Lisboa fuera de ruta: Planes alternativos para conocer (y comer) el lado más auténtico de la ciudad

Lisboa siempre está de moda y probablemente no sea tu primera vez en la ciudad. Ya conoces los “qué ver” imprescindibles pero quieres conocer la otra cara lisboeta, la más auténtica. Perderte por una Lisboa donde todavía no hay colas interminables para entrar en ese museo, restaurantes donde las pegatinas de Tripadvisor y Lonely Planet no ocupan la mitad de la puerta y rincones en los que el idioma predominante que escuchas alrededor (todavía) es el portugués. Si es así, este es tu post.

Lisboa fuera de ruta: planes recomendados

Tapea en un auténtico mercado lisboeta en Arroios

No te vamos a hablar del turístico Time Out Mercado da Ribeira (no, ese lo encuentras en cualquier guía). Te recomendamos perderte y comer en un (todavía) auténtico mercado lisboeta con sus puestos coloridos de verdura fresca y sus tascas modernas que homenajean lo tradicional: el mercado de Arroios.

El Mercado de Arroios. Foto de CMLisboa

El Mercado de Arroios. Foto de CMLisboa

Aquí encontrarás a Celeste, una señora encantadora que lleva vendiendo huevos en ese mismo puesto desde hace 72 años. O a Arlindo que con una sonrisa te regalará cilantro y alguna que otra pieza de fruta cuando vayas a hacer la compra de verdura.

El colorido puesto de nuestro frutero Arlindo

El colorido puesto de nuestro frutero Arlindo

Pero si te entra el hambre lo que realmente vas a querer es comer en una de las tascas/pequeños restaurantes que ofrece el mercado.

Nosotrxs te recomendamos el “Há Tapas no Mercado“, un pequeño sitio con 6 mesas regentado por una pareja en la que ella cocina divinamente, únicamente con productos de la Serra da Estrela (¡esos quesos y esos embutidos!) o de los puestos del mismísimo mercado. Sugerencia: los champiñones gratinados con queso de la Sierra y la tosta de farinheira.

Si prefieres algo más “light”, vete al “Tasca do Mercado” y degusta, en un ambiente más moderno, un delicioso carpaccio de pulpo o tartar de atún con una buenísima selección de vinos lisboetas.

Tasca do Mercado. Foto de Lifecooler

Tasca do Mercado. Foto de Lifecooler

El más conocido (porque salió en los medios de comunicación recientemente) y donde te encontrarás algo de cola (pero indudablemente merece la pena la espera) es el “Mezze“: un pequeño restaurante de comida siria deliciosa. Este proyecto nació de una familia de refugiados sirios en conjunto con la asociación portuguesa Pão a Pão. Vale la pena ir por la comida deliciosa servida en 7 distintos menús (el baba ganoush y el falafel son especialmente buenos) pero sobre todo por la simpatía de Fátima, Rafat y Bilal.

Mezze dignifica tapa, en árabe

Mezze significa tapa/comida para compartir, en árabe. Estas son unas de las maravillosas tapas que compartimos.

¡Ojo que el mercado de Arroios cierra el domingo, y la mayoría de sus puestos y restaurantes también el lunes! Si te pilla lunes en Lisboa, otros mercados que merecen una visita son:

– El mercado de Alvalade, muy auténtico y con más puestos (y también más movimiento) que el de Arroios. Recomendable tomarse un café y vivir el ambientillo que hay por la mañana. Cierra los domingos

– El mercado de Campo de Ourique, estilo mercado da Ribeira, con varios puestos que representan restaurantes de los mejores chefs portugueses, pero menos masificado que el de TimeOut. Abierto todos los días.

Encuentra el mejor street art de la ciudad

Si te encanta el arte urbano como a nosotrxs, no puedes prescindir de conocer los murales más impresionantes de la capital lusa.

Inês frente a una obra de bordalo al lado del Centro Cultural de Belém

Inês frente a una obra de Bordalo II al lado del Centro Cultural de Belém. Las obras de este artista nacen a partir de material reciclado.

Te dejamos una ruta que pasa por los barrios más emblemáticos así que con la excusa de conocer el mejor arte urbano lisboeta, pasas también los principales barrios de la ciudad: Bairro Alto, Alfama, Chiado, Graça, Mouraria, Intendente, Avenidas Novas, São Bento, Santos, Belém, Algés y Alcântara. Esta es la rutahttps://www.lisbonlux.com/magazine/lisbon-street-art.html y aquí hemos incluido todas las calles en un mapa que creamos para que puedas guiarte más fácilmente y verlo directamente en tu móvil con Google Maps (ojo, para algunas obras no está puesto el punto exacto, sólo la calle)

Mural del arista Shepard Fairey en homenaje a la revolución de los claveles, el 25 de Abril de 1974

Mural del arista Shepard Fairey en homenaje a la Revolución de los Claveles, el 25 de Abril de 1974

Mural de Pariz One y Mr. Dheo, al lado de Mirador de Graça, representando tambén la Revolución de Abril

Mural de Pariz One y Mr. Dheo, al lado de Mirador de Graça, representando también la Revolución de Abril

Dale a tu cuerpo alegría más moderna en LX Factory y Village Underground en Alcântara

Uno de los sitios donde el arte urbano está concentrado y acompañado de bares, restaurantes, galerías de arte y tiendas muy modeeernas es el “Lx Factory“. Una antigua zona industrial transformada en espacio creativo, que recuerda la metamorfosis que surgió hace unos años en el Matadero madrileño.

Más arte de Bordalo ii, esta vez en el LX Factory, en forma de abeja hecha de materiales reciclados

Más arte de Bordalo II, esta vez en el LX Factory, en forma de abeja hecha de materiales reciclados

Más street art en el LX Factory

Más street art en el LX Factory

El pero: ya no debería estar en este post como un “fuera de ruta” porque, aunque siga siendo frecuentado por algunos locales, está cada vez más enfocado al turismo, lo que es visible paseando por ahí y viendo la mayoría de precios que se practican (con los sueldos portugueses difícilmente se puede frecuentar a menudo lo que el espacio tiene para ofrecer).

El pro: Si vienes del vecino y turístico barrio de Belém (uno de los barrios imprescindibles de visita en la ciudad por el Monasterio de los Jerónimos, la Torre de Belém, Padrão dos Descobrimentos y-¡cómo no!- los archiconocidos Pastéis de Belém) te pilla de paso hacia el centro de Lisboa y puedes descansar con una cervecita artesana en mano y una de las mejores vistas que tendrás en la ciudad, en el bar-restaurante Rio Maravilha donde la enorme estatua de una mujer colorida llamada “Crista Rainha”, del artista Leonel Moura, planta cara al Cristo Rei, del otro lado del río.

Disfrutando de unas cervecitas en la compañía de Crista Rainha plantando cara al Cristo Rei que se encuentra del otro lado del Tajo

Disfrutando de unas cervecitas en la compañía de Crista Rainha plantando cara al Cristo Rei que se encuentra del otro lado del Tajo

Además de tomar unas cervecitas disfrutando del sol y el maravilloso cielo lisboeta, puedes leer y comprar un libro de poesía de Pessoa (¡y en español!) o de recetas de bacalao (jajaja!) en una de nuestras librerías preferidas de la ciudad que antes era una imprenta de periódicos – Ler Devagar.

Inês en Ler Devagar, la librería que nació de una antigua imprenta de periódicos

Inês en Ler Devagar, la librería que nació de una antigua imprenta de periódicos

También podrás comer una hamburguesa riquísima, un menú vegano o una tarta de queso o de chocolate deliciosas (sí, hay oferta para todos los públicos), darle el gusto a la vena consumista en una de la tiendas (un poco hipsters en look y precio, todo hay que decirlo) y hasta degustar un mezcal con vistas al puente 25 de Abril.

Terraza del restaurante mexicano de LxFactory : "Para todo mal, Mezcal. Para todo bien, también."

Terraza del restaurante mexicano de LxFactory : “Para todo mal, Mezcal. Y para todo bien, también.”

Al ladito, igualmente creativa pero donde las galerías de arte dan lugar a espacios de coworking (sobre todo para artistas) encontramos el Village Underground. Un espacio que supo aprovechar el estar “debajo de un puente”, en este caso en puente 25 de Abril, con vistas privilegiadas sobre el mismo y, basándose en la larga experiencia de su homónimo londinense, ya está cada vez más en los planes de lxs lisboetas.

El Village Underground se encuentra, literalmente, debajo de un puente

El Village Underground y sus contenedores y bus coloridos se encuentran, literalmente, debajo de un puente, el 25 de Abril

Es un espacio muy original donde los coloridos contenedores y dos autobuses se transforman en una cafetería (sí, te podrás tomar un café dentro de un autobús suspenso en el aire…casi), talleres y espacios de trabajo que albergan distintos eventos.

Carnaval en el Village Underground

Carnaval en el Village Underground

Mata la sed después de una expo con una cerveza artesana en su fábrica en Marvila

Seguimos respirando ambiente hipster y modeeeerno pero cambiamos el barrio de Alcântara por el de Marvila. Hace unos años que zona industrial y oriental de la ciudad a orillas del Tajo ganó vida y ahora está imparable. Tan imparable que Marvila se está ganado el título de barrio más cool de Lisboa.

Empieza con una exposición en “Braço de Prata“, una antigua fábrica de material de guerra transformada en centro cultural (puedes ver como llegar aquí) , o en “Underdogs” una de las galerías más en boga con exposiciones temporales de artistas nacionales e internacionales (puedes ver como llegar aquí).

La Fábrica do Braço de Prata (Fábrica del Brazo de Plata) cambió las municiones de guerra por los libros, los cuadros, la música y el tintineo de las copas. Foto de TimeOut

Después, mata la sed en una de las 3 fábricas de cerveza artesana del barrio: la de la cerveja Musa; la Lince o la colorida fábrica de Dois Corvos. Nosotrxs tenemos predilección por esta última pero os recomendamos probar las tres. Suelen promocionar conciertos los fines de semana, sobre todo la fábrica de la Musa.

Fábrica de las cervezas artesanales Dois Corvos, en Marvila

Fábrica de las cervezas artesanales Dois Corvos, en Marvila. Foto de gottakeepmovin

Si te entra el hambre y tienes antojo de pizzas caseras en horno a leña vete a aquel lugar que no existe (no, no te estoy tomando el pelo, se llama así): “Aquele Lugar que Não Existe” . Si tienes antojo asiático opta por Dinastia Tang (elevó la comida asiática del barrio a otro nivel) y si quieres darte un capricho y tienes suerte (suele estar lleno) prueba el famoso Bulo Social Club del chef argentino Chakall y cambia la cerveza artesana del barrio por un rico pisco sour para acompañar una buena milanesa o un ceviche.

Sigue bajando por Rua do Açucar, explora las callejuelas paralelas, piérdete en los entresijos del barrio y déjate sorprender por sus estudios de artistas, ateliers, galerías de arte, restaurantes y bares. Los almacenes Abel Pereira da Fonseca y su arquitectura te dejarán babeando de todo lo que se cuece ahí dentro, artística y gastronomicamente hablando. En Armazém 16, por ejemplo, las 36 ventanas te regalaran una de las mejores vistas sobre el río Tajo. Es imposible abarcar todo lo que Marvila tiene para ofrecer en un párrafo. Lo mejor es que vayas con espírito explorador.

En el vecino barrio de Beato no te pierdas el Convento do Beato y su imponencia histórica.

Fábrica de la cerveza Musa. Foto de Observador

Fábrica de la cerveza Musa. Foto de Observador

Compra en el mercado de productores de Príncipe Real (y quédate por la zona)

Una de las plazas más bellas de Lisboa para nosotrxs, Praça das Flores cobija uno de los mercados con más vidilla los sábados por la mañana: el mercado biológico de Principe Real. Por aquí distintos agricultores y productores vienen a vender sus productos directamente, sin intermediarios. Aunque no estés en un apartamento donde cocinar las verduras fresquísimas que se venden por aquí, sigue siendo una experiencia imprescindible para gourmets o foodies ya que, aparte de respirar y vivir el ambientillo que hay, muchos de los puestos te dan a probar sus productos… Un poco de pan artesanal, algo de repostería portuguesa e incluso alguna mermelada casera ¿Suena bien para empezar el sábado? ;) Además siempre podéis comprar algún souvenir original para llevar de vuelta…

Mercado biológico de productores de Príncipe Real, los sábados por la mañana

Mercado biológico de productores de Príncipe Real, los sábados por la mañana. Foto de mundo.pro

Si después del mercado buscas un sitio para comer… ¡no busques más! Te sugiero el Frei Contente, comida tradicional muy bien confeccionada. Para un digestivo hay varias opciones: el archiconocido Pavilhão Chinês sale en todas las guías pero merece una visita, o mejor dicho, un cocktail. Es como entrar en una novela de los años 20, entre sofás aterciopelados y vitrinas atestadas de juguetes y objetos curiosos.

Si te gusta el gin, que sepas que la catedral de los gin tonics en Lisboa queda al ladito – el Gin Lovers. Si no eres muy fan de la ginebra, vete igualmente y pide una imperial, el espacio lo merece. Si tienes hambre, aviso, no es barato pero los ravioli de calabaza son orgásmicos.

Muy cerca y al que no puedo dejar de mencionar está uno de los bares más antiguos de Lisboa: el Fox Trot. Toca al timbre y, si llegas pronto, seguro que te dejan entrar en el bar que huele a terciopelo estrenado en 1978. Lo demás es sorpresa pero ¡spoiler alert! tiene un jardín interior donde disfrutar de uno de los mejores cocktails de Lisboa. Si entra el hambre, puedes pedir el filete a la fox trot hasta las 3h de la mañana…

Si ya la noche se anima, os queréis desmelenar y os gusta la música electrónica, os recomiendo el Incógnito.

Respira bien hondo antes de subir porque las vistas te cortarán la respiración en Monsanto

Si eres de esas personas a las que les encantan unas buenas vistas sobre la ciudad que visitan, seguro que entre tus recomendaciones lisboetas encuentras el famoso Mirador da Graça/Sophia de Mello Breyner; el de Portas do Sol; el de Santa Catarina, el de São Pedro de Alcantâra y hasta nuestro preferido hasta el momento: el de Nossa Senhora do Monte.

El #Randomtip que traemos en este post es un mirador muy distinto, desde el mayor pulmón de la ciudad: el parque forestal de Monsanto.

Desde el mirador panorámico del pulmón lisboeta, Monsanto, podrás disfrutar de unas vistas 360º de la ciudad. El edificio pasó por varias fases: restaurante, bingo, almacén… hasta su posterior abandono. Felizmente, en 2017 el ayuntamiento decidió darle una limpieza y convertirlo en el Miradouro Panorámico de Monsanto. Si quieres saber más sobre la historia del Restaurante y el edificio, te recomendamos este especial del Expresso (en portugués)

Mirador de Monsanto. Foto de noticiasaominuto

La forma más barata para llegar es con el autobús 711, que puedes coger en varios puntos del centro (por ejemplo, en Rossio). Si quieres ir más rápido, taxis/Ubers y demás también te llevarán hasta allí.

Además, en el anfiteatro Keil do Amaral ocurren eventos gratuitos (como el Outjazz en Verano) y desde el mirador homónimo al lado puedes disfrutar de unas vistas del Tajo y el puente 25 de Abril desde un entorno verde-que-te-quiero-verde.

Vistas desde el mirador Keil do Amaral

Vistas de quitar el hipo desde el mirador Keil do Amaral. Foto de Timeout

Piérdete por las calles del barrio de Penha de França

Siguiendo la línea de este post: seguro que ya te has perdido por las estrechas callejuelas donde pasan oxidados tranvías amarillos cargaditos de turistas y donde viven cada vez menos residentes, como Graça o el bello barrio más antiguo de Lisboa, Alfama. Pero nosotrxs te recomendamos perderte por el auténtico barrio de Penha de França. Solemos empezar esta ruta desde el Mercado de Arroios, del que ya os hemos hablado en este post. Vais a tener que subir un poco en algunas cuestas, ¡pero merece la pena!

El mirador de Penha de França sobre tejados lisboetas

El mirador de Penha de França sobre tejados lisboetas

Si tenéis suerte, la primera parada puede ser en Tô Na Hora, un pequeño restaurante en el que algunos días se canta Fado Vadio (en el que gente no profesional expresa sus emociones a través de una música tan especial como es el fado). Puedes entrar y tomarte un vino o una cerveza mientras disfrutas de un fado mucho más auténtico que el que encontrarás en otros lugares más turísticos, y si hay, te recomendamos que pruebes las “chamuças”. En toda esta calle (Calçada Poço dos Mouros) os encontraréis también con muchos edificios completamente recubiertos de azulejos de diferentes patrones.

Fado Vadio en Tô na Hora

Fado Vadio en Tô na Hora

Siguiendo la cuesta, llegaréis a la Iglesia da Penha de França, en la que hay un graffiti interesante sobre la leyenda del lagarto y la serpiente que os recomendamos leer (está en portugués). Detrás de la iglesia hay un mirador muy desconocido y poco concurrido desde el que podréis apreciar los tejados lisboetas y divisar el puente Vasco da Gama.

El mural de la leyenda del lagarto y la serpiente en Calçada Poço dos Mouros, Penha de França

El mural de la leyenda del lagarto y la serpiente en Calçada Poço dos Mouros, Penha de França

La siguiente parada será otro mirador de elección Randomtrip: Miradouro do Monte Agudo. Desde aquí tendréis unas vistas increíbles de la puesta de sol disfrutando de una cervecita del kiosko que hay allí mismo en el mirador.

Para terminar, podéis seguir caminando hacia Graça para llegar al ya turístico Miradouro da Nossa Senhora do Monte, pasando por algunas obras de street art que os hemos recomendado en la ruta antes en este mismo post.

Mirador de Nossa Senhora do Monte

Inês mirando al Castillo de São Jorge en el mirador de Nossa Senhora do Monte, nuestro favorito.

Rastrea en el mercadillo de Anjos 70

Seguro que ya conoces la “Feira da Ladra“, el rastro lisboeta de los martes y los sábados por la mañana con su entorno privilegiado (la vistas del Panteón serán de las más bellas que puedes tener de Lisboa) y cuyo Mercado de Santa Clara es muy interesante arquitectónicamente, ya que es una de las primeras construcciones del país que combina hierro y vidrio. Ahí te chocarás con bastantes más turistas que con residentes. Si te has despertado consumista, mejor escápate al Mercado de Anjos 70. Este “Art&Flea Market” ocurre el primer finde de cada mes en Regueirão dos Anjos, 70 y el arte, los libros, la música y la ropa en segunda mano son tan originales como apetecibles.

Si te entra el hambre por aquí cerca tienes un restaurante chino riquísimo (de esos donde ves a gente local cenando) llamado Palácio de Hong Kong, dos restaurantes vegetarianos buenísimos, el Bio y el Hare Krishna o, si prefieres algo más tradicional (y comercial), vete a comer un filete en salsa Portugália, una de las cervecerías de la cadena de comida portuguesa (abierta hasta tarde) de las varias que hay en el país.

Caprichos para el cuerpo y para el alma (y el hogar). Fotos de Art&Flea Market Anjos 70

Desmelénate en Intendente

A ver si adivino… ¿Te han recomendado el Bairro Alto para salir por la noche? Es un barrio mítico de callejuelas estrechas llenas de bares y restaurantes al que tendrás que ir alguna noche a desmelenarte, pero si quieres esquivar las hordas de turistas nocturnos, mi #Randomtip es otro, más específicamente en el barrio de Intendente

Empieza disfrutando de una imperial (caña) o un vinito con vistacas al castillo de San Jorge en el bar Topo, en Martim Moniz. Cuando ya hayas disfrutado de las increíbles vistas de esta terraza y sacado mil y una fotos, bájate al barrio de Intendente. Si todavía te tomas algo más antes de cenar, pásate por “Das Joanas“, un pequeño bar con terraza cuya selección de banda sonora es especialmente buena y donde la animación es inversamente proporcional a la luz del sol.

Un fragmento de las vistas al castillo de São Jorge desde la terraza del bar TOPO

Un fragmento de las vistas al castillo de São Jorge desde la terraza del bar Topo

Cuando el hambre apriete, no te voy a hablar de la marisquería Ramiro, archiconocida y con colas gigantescas (aunque si te apetece una mariscada buena y te quieres dar un caprichito, está riquísima). Cena en el Cova Funda o en Casa dos Amigos do Minho (comida tradicional casera a muy buen precio) sin contarlo a demasiada gente o, si tienes antojo de comida india prueba uno de los muchos restaurantes de esa misma calle, Rua do Benformoso.

Acaba soltando la melena en una de las noches temáticas del salón del tigre de Casa Independente. Chequea que se cuece la noche que quieres ir en su página web o en su página de facebook. Si estás cansadilla/o de tanto patear por la ciudad y no te aguantas hasta el bailoteo, tómate una cervecita o vinito en su patio, el espacio y el ambiente merecen la pena ;)

El salón del tigre y el patio cambian de cara cuando el sol se pone. Fotos de Casa Independente

Cruza el Tajo y disfruta de las vistas de Lisboa al atardecer desde Cacilhas

Un planazo fuera de ruta y, en este caso, fuera de Lisboa es cruzar el río Tajo en barco (mejor dicho, en cacilheiro) al otro lado, Cacilhas, para disfrutar de las vistas de la capital en todo su esplendor. El trayecto tarda unos 10 minutos, hay cacilheiros con mucha frecuencia por la tarde (por la noche disminuye) y va incluido en la red de transporte, siendo el trayecto 1€ y algo.

Antes de coger el barco, disfruta de las vistas que Lisboa te regala a orillas del Tajo, en Cais do Sodré

Antes de coger el barco, disfruta de las vistas que Lisboa te regala a orillas del Tajo, en Cais do Sodré

El barco se pilla en la terminal fluvial de Cais do Sodré (“andén fluvial” número 3) hacia Cacilhas. Calcula bien la hora a la que pillas el barco para ver la puesta de sol desde el propio barco o ya desde el otro lado… ¡Es de los más bellos espectáculos (y gratis)!

Puesta de sol desde el barco (el cacilheiro) de Lisboa hacia Cacilhas, con el Tajo y el puente 25 de Abril de protagonistas

Puesta de sol desde el barco (el cacilheiro) de Lisboa hacia Cacilhas, con el Tajo y el puente 25 de Abril de protagonistas

Al llegar, te encontrarás unas naves en decadencia poco a poco transformándose, sobre todo,  en coworkings. Para tomar una cerveja con vistas, muy cerca de donde te deja el barco, pásate por el Ginjal Terrase. Suelen hacer fiestas por las noches también.

Rua do Ginjal y sus naves decadentes vestidas con la luz del atardecer

Rua do Ginjal y sus naves decadentes vestidas con la luz del atardecer

Pescador en Cacilhas. Lisboa al fondo, de testigo.

Pescador en Cacilhas. Lisboa al fondo, de testigo.

Si te entra el hambre, nuestro preferido en el meollo de Cacilhas es A Toca. No te pierdas las Amêijoas à Bulhão Pato (almejas en salsa de cilantro), Carne de Porco à Alentejana (cerdo con almejas) y el Polvo à Lagareiro (pulpo al horno). Si prefieres estar a orillas del río (pagando lo que eso conlleva) pero con dosis abundantes, buena relación calidad-precio, y no tienes prisa (normalmente toca esperar, y de hecho mejor reservar) vete al Ponto Final y come las mejores pataniscas que probarás en tu vida (buñuelos de bacalao) con arroz de alubias y un arroz caldoso de rape de quitar el sentido. Todo esto con vistas al tajo, a Lisboa y al puente 25 de Abril, claro.

Anochece de forma mágica y punto final.

Anochece de forma mágica y punto final.

Al lado, en el Atira-te ao Rio, el pica pau (entrante de trocitos de carne en su salsa) y el bife à portuguesa (filete para el que “casi” no hace falta cuchillo) están riquísimos. Para un capricho todavía más caprichoso (€€€), sube el ascensor que hay en “Ponto Final” y sube hasta el Amarra o Tejo. Aunque no vayas a cenar, sube por las vistas, merece la pena. En cuanto a la comida, no hemos ido todavía pero nos comentaron que está riquísima.

Museos fuera de ruta

Lisboa es una ciudad con mucha oferta cultural lo que hace que sea cada vez más difícil elegir el museo al que ir. Si tienes pocos días, piensa bien en lo que te gusta y elige en función de ello. Algunos de más especiales (de los que no suelen salir en todas las guías) para mí son:

Fundação Arpad Szenes Viera da Silva: Divulga la obra de la gran artista plástica portuguesa Vieira da Silva y de su marido, el artista plástico húngaro Arpad Szenes. En plena plaza de Amoreiras con su idílico jardín, la fundación está instalada en la antigua “Real Fábrica dos Tecidos de Seda de Lisboa”, un edificio bellísimo del siglo XVIII. Además de la fundación, en la misma plaza se encuentra la Capilla de Nossa Senhora de Monserrate (1786) y Mãe d’Água, de la que os hablo en seguida.

Interior de la Fundación Arpad Szenes Vieira da Silva

Interior de la Fundación Arpad Szenes Vieira da Silva. Foto de O-Tuga

Jardín de la Plaza de Amoreiras y el edificio histórico donde se encuentra la Fundación

Jardín de la Plaza de Amoreiras y el edificio histórico donde se encuentra la Fundación. Foto de O-Tuga

Mãe d’Água: Es imposible pasear por Lisboa y no darse cuenta del acueducto del siglo XVIII con una extensión de 19 kilómetros que atraviesa la ciudad. Lo que mucha gente no sabe es lo que esconde la entrada a dicho acueducto: el “Reservatório Mãe d´Água” (Depósito Madre d’Agua). Dicho depósito, que recoge el agua proveniente del Acueducto de las Aguas Libresesconde un ambiente sagrado que sugiere la entrada a un templo del agua y unas vistas panorámicas de Lisboa increíbles subiendo las estrechas escaleras. Suele acoger exposiciones de arte y distintos eventos musicales. El Museu del Água dinamiza visitas guiadas gratuitas al depósito. No cuento nada más, tienes que vivirlo.

El impresionante interior del depósito de Mãe d'Água. Foto de Remerstien

El impresionante interior del depósito de Mãe d’Água. Foto de Reimerstien

Aqueduto das Aguas Livres

Aqueduto das Aguas Livres (Acueducto de las Aguas Libres), en Lisboa. Foto de Ruralea

Fundação Saramago: Una visita imprescindible si eres fan del premio Nobel portugués, el escritor José Saramago. Está en la curiosa Casa dos Bicos, cuya fachada está revestida con piedras talladas en punta de diamante, y presenta un interesante recorrido por las más de 40 obras literarias del autor (exposición permanente) además de interesantes exposiciones temporales enfocadas en la defensa de los derechos humanos, promoción de la cultura en Portugal y defensa del medio ambiente. Por cierto, si te gusta Saramago, una visita todavía más imprescindible es a la casa que compartía con Pilar del Río y su biblioteca en Tías, Lanzarote, una excelente excusa para visitar la bella isla volcánica en Canarias.

La curiosa fachada de la "Casa dos Bicos" (Casa de los Picos) donde se encuentra la Fundación José Saramago

La curiosa fachada de la “Casa dos Bicos” (Casa de los Picos) donde se encuentra la Fundación José Saramago

Casa Fernando Pessoa: Hablando de escritores y sus casas, otra visita interesante es a la casa del gran poeta portugués contemporáneo: Fernando Pessoa. La Casa Fernando Pessoa, en Lisboa, cobija dos interesantes bibliotecas: la particular del poeta y la de la casa-museo, especializada en poesia mundial. Además de haber sido la mismísima casa donde vivió Pessoa en sus últimos 15 años de vida y de tener una programación de eventos desde conciertos a recitales, hace las delicias de cualquier persona a la que le guste la poesia y, en especial, a la poesia de Pessoa y sus heterónimos…

Interior de la Casa Fernando Pessoa. Foto de Lifecooler: https://lifecooler.com/artigo/atividades/casa-fernando-pessoa/329196

Interior de la Casa Fernando Pessoa. Foto de Lifecooler

Museu da Marioneta: Situado en el bello Convento das Bernardas, es un espacio dedicado a contar la historia de las marionetas y del teatro de marionetas por todo el Mundo, enfocándose especialmente en el recorrido y transformaciones de la marioneta portuguesa a lo largo de la historia. Aparte del museo con su completa exposición permanente e interesantes exposiciones temporales, tiene, ¡cómo no! espectáculos de marionetas que son un planazo si vienes a Lisboa con tu(s) peque(s). Para saber cuándo y cuánto, entra en su página web.

Uno de los espectáculos del Museu da Marioneta. Foto de Público

Uno de los espectáculos del Museu da Marioneta. Foto de Público

Quinta dos Azulejos: Uno de los motivos por los que Lisboa es un auténtico museo al aire libre son sus bellas fachadas de azulejos que nos encontramos en nuestros paseos por la ciudad. Para gustos los patrones y si a ti también te encanta descubrir nuevos y coloridos patrones de este exlibris portugués no te puedes perder este paraíso fuera de ruta. El jardín de esta mansión en Lumiar esconde uno de los más bellos conjuntos de azulejos de la capital, algunos anteriores al terremoto de 1755.

Detalle del jardín de la "Quinta dos Azulejos". Foto de MaisLisboa

Detalle del jardín de la “Quinta dos Azulejos”. Foto de MaisLisboa

 – MAAT: el Museo de Arte, Arquitectura y Tecnología de Lisboa quizás no debería estar en esta lista porque muy fuera de ruta no es, saldrá recomendado en varios sitios y, de hecho, es una parada genial que puedes hacer cuando vienes de Belém, antes de seguir camino hacia el LX Factory. Pero como ganó el premio Randomtrip al museo más fotogénico de Lisboa, no podía dejar de incluirlo. Cuando salgas de las interesantes exposiciones que viven dentro de este ovni y el edificio de la antigua fábrica de electricidad, que sea sobre el atardecer, es realmente impresionante. 

El increíble MAAT (Museo de Arte, Arquitectura y tecnología) a orillas del Tajo

El increíble MAAT (Museo de Arte, Arquitectura y tecnología) a orillas del Tajo

¿Vienes en verano y te gusta el Jazz? Estás de suerte…

Todos los domingos de verano los principales parques de la ciudad en Lisboa se inundan de Jazz, desde el más clásico al más contemporáneo, al jazz más fusión (ese del que mi padre diría: ¡esto no es jazz!). La culpa la tiene el OutJazz, planazo gratuito de domingos por la tarde donde puedes llevar tu cerveza o tu vino (en Portugal no existe ley anti-botellón) siempre que lo dejes todo limpito. También podrás comprar ahí si te apetece.

OutJazz en Jardim da Estrela

OutJazz en Jardim da Estrela. Foto de PortugalConfidential

Los jardines emblemáticos que acogen el evento veraniego van cambiando de mes a mes pero suelen ser en el Jardim da Estrela, el Jardim das Oliveiras del CCB (Centro Cultural de Belém), el Jardim da Torre de Belém, el Parque Eduardo VII (ya que hablamos de él, no os perdáis las vistas increíbles desde arriba y la Estufa Fria), el jardín de la Tapada das Necessidades, el jardín de Campo Grande y el anfiteatro del jardín de Keil do Amaral, en Monsanto.

Lo ideal es que vayas chequeando en su página de Facebook dónde tendrá lugar el domingo que estés en Lisboa (de Mayo a Septiembre, claro): https://www.facebook.com/OutJazz/

Cartel de programación del OutJazz de 2018

Cartel de programación del OutJazz de 2018

Si no vienes en verano y te gusta el Jazz no desesperes, el gran Hot Clube de Portugal está abierto todo el año, y el club de jazz de Portugal más antiguo nunca defrauda  :)

¿Vienes en Junio y te gusta la verbena? Más suerte todavía…

Si vas a venir a Lisboa durante el mes de Junio, estás de suerte: es el mes de las fiestas de la ciudad. Lisboa se llena de “arraiais” (fiestas al aire libre) de los “santos populares” en distintos barrios. No pueden faltar las sardinas asadas (encima de una rebanada de pan), la cerveza/vino, la música popular y, ¡el baile está servido!

El día fuerte es el día de Santo Antonio, el 13 de Junio, pero la fiesta continua durante todo el mes, así que si vienes, ya sabes, échate unos bailes, o mejor dicho, unos “bailaricos”. Eso sí, Lisboa mola, está de moda y queremos que siga molando. Así que intentaremos daros consejos hacia turismo más sostenible, ya que la ciudad está sufriendo las consecuencias de un turismo de masas desenfrenado.

La plaza de Martim Moniz en fiesta, con la decoración típica de los "Santos Populares" en Lisboa

La plaza de Martim Moniz en fiesta, con la decoración típica de los “Santos Populares” en Lisboa

Nuestro #randomtip: las fiestas se celebran en muchos puntos de la ciudad. La mayoría de lxs turistas acaba en el “Arraial de Alfama” (uno de los barrios más afectados por este turismo de masas), así que si quieres vivir esta experiencia real, no tienes más que irte ¡a cualquier otro! Por ejemplo, el Arraial de Madragoa y el Arraial da Mouraria. Si vas a este último no te pierdas uno de nuestros restaurantes preferidos en la ciudad, el mozambiqueño Cantinho do Aziz (reserva antes porque suele estar lleno).

¿Con ganas de hacer todos y cada uno de estos planes?

Mapa con todos los planes fuera de ruta

En este mapa tienes todos los sitios y planes que te recomiendo, para que lo puedas consultar fácilmente en tu móvil, con Google Maps:

Cómo moverte por Lisboa

La mejor forma de moverse por el centro de la ciudad es el metro. Sácate la tarjeta Zapping en las máquinas de venta que están en las estaciones de metro y que vale para todos los transportes en Lisboa (metro, bus, tranvía y barco incluidos) y sólo tienes que recargarla con 3, 5, 10, 15 o 20€.

Si quieres vivir la experiencia de montar en un tranvía lisboeta, lo entiendo, son demasiado apetecibles. Pero hazlo en el tranvía turístico, el “Hills Tramcar Tour“, es un tranvía rojo y es Hop ON Hop OFF. Sí, es más caro que subirte al 28, pero además de no estar contribuyendo a un turismo insostenible de la ciudad, puedes utilizar el billete 24h y salir y entrar en las paradas indicadas a lo largo del recorrido las veces que quieras. Puedes comprar el billete en este enlace. Por cierto tranvía se dice “elétrico”, en portugués.

Otra forma de moverse por la ciudad, sobre todo si quieres escapar de las colas de turistas en el tranvía 15 para ir a Belém es coger el tren (comboio, en portugués) en Cais do Sodré. El tren también es la mejor forma de ir hacia Cascais o Sintra, destinos (bellos y turísticos) cercanos que suelen estar en todas las guías de visita también.

Si no hay parada de metro cercana a donde quieres llegar, otra opción es hacer la ruta en bus (autocarro, en portugués). Aquí encuentras un simulador que te dice que línea de bus más te conviene hacia donde quieres ir, y en Google Maps te suele dar todas las opciones posibles para llegar a un lugar.

La estación de metro de Rossio, con el castillo de São Jorge al fondo

La estación de metro de Rossio, con el castillo de São Jorge al fondo

Dónde dormir en Lisboa

Estos son los 3 alojamientos con muy buena relación calidad-precio que te recomendamos:

Guest House Guerra Junqueiro ofrece habitaciones cómodas con baño privado y muy buena relación calidad-precio (40€/noche). Se encuentra en el tranquilo barrio lisboeta de Areeiro (¡nuestro barrio!) en una avenida llena de restaurantes, cafés y tiendas. El casco antiguo se encuentra a 10 minutos en metro. La estación de metro Alameda está al lado y tiene tanto la línea verde directa al casco antiguo como la línea roja directa al aeropuerto. ¿Quieres más detalles y opiniones? Cotillea y Reserva aquí.

Fotos de la ficha del Guest House Guerra Junqueiro en Booking

Si prefieres quedarte cerca de la que es considerada una de las vistas más impresionantes de Lisboa, en el parque Eduardo VII, entonces opta por la Casa Belmonte. Está al ladito de la famosa plaza Marquês de Pombal (con su estación de metro a 3 minutos caminando) y al ladito también del parque con la famosa vista. Además, para tener vistas no tendrás que subir al parque porque también las tendrás desde el ático del hotel o, si prefieres pagar un poco más, de tu misma habitación con vistas al Tajo (47€/noche habitación doble con baño privado; 60€/noche con vistas). ¿Quieres más detalles y opiniones? Cotillea y reserva aquí.

Fotos de la ficha de Casa Belmonte en Booking

Si eres de lxs que prefieren quedarse en meollo lisboeta, entonces esta es tu opción: Anjo Azul. En pleno Bairro Alto (el famoso barrio fiestero de callejuelas llenas de bares y restaurantes) pero en una de sus calles más tranquilas, este edificio del siglo XVIII ofrece habitaciones sencillas y limpias con baño propio por 50€/noche, a escasos metros de Praça Camões en Chiado, del famoso ascensor da Bica o de la plaza de Rossio. ¿Quieres más detalles y opiniones? Cotillea y reserva aquí.

Fotos de la ficha de Anjo Azul en Booking

Puedes también apuntarte a esta web para hacer couchsurfing, es decir, quedarte unos días en casa de alguien residente en Lisboa que te abre sus puertas. Una experiencia de lo más auténtica donde puedes compartir mucho más que alojamiento y aprender más de la cultura lisboeta, siempre respetando las normas de la casa en cuestión, claro.


Y, no te olvides, vive Lisboa de la forma más sostenible posible. Evita turistadas que contribuyan a la destrucción de la cultura local y su autenticidad y sé consciente de tu huella turística y ecológica. Te aconsejamos sobre qué planes evitar en la ciudad para no hacer el guiri y planes alternativos en este otro post que escribimos. Si vas a visitar Lisboa y no tienes claro si alguna actividad es sostenible o no, ¡escríbenos e intentaremos ayudarte!

Boa viagem, Lisboa espera por ti!

Lisboa fuera de ruta: Planes alternativos para conocer (y comer) el lado más auténtico de la ciudad
5 (100%) 20 votes

4 pensamientos sobre “Lisboa fuera de ruta: Planes alternativos para conocer (y comer) el lado más auténtico de la ciudad

    1. Inês Nunes Autor

      Muito Obrigada, Rocío! Me encanta que te pases por aquí y te haya gustado! Sí, la verdad es que los planes no se agotan por Lisboa y la ciudad ofrece chicha para unos cuantos posts más! Un abrazo

  1. Adolfo

    Hola Ines, genial todo lo que hacer fuera de lo clásico en Lisboa en un mes estaré x ahí una

    semana y tratare de ir a la mayoría de los lugares que recomendas. Abrazo

Deja un comentario