.

Como curiosidad, decirte que actualmente La Pedrera (Casa Milá), además de ser la sede de la Fundación y su centro cultural con distintas exposiciones, de estar abierta al turismo para visitas diurnas y nocturnas y de tener en alquiler espacios como tiendas en la planta baja y algunos despachos, sigue siendo ¡la vivienda de tres inquilinos! Sí, todavía hay viviendas de alquiler residencial en La Pedrera con personas que viven allí desde hace más de setenta años. ¿Te imaginas conocer a alguien que te invite a comer en su casa y de repente estás en Passeig de Gràcia 92? Molt fort!

¿Quién vive ahí?

Si te gustó la historia de la Casa Milà y quieres profundizar más en el tema, puedes ver esta cronología y, mejor todavía, en la página web La Pedrera Inédita podrás encontrar un montón de documentos y relatos de más de 100 años de historia del edificio.

Compra tu entrada para La Pedrera aquí, en la web oficial

¿Por qué se llama La Pedrera a la Casa Milà?

El apodo de “La Pedrera” (que significa cantera en catalán) viene por su impactante fachada (y balcones) de piedra. Aunque en Randomtrip lo que más nos rechistó fue el hecho de que se llame Casa Milà teniendo en cuenta que su proprietaria siempre fue Roser Segimon y no Pere Milà, desde la compra del terreno en 1905 hasta su venta a la Inmobiliaria Provenza en 1946, así que creemos que tiene mucho más sentido que se llame Casa Segimon o Casa Roser. En nuestra opinión, la Fundación Catalunya La Pedrera todavía va a tiempo de reparar esta decisión históricamente machista.

La fachada de La Pedrera (Casa Milà)

Gaudí quiso traer el mar al barrio de L’Eixample barcelonés y para ello creó la fachada del edificio (bueno, realmente si te fijas son tres fachadas que parecen una), con 6000 bloques de piedra trabajados de forma ondulada que recuerdan a las olas del mar. En total son 150 ventanales y 32 barandillas de hierro forjado, todos con formas distintas para adaptarse a la peculiar orografía de la fachada y con piezas de escultura abstracta que nos transportan a elementos de la naturaleza, en este caso quizás a un mundo marino cubierto de algas arrastradas por las imponentes olas del mar.

La fachada de La Pedrera o las olas del mar rompiendo por el cuadriculado barrio de L’Eixample

Para diseñar una fachada tan original, Gaudí tuvo que idear una solución que pasó por que la fachada actuara como un recubrimiento exterior unido a la estructura interior (mediante tirantes de hierro) y no como la típica función de carga del edificio. Es decir, la fachada se aguanta por si sola con una estructura independiente unida al edificio con vigas de hierro empotradas en la piedra. Molt fort, no? De hecho, el esqueleto interior de La Pedrera no tiene paredes maestras para que el arquitecto pudiera moldearlo, ¡no hay ni un solo muro de carga en todo el edificio, todo espacios abiertos en un entramado de vigas y columnas! Una solución creativa de Gaudí que acabó por ser un antecedente a las soluciones empleadas por el padre de la arquitectura moderna, el arquitecto suizo Le Corbusier.

Maqueta de la fachada de La Pedrera en el pasillo del desván de La Pedrera

En la barandilla de piedra de la fachada podemos leer la inscripción «Ave – Gratia – M – Plena –Dominus – Tecum”: Ave Maria, Gratia Plena Dominus Tecum significa Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo y fueron, según el Evangelio, las palabras que el arcángel Gabriel dijo a María en el momento de la Anunciación y Inmaculada Concepción. En lugar de María, Gaudí optó por poner una M y le añadió una rosa en homenaje al nombre de la propietaria de la Casa, Roser (Rosario). Esta y otro tipo de histórias interesantes son las que aprederás en la visita con la entrada a La Pedrera Oculta.

Un mar ondulado entre un barrio cuadriculado

Cuando visitamos La Pedrera estaba transcurriendo una exposición del artista catalán Jaume Plensa (Barcelona, 1955) llamada «Jaume Plensa. Poesía del Silencio» que contaba con más de 100 piezas del artista plástico entre las cuales la pieza «Flora», en pleno Passeig de Gràcia, en frente a la fachada de La Pedrera. Puedes leer más sobre el artista plástico y esta exposición aquí.

El Piso de los Vecinos de la Casa Milà (La Pedrera)

La Pedrera tiene seis plantas, un sótano con garaje, un desván y la famosa azotea, probablemente su elemento más reconocible junto con su fachada. Como curiosidad, contarte que La Pedrera fue la primera casa de Passeig de Gràcia con parking subterráneo para los carruajes.

Cada una de estas seis plantas cuenta con cuatro apartamentos construidos en torno a los dos patios interiores (El Patio de las Mariposas y el Patio de las Flores) y cada apartamento con un pasillo para acceder y articular las varias estancias. Es precisamente uno de estos apartamentos, en la cuarta planta del edificio, que conocerás en la visita al interior de La Pedrera, el piso que recrea el cotidiano de uno de los ilustres vecinos de la familia Milà-Seguimon. Como os comentamos antes, era muy común en esta época que la burguesía viviera en la planta principal de un edificio y alquilara las demás plantas. Lo vimos en la Pedrera y también en nuestra visita a la Casa Batlló (aunque en ese caso sí que pudimos entrar en el piso de la familia Batlló con la entrada Gold). Si tienes curiosidad o consideras conocer también esta joya arquitectónica de Gaudí, que sepas que también se encuentra en el Passeig de Gràcia y en este enlace te contamos nuestra experiencia en la Casa Batlló.

En la visita al piso de la Casa Milà que nos traslada a la vida cotidiana de una familia burguesa barcelonesa de principio del siglo XX conocemos primero la habitación de los peques de la casa que dormían junto a la habitación de la señora que los cuidaba. Tanto el suelo como los arrimaderos son de mármol que es el material empleado en toda esta zona de la casa.

La cocina del piso está dividida en dos ambientes con puertas correderas: de un lado la cocina propiamente dicha y del otro la zona donde comía el servicio.

Después la visita pasa por el despacho que nos ayuda a intuir que efectivamente no cualquier persona podría alquilar uno de los pisos de La Pedrera y compartir edificio con los Milà-Seguimon. En este despacho se encuentra un retrato del «vecino» de, nada más y nada menos, el célebre pintor catalán modernista Ramón Casas.

El comedor es la zona más noble del piso con mobiliario de estilo imperio e isabelino que convive con muebles modernistas. Del mobiliario de la Casa Milà te hablamos un poco más abajo en el apartado Los Muebles en La Pedrera. También encontrarás obras de arte y piezas de la última tendencia de la época, todo objetos originales que nos ayudan a entrar en este viaje al pasado.

El parquet del comedor tiene continuidad con el del cuarto de estar. A pesar de que sean estancias distintas, las puertas correderas usadas por Gaudí dan la sensación de un espacio diáfano.

En el Recibidor podemos ver un ventanillo en la puerta principal que permitía ver quién llamaba sin abrir a la vez que permitía dejar la correspondencia.

Compra tu entrada a La Pedrera en la página web oficial.

Los muebles en La Pedrera (Casa Milá)

El mobiliario de Casa Milà era acorde a las formas y las líneas de la Casa, inspirado en la naturaleza, pero siempre ergonómico y funcional, o no sería ideado por Gaudí. Para crear un pomo de puerta, por ejemplo, Gaudí cojía un trozo de arcilla o de yeso y lo presaba con la mano para que el resultado fuera la forma más natural (y funcional) del abrir una puerta, a la par que original y distinta a todos los demás pomos.

Pero con el tiempo Gaudí apostó cada vez más por la simplicidad, lo que se puede ver, por ejemplo, en el mobiliario que creó para la Casa Calvet o Casa Batlló donde los muebles más antiguos tienen más motivos decorativos y los más recientes son más estilizados.

La iluminación y la ventilación en La Pedrera (Casa Milà): innovaciones eficientes de Gaudí

Desde los ventanales del piso de los vecinos de la Casa Milà (en el comedor podemos contemplar el ajetreado Passeig de Gràcia entre las barandillas de hierro forjado del balcón) y las puertas de cristal para que entrara la luz natural al diseño de los patios nos damos cuenta de que nada es dejado al azar en las obras de Gaudí, y la preocupación del arquitecto en que la belleza siempre esté unida a la funcionalidad.

Los ventanales en las obras de Gaudí tienen un sistema de persianas muy moderno que asegura iluminación y ventilación óptimas. Tal y como ya habíamos visto en la Casa Batlló, también en La Pedrera todas las estancias son luminosas en torno a los patios interiores porque tanto la iluminación como la ventilación son prioridades en la obra de Gaudí.

El diseño de los dos patios centrales también influyó ya que es por ahí donde entra la mayor parte del aire así que los patios ayudan a conservar el calor en invierno y a ventilar en verano. Te contamos más sobre los patios de la Casa Milà en los apartado siguientes sobre el Patio de las Mariposas y el Patio de las Flores.

El Patio de las Mariposas (o el Patio de la calle Provenza)

El Patio de las Mariposas es uno de los dos patios interiores creados por Gaudí en torno a los que se estructura La Pedrera. Tal como te contamos antes, la iluminación y la ventilación eran prioritarias en las creaciones del arquitecto y los patios fueron diseñados para que la luz penetrara en el patio con intensidad y que la ventilación fuera óptima con la entrada del aire.

En este Patio de las Mariposas destaca una de las dos escaleras que permitían a la familia Milà-Seguimon acceder a su vivienda situada en el piso principal, aunque tanto la familia propietaria del edificio como los demás inquilinos usaban el ascensor para llegar a su casa, ya que había un par de ellos, algo novedoso para la época. Esta escalinata, como todos los elementos que nos remiten a un universo natural de la Casa Milà, nos recuerda a una gran raíz trepando por el edificio y tapada por un ala de insecto. Además, el portal en forma mariposa (y que da el nombre al patio) es una declaración de intenciones del arquitecto: quien lo cruce deja atrás la realidad tal y como la conoce y entra en un mundo natural fantástico de colores vivos y de luz intensa.

La luz siempre ha sido protagonista en las obras de Gaudí y en ellas siempre usó diferentes técnicas para usarla como materia prima de un mundo cambiante: la naturaleza se transforma en color en los techos y paredes del Patio de las Mariposas gracias a la luz. Tal y como nos contaron el la visita a La Pedrera: «los colores trepan como la hiedra por la fachada del patio buscando la luz del cielo, como si nos encontráramos en el claro de un bosque y las columnas son los árboles que lo rodean«.

Patio de las Flores (o el Patio del Passeig de Gràcia)

El Patio de las Flores, al que se acede por una gran puerta translucida desde Passeig de Gràcia, era donde antes accedían los carruajes y, posteriormente, los coches (recuerda que La Pedrera fue la primera casa de Passeig de Gràcia con parking subterráneo, al que se accedía por una rampa desde este patio), Gaudí siempre en la vanguardia de las innovaciones.

Los murales coloridos del patio con motivos florales y las centenas de flores que se asoman en el techo de la escalera le dan el nombre y la raíz, perdón, la escalera monumental era la otra escalera que el matrimonio Milà-Seguimán podía usar para acceder a su vivienda aunque en aquella época realmente sólo la usaban cuando eran anfitriones de alguna fiesta ya que normalmente subían en ascensor.

El interior del ascensor, revestido de madera, tiene una particularidad: cuenta con un banco para sentarse ya que para llegar a los pisos superiores se tardaban varios minutos.

El Ático de la Ballena (el Pasillo del Desván) y la Exposición de Gaudí

Aunque ahora los áticos y las azoteas sean lo más codiciado y tengan mucho glamour, no siempre ha sido así. En el siglo pasado los áticos estaban mayoritariamente dedicados a las labores domésticas de una casa y destinados al servicio. La Casa Milà no era excepción y en este impresionante ático era donde las personas que trabajaban en La Pedrera hacían la colada de la familia Milà-Seguimon y demás inquilinos, donde tendían la ropa y, además, donde se encontraba la maquinaria de ambos ascensores.

Además de estas funciones para el servicio doméstico y «casa de los ascensores», el ático funcionaba tambien como cámara aislante del edificio. Fue de nuestras estancias favoritas de la visita y es que su fisionomía cuenta con 273 arcos catenarios de ladrillo como si de un costillar de una enorme ballena se tratara, remetiéndonos una vez más a un mundo natural.

En la exposición de Gaudí que se encuentra en el pasillo del desván aprendimos más sobre el famoso arco catenario, una estructura fundamental y una de las innovaciones arquitectónicas más destacables de la obra de Antoni Gaudi que te detallaremos a continuación.

Para Gaudí los edificios debían contar con doble cubierta tal y como las grandes personalidades del inicio del siglo que también contaban con sombrero y sombrilla siendo que en este caso, el pasillo del desván funcionaba como una especie de sombrero del edificio y la azotea, de sombrilla.

En la misma exposición de Gaudí podemos contemplar varias maquetas. La Maqueta del Sótano y de los Arcos nos explica que Gaudí, con la idea del vientre de ballena, ordenó construir 273 arcos catenarios de ladrillo mixto, todos de distintas alturas, que se conectan a través de un nervio en la parte superior creando una gran osamenta.

Maqueta del conjunto de arcos catenarios que configuran el desván y soportan la azotea de La Pedrera

También podemos ver la Maqueta usó para el primer garaje para carruajes y automoviles en un edifico residencial en la que básicamente usó una estructura metálica similar a la de una rueda de bicicleta sustentada por columnas de hierro sobre las que se apoya el hierro forjado del patio superior.

Maqueta para el primer garaje para carruajes y automoviles en un edificio residencial

Y la maqueta que nos pareció más interesante e imprescindible para comprender cómo surgió la innovación gaudiana del arco catenario: la Maqueta estéreo-funicular. Esta maqueta nos ayudó a comprender el método de trabajo del arquitecto a la hora de proyectar la estructura y la forma de un edificio. El nombre de maqueta «estereo-funicular» viene de funis (cuerda en latín) y es que el método de Gaudí consistía en dibujar la planta del edificio en un tablero, después clavar el tablero en el techo y colgar cadenas o cordeles de distintas longitudes para formar arcos, creando así, el arco catenario. De esta manera Gaudí sabía qué forma tenía que tener cada arco porque empleaba la curva que formaba una cadena suspendida entre dos puntos y a esa cadena le colgaba varios saquitos de arena que actuaban como carga (equivalentes a las que tendría que soportar el arco una vez construido). Finalmente, invertía la perspectiva del tablero mediante un espejo que colocaba debajo del tablero con los arcos de cordeles o cadenas. ¿Brillante, no? Pues aunque en su época sus métodos fueran polémicos y contestados por algunos, según leímos en la exposición todos los estudios modernos han dado la razón a Gaudí ya que aunque la técnica pudiera parecer artesanal, las fórmulas correspondían a fórmulas y cálculos matemáticos exactos, tan perfectos como una obra de la naturaleza, su mayor inspiración.

Una Maqueta estéreo-funicular en el desván de La Pedrera: imprescindible para comprender una de las innovaciones más destacables de Gaudí, el arco catenario.

La noción arquitectónica de Gaudí no consistía en copiar y representar animales y plantas tal cual como los que existen sino, tal como escuchamos en la visita «adentrarse en el alma del mundo y las cosas. En sus creaciones, replicaba las formas naturales porque en ellas hallaba una gran harmonía geométrica, sí, pero contando siempre también con las soluciones técnicas y mecánicas más perfectas.«

En definitiva, la visita al desván de la Casa Milá nos pareció de lo más interesante y merece la pena que te detengas con atención ante toda la información que proporciona la audioguía.

Reserva y compra aquí tu entrada oficial para la Pedrera (Casa Milà) y aprende sobre el universo de Gaudí.

La Azotea de los Guerreros

La azotea es, probablemente, el elemento más reconocible de La Pedrera y, según nos contaron en la visita, también de los lugares más especiales de la Casa Milà para Gaudí. Además de las vistas sobrecogedoras 360º de la ciudad de Barcelona y, muy especialmente, de la Sagrada Familia (obra a la que Gaudí se dedicaría de cuerpo y alma hasta su muerte), es un lugar arquitectónicamente muy especial.

Según nos contaron en la visita guiada, Gaudí imagina esta sombrilla del edificio, es decir, la azotea, como la parte superior de una «gran roca moldeada por fuerzas telúricas: el aire, el fuego, la tierra y el agua».

El elemento que más destaca son las chimeneas o, mejor dicho, los guerreros que dan el nombre a la azotea y funcionan como guardianes del edificio. Si eres Randomtripper fan de la saga de Star Wars, seguramente te has fijado en las semejanzas entre estos guerreros y los cascos de los stormtroopers. Pues resulta que cualquier similitud no es pura coincidencia y que, al parecer, George Lucas se inspiró en la azotea de Gaudí al crear su universo fictício, más específicamente, al crear estos personajes tan importantes en la trama.

A la izquierda, foto de Randomtrip de los guerreros (chimeneas) en la Azotea de La Pedrera. A la derecha, foto de StarWars.com de dos Stormtroopers (soldados imperiales) de la saga Star Wars

Sólo que en este caso tanto los guerreros (conductos de ventilación) como los badalots (las seis cajas de escalera con cruces en la parte superior que contienen los escalones que llevan al desván) no están cubiertos con el lado oscuro de la fuerza sino más bien trencadis, la famosa técnica decorativa de Gaudí.

El Trencadis es una de las técnicas favoritas de Gaudí y una de sus contribuciones decorativas más características que consiste en el revestimiento con fragmentos de cerámica y vidrio de desechos (trozos rotos procedentes de edificios demolidos, por ejemplo) creando formas variopintas y denotando preocupación por el reaprovechamiento unido al valor estético. La belleza siempre unida a la funcionalidad, una de las máximas del arquitecto. Además, el trencadis le permitió adaptar el revestimiento a las formas sinuosas de sus obras de forma rápida y económica.

También destacables en la azotea son los dos arcos que funcionan como marco de los dos templos expiatorios de Barcelona: el Tibidabo y la Sagrada Familia. Para Gaudí la naturaleza y Dios, su creador, van de la mano.

Seguramente te fijes en la reja metálica que protege toda la azotea de la altura de los patios interiores. ¡Por cierto, cuidado con los desniveles durante el recorrido por la azotea! En Randomtrip nos fijamos en la malla metálica de protección porque, desde nuestra ignorancia arquitectónica, nos pareció que era poco Gaudiana. Pues hemos indagado y como curiosidad te contamos que realmente esta reja no fue proyectada por Gaudí.

Recuerda que Antoni Gaudí siempre quería unir la belleza a la funcionalidad y de hecho, el modelo de protección que Gaudí había contemplado (y empezado) en 1909 para la funcionalidad que tendría la azotea en esos momentos (salida de humo de las chimeneas y tender la ropa) no pudo terminarlo por problemas de financiación del matrimonio Milà-Seguiman (que, básicamente, después de los cambios presupuestarios, le habrá «cerrado el grifo» al arquitecto). Al parecer, cuando el matrimonio Milà-Seguimon instaló esa malla metálica que hoy vemos para evitar caídas, Gaudí les dijo: «No se preocupen por poner ninguna reja, en las montañas no hay«.

A la izquierda, lo que Gaudí proyectó en la Azotea de los Guerreros y no pudo acabar (fuente: La Pedrera.com). A la derecha, la reja metálica que vemos actualmente instalada a petición del matrimonio Milà-Segimon

En la Azotea acaba el recorrido de la visita pero si, al salir, tienes ganas de un café modernista en pleno Passeig de Gràcia, puedes sentarte en el Café de la Pedrera y, como siempre en Barcelona, no te olvides de mirar hacia arriba y contemplar su original techo.

Reserva tus entradas para La Pedrera (Casa Milà) en la web oficial y disfruta, en caso de que seas residente en Cataluña, de un descuento del 50% en la entrada para La Pedrera Esencial (visita diurna) y de un descuento de 40% en la entrada para la visita nocturna La Pedrera Night Experience (descuentos aplicado también en menores de 13 años; entrada gratuita para menores de 7 años)

Nuestra experiencia en La Pedrera (Casa Milà) y una pregunta difícil: ¿La Pedrera o la Casa Batlló?

Si dispones de poco tiempo y/o de poco presupuesto, probablemente no puedas visitar todas las obras de Gaudí que quisieras en Barcelona así que quizás te estés preguntando «¿Cuál debería elegir: La Pedrera o la Casa Batlló?«

¿Casa Milà/La Pedrera (izquierda) o Casa Batlló (derecha)?

En Randomtrip nos vamos a mojar. Si tuviéramos que elegir entre visitar La Pedrera (Casa Milà) o la Casa Batlló, elegiríamos la Casa Batlló. Si bien la visita a la Pedrera nos gustó mucho y nos hizo mucha ilusión, por fin, pisar su famosa Azotea de los Guerreros, la visita a la casa Batlló nos pareció mucho más completa y mejor organizada. Es cierto que optar por la entrada Gold en la Casa Batlló fue todo un acierto porque, además de la audioguía contamos con una tablet de realidad aumentada que nos transportaba a la vida de la familia Batlló de entonces y, a la vez, nos ayudaba a sumergirnos en el universo de Gaudí. Pero es que incluso con la opción Blue, la más básica, equivalente en La Pedrera a la entrada que compramos (La Pedrera Esencial), la información facilitada en la Casa Batlló es tan completa que cada visitante sale de esta joya modernista entendiendo bastante mejor al universo de Gaudí y a todas sus obras, la Pedrera incluida.

La fachada de la Casa Batlló (izquierda) y la fachada de la Casa Milà/La Pedrera (derecha). Si hay que elegir, en Randomtrip lo tenemos claro pero si puedes, vete a las dos

A nivel de logística y organización, en la Casa Batlló no sentimos las aglomeraciones de personas en cada estancia y en los pasillos que sentimos en la Pedrera. Quizás haya sido suerte, a una fuimos por la tarde (a Casa Batlló) y a la otra a la hora de comer (La Pedrera) precisamente para evitar muchas aglomeraciones pero fue precisamente en la Pedrera donde más concentración de personas encontramos.

Y a un nivel altamente subjetivo y personal, arquitectónicamente hablando, la Casa Batlló nos sorprendió e impactó incluso más que La Pedrera, aunque reconocemos que igual el hecho de que seamos amantes del mar pueda haber influido…

Así que, en nuestra opinión, si tienes que elegir, la entrada a la Casa Batlló nos parece que tiene mejor relación calidad precio. Si no tienes que elegir, ni lo dudes, vete a las dos. En Randomtrip fue lo que hicimos y cero arrepentimientos.

En Randomtrip encuentras la guía completa de la Casa Batlló:

Reserva aquí tu entrada para la Casa Batlló en la web oficial y aquí tu entrada para Casa Milà/La Pedrera, también en la web oficial

Por cierto, nos quedamos con las ganas de entrar en la Casa Vicens, la primera casa de Gaudí en Barcelona. Nos acercamos cuando estábamos paseando por el barrio de Gràcia y sólo la fachada ya nos pareció sorprendente, así que no podemos imaginarnos su impresionante interior. Apuntado queda para nuestro próximo viaje a Barcelona.

Detalle de la Casa Vicens, en Barcelona. Compra tu entrada para Casa Vicens aquí.

Dónde dormir cerca de La Pedrera (Casa Milà) en Barcelona

Si quieres quedarte cerca de La Pedrera, todas estas opciones quedan a pocos minutos caminando (y las hay para todos los bolsillos), en el Passeig de Gràcia o a pocos pasos. Además en este barrio, Dreta de L’Eixample y en barrio contiguo, Gràcia, tendrás varias atracciones más que ver así que quedarte un par de noches por aquí no está nada mal pensado:

  • The Loft Hostel (desde 62€/noche): este hostel es de las opciones más económicas en el barrio teniendo en cuenta que se encuentra a 2 minutos a pie de La Pedrera. Cuenta con habitaciones compartidas o habitaciones triples. Las zonas exteriores son bellísimas, y el hostel cuenta con todo tipo de servicios desde lavandería a taquillas.
  • The Central House Barcelona Gracia (desde 85€/noche): este hotel ocupa un edificio del siglo XIX con una bonita terraza con plantas, sofás y mesas, además de zona de estar y cocina compartida. Cuenta con habitaciones privadas y compartidas, algunas con baño privado y otras baño compartido.
The Central House Barcelona Gracia. Foto de Booking
  • Casa Barcelo Hostel Barcelona (desde 85€/noche): este hostel ofrece camas en litera en habitaciones compartidas o habitaciones dobles con baño compartido. Cuenta también con dos cocinas compartidas, salón y zona de estar.
Casa Barcelo Hostel Barcelona. Foto de Booking
  • Generator Barcelona (desde 86€/noche): habitaciones dobles, dobles Deluxe o camas en habitaciones compartidas en un albergue a 5 minutos a pie de las estaciones de metro Diagonal y Verdaguer con una terraza y un bar increíbles
  • Occidental Diagonal 414 (desde 100€/noche): habitaciones en un hotel increíble con una buena relación calidad-precio con terraza y piscina increíbles. No es el que queda más cerca de La Pedrera (a 500 metros aprox) pero está bien ubicado para conocer varias atracciones en la zona
Occidental Diagonal 414 . Foto de Booking
  • Yeah Barcelona Hostel (desde 102€/noche): habitaciones dobles, cuádruples o camas en habitaciones compartidas, ideal si quieres conocer a gente en la ciudad ya que las zonas comunes son increíbles y, además, se organizan cenas para que todo el mundo se conozca
  • Praktik Bakery (desde 103€/noche): No, no nos nos hemos equivocado. Si te gusta despertar con el olor a pan recién hecho, ni lo dudes porque este hotel alberga una increíble panadería (¿o será al revés?). El hotel cuenta con habitaciones dobles y quienes se alojan por aquí podrán disfrutar de un desayuno y degustar los panes y la repostería de la panadería tradicional del hotel.
  • Catalonia Diagonal Centro (desde 105€/noche): habitaciones dobles en un hotel con piscina al aire libre y ¡posibilidad de llevar tu mascota!
  • Room Mate Carla (desde 117€/noche): habitaciones estupendas a 5 minutos a pie de La Pedrera con desayuno increíble incluido
  • Bonavista Apartments – Pedrera (desde 202€/noche): apartamentos para 4 o 6 personas con vistas a La Pedrera. Si venís en familia o en grupo de amigos, creo que no hace falta que miréis mucho más porque la relación calidad precio de estos apartamentos es excelente
Bonavista Apartments – Pedrera con vistas a…La Pedrera! Foto de Booking
  • Sir Victor Hotel (desde 250€/noche): habitaciones y suites en el que probablemente será de los mejores alojamientos. Con una azotea y terraza impresionantes con vista a la ciudad, este hotel se encuentra a 5 minutos a pie de La Pedrera
Sir Victor Hotel. Foto de Booking

Si ninguno de estos te convence, en este enlace encuentras un listado de varios alojamientos de todo tipo (y de todos los precios) cerca de La Pedrera en Barcelona

Dónde comer cerca de La Pedrera (Casa Milà) en Barcelona

En este caso te recomendaríamos hacer lo que hicimos: cruzar La Diagonal de la Dreta de l’Eixample para el barrio de Gràcia para encontrar más opciones que se ajustaran a nuestro presupuesto (y que huyeran de las cadenas multinacionales). Más específicamente en esta zona te recomendamos:

  • La Pepita (a 6 minutos caminando de La Pedrera): una de las mayores sorpresas gastronómicas que nos llevamos en nuestro último viaje a Barcelona. Nos lo recomendó nuestro amigo Marcelo (de quién hay que fiarse para tips gastronómicos) y, aunque la tapa de anchoas con dulce de leche se llevó la palma por la originalidad, lo cierto es que nos da la sensación de que cualquier cosa que hubiéramos pedido en la carta estaría rico. Eso sí, su fama se propagó rápidamente y si no reservas con antelación, lo más probable es que tengas que hacer una cola larga para probarlo. Quizás por eso hayan abierto al ladito, un par de número más adelante en la misma calle, la Mini Pepita, con la misma carta pero más pequeño.
  • Can Punyetes (a 7 minutos caminando de La Pedrera): No es un lugar único ya que realmente hay tres en Barcelona (y dos en Madrid) pero es altamente recomendable. Este se encuentra en pleno barrio de Gràcia y es ideal para probar platos de cocina catalana como los famosos calçots (si es temporada), la butifarra y, claro, unas buenas torrades amb tomáquet con distintas guarniciones como escalivada, trucha o longaniza
  • La Pubilla (a 13 minutos caminando de La Pedrera): También un restaurante de cocina catalana, con menus diarios si vas a mediodía y platos deliciosos.
Si puedes, reserva La Pepita para antes o después de tu visita a La Pedrera y no te arrepentirás

¿Preparando tu viaje a Barcelona? No dejes de conocer una de las joyas arquitectónicas más famosas de Gaudí y reserva tu entrada aquí en la web oficial!

Todas las fotos y contenidos son autoría de Randomtrip (excepto las que expresen claramente su fuente) y tienen todos los derechos reservados.

Disclaimer: esta guía contiene links de afiliación, al utilizarlos en Randomtrip recibimos una pequeña comisión. A ti no te cuesta nada e incluso algunas veces te llevas un descuento y nos ayuda y motiva a seguir creando guías tan completas como esta.

¿Te ha gustado nuestra guía? Ahorra y apóyanos

Si nuestra guía te ha ayudado y te ha parecido útil, puedes apoyarnos y ahorrar en tus reservas utilizando los siguientes enlaces:

Además, si quieres ayudarnos a seguir creando guías de viaje completas y gratuitas, hay otra forma en las que puedes apoyar a nuestro proyecto: puedes hacer un donativo (con Paypal o con tarjeta) e invitarnos a un desayuno (5€), una comida en un puesto callejero (10€) o una cena en el destino que estemos explorando (20€) para después recomendar dónde comer en la guia del destino. También puedes hacer un donativo de la cantidad que desees aquí. Más info aquí

¡Muchísimas gracias por tu apoyo, Randomtripper! ¡Nos vemos por el Mundo!

5/5 - (8 votos)

Deja un comentario

Deja un comentario