Qué ver en Alentejo (Portugal): ruta en camper de 8 días por las mejores playas de la costa vicentina

Una semana playera en una furgoneta camper por uno de los parques nacionales más bellos de Portugal: el Parque Natural del Sudoeste Alentejano y Costa Vicentina.

Durante 8 días en el mes de Septiembre nos relajamos en playas salvajes increíbles entre gigantes acantilados, disfrutamos de atardeceres multicolor y nos perdimos por pueblos blancos de ritmo lento. También comimos mucho y muy bien en una de las mejores regiones lusas para hacerlo.

Pero lo mejor fue dormir con la banda sonora del mar, los chapuzones salados al despertar y ese improviso a la hora de aparcar.  Sentir que eres la primera persona en pisar la arena de la playa por la mañana, ya que las únicas huellas que están marcadas en la arena son las de unas gaviotas madrugadoras y que puedes ser la última en pisarla por la noche mientras intentas descifrar la vía láctea antes de irte a dormir. Si te ponemos los dientes largos con lo que vas a leer y quieres tu propia aventura camper, que sepas que con Yescapa el alquiler es entre particulares así que puedes alquilar una camper los días que quieras a un precio más asequible.

En este post te dejamos nuestro itinerario de una semana por Alentejo y la costa vicentina con toda la información sobre cómo alquilamos la camper, las mejores playas, dónde comimos y recomendaciones para que puedas hacer lo mismo.

Nuestra camper Vanpira e Inês saludando frente a la bella playa de Ponta Ruiva, Vila do Bispo

Contenidos

Qué ver en Alentejo: resumen de itinerario por días en las mejores playas de la Costa Vicentina

Decidimos explorar esta región portuguesa porque (secreto, no se lo digas a nadie): en esta costa es donde se encuentran las mejores playas del país.

Realmente la región de Alentejo comprende toda la franja centro-sur de Portugal, debajo de Lisboa y encima de Algarve. En portugués Alentejo significa, literalmente, más allá del Tajo, es decir, más allá del susodicho río. El interior alentejano y su lago Alqueva tiene pueblos encantados como Monsaraz que merecen varios días de exploración así que si tienes más tiempo, puedes combinar lo mejor de los dos mundos, del interior y de la costa alentejana. Si no eres tan playero, ya sabes por donde tirar: te prometemos que la gastronomía de la zona es de las mejores del país y su gente de lo más amable.

Nosotrxs que somos muy playeros teníamos claro que queríamos mar y bajamos desde Lisboa hasta Sagres (hasta la puntita al sur de Portugal, el faro de São Vicente) en búsqueda de las mejores playas, haciendo toda la costa alentejana y vicentina parando en donde nos apeteciera y haciendo noche donde tocara, así, con muy poca planificación y sobre la marcha. Al final, por algo somos Randomtrip y habría que aprovechar que teníamos una camper que nos facilitaba todavía más esta semana improvisada ya que vas con la casa a cuestas, o mejor dicho, sobre ruedas.

Nuestra camper frente a la playa de Tonel

Nuestra camper frente a la playa de Tonel

Como queríamos pasar el finde en una zona específica, adecuamos el itinerario a esto. Es decir, los primeros tres días bajamos hasta Sagres, lentamente, y al cuarto día volvimos a subir, lentamente, pasando por sitios distintos. Al organizar tu itinerario puedes hacerlo así o ir parando en la bajada y subir de una vez, dependiendo de dónde tengas que entregar tu camper. Dado que tienes el mapa y los sitios por donde pasamos por días, lo puedes organizar como más te guste.

Aquí te dejamos un resumen del itinerario por días:

Día 0: Conocemos a nuestra camper por primera vez en Lisboa y la bautizamos

Día 1: Ferry hasta Troia, chapuzón en Carvalhal y cena en Porto Covo

Día 2: De Malhão a Zambujeira do Mar despidiendo el día en Vale dos Homens

Día 3: De Monte Clérigo a Sagres, pasando por Arrifana y Amado

Día 4: Volvemos a subir, de Sagres a Odeceixe pasando por Vila do Bispo

Día 5: De Odeceixe a Milfontes pasando por Amália y despidiendo el día en Cabo Sardão

Día 6: De lluvia en Furnas , sol en Foz dos Ouriços y capricho en Herdade do Touril

Día 7: Tonel, Ilha do Pessegueiro y Porto Covo con sabor a despedida

Día 8: Me piro, Vanpira. De los últimos baños, comida en Sines y despedida en Lisboa

Lo mejor de la vida camper es esto: dormir con el romper de las olas y despertar frente al mar. Y si es en la costa vicentina, mejor que mejor.

Lo mejor de la vida camper es esto: dormir con el romper de las olas y despertar frente al mar. Y si es en la costa vicentina, mejor que mejor.

Mapa con los sitios visitados en Alentejo y las mejores playas de Costa Vicentina

Aquí tienes un mapa con todos los sitios divididos por día con el color. Puedes ver la leyenda clickando en el icono superior izquierdo del mapa.

 

Qué ver en Alentejo y las mejores playas de Costa Vicentina en 8 días

Día 0: Conocemos a nuestra camper por primera vez en Lisboa y la bautizamos

Después de reservar nuestra camper en Yescapa, organizamos la entrega con Rui, el propietario de la furgoneta camper. Rui, encantador, se ofreció a entregar la camper el día antes a la reserva (domingo) al final del día. Era perfecto ya que así el lunes podríamos salir temprano y ahorrar tiempo. Se acordó el sitio de entrega y, al haber justo un festival durante el fin de semana y muchísimo tráfico, nos fuimos unas cuantas calles al norte para encontrar un lugar más tranquilo. Durante el trayecto nos empezó a explicar ya varias cosas de la camper en relación a su conducción: cómo meter las marchas, luces, velocidad máxima, etc. También nos explicó el funcionamiento de todo, factores a tener en cuenta (nivel de aceite, temperatura, etc.) y cómo «transformarla» en la zona de dormir / comer. Todos estos detalles te los explicamos en el apartado de «La Camper por dentro» con vídeo incluido.

Una vez explicado todo y hechas algunas preguntas, completamos el contrato juntos y lo firmamos. Rui, además, hizo fotos de la campervan para enviar a Yescapa. Después hicimos una especie de «test drive» para resolver más dudas y Rui nos ayudó a aparcarla en un parking donde se quedaría de noche, para el día siguiente empezar la aventura.

Podríamos ir donde quisiéramos realmente, el mundo estaba en nuestras manos a golpe de camper. Finalmente decidimos que iríamos a Alentejo y la costa vicentina, nuestra zona favorita de Portugal.

Antes de nada y con las prioridades claras: habría que bautizar a nuestra camper. Con la ayuda de lxs randomtrippers que nos siguen (y de las redes sociales), decidimos entre todxs que la llamaríamos Vanpira (porque con esta Van, te piras) aunque la otra opción, CampeRandom (una camper muy random) tampoco estaba nada mal. ¿Quién sabe si lo usamos para la próxima aventura camper?

Chris con Vanpira en el pueblo de Brejão en la costa vicentina

Chris con Vanpira en el pueblo de Brejão en la costa vicentina

Día 1: Ferry hasta Troia, chapuzón en Carvalhal y cena en Porto Covo

Salimos de Lisboa a las 10:00 a 80-90km/h, adaptándonos a la conducción de la Camper Vanpira y nos dirigimos hacia Setúbal, donde se encuentra el ferry boat para cruzar el río Sado hacia Tróia, donde empieza Alentejo: teníamos claro que, teniendo esta posibilidad, preferíamos cruzar por río con el ferry teniendo la probabilidad de ver algún delfín del Sado (mejor dicho, roaz en portugués) que llegar por carretera. Damos un beso a la mamá de Inês que trabaja al lado de los ferry (¿ya os habíamos dicho que Inês nació en Setúbal?) y a las 12h entramos en la fila del ferry, que salía a las 12:30. Pagamos por la camper+2 personas 21.40€.

La camper Vanpira cruzando el río Sado en ferry desde Setúbal hasta Troia

La camper Vanpira cruzando el río Sado en ferry desde Setúbal hasta Troia

Primera parada: playa de Carvalhal, al lado de playa de Pego (donde se encuentra el famoso restaurante Sal, el que fue considerado el mejor restaurante de playa del Mundo) y Comporta. Nos dimos un chapuzón (al ser de las últimas semanas de Septiembre no había apenas gente, el mar estaba muy tranquilo y con mejor de temperatura que en Agosto) y comimos en el restaurante O Dinis dos Pescadores (vistas al mar, buena comida y buenos precios teniendo en cuenta que estás literalmente en la arena, 44€ para los dos). Ahí mismo, antes de irnos, tuvimos nuestro primer momento remoter: una reunión con un cliente dentro de nuestra camper Vanpira. ¿Ya os habíamos dicho que trabajamos online mientras viajamos, verdad?)

Inês trabajando en remoto en la camper versión "oficina" con la mesita

Inês trabajando en remoto en la camper versión «oficina» con la mesita

Seguimos bajando hasta Porto Covo y de camino paramos para un chapuzón en São Torpes y otro en playa de Samouqueira. La improvisación nos guía, como siempre. 

Paramos en la playa de São Torpes para un chapuzón antes de seguir camino. Curiosidad: aqui el agua siempre está más caliente debido a la central termoeléctrica que se encuentra cerca.

Paramos en la playa de São Torpes para un chapuzón antes de seguir camino. Curiosidad: aquí el agua siempre está más caliente debido a la central termoeléctrica que se encuentra cerca.

Nuestro dado Dadondevamos que siempre nos acompaña en los viajes para decidir hacia donde tiramos, literalmente, cuando surge la indecisión

Nuestro dado Dadondevamos que siempre nos acompaña en los viajes para decidir hacia dónde tiramos, literalmente, cuando surge la indecisión.

Ya en Porto Covo compramos una mini cafetera, pan alentejano (qué ricoo) y unos plátanos, pensando en el desayuno del día siguiente. No nos resistimos y compramos también unos croissants en el Marquês, cafetería mítica de Porto Covo que os recomendamos para desayunar o merendar. Pillamos también unas cervezas que se mantendrían frías en nuestra mochilita-nevera de Decathlon hasta la puesta de sol.

El apacible pueblo alentejano de Porto Covo, de los más bonitos de la costa alentejana

Volvimos a la zona de Samoqueira hasta encontrar un lugar en el que parar, limpiarnos la sal del mar con la alcachofa de Vanpira, sacar nuestras sillas y disfrutar de la puesta de sol con el mar de fondo. Nuestro primer atardecer con Vanpira fue mágico, en tonos naranja y con una sensación de libertad que nos invadía el cuerpo.

Atardecer con Vanpira, dos sillas y un par de cervezas. What else?

Atardecer con Vanpira, dos sillas y un par de cervezas. What else?

Aquí estrenamos el "Random Sunset Beer O'Clock" de la costa alentejana que cumpliríamos religiosamente cada día, con unas cervezas viendo el sol despedirse en el mar

Aquí estrenamos el «Random Sunset Beer O’Clock» de la costa alentejana que cumpliríamos religiosamente cada día, con unas cervezas viendo el sol despedirse en el mar

Tras eso volvimos a Porto Covo para cenar en uno de los mejores restaurantes que hay ahí: Zé Inácio. Aparcamos la camper, nos pusimos las botas con comida tradicional alentejana (recomendado el buenísimo arroz caldoso de marisco, choco frito y carnes) y pagamos 21€ en total (con chupito de aguardiente casera de regalo). Otra muy buena opción para cenar en Porto Covo es el Tasca do Chico: vistas al mar, pescado a la brasa buenísimo y buen precio, que fue donde terminamos cenando la ultima noche.

Para terminar la noche nos fuimos a la pequeña plaza principal del pueblo a tomar un moscatel en una terraza con vistas a la luna llena. Tocaba decidir donde dormiríamos. Nos fuimos a la camper Vanpira, conducimos 20 min hasta la playa de Malhão, aparcamos y dormimos por primera vez con el romper de las olas de banda sonora. ¡Qué maravilla por favor!

Día 2: de Malhão a Zambujeira do Mar despidiendo el día en Vale dos Homens

Nos despertamos sobre las 9 y pico con el mar de bso. Nos desperezamos, recogimos un poco la camper para ponerla en el «modo día» y tomamos nuestro primer desayuno con vistas…¡y qué lujo de desayuno! Dejamos todo limpio y recogido y nos fuimos a la playa a dar un chapuzón, la ducha mañanera de agua salada.

¡Despertar así, sí!

¡Despertar así, sí!

Desayuno con vistas de lujo en playa de Malhão

Desayuno con vistas de lujo en playa de Malhão

Esta semana la ducha mañanera era de agua salada. Aquí, recién despertados llegando al primer chapuzón del día, en playa de Malhão

Esta semana la ducha mañanera era de agua salada. Aquí, recién despertados llegando al primer chapuzón del día, en playa de Malhão

Después de un rato en la playa, limpiamos los pies con la alcachofa de Vanpira y rumbo a ¡Zambujeira do Mar!

Chris quintando la arena de los pies con la alcachofa de la camper Vanpira, antes de seguir rumbo

Chris quitando la arena de los pies con la alcachofa de la camper Vanpira, antes de seguir rumbo

Paseamos un poco, chapuzón en la bella playa del pueblo, subimos hasta la capilla a contemplar las vistas al acantilado y bajamos hacia Mabi (conocida pastelería del pueblo por sus croissant muy ricos) ya que Inês tenía antojo y no iba hace mucho, pero lamentablemente estaba cerrado ya hasta el verano siguiente (alguna desventaja tendría que tener el venir a finales de Septiembre con tan buen tiempo).

La playa de Zambujeira de Mar es igual que el pueblo: bellísima

La playa de Zambujeira de Mar es igual que el pueblo: bellísima

Acabamos por quedarnos en el Sunset café con vistas a la playa de Zambujeira do Mar y comimos algo ligero. Lo que pasa es que hasta un simple sandwich en esta zona portuguesa está riquísimo porque el pan alentejano es lo más: ¡prueba y verás! (2 imperiais, 1 bifana, 1sandes y 2 cafés por 12€). Si te quedas a dormir en esa zona, otro restaurante que nos encanta es el Sacas: su especialidad, pez araña rebozado con arroz caldoso de guarnición.

La capilla de "Nossa Senhora do Mar" frente al acantilado de la playa de Zambujeira do Mar

La capilla Nossa Senhora do Mar frente al acantilado de la playa de Zambujeira do Mar

Continuamos bajando hasta cerca de Aljezur, a la playa de Carreagem, una de nuestras preferidas de esta ruta. Después de ver las fotos (que aún así no le hacen justicia), lo entenderás:

Nos dimos unos baños, nos relajamos en este paraíso y volvimos al pueblo más cercano (Rogil) para comprar unas cervezas e ir a ver la puesta de sol por la zona. Decidimos ir a playa de Vale dos Homens y ¡qué gran acierto! Estábamos prácticamente solos y acabó por ser el atardecer más increíble de esta semana de aventura: los tonos de los que se tiñó el cielo son difíciles de describir pero lo intentamos captar en alguna foto, aunque no hace justicia a lo que vivimos.

Atardecer en la playa Vale dos Homens, sin filtros

Atardecer en la playa Vale dos Homens, sin filtros

Para cenar decidimos ir hasta el centro de Aljezur pero la primera opción que buscábamos estaba cerrada justo ese día, el restaurante italiano Arte Bianca recomendado por nuestros amigos Kate y Ricks (consultores top de esta zona, por cierto, obrigado amigxs <3 ) ya que no todo iba a ser comida alentejana. Finalmente sí que fue gastronomía típica en un restaurante que estaba en frente llamado Primavera: comida muy rica y muy bien de precio (un entrante, un plato principal, vino y postre por 32€). Al terminar, tocaba decidir donde íbamos a dormir.

Dormimos en frente a la playa de Monte Clérigo, un pueblo bellísimo y una conocida playa para aprender a surfear. Todo el bello pueblo está lleno de escuelas de surf pero eso, os lo enseñamos el día siguiente ;)

Día 3: de Monte Clérigo a Sagres, pasando por Arrifana e Amado

Nos despertamos con las vistas bonitas a la playa de Monte clérigo y con hambre. Realmente habíamos cenado muy bien pero creo que es algo que pasa en esta zona del país: la comida está tan sumamente rica que tienes hambre a todas horas para probar más cosas ricas.

Monte Clérigo: ¿bellísimo, verdad?

Monte Clérigo: ¿bellísimo, verdad?

Recogemos a Vanpira para ponerla en «modo día» y vamos caminando al «centro» (a 4min caminando de donde estábamos aparcados) donde hay algunos cafés para desayunar con vistas a la playa y usar el baño. Fuimos a , donde tomamos 2 cafés, un zumo y una tosta mista por 6.5€. De ahí continuamos con Vanpira hasta la playa de Arrifana, un paraíso surfero.

Arrifana: paraíso surfero

Arrifana: paraíso surfero

Es una playa ya más conocida, sobre todo en el mundillo surfero, muy bonita, donde tienes que bajar unos cuantos metros durante los cuales te acompaña una vista increíble de la misma.

Nos dimos unos chapuzones, secamos y seguimos hasta playa do Amado, otra playa famosa para los amantes del surf. Estaba tan llena de gente cuando llegamos, comparada con las de los anteriores días en las que estábamos casi solos, que decidimos comer algo en el chiringuito (una bifana y una cerveza cada uno, 10€ total), darnos un chapuzón, hacer algunas fotos desde el mirador y seguir a una playa increíble que nos recomendaron nuestros amigos: playa de Murração.

Bifana e Imperial en Playa de Amado con sus escuelas de surf

Bifana e Imperial en Playa de Amado con sus escuelas de surf

Playa de Amado tiene dos partes muy distintas: a la izquierda está el ajetreo surfero, a la derecha bañistas tranquilxs

Playa de Amado tiene dos partes muy distintas: a la izquierda está el ajetreo surfero, a la derecha bañistas tranquilxs

El acceso para llegar a playa de Murração es un poco más complicado porque es un camino sin asfaltar con mucho bache, hay que ir despacio y además no hay mucha zona para aparcar; nos imaginamos que en los meses fuertes de verano tiene que ser complicado aparcar por aquí pero como estamos fuera de temporada, lo conseguimos. Al llegar te encuentras una playa increíble y, al menos en septiembre, casi vacía. Nos damos unos chapuzones jugando con las olas, descansamos, nos damos una mini siesta y pensamos en lo guay que seria dormir por allí. Había 2 campers más aparcadas.

Vanpira en playa de Murração.

Vanpira en playa de Murração.

No teníamos nada de cena para cocinar en Vanpira (a partir de ese día aprendimos la lección y siempre llevábamos algo) así que decidimos seguir hasta Sagres. Esta noche dormiríamos en un camping para «cuidar» de Vanpira: rellenar el depósito de 40 litros de agua para nuestras duchas de limpiar la sal del cuerpo y vaciar el váter.

Vanpira en el Camping Orbitur en Sagres

Vanpira en el Camping Orbitur en Sagres

Nos quedamos en el camping Orbitur en Sagres (16€ la noche sin electricidad, 21€ la noche con electricidad) donde nos damos una buena ducha de agua caliente (la primera de esta semana) y nos vamos a cabo san Vicente a ver la puesta de sol en el faro, con las cervecitas que habíamos comprando previamente. El «spot» para ver la puesta de sol no es un secreto ni mucho menos, es casi multitudinario: hay muchísima gente en los acantilados viendo el espectáculo del atardecer.

Chris en "RandomSunset Beer O'Clock" con el faro en el acantilado del cabo de São Vicente

Chris en «RandomSunset Beer O’Clock» con el faro en el acantilado del cabo de São Vicente

No fuimos las únicas personas con la idea de despedir el sol en la punta más al sur de Portugal, no... Cabo de São Vicente, Sagres

No fuimos las únicas personas con la idea de despedir el sol en la punta más al sur de Portugal, no…

Tras el atardecer nos vamos a cenar al Escondidinho (no nos queríamos meter con Vanpira justo en el centro de Sagres y en este restaurante es muy fácil aparcar) donde pagamos 40€ por un gran pescado fresco a la brasa, unas almejas a bulhão pato de entrante, postre y vino de la casa. Volvemos al camping a dormir.

Día 4: Volvemos a subir, de Sagres a Odeceixe pasado por Vila do Bispo

Nos despertamos por primera vez en un camping, no con el sonido del romper de las olas pero entre altos pinos, que tampoco está mal. Acondicionamos la camper para modo día y cocina y nos preparamos un cafecito. Desayunamos tranquilamente, aprovechamos para ir al baño, recogemos nuestra ropa que dejamos fuera para secar en la cuerda entre dos pinos, y nos vamos a la zona de llenado/vaciado de agua del camping.

Despertar en el camping tampoco está mal ¿eh?

Despertar en el camping tampoco está mal ¿eh?

Allí, vaciamos nuestro váter portátil, llenamos el depósito de agua y vaciamos las aguas grises (lo que sale del fregadero). Todo esto os lo enseñamos en el apartado de «La Camper por dentro» con vídeo incluido.

Una vez listos, vamos a la primera playa, recomendada por otra amiga, Alexandra: Ponta Ruiva. Es increíblemente bella, si no nos creéis, mirad las fotos:

La playa de Ponta Ruiva, Vila do Bispo.

La playa de Ponta Ruiva, Vila do Bispo

Vanpira llegando a Ponta Ruiva

Vanpira llegando a Ponta Ruiva

El siguiente objetivo era bañarnos en la playa de Barriga pero antes paramos en Vila do Bispo, en un supermercado para comprar algunas cosas para cocinar y pasamos por una tienda de cerámica de la que nos había hablado nuestro amigo Humberto: Cerâmica Paraíso, porque es, de verdad un auténtico paraíso de la cerámica. Esta fábrica/tienda de cerámica regentada por mujeres es perfecta para acercarse a este tipo de arte de la región y llevar un recuerdo: nosotrxs no nos resistimos y compramos un par de sardinas para colgar en casa.

La fábrica y tienda de cerámica algarvia regentada por mujeres "Cerámica Paraíso": el paraíso de la cerámica, en Vila do Bispo

La fábrica y tienda de cerámica algarvia regentada por mujeres «Cerámica Paraíso»: el paraíso de la cerámica, en Vila do Bispo

Ahora sí, nos vamos a playa de Barriga, donde no hay mucho espacio para aparcar pero, por la temporada, conseguimos aparcar abajo, en la playa, con vistas al mar. Cocinamos una pasta con salsa de tomate arrabiata en la cocina de Vanpira, comimos en la arena con el show del romper de las olas y nos echamos una siesta playera.

El cielo se empezó a nublar, la temperatura empezó a bajar así que después de comer y de una minisiesta, seguimos camino. Tiramos hacia el norte, hacia Odeceixe, el bello pueblo blanco.

Odeceixe, uno de los pueblos más bonitos de la costa vicentina

Odeceixe, uno de los pueblos más bonitos de la costa vicentina

Decidimos acabar el día en la playa de Adegas, una playa nudista que nos encantó donde el agua estaba increíble…

Bajando hacia la playa nudista Adegas. Hasta aquí os enseñamos...

Bajando hacia la playa nudista Adegas. Hasta aquí te podemos enseñar…

Antes de que se pusiese el sol, decidimos ir a cenar al famoso restaurante Azenha do Mar: muy conocido en la zona por su marisco fresco, raciones abundantes y precios asequibles (de verdad, no te lo creas cuando te digan que un arroz de marisco es para 2 personas, ¡comen 4 personas con hambre!). Por este motivo siempre hay colas interminables para este sitio, ya que no admiten reservas y hay que ir y dejar el nombre en lista de espera. Nosotrxs fuimos sobre las 19h y nos sentaron sobre las 20h, ni tan mal. Esa hora de espera la disfrutamos tomando unas imperiais (cañas) viendo la puesta de sol en el mar (el restaurante tiene terraza frente a un parking y al mar). Pagamos 50€ por un arroz de marisco (que sobró muchísimo), almejas a Bulhão Pato, vino y postre. Puedes babear con las fotos del arroz en el apartado «Dónde comer en Odeceixe»

Atardecer frente al restaurante Azenha do Mar

Atardecer frente al restaurante Azenha do Mar

Volvimos a Odeceixe para aparcar a Vanpira en un spot donde se puede pernoctar que nos recomendó nuestra amiga Alexandra, sobre la 23h.

Día 5: de Odeceixe a Vila Nova de Milfontes pasando por Amália y despidiendo el día en Cabo Sardão

El día se despierta nublado y amenaza con llover. Para variar, nos despertamos con hambre pero esta vez, con miedo de que empezara a caer la del pulpo decidimos no hacer café en Vanpira e ir a un sitio que nos gusta mucho en Odeceixe, el Kiosk Agapito: un quiosco bar/cafetería ideal para desayunar, merendar o tomar un gin tonic de ginebra local (el Gin Sul, riquísimo por cierto) al final del día, justo en frente (y con vistas) a la playa de Odeceixe. Pedimos café los dos, una tosta mista en pan alentejano, zumo de naranja natural y tarta de manzana, pagamos 14€ (es un sitio bastante guiri ya, más caro de lo que suele ser la zona pero en nuestra opinión merece la pena).

El día se despierta lluvioso

El día se despierta lluvioso

Desayuno con vistas en Kiosk Agapito: tosta mista, zumo y café, un clásico portugués

Desayuno con vistas en Kiosk Agapito: tosta mista, zumo y café, un clásico portugués

Playa de Odeceixe

Playa de Odeceixe

Como temíamos, empezó a llover, así que nos preparamos para salir hacia el norte en búsqueda del sol. Justo a la salida de Odeceixe paramos en un sitio imprescindible donde hacen varias hornadas de pan al día, para llevar (¿ya te habíamos dicho que el pan alentejano está buenísimo ¿verdad?): la Panadería Malhadais. De hecho, si prefieres desayunar en un sitio más local, más barato (eso sí, sin vistas a la playa) este es tu sitio, las tostadas están de llorar por más (ve la foto en «Dónde comer en Odeceixe«).

Como seguía sin hacer día de playa y la lluvia, aunque floja, seguía cayendo intermitentemente, pusimos rumbo a Brejão, un pueblo en el que habíamos descubierto y teníamos apuntado que había unos murales de Amália Rodrigues, la gran fadista portuguesa. Así fue, llegamos, contemplamos el arte urbano hecho por el artista Smile Artist, nos hicimos unas cuantas fotos con nuestra camper Vanpira y con Amália y… dejó de llover.

Inês, Vanpira y Amália Rodrigues

Inês, Vanpira y Amália Rodrigues

Al parecer, estos coloridos murales que destacan de la carretera son un homenaje del pueblo de Brejão a la fadista Amália Rodrigues, ya que venía por aquí algunas veces a lo largo de su vida.

La homónima playa de Amália está al lado y aunque seguía nublado, decidimos acercarnos. El parking no está indicado (es un camino), pero vimos otros coches y dos personas ir hacia el sendero así que aparcamos allí (no os preocupéis, os dejamos todos los puntos exactos en el mapa que incluimos más arriba en este mismo post).

Mágicamente comienza a salir el sol tímidamente. Iniciamos el bello sendero que augura que se esconde un secreto al final.

Caminamos 10 minutos y al final aparece, ya con sol radiante, la increíble playa de Amalia, enorme y prácticamente vacía (6 personas en toda la playa). Tuvimos mucha suerte pues las siguientes horas fueron de sol radiante, así que nos fuimos al lado derecho donde no había nadie y hasta hicimos nudismo.

Esta playa se llama así precisamente porque la fadista pasaba grandes temporadas por aquí cuando necesitaba evadirse del Mundo. De hecho, te puedes alojar en la mismísima antigua casa de la fadista con acceso privado a esta playaca. Se llama Herdade Amália, está muy bien decorada y cuenta con una piscina con vistas a esta playa. Te la recomendamos también, juntamente otras sugerencias de alojamiento, en el apartado «Dónde Dormir«.

La increíble playa de Amália entró directamente para nuestro top. ¡Ojo! Cuando la marea está alta, la playa se queda mucho más pequeña. Nosotrxs tuvimos suerte.

La increíble playa de Amália entró directamente para nuestro top. ¡Ojo! Cuando la marea está alta, la playa se queda mucho más pequeña. Nosotrxs tuvimos suerte.

Una playa inmensa (casi) para nosotrxs solxs. Qué lujazo...

Una playa inmensa (casi) para nosotrxs solxs. Qué lujazo…

Tras muchos chapuzones, descanso y disfrute del sol que salió, dejamos la playa para seguir rumbo más al norte. Decidimos ir hacia Cabo Sardão y a la playa de Cavaleiro, parando antes en el pueblo de Cavaleiro para comprar unas cervezas. Vamos primero a playa de Cavaleiro, donde aparcamos y nos damos un baño de agua dulce con Vanpira frente al mar para sacarnos la sal del cuerpo y… comienza a llover otra vez. Vemos la playa desde arriba, increíble, pensamos ambos «hay que volver con sol aquí» y nos vamos al faro de Cabo Sardão a por la puesta de sol, que la verdad es que fue regular porque se nubló…

Impresionante la playa de Cavaleiro incluso con lluvia... Habrá que volver con sol

Impresionante la playa de Cavaleiro incluso con lluvia… Habrá que volver con sol :)

El faro de Cabo Sardão. Curiosidad: este faro tiene la puerta hacia al mar, al contrario de los demás faros (se dice que fue mala comunicación entre constructores y ingenieros...)

El faro de Cabo Sardão. Curiosidad: este faro tiene la puerta hacia al mar, al contrario de los demás faros (se dice que fue mala comunicación entre constructores y ingenieros…)

Caminando hacia el mirador de Cabo Sardão para disfrutar de la puesta de sol en el acantilado. Pero la verdad es que la puesta de sol fue más bien nula, las nubes ganaron...

Caminando hacia el mirador de Cabo Sardão para disfrutar de la puesta de sol en el acantilado. Pero la verdad es que la puesta de sol fue más bien nula, las nubes ganaron…

Decidimos ir a cenar a Vilanova de Milfontes, a un restaurante que conocía Inês – Tasca do Celso – y dormir cerca. Aparcamos donde podemos (otra vez lloviendo) y, dado que el restaurante estaba lleno, vamos a otro restaurante por el que pasamos, que tenía buena puntuación en Google y Tripadvisor, y arriesgamos: Pátio Alentejano. Todo un acierto: cenamos choco frito y carne de porco á alentejana, todo muy rico, con couvert, vino de la casa y agua por 29€ en total. Nos fuimos a dormir a playa de Furnas, llenos y satisfechos con la cena. Dormimos tranquilos con el sonido de la lluvia cayendo sobre la camper, en frente al mar.

Día 6: de lluvia en Furnas , sol en Foz dos Ouriços y capricho en Herdade do Touril

Cuando nos despertamos en playa de Furnas seguía lloviendo así que remoloneamos un poco hasta que paró. Al lado de donde dormimos había un café de playa al que queríamos ir a desayunar – el O7 Ocean Drive Beach Club, pero estaba cerrado así que en cuanto paró de llover desayunamos fruta y café hecho en Vanpira con vistas al mar.

La playa de Furnas donde dormimos esta noche

La playa de Furnas donde dormimos esta noche

Pusimos rumbo al sur otra vez porque esta noche pondríamos los cuernos a Vanpira. No le hizo mucha gracia a nuestra camper que la cambiáramos por otra cama una noche pero era parte del regalo que Chris tenía preparado a Inês en esta semana de aventura: una noche en un capricho en algún lugar de la costa alentejana. De hecho, la forma como montamos el itinerario de bajar primero y luego subir pasando por sitios distintos ya fue pensando en que queríamos estar en esta zona el sábado.

¡Adiós Vila Nova de Milfontes!

¡Adiós Vila Nova de Milfontes!

Mientras bajábamos de Milfontes hacia el sur, el clima empezó a mejorar. Nuestro objetivo era ir a la playa de Brejo Largo pero con las lluvias el camino por el que nos mandaba Google Maps no parecía muy seguro, estaba todo embarrado, así que nos fuimos por otro y acabamos en la playa de Foz dos Ouriços, bella, salvaje y y para nosotrxs solos. Comimos pistachos y nos bañamos desnudos, hasta que se empezó a nublar otra vez, y entonces ahí decidimos: ¡vámonos para la sorpresa! (se podía hacer check in a partir de las 15h00).

La única compañía que teníamos en la playa Foz dos Ouriços era la de las gaviotas

La única compañía que teníamos en la playa Foz dos Ouriços era la de las gaviotas

De camino paramos en el apacible pueblo de Almograve donde probamos de las mejores tartas de chocolate que tendrá la zona en un restaurante italiano llamado la Sosta. Si lo supiéramos hubiéramos parado por ahí antes de la playa ya que tiene todo una pinta buenísima (pastas caseras de babear) y ¡te preparan comida para llevar para la playa! Babea con la foto de la tarta de chocolate en «Dónde comer en Almograve«).

Nos encanta la vida camper pero esto de llegar a una finca increíble tampoco nos sienta nada mal ¿eh? Inês, feliz, llegando a Herdade do Touril

Nos encanta la vida camper pero esto de llegar a una finca increíble tampoco nos sienta nada mal ¿eh? Inês, feliz, llegando a Herdade do Touril

Eran las 15h30 cuando llegamos a Herdade do Touril. Esta finca del 1826 totalmente restaurada y decorada con mimo es increíble y es de los sitios más bellos en los que nos hemos alojado juntxs. Nos hicieron un tour por la finca al llegar y nos llevaron a nuestra habitación, justo en frente a la piscina con vistas al mar. Aprovechamos que volvía a hacer un poco de calor con el cielo despejado y sin dudarlo, estrenamos la finca a golpe de chapuzones en la piscina de agua salada que mantienen a 27º. Quienes conocéis la costa portuguesa, sabéis que el Atlántico en un día bueno ofrece temperaturas de 22º máximo, oscilando entre los 18º y 20º… así que imaginaros el gustazo.

Felicidad absoluta en esta piscina con agua a 27º de Herdade do Touril

Felicidad absoluta en esta piscina con agua a 27º de Herdade do Touril 

Nos damos una ducha de agua caliente (la segunda de la semana, os recordamos que el agua de la alcachofa de Vanpira sale fría) en nuestro maravilloso baño de la habitación y vamos a tomar un vinito ahí mismo, viendo la lluvia caer.

Nuestra habitación, desde fuera. Puedes verla por dentro (y más detalles de nuestra experiencia en la finca en Donde Dormir)

Nuestra habitación, desde fuera. Puedes verla por dentro (y más detalles de nuestra experiencia en la finca en Dónde Dormir)

Detalle de dos cuadros que dan la bienvenida en Herdade do Touril. Según nos contaron, son dos vecinos de la cercana localidad de Zambujeira do Mar

Detalle de dos cuadros que dan la bienvenida en Herdade do Touril. Según nos contaron, son dos vecinos de la cercana localidad de Zambujeira do Mar

Uno de los salones donde relajarse en Herdade do Touril

Uno de los salones donde relajarse en Herdade do Touril

Dado el panorama de lluvia intensa y maravilla de pinta del restaurante decidimos cenar ahí mismo, en la Herdade do Touril, y la verdad es que fue un acierto: la açorda de camarão (plato típico de Alentejo) estaba exquisita.

Detalle del restaurante de Herdade do Touril

Detalle del restaurante de Herdade do Touril

La "açorda de camarão" (açorda es un plato típicamente alentejano) estaba especialmente rica

La «açorda de camarão» (açorda es un plato típicamente alentejano) estaba especialmente rica

El helado casero de fresa que nos pedimos de postre para compartir, también. La comida costó, sin el vino, 29€. La botella de vino que empezamos bebiendo antes de la cena y la terminamos durante: 22€. Para terminar el día de capricho, nos pedimos 2 gintonics (10€ cada uno): sí, caprichazo total. Que nos quiten lo bailado. Podrás ver más fotos de nuestra experiencia en este alojamiento increíble en el apartado «Dónde dormir«.

Día 7: Tonel, Ilha do Pessegueiro y Porto Covo con sabor a despedida

Después de remolonear un poco (bastante) en esa cama king size maravillosa que impide que te vayas, nos damos un chapuzón mañanero en la piscina, hacemos unas fotos y nos relajamos. Una ducha más de agua caliente antes de dejar la habitación a las 11h, dejamos las mochilas listas y hacemos el checkout. Como el desayuno en la Herdade do Touril es hasta las 12:30, lo aprovechamos y ya hacemos un brunch. Estaba todo riquísimo. Para muestra un botón:

El desayuno en Herdade do Touril es hasta las 12h30. Yupiiiii

El desayuno en Herdade do Touril es hasta las 12h30. Yupiiiii

Al hacer el pago, nos regalan un pan alentejano con un mensajito amoroso, que dan siempre a los clientes.

El detallito con el que Herdade do Touril despide a sus clientes

El detallito con el que Herdade do Touril despide a sus clientes

De ahí nos fuimos a playa de Tonel, una playa a la que puedes acceder a través de la finca por un atajo. Si no te alojas en la herdade, es fácil llegar también y merece la pena: es super bonita. El acceso a esta playa tiene un pero que implica adrenalina para quiénes no se quieran aventurar: para bañarse en la playa de Tonel hay que bajar un acantilado con la ayuda de un cuerda que alguien amablemente puso ahí. Así que si viajáis con niñxs, personas con diversidad funcional o simplemente no estáis por la labor, podéis contemplarla desde arriba.

Contemplamos desde arriba, por sugerencia del chef de la herdade do Touril, una especie de piscinas naturales al lado de la playa. Los paisajes son impresionantes.

Tras eso ponemos rumbo a Porto Covo, más específicamente a playa de Ilha do Pessegueiro, donde no habíamos parado al bajar hace ya casi una semana. Ahí mismo merendamos el pan que nos habían regalado en Herdade do Touril, disfrutamos de la puesta de sol con un vino alentejano que teníamos en Vanpira y nos quedamos solos frente a la isla que da el nombre a la playa.

Vanpira y la isla de Pessegueiro

Vanpira y la isla de Pessegueiro

"Havia um pessegueiro na ilha Plantado por um Vizir de Odemira..." (Escuchando la canción "Porto Covo" de Rui Veloso que habla precisamente de este lugar)

«Havia um pessegueiro na ilha Plantado por um Vizir de Odemira…» (Escuchando la canción «Porto Covo» de Rui Veloso que habla precisamente de este lugar)

Decidimos ir a cenar a Porto Covo, pero esta vez no fuimos al Zé Inácio sino al otro que nos gusta mucho, el Tasca do Chico: sepia y sargo a la brasa, con vino de casa y cafés por 47€ con el romper de las olas destacándose entre el bossa nova que salía de los altavoces del restaurante. Nos habían comentado la opción de dormir en playa de Aivados, donde al parecer la puesta de sol también es especial con la isla de pessegueiro al fondo. Finalmente, elegimos dormir donde vimos la puesta de sol el primer día, y fue todo un acierto pues dormimos como queríamos para nuestra última noche con Vanpira: frente al mar y con el romper de las olas de bso.

Día 8: Me piro, Vanpira.

Último despertar frente al mar y Alentejo nos despide con un sol radiante. Desayunamos allí mismo: café, pan alentejano con aceite de oliva alentejano y algo de fruta. Las gaviotas que pasan por encima hasta parece que nos saludan. Se nos ha pasado volando, como las gaviotas. Queremos más.

No nos queremos ir, queremos más despertares así... Está claro, nos hemos enganchado a la vida camper

No nos queremos ir, queremos más despertares así… Está claro, nos hemos enganchado a la vida camper

Desayuno con las mejores vistas... en playa de Samouqueira

Desayuno con las mejores vistas… playa de Samouqueira

Pensamos ir después a la playa del Salto, nudista, pero era muy pequeña y había gente vestida (no nos gusta cuando pasa esto en las playas nudistas), así que nos fuimos a la playa Cerro da Águia, al lado, muy bella y con apenas gente.

Nos dimos nuestros últimos chapuzones, nos relajamos y empezamos el camino de vuelta a Lisboa donde acordamos con Rui entregar a Vanpira a las 19h. Limpiamos a Vanpira por dentro y paramos para comer en Sines en el restaurante de unos amigos llamado Bom Remédio. Aparte de estar justo en el centro histórico de Sines con una terraza muy agradable, siempre tiene sabrosos menús del día y tartas que satisfacen hasta la gente golosa de paladar más exigente.

La terraza del Bom Remédio, en Sines

La terraza del Bom Remédio, en Sines

Seguimos camino pero antes de llegar a Tróia para coger el ferry de vuelta decidimos hacer un desvío a la ciudad de Grândola. Esta ciudad es la protagonista de la letra de la canción que dio comienzo a la Revolución de los Claveles del 25 de Abril de 1974: Grândola Vila Morena, la revolución que acabó con la dictadura en Portugal y empezó el proceso de independencia de las colonias portuguesas en África. Por este motivo, en la ciudad hay un monumento a la Revolución de Abril y un mural a la canción de «Grândola Vila Morena» y su cantautor, Zeca Afonso (que por cierto, lo hizo el mismo artista de los murales de Amália Rodrigues en Brejão. Smile Artist). Por supuesto, nos queríamos acercar para verlos.

Mural de homenaje a la canción "Grândola Vila Morena" y al cantautor Zeca Afonso

Mural de homenaje a la canción «Grândola Vila Morena» y al cantautor Zeca Afonso

Monumento de homenaje al 25 de Abril de 1974, la Revolución de los Claveles

Monumento de homenaje al 25 de Abril de 1974, la Revolución de los Claveles

Nos despedimos de Grândola, seguimos ya hacia el ferry de Tróia y llegamos justísimos (salía a las 17h y llegamos 16:55h), paramos en Setúbal rápidamente a darle un beso a la madre de Inês y a las 18:30 estábamos ya en Lisboa con Vanpira con el depósito lleno para entregársela a Rui. La despedida nos costó pero prometimos que sería un «hasta pronto» ;)

Stories del itinerario

Durante la semana, hemos ido compilado varios videos de la aventura en directo, en los stories de nuestra cuenta de instagram (por cierto ¿ya nos sigues?). Aquí incluímos los enlaces para que los puedas ver si te pica la curiosidad:

Nosotrxs, felices, en nuestra zona favorita de Portugal: costa vicentina

Nosotrxs, felices, en nuestra zona favorita de Portugal: costa vicentina

Más allá de la playa: la ruta vicentina

Durante toda la costa y al llegar a algunas playas verás algunos cartelitos de madera con distintos colores marcados: son letreros para indicar las distintas rutas senderistas que hay por la costa vicentina. Hay más de 400 km de rutas, gran parte de ellas con la mejor compañía posible: el mar. Así que si te gusta el senderismo, no lo dudes. Explora más sobre estas distintas rutas aquí, en la página web oficial de turismo de Portugal, en español.

Uno de los cartelitos de madera dando indicaciones sobre las distintas rutas senderistas. Esta la vimos cerca de la playa Foz dos Ouriços

Información Práctica

Dónde alquilar una camper o autocaravana: nuestra experiencia con Yescapa

Si como nosotrxs, no tiene una camper/autocaravana, ¡la puedes alquilar!

Teníamos la idea de que los precios de alquiler eran bastante altos, especialmente aquí en esta zona de Portugal donde se está poniendo cada vez más de moda, y en la mayoría de empresas que alquilan este tipo de vehículos es así (desde 100€ por noche en temporada alta).

Por suerte, descubrimos Yescapa, una plataforma para alquiler de furgonetas camper entre particulares (y también caravanas y autocaravanas). Su funcionamiento es similar al de Airbnb: personas que tienen su camper en propiedad la anuncian en Yescapa para alquilar en las fechas en las que no la usan, a precios más competitivos que los de empresas privadas (desde unos 50-60€/noche). Puedes filtrar por fechas, precios, tipo de vehículo, características, etc. Aquí puedes ver todas las camper y autocaravanas que se alquilan en Lisboa (más de 250 al momento de escribir esta guía).

Chris y Vampira frente a la playa de Tonel

Chris y Vanpira frente a la playa de Tonel

Una vez que eliges tu camper, envías una solicitud a la persona, y si acepta, el acuerdo de alquiler se realiza en la web de Yescapa, incluyendo así un seguro de viaje y atención 24/7. Adicionalmente, en algunos casos debes abonar una fianza al propietario que te devolverá al final del alquiler en caso de que no haya ningún desperfecto.

En nuestro caso, todo fue genial de principio a fin: había bastante variedad y disponibilidad de campers para nuestras fechas, así que pudimos elegir una que nos gustaba (en el siguiente apartado te damos algunos consejos para elegir bien), el propietario, Rui, fue súper comunicativo y atento en todo momento (desde el inicio del alquiler, la entrega de la camper, explicación detallada de su funcionamiento, atento durante el viaje al whatsapp cuando preguntábamos algo y flexible a la hora de la devolución), y no tuvimos ninguna incidencia en todo el viaje.

Si quieres ver más información de nuestra Vanpira, reviews de otras personas y/o alquilarla, lo puedes hacer aquí

El sol poniéndose en la ventana de Vanpira

El sol poniéndose en la ventana de Vanpira

Otro aspecto que nos gustó mucho de Yescapa es que al ser alquiler de vehículos entre particulares, estos no tienen una pegatina de la empresa de alquiler. Durante nuestro viaje vimos muchas campers con publicidad de la empresa, y la nuestra al no llevar nada parece como que es propia y esto genera reacciones distintas cuando la aparcas, además de que llamas menos la atención.

Un punto a tener en cuenta es que el seguro tiene franquicia (algo común en la mayoría de empresas de alquiler de coches también), pero en nuestro caso era bastante elevada: 1250€. Esto quiere decir que si pasa algo con la camper, nosotrxs pagaremos hasta 1250€ como máximo por el arreglo (el resto lo pagaría el seguro). En algunas empresas de alquiler de vehículos existe la opción de bajar o eliminar esta franquicia (pagando más por el seguro), y según comprobamos, en alquileres de Yescapa en España también tienen esta opción, pero lamentablemente aquí en Portugal no hay esa opción.

En definitiva, nos quedamos encantadxs con la experiencia con Yescapa, todo fue a la perfección y ¡ya estamos deseando repetir!

Cómo elegir tu camper/autocaravana: factores a tener en cuenta en tu casa sobre ruedas

Si no tienes una camper/autocaravana en propiedad y vas a elegir una para alquilar, tienes que saber cuál se ajusta mejor a tus necesidades. Las hay más modernas, más clásicas, aptas para viajar con niñxs o no, con capacidad para 2 o más personas.

Nuestra compañera de viaje fue una Volkswagen T3 clásica color beige de 1985, de Lisboa,  muy cómoda y muy guapa. ¿Es o no es fotogénica?

Elegimos hacer la aventura con este tipo de camper por estos motivos:

  • Invita a socializar: al ser una Volkswagen de las clásicas (una «pan de molde» como las llaman en Portugal), sin dirección asistida y con sus heridas de guerra (mejor dicho, de los viajes) invita a que cuando aparcas en algún lugar te reciban con sonrisas. De nuestra experiencia de esta semana sentimos que la comunidad camper es así en general (y en Alentejo ni te cuento) así que probablemente si viajas con una furgoneta más moderna, no sentirás lo mismo. Al llegar se comparte desde alguna silla a la comida que estás preparando; hay una especie de reglas no escritas en la comunidad camper que nos engancharon todavía más a esta aventura y nos hace querer repetirla.
  • El tamaño y la altura: es prácticamente tan estrecha como un coche y mucho más bajita que otras autocaravanas con lo cual aparcar es mucho más fácil. Puedes aparcar en parkings si lo necesitas (nosotrxs aparcamos la primera noche en un parking en Lisboa)¡Ojo! Ser más estrecha y bajita también implica que no sea tan grande o cómoda por dentro, todo depende de lo que busques
  • No necesitas un carnet especial para conducirla, precisamente por sus dimensiones y peso: puedes conducirla con la clase B del Carnet de conducir (el de toda la vida). ¡Ojo! si la furgoneta excede un peso bruto vehicular de 3.500 kgs necesitas otra categoría de carnet
  • No viajamos con niñxs con lo cual el hecho de que no tuviera cinturones en el banco de atrás no supuso un problema. Si viajas con niñxs, confirma que la autocaravana/camper dispone de todo lo que necesitas para su seguridad.
  • Era una camper registrada en Lisboa con un permiso para circular en la capital lusa, con lo cual Chris pudo sorprender a Inês en casa con la Camper (¡ojo¡ si la camper es muy antigua y no tiene este permiso, no podrá circular por la capital)
  • Es muy práctica, fácil de conducir y cambiar del «modo día» al «modo noche» (es decir, abrir la cama, tapar las ventanas, etc). Te enseñamos todas las entrañas de cómo es por dentro en el siguiente apartado de «La Camper por dentro» con vídeo incluido.
¡Viva la vida camper!

¡Viva la vida camper!

A la hora de elegir cuando hagas tu búsqueda en Yescapa, es importante que te fijes especialmente en las reviews del propietario/a. En nuestro caso, este fue un factor decisivo a la hora de elegir a Rui, pues tenía casi 20 reviews, 19 de ellas de 5 estrellas.

Presupuesto para viajar con camper por Alentejo y Costa Vicentina

¿Sale a cuenta viajar en camper? Para nosotrxs, ¡sí! Los presupuestos siempre son algo orientativo, en función de cómo viajas, cuánto quieres/puedes gastar y qué nivel de comodidades buscas.

Nosotrxs vamos a compararlo con cómo habríamos hecho este viaje (que de hecho hicimos en otras ocasiones) con hacerlo en coche y quedándonos en hoteles por la zona.

Presupuesto para Alentejo y Costa Vicentina en camper (8 días)

Esto es lo que pagamos lxs dos aproximadamente con nuestra camper Vanpira (en los 8 días y por día):

  • Alquiler de Vanpira (8 días) en Yescapa: 538€ (68€ por día)
  • Combustible: 100€ (12€ por día)
  • Comidas/cenas: 400€: 25€ por comida/cena para dos (50€ por día)
  • Camping 2 veces: 32€ (4€ por día)
  • Desayunos en la camper: 25€ (3€ por día)
  • Peajes/ferry Troia: 50€ (6€ por día)
  • TOTAL: unos 1200€ (150€ por día para 2 personas)

Teniendo en cuenta que no tenemos coche (tendríamos que alquilar uno para hacer este viaje) y que habría que añadir los hoteles (que en esta zona, debido a que no hay muchos ya que no se puede construir dentro del parque nacional, es difícil encontrar algo por menos de 60€/noche para 2 personas), el presupuesto sin camper nos saldría más o menos así.

Nuestra camper Vanpira al atardecer en la playa Vale dos Homens, sin filtros.

Nuestra camper Vanpira al atardecer en la playa Vale dos Homens, sin filtros.

Presupuesto para Alentejo y Costa Vicentina en coche y hoteles (8 días)

  • Alquiler de coche (8 días): 180€ (22€ por día)
  • Combustible: 100€ (12€ por día)
  • Comidas/cenas: 400€: 25€ por comida/cena para dos (50€ por día)
  • Alojamientos: 560€ (70€ por día)
  • Peajes/ferry Troia: 50€ (6€ por día)
  • TOTAL: unos 1300€ (160€ por día)

Es decir, ¡con la camper nos salió incluso más barato! ¡Y comiendo y cenando fuera!

Como decíamos, todo depende de tus circunstancias y estilo de viaje. Si ya tienes coche y eliges alojamientos más baratos con antelación, te puede salir más barato que con la camper. También puedes no comer tanto fuera y cocinar en la camper, para ahorrar.

Hagas lo que hagas, esos despertares con el mar de BSO en la camper, ¡son impagables!

La camper por dentro: modo día y modo noche

Viajar en camper es como viajar con un transformer molón: se adapta a lo que necesitas en cada momento. Para desayunar, comer, dormir y ¡hasta para trabajar!

Para que sea más fácil entender de lo que hablamos, hemos hecho un vídeo por las entrañas de Vanpira, es decir, te la enseñamos por dentro para que veas cómo se transforma en coche para pasear durante el día, cocina para cuando te entra el hambre en la playa y en camita para dormir por la noche.

Si no te apetece ver el vídeo, aquí te lo contamos.

La camper en modo día: conduciendo

Cuando vamos conduciendo, tenemos:

  • El asiento de atrás plegado (es decir, en modo no-cama).
  • La ropa recogida en las mochilas/armarios de la camper.
  • Todo bien recogido, sin cosas sueltas por dentro que nos puedan dar problemas en un frenazo.
  • Las cortinillas de las ventanas abiertas
  • Si tenemos ropa mojada, la cuerda puesta en la parte de atrás de Vanpira con la ropa colgada
  • El móvil con música y con el GPS, conectado con un cable a la radio.

 

Vanpira, al ser del 85, no va muy rápido (máximo 100km/h, y normalmente a 80-90 en carreteras donde se permite), así que hay que activar el modo slow travel y disfrutar del trayecto y los paisajes.

La camper en modo día: aparcada

Cuando aparcamos la camper, es importante llevar siempre una piedra medianamente grande (15 cm ancho, 8 cm de alto) para poner al lado de una de las ruedas si el suelo no está nivelado.

Si vamos a usar la camper (modo cocina, o modo trabajo), abrimos algunas de las ventanillas.

Si la vamos a dejar aparcada y fuera de nuestra vista:

  • Cerramos todas las cortinillas y no dejamos nada a la vista
  • Comprobamos bien que están todas las puertas cerradas (no tenía cierre centralizado)
  • Comprobamos bien que están las ventanillas cerradas
  • Comprobamos bien que el gas está cerrado

 

La camper en modo noche

Para dormir, en función de la cantidad de cosas que llevéis, hay que hacer un poco de tetris ya que el espacio es reducido:

  • Elegimos bien el lugar donde aparcar, y ponemos la piedra en una de las ruedas si no estamos en terreno nivelado.
  • Si el terreno no está nivelado, intentamos aparcar la camper de forma que nuestras cabezas se queden más altas que nuestros pies.
  • Guardamos toda la ropa en mochilas/armarios, y dejamos fuera sólo la que vamos a usar.
  • Cerramos todas las puertas por dentro
  • Cerramos todas las cortinillas de las ventanas de atrás y ponemos los reflectores en las ventanas de delante, para que no se vea y no tener nada de luz
  • Ponemos las mochilas en los asientos de delante.
  • Ponemos el asiento trasero en «modo cama».
  • Sacamos las sábanas y mantas y hacemos la cama
  • ¡A dormir!

 

El váter, la cocina y cuidados de la camper

Uno de los puntos de los que más dudas teníamos era sobre «hacer nuestras necesidades» en la camper. Nuestra Vanpira incluía un váter químico portátil: este tipo de váter es muy común en las camper, e incluye dos depósitos (uno de agua limpia y otro al que van a parar las aguas sucias). Está diseñado para no tener malos olores, algo que se consigue gracias a un producto químico que hay que utilizar, y la verdad es que nos sorprendió para bien.

¿Se puede hacer de todo en el váter químico? Pues en realidad sí, aunque nosotrxs pensábamos que no y sólo lo utilizamos para orinar. Pero en teoría, con un buen uso del producto químico, no hay problema. En nuestro caso aprovechábamos para ir al baño en los desayunos/comidas/cenas que hacíamos fuera.

Nevera: nuestra camper incluía una nevera también que puede funcionar de 3 formas: con electricidad (cuando conectas la camper a un enchufe, por ejemplo en un camping), batería (cuando está el motor encendido) o gas (la misma bombona que se usa para la cocina alimenta también la nevera). No sabemos exactamente cuánto consume si se pone en modo gas, pero dado que apenas dormimos en campings, decidimos no utilizar la nevera, ya que no parece un buen sistema para mantener alimentos o bebidas frías 24 horas. En su lugar, compramos una mochila-nevera del decathlon en la que guardábamos las cosas que necesitábamos mantener frías poco tiempo.

Preparándonos para el espectáculo diario: la puesta de sol con Vanpira, las dos sillas que incluye y un par de cervezas

Preparándonos para el espectáculo diario: la puesta de sol con Vanpira, las dos sillas que incluye y nuestra mochila-nevera con un par de cervezas

La cocina, que funciona con gas, tenía dos hornillos pequeños, y la camper incluía varios utensilios de cocina (una olla, un cazo, una sartén…). La utilizamos casi todos los días para hacer café, y uno de los días para hacer comida en la playa (una pasta con salsa arrabiata). Funcionaba todo genial, la verdad, aunque al ser el espacio reducido hay que organizarse bien.

Al lado de la cocina tenemos un pequeño fregadero que se alimenta de la misma agua que utilizamos con la mini-ducha para secarnos la sal (es un depósito de 40 litros). Se atasca fácilmente así que hay que tener cuidado de no dejar que se cuelen restos de comida. Por lo demás, funcionaba perfectamente.

Pan alentejano: el protagonista de nuestros desayunos en esta semana camper por la costa vicentina

Pan alentejano: el protagonista de nuestros desayunos en esta semana camper por la costa vicentina

A nivel de limpieza es imprescindible organizarse bien con las cosas, debido al espacio reducido, y tener alguna toalla vieja o similar para limpiar el suelo de arena (algo común al ir de playa en playa). La camper incluía también varios productos de limpieza, unos guantes, una mini escoba…

Por último, a nivel de cuidados del vehículo es importante que habléis con la persona que os alquila la camper para que os explique qué debéis revisar. En nuestro caso, Rui nos comentó que el nuevo motor de Vanpira consumía más aceite de lo normal y que a mediados de la semana convenía revisar el aceite y poner más (nos dejó la botella) en caso de ser necesario (cosa que tuvimos que hacer). Nos comentó también qué luces / paneles revisar frecuentemente (otra persona que había alquilado a Vanpira semanas atrás no vio que la temperatura del motor estaba más alta de lo normal y tuvo un problema que obligó a cambiar el motor).

El depósito de agua de 40 litros, así como el de las aguas grises (lo que sale del fregadero) se pueden llenar/vaciar en un camping o en una gasolinera habilitados para ello.

Recomendaciones: qué llevar en tu aventura camper

De nuestra experiencia de esta semana nos hubiera gustado que alguien nos hubiera recomendado lo que te vamos a contar: cosas que debes llevar (o pedir al propietario/a) en tu camper para hacerte la vida más fácil:

  • Cafetera italiana y café molido: si eres de café por las mañanas, para hacerte tu café en la camper en plena naturaleza, cuando no haya cafeterias cerca (porque cuando las haya, tienes que probar el riquísimo café portugués)
  • Items de limpieza: pregunta al propietario de la camper que vas a alquilar si la camper incluye una mini escoba, recogedor, trapo, productos de limpieza… Si no, lleva de casa para ir cuidando de tu camper durante el viaje: entrar y salir con los pies con arena de la playa cada día exige algún mimo ya que es tu casa de esos días, donde vas a dormir.
  • Comida que no se estropee con el calor para aquellos casos en los que encuentras un spot chulo lejos de todo y decides quedarte a cenar/dormir (botes tomate, latas atún, pasta/arroz, frutos secos, alguna fruta…). Confirma con el propietario/a de la camper si tu vehículo viene con utensilios para cocinar.
  • Agua potable: para cocinar y beber sin gastar tanto plástico, llevábamos siempre 1 o 2 garrafones de 6 litros de agua que comprábamos en el súper. Además llevábamos nuestras botellas recargables para andar con ellas en la mochila en la playa y demás.
  • Toallas: de playa y para limpiarte de la ducha
  • Cuerda y pinzas: para colgar las toallas y los bañadores y dejarlos a secar durante la noche o dentro de la camper durante el día (cuelgas la cuerda por dentro)
  • Champú/jabón: Recuerda, cuando te duches con la alcochofa de la camper (ya sabes que tiene un depósito de 40 litros de agua para ducharte) no uses champú ni gel a no ser que sean 100% naturales, la naturaleza lo agradece. Hay champús sólidos, ecológicos y sin envoltorios de plástico, por ejemplo este champu sólido que puedes comprar
  • Sábanas/Saco de dormir: pregunta al propietario de la camper que vas a alquilar si la camper incluye lo que necesitas para dormir y recuerda que en la costa suele hacer más frío de noche. Normalmente al hacer la reserva con Yescapa, las campers incluyen todo esto y no te tienes que preocupar.
  • Cable audio o sistema bluetooth para radio: para poner música en la camper
  • Powerbanks: aunque podéis cargar también en la camper, la velocidad de carga no es la misma y entre cámara y móviles conviene llevar una buena powerbank. Nosotrxs viajamos siempre con dos, una de 20000mAh de Xiaomi (28€ en Amazon) y una de 10000mAh de Anker, más ligera (35€)

En nuestro caso, Vanpira tenía prácticamente todo, excepto la cafetera y la cuerda para colgar la ropa, que compramos los primeros días y dejamos al entregar la camper a Rui para lxs siguientes inquilinxs.

Dónde aparcar tu camper y dónde pernoctar

Este es un tema peliagudo que intentaremos explicar lo mejor posible. Según la ley portuguesa, está prohibido pernoctar dentro de los parques nacionales. Prácticamente toda la zona que visitamos en esta guía se encuentra dentro de un parque nacional, el Parque Natural del Sudoeste Alentejano y Costa Vicentina.

Dentro del parque, sí se puede pernoctar en los centros urbanos (es decir, en los pueblos).

La playa de Monte Clérigo: lo primero que vimos al abrir los ojos esa mañana

La playa de Monte Clérigo: lo primero que vimos al abrir los ojos esa mañana

La confusión viene de que:

  • Ves un montón de campers y caravanas pernoctando en toda la costa
  • Algunos lugares, dentro del parque, tienen señales explícitas indicando que no pueden pernoctar este tipo de vehículos, lo que da a entender que cuando no están esas señales sí que se puede
  • En general, si preguntas a la gente todo el mundo dice que «no pasa nada».

Según hemos podido ver, en blogs y grupos de facebook de comunidades camper, este es un tema polémico y complejo que no hemos llegado a entender del todo.

En esta zona concreta, tras nuestra semana recorriéndola con Vanpira lo que te podemos asegurar es que:

  • Está efectivamente prohibido pernoctar en todo el parque nacional excepto en los centros urbanos.
  • En los centros urbanos hay zonas concretas que tienen señales prohibiendo la circulación y/o pernoctación en campers y autocaravanas.
  • La GNR (uno de los cuerpos de seguridad portugueses) y el personal de los parques nacionales hacen operaciones algunas veces, durante la noche, para, normalmente, informar a las personas que están pernoctando en un lugar en el que no se puede y avisar de que al día siguiente se tienen que ir. A veces también obligan a salir del lugar en el propio momento, y pueden llegar a poner multas.
  • Independientemente de todo lo anterior, verás montones de campers y autocaravanas pernoctando en todos lados, especialmente más al sur, ya en la región de Algarve (desde Odeceixe hasta Sagres)
Frente a la playa de Monte Clérigo, donde pernoctamos la segunda noche.

Frente a la playa de Monte Clérigo, centro urbano, donde pernoctamos la segunda noche.

Nosotrxs intentamos encontrar siempre algún lugar en el que sí se puede aparcar cerca del mar, pero un par de noches no encontramos y nos arriesgamos a una multa.

Desayunando en Samoqueira

Desayunando en Samoqueira

Hagas lo que hagas, sé responsable con el lugar en el que te encuentras (y con las personas que se puedan encontrar también allí):

  • No dejes basura
  • No vacíes las aguas de la camper/autocaravana (hazlo en un lugar indicado para ello, como un camping o una gasolinera)
  • No te duches en la naturaleza con jabones/champús con productos químicos que puedan dañar el medio ambiente.
  • No pongas música alta
  • No camines ni circules por la camper/autocaravana por zonas no indicadas/transitadas.
El Parque Natural del Sudoeste Alentejano y Costa Vicentina es de los más bellos de Portugal. Cuídalo.

El Parque Natural del Sudoeste Alentejano y Costa Vicentina es de los más bellos de Portugal. Cuídalo.

Para encontrar lugares con reviews de otras personas que viajan en camper/autocaravana cada noche fue imprescindible nuestra app amiga CaraMaps, de la que te hablamos a continuación en el apartado «Apps que usamos» en esta aventura.

Apps que usamos en esta aventura

Viajar de forma tan improvisada y decidir dónde dormir sobre la marcha sin percances es posible también con la ayuda de la tecnología. Estas fueron las apps que se volvieron imprescindibles para nosotrxs durante esta aventura camper:

  • CaraMaps: para encontrar lugares donde pernoctar por la costa con opiniones de otrxs viajerxs. Muy usable y con distintos «Spots» (puntos») en el mapa donde contrastar opiniones recientes de gente que viaja como tú, fotos, etc.. Además, al reservar tu camper con Yescapa, te dan acceso a la versión premium de Caramaps de forma totalmente gratuita durante un año. Es sí, esta app funciona online así que ojo, aprovecha para ver los spots cuando estés cenando en un sitio con wifi o 4G (puedes comprar una SIM local portuguesa por poco dinero).
  • Park4night: similar a CaraMaps, aunque al menos en esta zona nos pareció tener menos información.
  • Google Maps: no necesita presentaciones. la usamos como GPS para no perdernos y para ver en modo satélite las zonas que queremos visitar, guardar las playas que nos recomendaron lxs amigxs, encontrar restaurantes, etc.
  • Maps.Me: igual que Google Maps pero funciona mejor offline, es decir, cuando no tienes cobertura o datos (tienes que descargarte los mapas antes). Además, muchos senderos a las playas que no aparecen en Google Maps, sí aparecen aquí, así que es imprescindible.

Dónde Dormir en Alentejo y Costa Vicentina

Si quieres hacer esta ruta por Alentejo y la costa vicentina en tu coche o, como nosotrxs, aunque puedas dormir en tu camper, quieres darte un capricho durante tu aventura, te proponemos unos cuantos sitios de ensueño donde dormir. Lo hemos organizado de norte a sur de la costa, para que puedas ir viendo por zonas.

Comporta

En el pueblo de Comporta (a 2 km de la bellísima playa de Comporta) se encuentra esta cabaña para 2 o 4 personas: Cabana da Comporta (desde 80€/noche). Una opción ideal para aprovechar las playas de Comporta, Pego (donde se encuentra Sal, el que fue considerado el mejor restaurante de playa del Mundo) y Carvalhal, y a la vez disfrutar de un apacible pequeño pueblo alentejano.

Cabana da Comporta

Cabana da Comporta

Reserva la Cabana da Comporta aqui. Ve más alojamientos en Comporta: aquí.

Porto Covo

Si buscas un lugar con balcón y vistas al mar en pleno centro de uno de los pueblos más bonitos de toda la costa alentejana (si no el que más), no busques más: O Lugar (desde 80€/noche). A corta distancia caminando de los mejores restaurantes de Porto Covo y de las playas, es un auténtico refugio donde el tiempo se para y de donde no te querrás ir…

O Lugar en Porto Covo

O Lugar en Porto Covo

Reserva una habitación en O Lugar aquí. Ve más alojamientos en Porto Covo: aquí.

Vila Nova de Milfontes

Esta es la zona con más oferta de alojamiento en toda la costa alentejana. Aunque Vila Nova de Milfontes no sea ,en nuestra opinión, el pueblo más interesante ni el más bonito de la costa, es cierto que en sus alrededores las playas son increíbles y hay alojamientos que no se encuentra en otras partes. No es fácil elegir pero aquí os dejamos dos que no podemos dejar de recomendar:

Será de los sitios más increíbles en los que quedarte a dormir en toda la costa, no hay más que ver la piscina infinita con sus vistas: Naturarte Rio (desde 125€/noche con desayuno). Eso sí, por la calidad y la fama que tiene es bastante demandado así que si quieres asegurarte tus fechas conviene reservar con bastante antelación…

Naturarte Rio en Vila Nova de Milfontes

Naturarte Rio en Vila Nova de Milfontes

Reserva tu habitación en Naturarte Rio aquí.

Si quieres sorprender a esa persona especial con un fin de semana romántico, no busques más porque sólo con esta foto de la cama, el jacuzzi y las vistas de Herdade do Amarelo Nature & Spa te quedas con una idea. Para seguir boquiabierta/o, entra aquí, consulta disponibilidad, precios (desde 158€/noche) y te garantizamos que ninguno de lxs dos os olvidaréis de estos días:

Herdade do Amarelo Nature & Spa, Vila Nova de Milfontes

Herdade do Amarelo Nature & Spa, Vila Nova de Milfontes

Reserva tu habitación en Herdade do Amarelo Nature & Spa aquí. Ve más alojamientos en Vila Nova de Milfontes: aquí.

Zambujeira do Mar

Ya te contamos en el itinerario que el sitio donde nos dimos un capricho de una noche durante esta semana fue la bella finca de Herdade do Touril, próxima al encantador pueblo de Zambujeira do Mar (de nuestros preferidos de la costa) y los salvajes acantilados de playa de Tonel. Desde la amabilidad del personal, el confort de la habitación, la piscina con agua salada a 27º con vistas al mar, la decoración cuidada y el desayuno buffet increíble hasta las 12h30, volveríamos a repetir sin dudarlo. Aquí unas fotos de nuestra experiencia:

La piscina de la finca con vistas al mar con agua a 27º

La piscina de la finca con vistas al mar con agua a 27º

Nuestra habitación desde fuera

Nuestra habitación desde fuera

Nuestra habitación que daba a la piscina y al mar

Nuestra habitación dentro que daba a la piscina y a las vistas al mar

Reserva tu habitación en Herdade do Touril: aquí.

Otra opción que también os comentamos en el itinerario es quedaros en una casa cargada de historia: Herdade Amália, el que fue el refugio de la fadista más famosa de Portugal, Amália Rodrigues, cuando necesitaba evadirse del Mundo. Además, tiene acceso a una de las playas más bellas (y resguardada del viento por los acantilados) de toda la costa: la homónima playa de Amália.

La piscina de la Herdade Amália con acceso a la playa de Amália

La piscina de la Herdade Amália con acceso a la playa de Amália

Reserva tu habitación en Herdade Amália aquí. Ve más alojamientos en Zambujeira do Mar: aquí.

Odeceixe

Con el pueblo blanco de Odeceixe a 5 minutos en coche (también está en el top de los más bellos de la costa), Monte Cardal es un pequeño hotel con 6 habitaciones y 3 apartamentos (desde 80€/noche) en un entorno privilegiado ideal tanto para desconectar en la ruralidad como para explorar las bellas playas de la costa vicentina. El desayuno 5 estrellas.

Monte Cardal, Odeceixe

Monte Cardal, Odeceixe

Reserva tu habitación en Monte cardal aquí. Ve más alojamientos en Odeceixe: aquí.

Aljezur

La mayoría de viajerxs que buscan quedarse por aquí tienen algo en mente: el surf. Así que el alojamiento que elegimos recomendarte está 200 metros (con vistacas por supuesto) de las playas más famosas en el mundillo surfero: Arrifana. Casa César es una pequeña casa de pescadores frente a la playa de Arrifana, totalmente remodelada donde lo primero que escucharás y que verás al despertar está claro: las olas del Atlántico.

Casa César, una casa de pescadores remodelada frente al paraíso surfero de playa de Arrifana

Casa César, una casa de pescadores remodelada frente al paraíso surfero de playa de Arrifana

Reserva Casa César aquí. Si prefieres algo más cerca del pueblo de Aljezur (queda a 10 km de esta casa), algo más caprichoso o romántico, en esta zona hay muucho por donde elegir así que lo ideal es que veas más alojamientos en Aljezur: aquí.

Dónde comer en Alentejo y Costa Vicentina

En este apartado hemos recopilado todos los restaurantes a los que fuimos esta semana o que conocemos y te recomendamos, de norte a sur de la costa, para que sea más claro y lo tengas más a mano.

Comporta

  • Playa de Carvalhal: restaurante O Dinis dos Pescadores, muy buena calidad a relativamente buen precio. Tapeamos amêijoas à bulhão pato (almejas en salsa), salada de polvo (ensalada fría de pulpo), pan alentejano, aceitunas y queso, bebimos 3 imperiais (cañas) y 2 cafés por 44€, en la mismísima playa de Carvalhal
Amêijoas à bulhão pato y dos imperiais en el restaurante Dinis dos Pescadores, en plena playa de Carvalhal

Amêijoas à bulhão pato y dos imperiais en el restaurante Dinis dos Pescadores, en plena playa de Carvalhal

  • Playa de Pego: restaurante Sal, pescado a la brasa y gastronomía típica en plena playa. Carete pero muy bueno, fue considerado el mejor restaurante de playa del mundo, por algo será…

Sines

  • Restaurante Bom Remédio: como os contamos en el itinerario, fue nuestra última comida en Alentejo, el día de despedida de Vanpira. Aparte de estar justo en el centro histórico de Sines con una terraza muy agradable, siempre tiene sabrosos menús del día y tartas que satisfacen hasta la gente golosa de paladar más exigente.
Empadão de atún en el Bom Remédio, un menú del día rico y muy bien de precio en una terraza en centro histórico de Sines

Empadão de atún en el Bom Remédio, un menú del día rico y muy bien de precio en una terraza en centro histórico de Sines

Porto Covo

  • Para desayunar/merendar repostería típica portuguesa o unos croissant recién hechos: O Marquês, en la plaza de Porto Covo
  • Restaurante Zé Inácio, mejor reservar o ir temprano ya que es el más famoso del pueblo y el único que no cierra todo el año. Desde el arroz caldoso de marisco a las carnes, pidas lo que pidas, no falla. Raciones abundantes, pagamos 21€ en total con un plato para dos, con vino y con chupito de aguardiente casera de regalo.
  • Tasca do Chico: pescado a la brasa con vistas al mar. Nuestra «última cena» fue sepia y sargo a la brasa, con vino de la casa y cafés por 47€ con el romper de las olas más alto que el bossa nova de la banda sonora del restaurante. Eso sí, pedid mesa fuera ;)
Sargo a la brasa con guarnición en Tasca do Chico

Sargo a la brasa en Tasca do Chico

Vila Nova de Milfontes

  • Restaurante Tasca do Celso: el más famoso de Milfontes. mejor reservar, nosotrxs improvisamos y no conseguimos ir.
  • Restaurante Pátio Alentejano. gastronomía típica de la región, acogedor, raciones abundantes y buen precio. Cenamos choco frito (sepia rebozada) y carne de porco á alentejana (plato típico de carne de cerdo con almejas), todo muy rico, con couvert, vino de la casa y agua por 29€ total
Carne de porco à alentejana, un plato tradicional de esta zona de Portugal

Carne de porco à alentejana, un plato tradicional de esta zona de Portugal

Pan y vino, ambos alentejanos, en el Pátio Alentejano

Pan y vino, ambos alentejanos, en el Pátio Alentejano

Almograve

  • Restaurante/cafeteria la Sosta: comida italiana casera (ellxs mismos hacen las pastas) e ideal para merendar: nosotrxs paramos para tomar café (buenísimo expreso, café recién molido) y el mejor bizcocho de chocolate de la costa, nos arriesgamos a decir (juzgad por la foto). ¡Además te preparan la comida para llevar para la playa!
LA torta de chocolate de la Sosta. Si sois amantes de chocolate, haced una paradita aquí y no os arrepentiréis.

LA torta de chocolate de la Sosta. Si sois amantes de chocolate, haced una paradita aquí y no os arrepentiréis.

  • Café y restaurante local Torralta: comida y tapeo portugués típico en un sitio local sencillo y auténtico
  • Restaurante Mar Azul: comida nepalesa. No llegamos a probarlo pero si tienes antojo de unos buenos momos y un buen curry que sepas que el restaurante con mejor puntuación de todo Almograve

Zambujeira do Mar

  • Restaurante O Sacas: fuera del pueblo de Zambujeira do mar pero con vistas al Atlántico y a un salvaje acantilado. Su especialidad, pez araña rebozado con arroz caldoso de guarnición.
  • Sunset café: en el meollo del pueblo de Zambujeira do Mar se destaca por su terraza con vistas a la playa homónima. Como su nombre indica, es ideal para disfrutar del atardecer con una imperial pero si te entra el hambre, el picoteo está rico y no es caro. (Ejemplo: bifana, sandes de frango, 2 imperiais y 2 cafés 12€)
  • Pastelería Mabi: croissants y helados riquísimos para matar el antojo que entra después de la playa
Queso alentejano...ñam ñam

Queso alentejano…ñam ñam

Odeceixe

  • Restaurante Azenha do Mar: bueno, bonito y barato. Marisco fresco y abundante a precios muy asequibles. Está a 8 km de Odeceixe. Siempre lleno y con cola, hay que llegar y dar el nombre para la lista de espera, lo ideal es ir lo antes posible (no cierra por la tarde). Eso sí, está frente al mar con lo cual las vistas amenizan la espera…
Hola qué tal, soy un arroz de marisco PARA DOS PERSONAS...

Hola qué tal, soy un arroz de marisco PARA DOS PERSONAS…

  • Restaurante Chaparro, en el meollo de Odeceixe. Recomendado por nuestro amigo Humberto, le encantó y dice que es una excelente opción si no quieres salir de Odeceixe para Azenha do Mar ni hacer la espera que supone. Comida típica alentejana y terraza.
  • Bar Kiosk Agapito: ideal para despedir el sol con un gin tonic de ginebra local (el Gin Sul, riquísimo por cierto), justo en frente (y con vistas) a la playa de Odeceixe. Nosotrxs esta vez desayunamos ahí: café los dos, una tosta mista en pan alentejano, zumo de naranja natural y tarta de manzana, pagamos 14€ (es un sitio más caro de lo que suele ser la zona pero en nuestra opinión merece la pena).
  • Panadería Malhadais: mucho más local, auténtico y genuino que Agapito. Eso sí, sin las vistas al mar. Aquí salen varias hornadas de pan alentejano al día, calentito donde se derrite la rica mantequilla portuguesa. También tiene menú del día y es ideal simplemente para contemplar la vida local de las vecinas y vecinos del pueblo que pasan por ahí.
En Alentejo hasta una simple tostada con mantequilla es una delicatessen...

En Alentejo hasta una simple tostada con mantequilla es una delicatessen…

Aljezur

  • Restaurante Pont’a Pé: en el meollo de Aljezur, en su casco histórico. El sitio por excelencia para comer pescado a la brasa y comida de la región. Normalmente hay que esperar, el sitio es pequeño además de la fama. Eso sí, vas a salir tan llena/o y feliz que hasta te entrarán ganas de subir al castillo para bajar la comida y contemplar las vistas. El pulpo con boniato es inolvidable.
  • Restaurante III geração: también de los más famosos de Aljezur ya que siempre está lleno así que te recomendamos ir pronto o reservar. Intentamos 2 veces y no conseguimos…
  • Restaurante italiano Arte Bianca: recomendado por nuestros amigxs Kate y Ricks, dicen que las pizzas y las pastas son de querer volver una y otra vez. Cuando fuimos estaba cerrado, nos quedamos con las ganas.
  • Gulli Bistrot (también recomendado por estxs amigxs): se encuentra en la carretera camino a Arrifana y se destaca. Tiene muy buena pinta y dicen estos amigxs que la comida italiana tiene un toque modernillo y está riquísima
  • Restaurante  Primavera: fuimos por casualidad porque no encontramos sitio en los dos a los que queríamos ir inicialmente y fue una grata sorpresa. Muy buena comida y atención, precios igualmente buenos. Comimos gambas al ajillo, «bife» (lomo de ternera) para compartir, medio litro de vino de casa y postre por 32€
Las gambas al ajillo del restaurante Primavera

Las gambas al ajillo del restaurante Primavera

¿A que te hemos abierto el apetito, tanto gastronómico como aventurero?


¡La vida camper es la vida mejor! Esta es nuestra conclusión después los 8 días de viaje que pasamos con nuestra camper Vanpira. La libertad de movimientos, decidir dónde vas y dónde duermes sobre la marcha, sin planificación, el ahorro (tienes 2 en 1: casa y coche), despertarte en plena naturaleza y la banda sonora del romper de las olas para dormir son solo algunas de las ventajas que nos engancharon a viajar de esta forma.

Un Gracias más grande que todo el Alentejo a nuestros amigxs expertos en la costa alentejana que nos han ido guiando para que esta experiencia fuera todavía más especial: Catarina aka Kate, Márcia aka BP, Ricks aka Ricardo, Alexandra y Humberto: Obrigadaaaa!

Vanpira, si estás leyendo esto: te echamos de menos y estamos deseando volver a llevarte de aventura. ¡Hasta pronto!

¿Organizando tu viaje? Te ayudamos

2 pensamientos sobre “Qué ver en Alentejo (Portugal): ruta en camper de 8 días por las mejores playas de la costa vicentina

  1. Rocío Reguera

    Menudo viaje y maravilla de entrada
    Yo estoy planeando volver a Algarve el próximo verano y de subida hacer una parafina por la costa Vicentina.. .Es verdad que hay pocos hoteles, será parte de su encantó. Gracias por los consejos para comer

    1. Inês y Chris Autor

      Gracias Rocío, ¡nos alegra mucho que te haya gustado y que te sea útil!

      Sí, hay poca oferta de alojamiento precisamente por ser un parque natural y estar prohibida la construcción, pero si reservas con tiempo siempre puedes encontrar algo bueno y a precio razonable (y si no, en camper!). Cuando vayas cuéntanos qué tal y si descubres algún lugar ¡avísanos para añadirlo a la lista!

Deja un comentario