São Miguel es la isla más grande y la más poblada de las Azores, también la más turística. Es una isla muy heterogénea donde los planes llegan (y sobran) para pasar una semana si la quieres explorar con calma. Por aquí los días se viven entre algunas de las lagunas más bellas del archipiélago, senderos en bosques biodiversos salpicados por cascadas, termas humeantes donde descansar, miradores impresionantes para explorar y una taza de té para probar en las únicas plantaciones en Europa. Es la isla con mayor variedad gastronómica y de alojamiento, con lo cual hay opciones para todos los bolsillos y todos los gustos.

Por su heterogeneidad y oferta, es una excelente puerta de entrada al archipiélago azoriano. Aunque sea la isla en la que el turismo ha pisado más fuerte de las nueve y en la que la masificación se hace notar, sobre todo en aquellos puntos de obligada visita, sigue regalando autenticidad azoriana si se sale un poco de la ruta marcada.

En esta guía intentamos reflejar todo lo que São Miguel tiene para ofrecer con propuestas prácticas, itinerarios de 2 a 7 días, dónde dormir y hasta dónde comer para que aproveches tu viaje a la isla lo mejor posible.

Contenidos

Datos básicos para viajar a São Miguel

Moneda: Euro

Idioma: Portugués

Población: 133.000 (en 2021)

Presupuesto diario: Desde 70€/día por persona (aprox.) para un viaje de una semana con coche alquilado y las opciones más económicas de alojamiento privado para 2. Más información de presupuesto aquí

Clima: Sin duda la mejor época para visitar São Miguel es en verano debido a mejores temperaturas de aire y agua y menos probabilidad de lluvia, aunque el invierno no es muy frío (pero suele llover más). Entérate mejor de cuándo ir aquí.

Alojamiento: Lo ideal es dormir en Ponta Delgada (nosotrxs nos quedamos en el apartamento Ladeira Loft en el centro con vistas al mar pero hay muchas más opciones aquí) o en Ribera Grande (echa un ojo a la Mitós Vila o otros alojamientos aquí) , por su ubicación céntrica, conexiones con resto de puntos de la isla y oferta gastronómica y de alojamiento. Más info sobre dónde dormir aquí.

Duración: Mínimo 3 días, recomendable 5 días e ideal una semana. Más info aquí.

Vuelos: Desde Madrid hay una nueva conexión de Iberia con Ponta Delgada, sólo en verano un par de veces por semana. Lo más barato suele ser volar desde Oporto/Lisboa, donde hay multitud de vuelos con Ryanair, Tap o Sata. Te recomendamos que utilices comparadores de vuelos como Skyscanner y Kiwi y que seas flexible con las fechas. Más info de cómo llegar aquí.

Transporte: La mejor opción es alquilar un coche. Nosotrxs lo hicimos con Autatlantis y nos encantó: coches nuevos y la mejor política de franquicia. Más info aquí

Zona horaria: UTC +0. La hora en el archipiélago de las Azores (Portugal) es una hora menos que en el continente portugués e islas canarias y dos horas menos que en el continente español .

Medidas Covid-19: Dado que en las Azores las medidas van cambiando constantemente, antes de viajar consulta aquí la información oficial del gobierno regional para entrar al archipiélago y aquí las restricciones específicas por isla.

Lagoa do Fogo: nuestra favorita

Cuándo ir a São Miguel

Los mejores meses para visitar São Miguel diríamos que son Mayo, Junio y Septiembre. Teniendo en cuenta que es la isla más turística de las Azores, lo ideal sería evitar Julio y Agosto que son ya de por sí los meses con más turismo. Junio y Septiembre suelen ser los mejores meses, con buen tiempo, aguas apetecibles y menos turismo masificado.

A nivel de clima, el verano es sin duda la mejor época, con temperaturas más elevadas, menos probabilidad de lluvia y la posibilidad de disfrutar más de sus playas y piscinas naturales. En cualquier caso, el clima en São Miguel (y en las Azores en general) es muy cambiante por lo que no hay garantías en ninguna época del año (se suele decir que puedes tener las 4 estaciones en un mismo día).

Las aguas fresquitas de la cascada Salto do Prego

Tabla del clima en São Miguel, con temperaturas y días de lluvia por mes:

MesTemperatura mediaTemperatura media (agua)Días de lluvia
Enero17º17º13
Febrero16º17º9
Marzo16º17º12
Abril16º16º13
Mayo18º19º11
Junio20º20º7
Julio22º23º8
Agosto23º25º9
Septiembre23º24º14
Octubre21º23º18
Noviembre19º19º14
Diciembre18º19º17
MesTemperatura mediaTemperatura media (agua)Días de lluvia

Además, si te gustan los festivales de música y de otros tipos de arte, puedes intentar cuadrar tu visita a la isla con los festivales Tremor, Azores Burning Summer, Meo Monte Verde, Festival das Marés o Walk and Talk.

Lagoa do Congro, una maravilla para todo los sentidos

Cómo llegar a São Miguel

Desde España han estrenado en 2021 una conexión de Madrid con Ponta Delgada con Iberia sólo durante el verano, un par de días a la semana. Pero lo más económico suele ser volar desde Lisboa/Oporto con Ryanair aunque a veces también se encuentran buenos precios con Tap (la aerolínea portuguesa) o con Sata (laaerolínea azoriana responsable por todos los vuelos inter-islas). Te recomendamos que seas flexible con las fechas y que utilices comparadores de precios como Skyscanner y Kiwi.com.

Sobrevolando la isla de Pico de camino a São Miguel

Cuántos días dedicar a São Miguel

Te recomendamos un mínimo de 3 días, aunque lo ideal para visitar São Miguel serían unos 5 días y si te quedas una semana para contar con lo impredecible que es el clima en las islas y viajar de forma más relajada, no te arrepentirás. Por este motivo te proponemos distintos tipos de itinerarios, de entre 2 y 7 días.

¿Sabías que en São Miguel existen las únicas plantaciones de té de Europa?

Qué ver en São Miguel

Este es un resumen de los lugares de interés para visitar en São Miguel, y debajo tienes el mapa e información específica de cada lugar.

Qué ver y qué hacer en São Miguel

  • Las lagunas más bellas del archipiélago
  • Furnas volcánicas humeantes donde se hacen cocidos con olor a azufre
  • Termas naturales en el medio de la naturaleza donde relajarse
  • Miradores sobrecogedores
  • Carreteras serpenteantes, verdes y (en verano) floridas

Mapa de São Miguel

Aquí te dejamos todos los lugares de interés en São Miguel de los que hablamos en esta guía en un mapa de Google Maps que puedes llevar en tu smartphone para consultar en cualquier momento.

Y aquí te dejamos también un mapa turístico con las carreteras de São Miguel (haz click en la imagen para descargarlo en mayor tamaño y resolución)

Oeste de la isla: Sete Cidades y alrededores

Miradouro Vista do Rei y la Lagoa das Sete Cidades

Hay varios miradores desde donde contemplar la bella laguna de Sete Cidades pero el Miradouro Vista do Rei es el punto más famoso. Aunque Sete Cidades parecen dos lagunas – una verde y otra azul – realmente es una laguna cuyas aguas verdes y azules no se mezclan. Cuenta la leyenda, cargadita de amor romántico, que la laguna de dos colores se formó con las lágrimas del amor imposible entre una princesa de ojos azules y un pastor de ojos verdes que lloraron tanto en su último encuentro, antes de que la princesa se casara con otro prometido, que nació esta laguna bicolor.

La impresionante laguna de Sete Cidades desde el mirador Vista do Rei

Leyendas aparte, al parecer, el motivo para los distintos colores de la laguna son la profundidad y la concentración de algas existentes en cada lado. La separación entre ambos lados que se ve desde el mirador es un puente que podrás cruzar al bajar.

Que no te extrañe al llegar al Miradouro da Vista do Rei (Vista del Rey), encontrarte con algún autobús turístico y compartirlo con bastantes más personas, es lo que tiene encontrarse ante una de las lagunas más bellas del archipiélago y uno de los mejores sitios para contemplarla. En el mirador hay baños y zona de parking pero se suele llenar rápidamente, sobre todo en Julio y Agosto, así que la gente va aparcando por la carretera. Precisamente ahí, en la carretera, cuando fuimos en Julio estaban floreciendo las hortensias, un símbolo de las Azores (aunque no sean flora endémica y realmente sean una plaga) y el entorno de la laguna con las hortensias era bastante fotogénico.

Hortensias, uno dos los símbolos de las Azores (aunque realmente no sean endémicas sino una plaga) bordeando la bella Lagoa das Sete Cidades

Nosotrxs aparcamos justo en la zona trasera del Hotel Monte Palace del que te hablamos en seguida.

Ruinas Hotel Monte Palace

Hay algo en edificios abandonados que nos atrae, que nos agudiza la curiosidad y nos hace inventores de historias instantáneamente. El Hotel Monte Palace, el edificio que se encuentra del otro lado de la carretera del Miradouro da Vista do Rei, fue un hotel de lujo que se estrenó en 1989 (al parecer 6 años más tarde de lo previsto) y no aguantó abierto ni 2 años por problemas financieros. Con el tiempo se volvió una atracción turística abandonada sobre todo por las vistas increíbles que ofrece de la laguna Sete Cidades desde su terraza en la última planta.

Vistas a la Lagoa Sete Cidades desde la última planta del Hotel Monte Palace

Para entrar (y salir) del hotel hay que subir (y bajar) un muro de aproximadamente dos metros, aunque recientemente nos comentó una seguidora que en el extremo izquierdo del hotel (más cerca de la laguna que del parking) hay una zona donde la entrada es más fácil (al parecer hay como un muro de tierra pero no tan alto).

Además, ojo, dentro del hotel hay muchos escombros que podrán hacer que un accidente tonto estropee un viaje increíble. Recientemente un grupo inmobiliario adquirió el hotel para, esperemos, reconvertirlo en algo bonito así que, actualmente, aunque no tenga seguridad ni carteles cuando vayas, que sepas es propiedad privada y está prohibido el paso.

Lagoa do Canário y Miradouro da Grota do Inferno (o da Boca do Inferno)

Las vistas impresionantes no se acaban en Sete Cidades ni mucho menos, de hecho, solo acaban de empezar. Te recomendamos aparcar el coche aquí para conocer otra bella laguna, la Lagoa do Canário. Cuando llegues y aparques el coche verás que hay dos senderos, uno hacia el Miradouro Boca do Inferno (cruzando la carretera) y otro (justo donde está el parking), más largo, de 1 h y media por la Serra da Devassa, del que te hablaremos después.

La Lagoa do Canário tiene la particularidad de que su silueta dibujada por los árboles, a vista de pájaro, parece un fantasma o, para la gente más tecnológica, el mismísimo logotipo de la app Snapchat.

Lagoa do Canário: desde abajo, un paraíso florido, desde arriba, un fantasma muy verde

La laguna se encuentra justo al principio del sendero que harás para llegar al archiconocido Miradouro Grota do Inferno, también conocido como Miradouro Boca do Inferno (son unos 15 minutos caminando desde Lagoa do Canário hasta el famoso mirador), en el Parque Florestal da Mata do Canário. Antes de llegar al mirador entenderás que se trata de una vista especial por la aglomeración de personas que, probablemente, estarán por ahí. Así nos pasó cuando fuimos, en pleno Julio, donde incluso algún que otro codazo hemos testificado para conseguir una foto ante uno de los miradores más bonitos de la isla y desde el que se avistan el mayor número de lagunas.

El impresionante mirador Grota do Inferno o Boca do Inferno

Y es que, a 1000 metros de altitud, desde este imponente mirador podrás avistar la Lagoa de Santiago (en primer plano), la Lagoa de Sete Cidades, la Lagoa Rasa, Grota do Inferno y la Serra da Devassa (donde nos adentramos a continuación).

Sendero Serra Devassa y Lagoa das Empadadas

El sendero por Serra da Devassa (PRC05 SMI) (aquí el folleto informativo en portugués e inglés) es un sendero circular que empieza en el parking de la Lagoa do Canário, y que pasa por varias lagunas y miradores en el que se tarda aproximadamente 1h30. En el sendero existen también un par de desvíos, uno hacia la bella Lagoa das Empadadas y otro al miradouro Pico do Paúl. Nosotrxs hicimos ambos desvíos y añadimos unos 30 minutos al total, es decir, hicimos el sendero en unas 2 horas.

Escala Randomtripper de «Nivel de Dificultad Fofisana (NDF)»: Fácil. Es un sendero con poco desnivel (un par de subidas con poca pendiente), bien señalizado y terreno no demasiado resbaladizo (al menos cuando fuimos, en Julio). Imprescindible botas de trekking/zapatillas para hacer el sendero.

Por si todavía no ha quedado claro: la mejor forma de conocer São Miguel es haciendo ¡el máximo número de senderos posible!

Aparte de lo bonito que es el sendero por la Serra da Devassa, otro punto que nos ha encantado es que aunque está al lado de dos puntos muy visitados de la isla – Grota do Inferno y Lagoa do Canário – por aquí apenas nos cruzamos con gente, lo que hizo que nos sintiéramos en una burbuja de paz en São Miguel en pleno Julio.

Decidimos comer los bocadillos que habíamos llevado en el punto más alto del sendero, el Pico das Éguas, a 873 metros. Por cierto, el punto más alto de la isla de São Miguel se encuentra a 1103 metros, en el Pico da Vara donde hay un mirador.

Cuando llegamos al primer desvío hacia la Lagoa das Empadadas, agradecemos la sombra que nos dio el bosque increíble que cruzamos para llegar hasta la laguna. Después, el esplendor de dos lagunas volcánicas separadas por un trozo de tierra hizo que nos quedáramos contemplándolas en soledad durante unos buenos minutos. Claramente, estas dos lagunas se mantienen al margen de la ruta turística de la zona.

Una de la impresionantes Lagoa das Empadadas

Deshicimos el pequeño desvío, caminamos unos minutos más y nos encontramos con otro desvío hacia el miradouro do Pico do Paúl. Este desvío nos recibió con un camino digno de cualquier boda real: flores blancas guiándonos como si estuviéramos en una celebración de la naturaleza por todo lo alto. Bueno, realmente podríamos decir que viajar a la Azores es celebrar la Naturaleza por todo lo alto.

¿Parece o no una calle decorada para una boda?

Después de caminar unos 500 metros llegamos al Miradouro do Pico do Paúl desde donde se ve gran parte de la isla, las costas norte y sur. Compensa claramente el desvío de este kilómetro extra.

Las vistas del mirador Pico do Paúl merecen el kilómetro extra

Acueducto y Muro das 9 Janelas

Al acabar del sendero por Serra da Devassa, nos fuimos a visitar el Acueducto y el «Muro das 9 Janelas«: el más grande y más emblemático trozo de los acueductos de la isla.

Probablemente el acueducto más verde que hayamos visto nunca

Desde los primeros momentos en que la isla fue poblada, se construyeron distintos sistemas para transportar y almacenar el agua potable. Este acueducto se destinaba al transporte de las aguas provenientes de la Lagoa do Canário y Lagoa das Empadadas hasta la ciudad de Ponta Delgada, con una extensión de más de 10 kilómetros. Merece la pena acercarse a este pequeño pero bonito testigo hecho de nueve ventanas (en português «nove janelas») de la historia y del esfuerzo en el abastecimiento público del agua.

Carretera a Sete Cidades, Miradouro Cerrado das Freiras y Miradouro Lagoa de Santiago

Cuando se contempla la Lagoa das Sete Cidades desde lo alto de los miradores se ve claramente cómo una línea atraviesa la laguna, marcando la diferencia entre el lado azul y el lado verde de la laguna. Esa «línea» es, realmente ¡un puente! así que quisimos cruzarlo y ver la laguna de cerca, ¡claro! De camino a ese puente-carretera pasamos por dos miradores que merecen una parada para apreciar las vistas. El primero es el Miradouro Cerrado das Freiras que nos ofrece la magnitud de la Lagoa das Sete Cidades desde otro punto de vista (para algunas personas, incluso más bonito que el de Vista do Rei).

Sete Cidades desde el Miradouro Cerrado das Freiras

El segundo es Miradouro Lagoa de Santiago y su explosión de verde. Ver esta laguna desde el miradouro da Grota do Inferno prometía algo especial así que decidimos parar para contemplarla más de cerca: todo un acierto.

Lagoa de Santiago o explosión de verde

Finalmente llegamos a la carretera que cruza la Lagoa de Sete Cidades, bajamos un poco la velocidad del coche y nos quedamos con el lado verde a nuestra izquierda y el azul a nuestra derecha. ¿Ganas de explorar una de las lagunas más bellas del archipiélago? Sigue leyendo.

Sete Cidades

Se puede bordear la Lagoa das Sete Cidades en coche, despacito, a pesar del terreno ser algo embarrado. Si lo prefieres hacer en bicicleta, habla con Azores for all: aquí podrás alquilar bicicletas por hora para explorar los alrededores de la laguna. Si quieres explorar la propia laguna, alquila una tabla de paddle en la misma compañía o con Garoupa, especializados en kayak y paddle y con mejores precios, según nos dijo nuestra amiga local Iolanda.

La laguna dentro del cráter dentro de la isla esconde una leyenda…

También visible desde los miradores es el pueblo de Sete Cidades. Al parecer, el pueblo debe su nombre a la leyenda de las «Sete Cidades do Atlântico» (Las Siete Ciudades del Atlántico), una leyenda que inspiró durante siglos la exploración marítima.

Leyenda de las «Sete Cidades do Atlântico

Cuenta esta leyenda que había una isla perdida en el mar, en el medio del océano Atlántico llamada «Ilha Encantada das Sete Cidades», buscada por varixs navegadorxs a lo largo de los tiempos.

Un día, una carabela del medieval reino de Portugal partió con tres frailes y varios marineros, cruzando olas y tormentas, con el objetivo de encontrar la isla encantada. Después de una de esas tormentas, como siempre, vino la calma, las nieblas se abrieron y los marineros avistaron una isla en el horizonte. Se acercaron a la isla, anclaron la carabela, y estuvieron tres días explorando el paraíso verde y azul, sus bosques y ríos, aprendiendo las costumbres y el idioma local (muy similar al que se hablaba en Portugal en ese momento), visitando palacios e intentando entablar relaciones con el monarca isleño.

Al final de los tres días en tierra, regresaron a la carabela y pusieron rumbo al continente para contarle al rey su nuevo descubrimiento. Sin embargo, tan pronto como comenzaron a alejarse de la costa, la isla se vio envuelta de repente por la niebla y, como por arte de magia, desapareció en el mar. Después de contar lo sucedido al rey portugués, este rápidamente envió una embajada en búsqueda de la isla para establecer relaciones pero no la encontraron. Según la leyenda de la isla encantada de las Sete Cidades, se hicieron varias búsquedas durante siglos hasta que ¡por fin! las carabelas portuguesas volvieron a encontrar la isla pero cuando la encontraron la isla estaba deshabitada. Ocupada a posteriori por lxs portugueses, dieron el nombre de «Sete Cidades» a la gigante caldera central del volcán, en honor a esta leyenda

Fuente: Lenda da Ilha das Sete Cidades

La realidad es que es muy probable que cuando te acerques al valle de las Sete Cidades lo encuentres envuelto en un manto de nubes, dotándole de misterio y suspense…

Si te acercas al pueblo de Sete Cidades que sepas que de misterioso no tiene mucho, pero tiene una fotogénica iglesia y un restaurante que nos recomendó gente local, por si te entra el hambre, São Nicolau, con buffet de platos regionales. Si quieres algo menos contundente que el buffet, nos recomendaron también O Poejo para merendar.

La iglesia de Sete Cidades

Y aquí nos despedimos de una de las lagunas más bellas de São Miguel para seguir hacia el oeste de la isla.

Ponta da Ferraria (piscina natural con agua caliente de mar)

Esta concurrida piscina natural cuenta con dos nacientes de aguas termales de origen volcánica (únicas en el mundo por el elevado nivel de azufre que contiene), conocidas por sus poderes curativos y que hacen que puedas estar en el mar ¡con agua caliente! Antes apenas la disfrutaba la gente local que vivía cerca pero desde que se construyó el complejo termal privado «Termas da Ferraria» se ha vuelto más famosa. El complejo cuenta con piscinas (6€) interior y exterior, masajes, restaurante y bar. Al parecer en verano, los viernes, la piscina no cierra hasta las 23:00h pudiendo contemplar la puesta de sol y la llegada de la luna desde un agua calentita.

Ferraria o cómo disfrutar de una experiencia termal en pleno océano Atlántico

La zona cuenta con un amplio parking por lo que aunque la carretera de acceso es algo estrechita en algún tramo, no hay problema en llegar en coche.

En alternativa al complejo termal, puedes ir directamente al mar a disfrutar de estas aguas marítimas termales. Si vas, que sepas que la altura ideal para ir es con la marea intermedia, cuando está a medio camino entre alta y baja: en bajamar el agua está demasiado caliente (puede llegar a temperaturas por encima de los 30º) y con marea alta, demasiado fría (puedes consultar las mareas aquí)

Nosotrxs no fuimos al complejo termal privado y nos dirigimos directamente a la piscina natural en pleno mar pero había tantísima gente que dimos media vuelta y nos fuimos sin disfrutar de sus aguas. La piscina natural cuenta con varias cuerdas donde agarrarse (para evitar chocar contra las rocas debido al oleaje del mar) y no mucho espacio alrededor de la misma donde estirar la toalla y secarse (más arriba, subiendo las escaleras, hay balnearios gratuitos).

La piscina termal en pleno mar estaba muy concurrida cuando fuimos.

En la carretera de acceso a Ponta da Ferraria, no te olvides de parar (a la ida o a la vuelta) en el Miradouro da Ilha Sabrina, para disfrutar de unas bellas vistas de la zona (que es una «fajã lávica», área protegida y que tiene el nombre oficial de «Monumento Natural do Pico das Camarinhas – Ponta da Ferraria«) desde lo alto. Como curiosidad, el nombre se debe a que efectivamente existió un pequeño islote visible desde aquí, con el nombre de «Sabrina», que surgió en el siglo XIX con una erupción volcánica pero que desapareció meses después.

Miradouro da Ponta do Escalvado

El Miradouro da Ponta do Escalvado, construido sobre un acantilado, ofrece vistas increíbles de la costa oeste de la isla, tanto de Ponta da Ferraria (de la que te acabamos de hablar) como de la zona de Mosteiros.

Es también un increíble punto para observar la puesta de sol, y fue un importante punto de avistamiento de ballenas.

Mosteiros

Uno de los mejores sitios donde darse un chapuzón en la isla es en la playa o en la piscina natural de los Mosteiros. Sí, en esta aldea de pescadores hay tanto playa de arena como piscina natural así que sólo hay que elegir.

Praia dos Mosteiros

Esta bonita playa de arena negra es, junto con Santa Bárbara, una de las mejores para practicar surf en la isla. Su nombre viene de las dos enormes rocas de basalto volcánico que se yerguen en el mar a las que han llamado Mosteiros (Monasterios, en portugués).

Praia de Mosteiros, al atardecer

En la misma playa hay un chiringuito (Snack Bar «O Tubarão», con cerveza local barata, por cierto) donde ver, al final del día, al sol entrar en el mar entre los «monasterios». Esta es una de las estampas más fotogénicas de la isla al atardecer.

Al menos uno de los días de tu viaje por São Miguel tienes que acercarte a Mosteiros para contemplar el atardecer

Si, como nosotrxs, prefieres acercarte más a las rocas durante la «hora dorada», en el chiringuito de la playa nos dejaron llevar los vasos de cristal con la promesa de que los trajéramos de vuelta. Así fue.

Piscina natural dos Mosteiros

Si, por otra parte, prefieres chapuzón libre de arena en los pies, cerquita tienes las piscinas naturales. En bajamar, se ven claramente los laberintos de la lava que se solidificó en el mar donde se forman pequeñas piscinas para estar a remojo. Cuando la marea sube, es ideal para dar unas brazadas en el mar.

¡Al agua, pata!

Para disfrutar de la piscina natural lo ideal es que aparques el coche justo en frente (o cerca) delquiosco (Sunset Steve’s Bar) donde también podrás tomar algo después del chapuzón.

Piscina natural de Mosteiros

El agua de las piscinas era tan transparente que cuando fuimos pudimos ver, haciendo snorkel, varios peces. ¡Ojo al entrar y al salir! para no resbalarte en las piedras musgosas. Hay zonas más fáciles para entrar en el mar pero lo ideal es que lleves unos escarpines (verás que te serán útiles en todo el viaje por las Azores). En las piscinas naturales hay ducha de agua dulce para quitarte la sal al salir, antes de la cerveza en el chiringuito.

Los «Mosteiros» desde la piscina natural

Si el hambre aprieta, te recomendamos dos opciones por aquí: en Pizzería Fantasía probamos unas de las mejores pizzas de la isla y tiramisú pero si prefieres gastronomía local pásate por la tasca Américo do Barbosa para petiscos (tapas) ricos y económicos (prueba su «polvo assado»). En ambos, sobre todo en verano, es imprescindible reservar previamente porque se llenan pronto.

Si quieres darte un capricho en esta zona de la isla, el Sensi Nature and Spa es un turismo rural con 20 habitaciones, piscina infinita exterior, piscina interior y una terraza increíble desde donde despedir el sol en el mar.

La piscina infinita del Sensi donde disfrutar de uno de los mejores atardeceres de la isla. Foto de Booking.

Más alojamientos especiales en Mosteiros en nuestro apartado Dónde Dormir

Furnas: entre aguas volcánicas

Lagoa das Furnas y Capela de nossa senhora das Vitorias

Furnas es de las zonas más antiguas de São Miguel, formada hace aproximadamente 750.000 años, y la más visitada de la isla. Al llegar entenderás por qué. El «Vale das Furnas» (valle de Furnas) se encuentra en el cráter del volcán Furnas, uno de los tres todavía activos y el más grande de la isla verde, donde la actividad volcánica está presente en todo lo que estás a punto de vivir tanto con la vista como con el olor e incluso con el paladar.

Agua en ebullición debido a la actividad volcánica del pueblo de Furnas (¡habitado!): en esta caldera se cuecen deliciosas mazorcas de maíz «volcánico»

Y si las lagunas volcánicas son uno de los mayores atractivos de São Miguel, la Lagoa das Furnas es un claro ejemplo de su magnetismo.

La impresionante lagoa das Furnas

Esa imponente laguna esconde una leyenda:

Érase una vez un chico que vivía en un pueblo donde reinaba la calma, la paz y la tranquilidad. Como todas las mañanas, el chico se acercó a la fuente para recoger agua pero esa mañana algo había cambiado: el agua de la fuente estaba salada e imposible de beber. Volvió al pueblo corriendo a contárselo a todo el mundo pero nadie le creyó. Nadie excepto su abuelo.

Abuelo y nieto volvieron a la fuente y comprobaron que la situación había ido a peor: los peces que antes nadaban en el pequeño manantial estaban flotando, sin vida. Corrieron a contarlo al pueblo, diciendo lo imperativo que era subir al monte en búsqueda de nuevas tierras pero nadie les creyó. Ambos subieron a la cumbre de la montaña y avistaron una nueva isla que había nacido del mar, era la isla encantada de las Sete Cidades (sí, la misma isla de la leyenda que te contamos antes, en el apartado Sete Cidades), y eso era una señal que auguraba terribles cambios. Volvieron a contarlo al pueblo pero nadie les creyó. Unos días más tarde, abuelo y nieto, junto a todo su ganado, se mudaron a una población vecina.

Las semanas pasaron y, un día, volvieron los dos al pueblo pero… el pueblo ya no existía. En el lugar del pueblo existía agua, sólo agua, una gigante y enorme laguna, la Lagoa das Furnas. Se cuenta desde entonces que el pueblo sigue viviendo debajo y alrededor de la laguna, invisible, y que es por eso que vemos las burbujas de gas volcánico y, a veces, destellos: son ellxs cocinando…

Al acercarnos a la laguna para ver si veíamos algo de lo que queda de la leyenda nos encontramos con una impresionante iglesia: la Capela de Nossa Senhora das Vitórias.

Junto a la Lagoa das Furnas, esta catedral neogótica se construyó como prueba de fe de José do Canto, un micaelense, en 1886 cuando su esposa enfermó de una enfermedad grave. Esta promesa de amor está toda construida en basalto volcánico y se puede visitar: todos los días de 10:00h a 17h:00 (en verano hasta las 18:00h) y la entrada cuesta 3€/persona.

Al lado también tenéis el Centro de Monitorização e Investigação das Furnas donde aprender más sobre la historia del volcán y la protección y recuperación de los ecosistemas de la zona.

Furnas y sus experiencias gastronómicas y relajantes con olor a azufre

Es impactante llegar al pueblo de Furnas, ubicado en la caldera de un volcán, y ver cómo sus habitantes viven ahí tan tranquilamente, entre calderas y fumarolas de un volcán dormido pero activo. Podríamos decir que el pueblo de Furnas es uno de los claros ejemplos de la resiliencia del pueblo azoriano, en este caso en São Miguel (cada isla tiene sus particularidades y ya si hablamos de la remota isla de Corvo, ni te cuento).

Se puede ver el agua en ebullición calentada por la actividad volcánica en un simple paseo por el centro del pueblo y los puntos humeantes de las calderas de Furnas son visibles desde cualquiera de los miradores de los que te hablamos después.

Calderas en el pueblo de Furnas

Por aquí, hay tres experiencias relacionadas con la actividad volcánica que no te debes perder:

  1. La gastronomía: probar el famoso cocido de Furnas (¡ojo! hay un sitio con cocido vegano), un brunch geotermal o simplemente probar la mazorca de maíz, directamente de la caldera a la boca
  2. Las termas: Hay dos opciones de pago increíbles (Parque Terra Nostra, Poça Dona Beija) y una opción gratuita (Poça da Silvina) donde tener un aperitivo de los efectos del agua termal
  3. Las vistas: de los miradores impresionantes salpicados por las fumarolas de Furnas.

Todas estas experiencias te las detallamos a continuación para que no te pierdas lo que más te interesa.

Junto a la Lagoa das Furnas se encuentran unos huecos en el suelo que son auténticas cocinas naturales donde se confecciona el famoso plato: ¡el Cocido de Furnas! Después de introducir todos los ingredientes de lo que suele llevar un «cozido à portuguesa» (carne, embutidos, verdura), se envuelve la olla en un paño de lino y un señor baja la olla a un agujero de la caldera donde el calor volcánico se encargará de cocinarlo. Son necesarias varias horas hasta que esté listo, normalmente el que se sirve en los restaurantes de Furnas a la hora de la comida (a partir de las 12h de la mañana), lleva en la caldera desde las 4h de la mañana. Es posible ver este proceso de sacar los cocidos de las calderas: basta con estar en la zona de la Alameda de los Cocidos (de pago) sobre las 11h30. ¡Ojo! Para acceder a la zona de fumarolas y de las «caldeiras»/calderas donde se hacen los cocidos hay que pagar 3€/persona si no se es residente en las Azores.

Puedes probar cocido y maíz con olor (y sabor) a azufre ¿te atreves?

Los restaurantes más conocidos para probar el cocido son el Tonys (suele estar bastante lleno); el Vale das Furnas (junto al camping de Furnas, recomendado por nuestra amiga Iolanda que nos dice que tiene una buena relación calidad-precio y que una ración llega para dos personas); y finalmente el Caldeiras e Vulcões donde ofrecen cocidos veganos. El precio del cocido ronda los 14€.

Nos han comentado también la posibilidad de hacer un «cocido DIY» en Furnas y llevártelo a casa, es decir, que lo prepares tú en tu olla y simplemente pides al señor que te lo baje y tape pero no sabemos cómo ni cuánto cuesta hacerlo de esta forma.

Si tienes una dieta vegana o vegetariana, aparte del cocido vegano, hay otras opciones. Nosotrxs probamos la mazorca de maíz cocida en las calderas (1€ la mazorca), en el centro del pueblo de Furnas. ¡Deliciosa!

Si eres fan del maíz como yo, no te pierdas las mazorcas salidas directamente de la caldera ¡deliciosas!

Y si quieres algo más contundente que la mazorca pero menos que un cocido (y con varias opciones no carnívoras y vegetarianas) tienes el Brunch Geotermal con vistas a las fumarolas, en el Chalet da Tia Mercês. Este Brunch tan especial se compone sólo de ingredientes locales y ofrece propuestas con productos de las 9 islas, como si de un viaje gastronómico por el archipiélago se tratara. Además, aquí podrás probar el único café producido en São Miguel ¿Creías que el único café producido en las Azores era el de São Jorge? Aquí descubrimos que no: en Quinta Aguiar (Ginetes) se producen unos 10kg a 15 kg de café al año, así que te puedes hacer una idea del privilegio que es probarlo.

Altamente recomendable el Brunch Geotermal en el Chalet Tia Mercês: delicioso, original, sólo con productos locales (de las 9 islas) y atención inmejorable

Para probar y comprar el queso típico hecho con salmuera del agua amarga de las Furnas (una de las 70 aguas minerales de la zona), con gas y rica en hierro, tienes que ir a la Queijaria Furnense, muy cerca de la entrada al parque Terra Nostra. Aquí se producen cerca de 340 quesos al día, de 5 variedades distintas, siendo el queso amantequillado el bestseller.

Y para acompañar ese queso, nada mejor que el «bolo lêvedo», el (adictivo) pan dulce de la isla: el mejor dicen que es el de Gloria Moniz. Si no engordas un par de kilos por culpa de este pan (lo querrás comer en todos los desayunos y meriendas), es que no has estado en las Azores.

Al final del día, te recomendamos tomar algo en A Quinta (otra recomendación local de nuestra amiga Iolanda): aparte del espacio bellísimo, entre árboles y buena música, los cócteles son exquisitos. No, no están hechos con agua volcánica, es de lo único que no implica actividad volcánica por aquí. Prueba la caipirinha de piña o de maracuyá y no te arrepentirás.

Las caipirinhas no están hechas con agua volcánica, menos mal…

Otra curiosidad de Furnas es que hubo un día de mucho viento y una casa se puso patas arriba… ¡Que no! Que es broma. La Casa Invertida es un edificio curioso (muy cerca de la Quinta de los cócteles) que pertenece a la empresa de electricidad local. Acércate pero no hagas demasiado el payaso, está justo al lado de la Policía Municipal.

La única casa invertida de Furnas, creemos…

Si vas a São Miguel con toda la familia o un grupo grande de amigxs, que sepas que es posible despertarse prácticamente encima de la Lagoa das Furnas alojándose en la Casa da Lagoa o en la Casa dos Barcos. Tanto en una como en otra se alquila toda la casa e incluyen bicicletas y kayaks para explorar la laguna por libre.

Si sois menos, tenéis la estupenda Quinta da Mó, una finca a 1 km de la Lagoa das Furnas, con casitas de 1 a 3 habitaciones entre árboles de fruto, bambús y plantas exóticas.

Parque Terra Nostra

Uno de los jardines más bonitos de la isla y una mañana o tarde relajante asegurada. El parque Terra Nostra cuenta con un enorme jardín botánico con flora biodiversa (de hecho cuenta con la colección de camelias más grande del Mundo, con más de 600 especies) por el que puedes pasear por cuatro rutas distintas, pero su mayor atractivo son… ¡sus aguas termales!

No, el agua no está sucia, está cargadita de hierro…

Nada más entrar en el parque por una alameda rodeada de bellas ginkgo bilobas, verás un enorme estanque de agua termal cargadita de hierro. Al principio creerás que el agua está sucia pero ¡no! Es la cantidad de hierro lo que hace que tenga ese color «barro». La temperatura del agua está entre los 35º y los 40º grados, con lo cual está apta para todas las épocas del año (nosotrxs la probamos en invierno y en verano y la verdad es que en invierno incluso se agradece más).

La sensación al entrar en el estanque a casi 40º es indescriptible… ¡Qué relax!

¡Ojo! Para estas piscinas termales lo ideal es que lleves los bañadores más viejunos y más oscuros posibles ya que esta agua puede dañar irremediablemente las prendas.

Además de la piscina grande principal, para la cual nunca hay cola por muy demandada que esté de lo enorme que es (puedes, eso sí, tener alguna dificultad en encontrar banco donde dejar tus cosas, nosotrxs las dejamos junto a un árbol) , el parque Terra Nostra también cuenta con ¡jacuzzis!

Para estos ya suele formarse algo de cola pero, al menos cuando fuimos en Julio, no tuvimos que esperar mucho. Los jacuzzis son muy bonitos y es la forma de disfrutar de estas curativas aguas termales con un poco más de intimidad.

Al salir, tanto del estanque principal como de los jacuzzis, que sepas que el parque cuenta con duchas y baño, se encuentran muy cerca de los jacuzzis.

El parque Terra Nostra cuenta con un enorme jardín botánico con flora biodiversa

La entrada al Terra Nostra cuesta 8€/persona y está abierto de 10:30h a 16:30h todos los días (salida hasta las 17:00). No hay límite de tiempo una vez dentro.

Con la entrada te dan un descuento en los cócteles del bar del Terra Nostra Garden Hotel (con flores comestibles del parque) así que allá fuimos a probar dos. El bar es pijín pero sin pasarse, en la terraza se estaba de lujo, con música en directo.

¿Coctéles con flores comestibles del parque después de una tarde de relax? Sí, gracias.

Si quieres quedarte a dormir en el mismísimo parque Terra Nostra y tener acceso a la piscina termal a cualquier hora del día y de la noche (recuerda que cierra a las 16h30 al público) puedes hacerlo alojándote en el Terra Nostra Garden Hotel.

Habitación del Terra Nostra Garden Hotel. Foto de Booking.

Poça Dona Beija

La otra opción para disfrutar de las aguas termales de Furnas es en la Poça Dona Beija. Bastante más pequeña que el parque Terra Nostra pero nada que envidiar a nivel de belleza. La Poça Dona Beija cuenta con tres piscinas de agua caliente a 39º y un río que las cruza a 28º.

Está abierta de 10:00h a 23:00h y sí, nos has leído la mente, disfrutarla de noche será de lo más especial. El precio de Poça Dona Beija es de 6€/persona, hay límite de 1h30 dentro y también está limitada la cantidad de personas en simultáneo así que suele haber fila para entrar.

Lamentablemente nosotrxs no la disfrutamos de noche como queríamos porque intentamos ir dos veces y la cola era tal que dimos media vuelta y nos fuimos, así que aprovechamos para ir durante un partido del Mundial de fútbol (por aquí ninguno de lxs dos somos futbolerxs) y conseguimos entrar al final de la tarde sin hacer apenas cola.

Si prefieres hacer todo esto en un tour organizado, hay un tour nocturno (te recogen sobre las 18h30) en el que podrás disfrutar de los mejores miradores (incluyendo el famoso Pico do Ferro del que te hablamos a continuación), cena de cocido directo de las caldeiras de Furnas y finalmente relax en la Poça Dona Beija por la noche (ojo, tendrás que hacer la cola igualmente). Reserva aquí.

Aquí, tal como te recomendamos en el Terra Nostra, imprescindible bañador viejo o alguno al que no le tengas mucho cariño.

Poça da Silvina

También hay una opción gratuita para sentir el beneficio de las aguas termales…en las piernas. La Poça da Silvina es una pequeña piscina con agua caliente natural al lado del río (agua fría) donde puedes sumergir las piernas y sentir el contraste entre el agua termal muy caliente y el agua muy fría del río, justo al lado.

La Poça da Silvina se encuentra al lado del rio con lo cual puedes hacer el contraste frío-caliente de forma gratuita.

Miradouro Pico do Ferro

El Miradouro do Pico do Ferro es probablemente el mirador más conocido y desde el que tendrás la vista más bonita de la magnífica Lagoa das Furnas o, mejor dicho, del gigante cráter volcánico lleno de agua. Se encuentra a unos 5 km del pueblo de Furnas, a unos 570 metros de altitud y podrás contemplar la inmensidad de la laguna, las colinas verdes que la rodean y los puntitos humeantes de las calderas. Tiene parking gratuito así que se puede llegar perfectamente en coche.

La vista sobrecogedora de la Lagoa das Furnas desde el Miradouro Pico do Ferro

Miradouro Lombo dos Milhos

El miradouro Lombo dos Milhos se encuentra a unos 330 de altitud, en el sudoeste del valle de Furnas, ofreciendo una panorámica totalmente distinta del anterior, con vistas privilegiadas al pueblo de Furnas. Se puede llegar en coche aunque el acceso es por una carretera estrechita y empinada.

Las vistas desde el Miradouro Lombo dos Milhos

Miradouro do Castelo Branco

Llegando al pequeño castillo que da el nombre al mirador, nos da la sensación de que está enfadado (fíjate en las dos pequeñas ventanas como ojos y la grande como boca) pero realmente no se entiende por qué: las vistas 360º que tenemos desde la azotea del Miradouro do Catstelo Branco son bellísimas. Por un lado, el valle y la laguna de Furnas y por otro, Vila Franca do Campo y su fotogénico islote.

Nos divertimos tanto jugando con las siluetas de las ventanas por dentro y con las vistas por fuera del castillo que al salir esperábamos que el castillo hubiera cambiando de semblante pero no hubo suerte.

Para llegar, aparca el coche aquí y camina hasta el castillo

Miradouro do Salto do Cavalo

Nuestro mirador favorito de esta zona de la isla, el increíble Miradouro do Salto do Cavalo, fue el único que disfrutamos en soledad de todos los mencionados, incluso en pleno Julio, lo que nos hace sospechar que es el mirador menos conocido de esta zona.

Disfrutamos en soledad de nuestro mirador favorito de la zona, Salto do Cavalo

Perdimos la cuenta a los tonos de verde que contamos en la panorámica que ofrece este mirador. Se encuentra a una altitud de más de 700 m sobre el nivel del mar, en el borde norte de la caldera de Furnas, ofreciendo una vista sobre el valle de Povoação y las siete lombas, el valle de Furnas con la caldera y su laguna, extendiendo la vista hacia el mar.

Al parecer, este mirador es muy buscado por amantes del parapente pero cuando fuimos no vimos a nadie. Además, de aquí sale una ruta de senderismo con muy buena pinta que queremos hacer para la próxima: una ruta de 18 km linear que sale de este mirador, pasando por Pico da Vara (el punto más alto de São Miguel) y llegando al mar. Más info de la ruta aquí.

Ribeira Quente y Praia do Fogo

Cerca del valle de Furnas, merece la pena acercarse a Ribeira Quente, un rincón de pescadores entre las colinas y el mar. Pero lo más interesante es su playa…

La bella bahía de Praia do Fogo

Praia do Fogo es una bonita playa de arena negra en forma de bahía bañada por un mar tranquilo y un bar apetecible donde tomar algo. La particularidad de esta playa es que tiene fumarolas (nacientes hidrotermales) submarinas que hacen que el agua del mar esté más caliente, algo que se nota sobretodo en bajamar. Nosotrxs la verdad es que no notamos nada y el agua estaba bastante fresquita… Si tienes más suerte y compruebas que es verdad ¡cuéntanoslo en comentarios!

Nosotrxs no sentimos el agua más caliente sino más bien fresquita…

En la bella y serpenteante carretera del camino a esta particular playa (la carretera sale desde Furnas, así que compensa aprovechar la visita a Furnas para ir hasta aquí) hay una cascada. Se encuentra entre entre los dos túneles que pasas y para llegar a ella hay que aparcar donde se pueda fuera de los túneles y caminar por la carretera (¡ojo!, puede ser peligroso).

Norte y Centro de la isla

Lagoa do Fogo

La Lagoa do Fogo es una de las lagunas más grandes de São Miguel y, en nuestra opinión, la más bella de todo el archipiélago. Bueno, no sólo en nuestra opinión o no hubiera sido elegida una de las Siete Maravillas de Portugal.

Una de esas vistas que te deja sin aliento, aunque después respires hondo su aire puro

Clasificada desde 1974 como Reserva Natural, tiene una altitud de 575 metros y una profundidad máxima de 30 metros. Está rodeada de una densa vegetación endémica y se encuentra en la enorme caldera del volcán Fogo – también conocido como Vulcão Água de Pau – que erupcionó hace unos 15.000 años.

Se puede contemplar la magnificiencia de la laguna desde dos miradores, el Miradouro Pico da Barrosa y el Miradouro da Lagoa do Fogo (a 850 metros de altitud). Ambos cuentan con parking gratuito (aunque se pueden llenar, especialmente el primero que es pequeño).

La Lagoa de Fogo se ganó el puesto de nuestra laguna favorita del archipiélago

Si te animas, hay un sendero que baja a la laguna con recompensa: ¡chapuzón en la playa de la laguna! El sendero (PRC02 SMI) es circular, de 11 km y se hace en 4 horas aproximadamente (2 horas ida y otras 2 horas de regreso) y es ideal para apreciar la flora endémica mientras se recupera energía para seguir caminando hasta llegar a la bella Praia da Lagoa. Aquí podéis ver el folleto oficial informativo en Portugués e Inglés

Caldeira Velha

Pasear por un jardín rico en plantas endémicas, respirar hondo y terminar bajo una cascada de agua caliente, pozas y fumarolas: bienvenidx a Caldeira Velha.

Bueno, quizás no sea tan paradisíaco como suena porque nos estamos olvidando de lo archiconocida que se ha vuelto Caldeira Velha, de que la probabilidad de disfrutarla con muy poca gente es escasa (o directamente nula) y de que suelen formarse colas para entrar antes incluso de que abra. Es tan conocida y buscada su bellísima poza de la cascada de este Monumento Natural y Regional que nos arriesgamos a decir que será una de las más fotografiadas de la isla. La temperatura en esta poza ronda los 25º y, en las restantes tres pozas termales, el agua llega a los 37º y 39º. El entorno es increíblemente bello.

Felizmente, recientemente habilitaron la posibilidad de reservar online y evitar colas (desde Agosto del 2021). Puedes reservar tu entrada en Caldeira Velha aquí (si puedes, hazlo con algunos días de antelación). El precio de la entrada es de 8€/persona y está abierta desde las 9:30h a las 20:30h. Hay límite de permanencia de 2 horas y un límite de 250 personas en simultáneo. Como en muchas otras atracciones de la isla, si eres residente no pagas entrada.

Para aparcar, existe un parking gratuito y amplio al lado, señalizado en la carretera.

Al igual que te recomendamos en los baños termales de Furnas, por aquí también lo ideal es que lleves un bañador que no te importe estropear porque este tipo de aguas suelen causar daños irreparables a las prendas.

Salto do Cabrito

La cascada del Salto do Cabrito se hace ganar. Para llegar, fuerza en las piernas porque toca bajar por una corta pero empinada carretera y después, claro, subirla. Se puede ir hasta abajo en coche aunque la carretera es tan empinada que no nos arriesgamos con el coche de alquiler (es factible bajar en coche, ya que vimos varios abajo y hay una zona de parking gratuita). Además, si el día está lluvioso (o amenaza con llover) puede ser más complicado. En alternativa se puede aparcar arriba y bajar ese corto pero empinado trocito caminando que fue lo que hicimos nosotrxs.

La cascada Salto do Cabrito se hace de rogar…

Al llegar, hay una bonita cascada donde, si te atreves, podrás darte un baño fresquito. Está justo al lado de una central hidroeléctrica que le resta un poco de magia.

Lagoa do Congro

La Lagoa do Congro es, en nuestra opinión, una de las lagunas más especiales de la isla por un motivo muy sencillo: apenas es accesible a través de un sendero de unos 10-15 min de bajada (y después subida) y el hecho de no poder verla nada más aparcar el coche hace que tenga muchísima menos gente que las demás.

Una de las lagunas más especiales de la isla y de las únicas que disfrutamos en soledad

Fue de las pocas lagunas, juntamente con las del sendero por la Serra Devassa, que disfrutamos en soledad en la isla, en pleno Julio.

Escala Randomtripper de «Nivel de Dificultad Fofisana (NDF)»: Fácil. Es un sendero con algo de desnivel (un par de subidas con poca pendiente), bien señalizado y terreno no resbaladizo (al menos cuando fuimos, en Julio). Cuando bajamos estaba subiendo una familia con peques así que ya veis, para todas las edades. Lo ideal es que cambies las chanclas por las zapatillas antes de empezar a bajar, como en todos los senderos.

Al llegar, la recompensa no es sólo visual sino también auditiva. El cráter de 3900 años rodeado de un bosque frondoso tan denso de verde-oscuro-casi-negro acompañado de la banda sonora de las ranas y los pájaros hace que todos los problemas que sientas que has tenido antes de bajar se hayan quedado arriba y sólo te concentres en disfrutar de la paz.

El sendero es fácil y una maravilla para los sentidos

Para llegar, tenéis que conducir hasta este punto en el mapa que es donde tenéis que desviaros hacia un camino no asfaltado. Nosotrxs aparcamos aquí (donde había más espacio para maniobrar el coche) e hicimos a pie un pequeño trozo hasta llegar al inicio del sendero de la laguna y nos encantó.

Merece la pena aparcar el coche un poco más lejos del inicio del sendero para la Lagoa do Congro y disfrutar un poco más de la increíble naturaleza de São Miguel

Al lado de la Lagoa do Congro hay otra laguna que al parecer está cubierta de nenúfares (Lagoa dos Nenúfares). Nosotrxs no llegamos a ir porque ya salimos al atardecer de Congro pero si tienes tiempo y te apetece indagar que sepas que se encuentra al lado (en teoría hay algún sendero que conecta ambas pero según leímos la otra laguna está un poco descuidada y es posible que los senderos no estén en buen estado).

Nenúfar miguelino

Praia de Santa Bárbara

Bienvenidxs a la capital surfera de São Miguel por excelencia (por si no te ha quedado claro con la estatua de un surfero en Ribeira Grande).

La capital surfera de la isla

Muy cerca de la localidad de Ribeira Grande, la playa de Santa Bárbara es bonita con un arenal enorme, alrededor de 1 km, siendo de las más extensas de la región. Aparte de ser una playa muy buscada para la práctica de surf y bodyboard por su oleaje, es ideal para ir a disfrutar de un gin tonic azoriano al atardecer – el gin Rocha Negra o Baleia Gin – en el bar que se encuentra con vistas al mar: el Tuká Tulá.

Si quieres darte un capricho y alojarte a lo grande en la capital del surf, con la ventaja de no tener que conducir después de vivir uno de los mejores atardeceres de la isla, entonces no busques más, reserva en el Santa Bárbara Eco-Beach Resort. Si estás dudando, las 30 villas, la piscina de agua salada con vistas a la playa de Santa Barbara (y acceso directo a la misma playa, claro), los masajes, las clases de surf (¡claro!) y de yoga o los cócteles y platos del chef, terminarán por convencerte.

La piscina del Santa Bárbara Eco-Beach Resort. Foto de Booking

Ribeira Grande y Arquipélago

Aunque Ponta Delgada sea la elección más obvia para hacer de base en la isla, por la enorme oferta gastronómica y de alojamientos y por su ubicación- quienes quieren huir de lo obvio y, por ello, de la masificación turística que implica nos parece que quedarse en Ribeira Grande es una excelente opción. Lejos todavía de las hordas de personas atraídas por la fama de la capital, en Ribeira Grande es fácil respirar autenticidad azoriana entre bonitas callejuelas y pocas pero buenas propuestas donde comer y/o cenar junto al mar. Cerca se encuentra el mítico Associação Agrícola donde probar el famoso «Bife à Regional» o por ejemplo el increíble atún del Botequim Azoriano o el Quinta dos Sabores, ambos en la cercana localidad de Rabo de Peixe (por cierto, una de las localidades más pobres de todo Portugal).

Encontrar alojamientos en Ribeira Grande aquí

El Arquipélago – Centro de Arte Contemporáneo – es nuestro museo favorito de la isla (en las tres veces que visitamos la isla, las tres veces nos perdimos en él). Antes era una fábrica de alcohol pero desde 2015 es una fábrica de cultura, haciendo reflexionar a quiénes pasamos por ahí y acercándonos a propuestas de artistas locales. Puedes seguirles en redes para enterarte de la programación cuando visites la isla

Encontrar alojamientos en Ribeira Grande aquí

Miradouro de Santa Iria

El Miradouro de Santa Iria, cerca de Porto Formoso (del que te hablamos a continuación), ofrece unas increíbles vistas de la costa norte de São Miguel, donde contrastan el verde con el azul atlántico del mar. Cuenta con algunos lugares de parking gratuito así que se puede ir perfectamente en coche, de camino a la zona Norte-Este de la isla.

La costa norte de la isla desde el Miradouro de Santa Iria

Plantaciones de Té de Chá Gorreana y Porto Formoso

¿Sabías que en las Azores están las únicas plantaciones de té de Europa?

Por la ubicación de São Miguel en el medio del Atlántico, con clima húmedo y suelo arcilloso, benditas aquellas personas que probaron a cultivar té (o, mejor dicho, camellia sinensis, la planta que da origen al té) aquí por primera vez porque vaya acierto. Por cierto, té en portugués se dice «chá», leído «sha» como en «Shakira». Hace años la isla llegó a tener más de una docena fábricas de té en funcionamiento pero actualmente solo resisten dos: la más famosa, la Fábrica Gorreana, y la de Porto Formoso, las dos últimas fábricas de té en toda Europa.

Paseando entre las únicas plantaciones de té en Europa

La fábrica de té Gorreana es la más antigua de Europa (en funcionamiento desde 1883), la más conocida de la isla, la que atrae a más turistas y cuya marca de té es la más distinguida de las Azores.

La fábrica de té Gorreana es la más antigua de Europa

Es interesante visitar la fábrica, tanto por el aprendizaje de todo el proceso del té (desde la recolección, el marchitamiento de la hoja, el enrollado, secado, clasificación y embalaje), como por observar en pleno funcionamiento las máquinas originales que se usan en dicho proceso. ¡Algunas son del 1883! Hay cuatro variedades de té para probar y, si se quiere, comprar. La visita es gratuita, todos los días de 08:00h a 20:00h (los findes a partir de las 09:00h). Si visitas la isla entre Abril y Septiembre estás de suerte: es la temporada de recolección del té y supone más actividad en la fábrica.

Los dibujos de las plantaciones de té son muy fotogénicos

Lo que realmente nos ha dejado impresionadxs es la belleza de las plantaciones de té de Gorreana, en la que los dibujos ondeantes del verde contrastan con el azul del mar. Las plantaciones se extienden por 35 hectáreas (unas 30 toneladas de té al año) y el paseo por ellas es libre.

Nos parece imprescindible pasear por entre las que son, junto con las de Porto Formoso, las únicas plantaciones de té de Europa. Puedes parar aquí directamente con el coche y caminar entre las plantaciones

La fábrica de Porto Formoso es más reciente y algo curioso en la visita a esta fábrica (también gratuita, que incluye tanto paseo a las plantaciones con vistas al mar como a su interior) son los trajes típicos de las recolectoras de té que se usan en la recreación anual, en primavera, de la recolección a la antigua usanza. Si hace frío, el té se toma dentro, calentito y si hace calor, fuera, un té helado, con vistas a las plantaciones y al pueblo bonito de Porto Formoso.

Porto Formoso y su Praia dos Moinhos nos gustaron mucho. Cuando llegamos tuvimos esa sensación de salirnos de ruta que tanto nos gusta. Quizás por ser lxs únicxs no locales paseando por sus calles cuando fuimos o quizás por las miradas y sonrisas curiosas que recibimos pero cierto es que nos ha dejado ganas de más.

Gatito de São Miguel descansando en las plantaciones de té con vistas al Atlántico

Lagoa de São Bras

La Lagoa de São Bras es otra bella laguna, menos conocida y que probablemente disfrutes en soledad, que puedes visitar en tu paso por la zona Norte-Este de São Miguel. Una curiosidad de esta laguna es que es uno de los puntos por donde pasa el Sata Rallye Azores

Nordeste y Povoação

Hace mucho tiempo atrás, según hemos leído, al Nordeste de la isla de São Miguel le llamaban la décima isla de las Azores de lo difícil que era (y lo que se tardaba en) llegar. Actualmente las carreteras ya permiten que el Nordeste no sólo sea fácilmente alcanzable como que esté, cada vez más, en la ruta turística de quienes visitan la isla. De hecho, si antes se tardaba por las infraestructuras, a día de hoy es por la cantidad de paradas que harás cada dos por tres en las bellas y serpenteantes carreteras, salpicadas de miradores con vistas de quitar el aliento.

Vistas desde el mirador Ponta do Sossego, Nordeste

Si bien es cierto que en algunos de los puntos de esta zona ya vemos bastantes más coches con la pegatina de alquiler, todavía sigue estando alejada de las multitudes de Furnas o Sete Cidades.

Poço Azul y Salto da Farinha

En la freguesia de «Achadinha» hay una poza de color azul entre mucho verde. Se llama Poço Azul y el corto pero (bastante) empinado y bellísimo sendero que hay que hacer para llegar, compensa.

El corto, empinado e increíble sendero para llegar al Poço Azul

Lamentablemente cuando fuimos, en Julio, la cascada no llevaba agua pero igualmente el color era impresionante.

No te dejes engañar por la foto, ¡el agua estaba helada!

El sendero conecta con Salto da Farinha, una cascada que cuando nosotrxs fuimos (Julio) estaba también sin agua así que si dispones de tiempo puedes conocer ambos en el mismo paseo en el sendero más largo: un sendero linear de 5 km (2h aprox.), el PR21SMI (aquí el folleto oficial informativo en portugués e inglés).

Salto da Farinha

Nosotrxs no disponíamos de tiempo para hacerlo entero y volver así que hicimos apenas la parte que empieza en Achadinha (exactamente en este punto) hasta Poço Azul y volvimos, y visitamos Salto da Farinha en coche.

Ribeira dos Caldeirões

El parque natural Ribeira dos Caldeirões tiene mucha variedad de flora de Macaronesia (región comprendida por las Azores, Madeira e islas Salvajes, Canarias y Cabo Verde) y Laurisilva. Aparte de la impresionante cascada, por aquí puedes encontrar antiguos molinos, dos de ellos todavía en funcionamiento.

Ribeira dos Caldeirões

Si te gusta la adrenalina y buscas aventura, aquí mismo, en el Parque dos Caldeirões puedes hacer ¡descenso de cañones!, saltando cascadas y abriendo paso entre la flora endémica azoriana. Indaga más sobre esta actividad y reserva tu plaza para el día que quieras aquí.

Miradouro Despe-te Que Suas

El mirador con el nombre más curioso por los que pasamos en en la isla, «Despe-te que suas» significa literalmente, en portugués, «desnúdate que sudas». El nombre viene por el esfuerzo que implicaba antiguamente subir hasta aquí por el acantilado donde se encuentra, con una pendiente muy acentuada.

Vistas del mirador «Despe-te que Suas»

Cuando fuimos nosotrxs ni sudamos ni nos desnudamos, hacia un viento frío que parecía que íbamos a salir volando. Sin embargo, con otro tipo de condiciones climatológicas nos parece una buena opción para ver el atardecer. La vista del mirador es deslumbrante, se ve toda la costa norte e incluso hay unas mesas para hacer picnic.

Miradouro Ponta do Arnel, Farol y Porto de Arnel

El faro de Ponta do Arnel es el faro más antiguo de las Azores, instalado en 1876. Sigue funcionando a día de hoy (aunque ya electrificado) y para visitarlo hay que bajar por una empinada (35% de desnivel) y estrecha carreterita que no recomendamos hacer en coche (se puede pero los coches menos potentes pueden tener problemas al subir y si te cruzas con otro vehículo en el trayecto puede ser un drama, además de que apenas hay espacio para aparcar abajo). Nosotrxs bajamos a pie, aunque es un buen ejercicio así que salvo que tengas mucho interés en bajar hasta el faro, creemos que no compensa.

Bajando al faro más antiguo de las Azores

Desde arriba, en el Miradouro da Ponta do Arnel, tendréis vistas increíbles del faro y de los alrededores, y en la bajada incluso una cascada. Si decidís bajar hasta el faro, se puede visitar aunque únicamente los jueves (de 14 a 17 en verano, de 13:30 a 16:30 en invierno)

La cascada que vimos bajando al faro

Miradouro da Vista dos barcos

Siguiendo por el este de la isla hacia el sur, la siguiente parada es en el Miradouro da Vista dos Barcos, desde el cual tendremos vistas a otra perspectiva del Faro de Arnel y del puerto, también increíbles desde lo alto del acantilado.

El faro de Arnel desde el Miradouro Vista dos Barcos

Miradouro da Ponta do Sossego

Sossego, en portugués, significa tranquilidad y eso es lo que encontrarás en este mirador. Literal. El Miradouro da Ponta do Sossego cuenta con un bello jardín lleno de flores, árboles y pájaros, muy colorido. Se ve perfectamente que está en la ruta turística ya que tiene un quiosco en la propia entrada. Desde el mirador tenemos bellas vistas de los acantilados, llenos de flores, y cuenta con zonas para hacer picnic. Como todos los lugares de esta costa, es un excelente punto para ver el amanecer.

Ponta do Sossego o una de las vistas más bellas de la isla

Miradouro Ponta da Madrugada

Siguiendo por la misma carretera hacia al sur, nos encontramos con el siguiente mirador: Miradouro da Ponta da Madrugada: también muy cuidado y preparado, con zona de churrascada/picnic, vistas amplias al mar y los acantilados. Como su propio nombre indica, es considerado el mejor lugar para ver el amanecer en São Miguel.

Si eres capaz de poner la alarma bien pronto, aquí es uno de los mejores sitios para disfrutar del amanecer

Centro de interpretación do Priolo

¿Sabías que el priolo es una de las aves más raras del Mundo? Pues sí, esta pequeña ave endémica azoriana que mide entre 15 y 17 cm y pesa alrededor de 30g sólo vive de Furnas hacia el Nordeste de la isla, sólo se alimenta en la floresta laurisilva y sólo subsisten entre 600 y 800 parejas de su especie, lo que ha hecho que sea consideradaactualmente una especie críticamente amenazada, el escalón antes de la extinción.

Ventana del Centro de Interpretação do Priolo

El Centro de Interpretación del Priolo se encuentra en una antigua casa de guardas forestales, en el medio del bosque y la visita es altamente recomendable. Hicimos la visita con el guía Luis Pacheco y nos encantó. Aprendimos sobre el priolo, sus características morfológicas, ciclo de vida, alimentación, habitats, amenazas pero sobre todo nos pareció muy interesante cómo el centro cuenta, a través de la historia del priolo, también un poco la historia de las Azores. Desde el siglo XV en el que Gaspar Frutuoso cuenta cómo llegó a las islas, pasando por aquellos tiempos en los que la principal actividad de la isla era la exportación de naranjas a Reino Unido y cómo el priolo fue considerado una plaga a raíz de eso porque comía la hoja de los naranjos (hasta se permitían pagar impuestos con cadáveres del ave). Pasando por el plan de reforestación de São Miguel en el siglo XX (se necesitaba más madera para casas, para fuego, etc) y la importante tesis doctoral de Dr. Jaime Ramos sobre el priolo (1990), a partir de la cual se cambió el conocimiento del ave gracias a SPEA (Sociedad Portuguesa Estudio de las Aves), al proyecto «Life Priolo» (2003) y a la creación este centro en el 2007. ¿Ya te hemos convencido?

Centro de Interpretação do Priolo

Praia do Lombo Gordo

La Praia do Lombo Gordo es una de las pocas playas de esta zona de la isla, el Nordeste. Las mareas modifican la playa frecuentemente, aumentando o disminuyendo la cantidad de arena y, por lo tanto, el espacio para dejar tu toalla. El entorno es muy bello, ya que la playa es de arena negra que contrasta fuertemente con el azul del atlántico y el verde de los acantilados.

El acceso es por una carretera bastante empinada y según leímos, es mejor dejar el coche arriba y bajar a pie.

Miradouro Agua Retorta

Siguiendo por la carretera y ya llegando al sur, nos encontramos con este mirador con vistas a la aldea de Água Retorta y alrededores, anunciada como la «aldea más pintoresca de las Azores». Razón no le falta, ya que como podrás apreciar, la aldea se sitúa en un acantilado, rodeada de verde y con vistas al atlántico, ¡como para no querer vivir allí!

Salto do Prego

Uno de los senderos más bonitos de la isla es el de Salto do Prego e Sanguinho (PRC09 SMI, folleto oficial informativo en inglés y portugués). Es un sendero circular de 4,5 km que empieza en Faial da Terra, pasa por la impresionante cascada Salto do Prego para refrescar (el agua está helada) – se puede hacer un desvío a otra cascada llamada Salto do Cagarrão – y ya al terminar pasa por Sanguinho, una bonita aldea rural rehabilitada donde es posible quedarse a dormir.

La cascada Salto do Prego, la estrella de un sendero biodiverso

Nosotrxs tardamos unas 2 horas aproximadamente, con chapuzón en la helada cascada incluida. Es un sendero muy biodiverso, pasamos por distintos tipos de vegetación y ¡hasta nos encontramos con gallinas! (algo territoriales eso sí…)

El día que fuimos hacía muchísimo calor y en el sendero por el bosque había muchísima humedad así que lleva bastante agua, gorra, protección solar y calzado adecuado.

Miradouro Pico dos Bodes

Si quieres una panorámica 360º de toda la costa oeste, desde Faial da terra hasta Vila Franca do Campo, sube hasta la última planta de la construcción de madera y disfruta de la vista increíble del Miradouro Pico dos Bodes.

Aunque hace años era difícil llegar y no se podía subir con un coche normal, ahora el camino está arreglado y se llega perfectamente en coche hasta el propio mirador.

Cerquita, siguiendo la misma carretera, también puedes parar las vistas desde otro mirador, el Miradouro do Pôr-do-sol

Povoação y Praia de Povoação

La vila de Povoação debe su nombre a que fue la primera zona de la isla en ser poblada, por donde desembarcaron los primerxs pobladorxs en el siglo XV. Destacan dentro de su patrimonio la Ermida de Sta. Bárbara, que se dice que es la más antigua de la isla (y con buenas vistas hacia el mar) y la Igreja de Nossa Senhora do Rosário

Povoação también cuenta con una bonita playa de arena negra bordeada por un verde acantilado. Justo al lado también tienes una piscina municipal artificial con agua del mar

Pico da Vara y Planalto dos Graminhais

Pico da Vara es el punto más alto de la isla de São Miguel, con 1103 metros de altitud. Accesible a pie, a través de un sendero circular clasificado como díficil (el PR7SMI, aquí el folleto oficial), de 7km (3h aproximadamente). En el momento de escribir esta guía, para hacer el sendero es obligatorio completar este formulario y obtener autorización. Con suerte, podrás avistar el ave endémica de la que te hablamos un poquito más arriba, el Priolo.

Por esta zona está también el Planalto dos Graminhais (el sendero actualmente no pasa por ahí, aunque ofrece vistas al planalto), que es uno de los paisajes más antiguos de São Miguel. El Planalto dos Graminhais se caracteriza por sus «turfeiras» (ecosistema húmedo, más info aquí) así como por el bosque laurisilva. En teoría es posible visitar esta zona con coche, a través de una carretera de tierra batida (estrada da Tronqueira, más info aquí)

Ponta Delgada y Sur de la Isla

Qué ver en Ponta Delgada

La capital de la isla es una excelente base para desplazarse y conocer sus rincones por su ubicación estratégica y por la oferta gastronómica y cultural que ofrece.

Aunque no sea nuestra urbe azoriana favorita (nos gustan bastante más Horta, en Faial, o Angra do Heroísmo, en Terceira) por parecernos una ciudad poco pensada a la escala humana (los coches son los protagonistas indiscutibles de la ciudad, donde las aceras carecen de amplitud para caminar y explorar), su bonito centro histórico, los fantásticos restaurantes y las vistas al Atlántico hacen que incluso después de un día lleno de paseo, hayan ganas de más.

En Ponta Delgada te recomendamos las excelentes habitaciones del Hotel do Colegio (desde 55€/noche), el apartamento Ladeira Loft (desde 80€/noche) o en los bonitos Armazéns Cogumbreiro (90€/noche), todas en pleno centro. Encontrar alojamientos en Ponta Delgada aquí o ver más opciones en el apartado Dónde Dormir en Ponta Delgada.

Aquí te dejamos una lista de cosas que puedes hacer visitando Ponta Delgada en un día o dos (más info en nuestra guía completa de Ponta Delgada):

  • Pasear junto al mar entre Forno de Cal y Forte de São Bras (se puede hacer en bici con la app de Atlantic Bikes)
  • Visitar las Portas da Cidade, uno de los lugares más importantes de Ponta Delgada, este conjunto de tres arcos se construyó en el siglo XVIII y es una de las cartas de presentación de la ciudad. En la plaza en la que están ubicados se celebran diferentes eventos, como las fiestas del Espírito Santo o las decoraciones navideñas.
  • Torre Sineira: también construida en el siglo XVIII, se puede visitar desde hace unos años y subir a admirar las vistas panorámicas de la ciudad, de forma gratuita. Cerca también podéis pasar por la Cámara Municipal, la plaza que hay delante es bastante fotogénica.
  • Aprender de la historia y naturaleza de las Azores en el Museu Carlos Machado (abierto de 10 a 17:30, cierra los lunes)
  • Subir a ver las vistas de Ponta Delgada desde la Ermida da Mãe de Deus
  • Mercado da Graça y Rei Dos Queijos: algo que siempre nos gusta hacer si es posible es visitar los mercados locales, y cuando nos quedamos en un apartamento aprovechar para comprar frutas y verduras locales, así que en el Mercado da Graça de Ponta Delgada no podía ser diferente. Si visitas la isla en verano, puedes probar a comprar Meloa (melón cantalupe) que viene de la vecina isla de Santa Maria, piñas (que se cultivan en invernaderos cerca de Ponta Delgada con un método único en el mundo) o quesos y mantequillas de todas las islas en el Rei Dos Queijos, dentro del propio mercado (si puedes, prueba la mantequilla «Rainha do Pico», de la isla de Pico, o la de la isla de Flores, aunque esta última no siempre hay). También tienen pan (no puedes irte de Azores sin probar el Bolo Lêvedo) y otros productos locales. Otra opción similar es el Principe dos Queijos
  • Portas do Mar: es una zona de nueva construcción con restaurantes, aparcamiento, tiendas, etc., con el objetivo de ser un punto de parada de cruceros. No es nuestra zona favorita pero si buscáis un zona con mucha oferta de restauración y donde pasear frente al mar, es vuestro sitio.
  • Jardim Botânico José do Canto: jardín botánico con diferentes especies tanto de todas las partes del Mundo como endémicas, una iglesia y una cascada. El jardín lo empezó su dueño, José do Canto, en el siglo XIX y es visitable desde 2014 (4€/persona), de 9 a 19 en verano (Abril a Septiembre) y de 9 a 17 en invierno (de Octubre a Marzo)
  • Rosto de Cão: si pasas por esta zona para comer/cenar en alguno de sus restaurantes (O Galego, Cais 20…) no dudes en acercarte también a ver el «Ilhéu do Rosto de Cão», llamado así porque el islote (que no lo es pues está conectado a tierra) dicen que tiene parecido con un perro.
¿Ves a un hocico de perro ahí? Nosotrxs más bien el de un tiburón…
  • Whale Watching: Una de la actividades que no te puedes perder en São Miguel es el «Whalewatching» o avistamiento de cetáceos (delfines y ballenas) en su hábitat, en pleno océano Atlántico. Lo más importante es que te certifiques de que vas con una empresa que respeta las reglas de sostenibilidad y protección de los animales (distancia prudente de la embarcación a los cetáceos, etc.). Yo hice esta actividad en São Miguel la primera vez que visité la isla en el 2013 y se me ponen los pelos de punta cada vez que recuerdo ver esa amable gigante, una ballena Azul, de más de 20 metros, pasando al lado de nuestra embarcación, apacible. Este año, en la isla de Pico tuvimos la suerte de avistar a 3 ballenas «sardinheiras» (rorcual norteño o ballena boba), nada más y nada menos que la tercera ballena más grande del mundo, y varios delfines (te lo contaremos mejor en la guía de Pico). Las Azores son un paraíso para el avistamiento de cetáceos así que ya sabes, reserva una mañana en tu viaje para esta actividad.
Observar ballenas y delfines en su habitat es de las experiencias más increíbles que hicimos en las Azores

Reserva aquí tu tour para avistamiento de cetáceos

En Ponta Delgada hay una variedad enorme de alojamientos pero si quieres algo especial, destacamos el hotel Senhora da Rosa: 33 habitaciones con terraza en una finca del siglo XVIII rodeada de verde y, sobre todo, ¡de piñas! Aquí podrás darte un baño en la piscina climatizada que se encuentra en el invernadero de piñas – con el estímulo para los sentidos que conlleva- y varios senderos donde pasear después de un baño relajante al aire libre. Más en el apartado Dónde Dormir en Ponta Delgada.

Gruta do Carvão

No confundas el nombre con el famoso Algar do Carvão, un volcán único en el Mundo que se puede visitar por dentro, ya que ese se encuentra en la isla Terceira (y te contamos todo sobre ello aquí). La Gruta do Carvão se encuentra cerca de Ponta Delgada, la capital micaelense, y se trata del mayor tubo de lava de la isla con una extensión de 1912 metros repartidos en tres trozos de los cuales sólo el trozo norte – Paim -está abierto al público. Geológicamente, la Gruta do Carvão es parte del Complejo Volcánico de Picos y su antigüedad oscilará entre 5.000 y 12.000 años. Dentro de la misma se puede observar un amplia variedad de estructuras geológicas como estalactitas y estalagmitas de lava y estalactitas de sílice amorfa secundaria.

Para pasear y conocer este enorme tubo de lava por dentro es imprescindible hacerlo con visita guiada y reservar previamente (por teléfono al + 351 96 139 70 80 o por email grutadocarvao@amigosdosacores.pt ) y el precio de la entrada es de 5€.

Relva

En tu camino al oeste de la isla (Sete Cidades / Mosteiros), pasarás por Relva, donde puedes hacer un par de paradas en sus miradores o, si te animas, hacer un sendero paralelo al mar. Los miradores son el Miradouro Fonte da Roca (donde tiene su inicio el sendero del que te hablamos a continuación) y el Miradouro do Caminho Novo (antigua zona de «vigía» para avistamiento de cetáceos. Puede ser un buen punto para disfrutar de la puesta de sol).

El sendero es el PCR20SMI (folleto oficial), un sendero linear (de ida y vuelta) de 5,5km (3h00) en el que visitarás una «fajã detritica» (se llaman así a las «fajãs» formadas por el desmoronamiento de parte del acantilado), bajando hasta el nivel del mar y con la posibilidad de darse un chapuzón si el clima y el mar lo permiten. Otra curiosidad de este sendero es que puedes reservar para comer/cenar (imprescindible reservar antes de ir) en el Lapsa Garden, una casa/granja que cuenta con una bella terraza hacia el mar, donde sus dueños preparan cenas privadas para apreciar, por ejemplo, la puesta de sol (más info aquí)

São Miguel y las Piñas: Ananases A Arruda y Herdade do Ananás

La piña (ananás, en portugués) es uno de los símbolos de la isla (de hecho el método de cultivo en invernaderos en São Miguel es único en el Mundo, en invernaderos de cristal, intentando reproducir la condiciones climáticas de donde vino el fruto, Sudamérica) y está presente en muchas de las actividades que puedes hacer en la isla.

En la Quinta Augusto Arruda, también conocido como Ananases A Arruda, los invernaderos de cristal pueden llegar a los 38º calentados por el sol, condiciones idóneas para el cultivo de los deliciosos y dulzones «ananases» azorianos. La entrada es libre y además de visitar los invernaderos, lo mejor es probar los chutneys y mostaza de piña y los distintos licores en la tienda (te garantizamos que probablemente vendrás con uno para casa).

Otra opción, gratuita y muy cerca de Ponta Delgada es visitar la Plantação de Ananás dos Açores (Plantación de Piñas), un invernadero de piñas donde puedes ir aprendiendo a través de códigos Qr por el paseo y donde también podrás degustar el licor de piña.

Si es que aquí ¡hasta el roscón de reyes se hace con piña! Se conoce como «malamanhado» y es una adaptación del bizcocho típico de navidad con relleno hecho a base de mermelada de piña y crema de huevo. También nos hablaron del flan de piña con queso, el famoso postre en el restaurante Anfiteatro.

En la Herdade do Ananás la propuesta es otra. Aquí podrás disfrutar de un masaje ayurvédico entre plantaciones de piña (con el olor delicioso correspondiente, claro). Idea para sorpresa romántica: el masaje puede ser disfrutado a dos.

En la finca del siglo XVIII del hotel Senhora da Rosa Tradition & Nature puedes incluso bañarte entre plantaciones de piña ya que hay una piscina interior climatizada en uno de los invernaderos.

Y, finalmente, en la Mulher do Capote, en Ribeira Grande, podrás degustar una ginebra de piña. El Goshawk Azores Gin es una ginebra destilada con el licor de piña que, como apreciadores de ginebra que somos, nos quedamos con las ganas de probar.

El jacuzzi entre plantaciones de piña del hotel Senhora da Rosa (foto de la web oficial del alojamiento). Reserva tu noche aquí

The Gin Library

Y si eres fan de la ginebra como nosotrxs, entonces esto te interesa porque aquí, en São Miguel, muy cerca de Ponta Delgada, se encuentra la mayor colección de gins del mundo, o como dice Ali, su creador, la mayor biblioteca de ginebra.

Después de vivir varios años en Hong Kong, la pareja británica Ali y Caroline que se habían enamorado de las Azores años antes, en su luna de miel, lo tenían claro, crearían un proyecto por aquí. Y así fue: el Solar Branco, el proyecto donde nace la «Gin Library«, es un alojamiento local con seis unidades independientes, un bar y un huerto donde nacen muchas de las especias y botánicos usados para crear los espectaculares gin tonics que degustas en su terraza.

En el bar acristalado Ali nos contó que tiene 480 botellas de gin. No las contamos pero nos lo creímos con creces, especialmente después de ver la profesionalidad con la que nos preparó nuestro gin Baleia, su más reciente creación, hecho en colaboración con Rocha Negra, de la que nos habló orgulloso.

Para degustar el Baleia (o cualquier otra ginebra de la biblioteca) en la terraza son 15€, para disfrutar de la Masterclass (historia de la ginebra, trucos para un G&T perfecto y hasta creación de tu propio G&T con los ingredientes que tú elijas) con 3 gin tonics incluidos, son 40€. Pero ¡ojo! si te dispones a llevar una botella (llena) que no tengan en su especial biblioteca, la masterclass te sale gratis. ¿Te animas?

Praia das Milicias y Praia do Pópulo

La Praia das Milicias y la Praia do Pópulo son las dos playas más cercanas a la capital, Ponta Delgada, y muy visitadas por la gente local debido a su facilidad de acceso, calidad del agua y servicios. Nosotrxs visitamos la de Milicias en pleno Julio y nos sorprendió para bien.

Praia das Milícias

Lagoa y piscinas naturales

Otra opción para refrescarse en el atlántico cerca de Ponta Delgada es en Lagoa y sus piscinas naturales. Hay dos zonas principales: el «Complexo Municipal de Piscinas» (que cuenta con piscinas naturales, una piscina artificial, piscinas para lxs peques y todo tipo de servicios) y la «Zona Balnear do Cruzeiro (Poças de Atalhada)» (más salvajes, sin vigilancia, con pozas naturales de aguas cristalinas).

Ya que estás por aquí, no pierdas la oportunidad de visitar el Observatório Vulcanológico e Geotérmico dos Açores (ojo, sólo abre por la tarde de 14:30 a 17:30), donde aprender más sobre la actividad sísmica/vulcanológica en esta zona del Atlántico

Por aquí hay un auténtico refugio donde quedarse a dormir: Sul Villas & Spa. El concepto es único pero también lo es el precio… Si quieres sorprender a tu pareja en una escapada romántica o a tu familia en una de las piscinas más bonitas de la isla con una panorámica espectacular sobre el Atlántico, echa un ojo a las villas del Sul.

Caloura

Para algunas personas es la piscina natural más bonita de la isla y eso ya agudizó nuestra curiosidad aunque realmente fue el hambre lo que nos trajo hasta aquí. Fueron varias las personas que nos recomendaron el Bar Caloura y su terraza encima del mar para comer buen pescado así que allá fuimos.

Pero no sólo buena comida y chapuzón en la piscina natural hay en Caloura, también buen clima. De hecho su nombre «Caloura» viene de «Calor» debido al microclima que hay en esta zona (que, casualidad o no, ostenta el metro cuadrado más caro de la isla).

Los barcos de pescadores pintados a mano – con nombres religiosos que piden suerte en el mar- completan la estampa en esta preciosa bahía.

Ya sabes, si hace calor, vete a Caloura. Baño de sol, chapuzón de mar y un pescado fresco (comprado cada mañana a los pescadores) en el Bar Caloura. Día de vacaciones perfecto en São Miguel.

Por la zona, no puedes dejar de ir a la Praia Baixa D’Areia (también conocida como Praia da Caloura), una pequeña cala de aguas transparentes, y subir a los miradores de Pisao y Monte Santo

Mirador de Monte Santo

Agua D’alto

Otra playa que merece la pena visitar es la Praia da Pedreira, con aguas tranquilas y transparentes (nosotrxs nos quedamos con las ganas porque se nubló y empezó a llover cuando íbamos a ir). Para llegar hay que bajar a pie desde este punto, aparcando el coche cerca, donde se pueda.

Otro plan que recomendamos por la zona es acercarte a Cervejaria A Lagoinha, donde probar la cerveza local artesanal en la cervecería. Cuando fuimos, estaba lleno de gente local, que pide la cerveza dentro y se la lleva para fuera, en la placita en frente a la iglesia.

¡Tchin tchin!

Antes o después (casi mejor antes) de degustar la(s) cerveza(s) puedes hacer un sendero corto y fácil llamado«Quatro Fábricas de Luz» (PR39 SMI, aquí el folleto oficial informativo en portugués/inglés), aquí mismo en Água d’Alto. Abrió recientemente al público y pasa por las ruinas de antiguas fabricas que a finales del siglo XIX e inicio del siglo XX empezaron a producir energía eléctrica a través de fuentes renovables. Es un sendero linear de 2 km que empieza en el Parque Escutista dos Lagos y tiene una recompensa al final: la «cascata do Segredo» y una poza donde bañarse en Trinta Reis. Más info del sendero aquí.

Vila Franca do Campo e islote de Vila Franca

A mitad de la costa sur de la isla se encuentra el municipio más antiguo de São Miguel y capital de la isla hasta 1522: Vila Franca do Campo. Esta bonita localidad de estrechas callejuelas hacia el mar estuvo inicialmente asociada a la cultura del azúcar, posteriormente de la naranja y más recientemente de la piña. Si antes del mar venían miedos y tragedias, actualmente Vila Franca do Campo es una tierra con los brazos abiertos al mar y es que desde casi cualquier punto de ella podemos avistar el islote que se encuentra a unos 500 metros de la costa, Ilhéu de Vila Franca o, como también es conocido, el «anillo de la princesa» por su forma.

Vila Franca do Campo e islote de Vila Franca

El islote – Ilhéu de Vila Franca – es un antiguo volcán sumergido donde su cráter inundado forma un círculo casi perfecto, con una pequeña apertura al mar.

¿Cómo visitar el Ilhéu de Vila Franca?

Se puede llegar al islote y de hecho es uno de los planes que te recomendamos en São Miguel si visitas la isla en verano, ya que los barcos que hacen la travesía entre el puerto de Vila Franca do Campo y el islote sólo funcionan durante esta época (del 15/06 al 14/10).

El billete de ida y vuelta en barco cuenta 8€/persona y la frecuencia es cada hora más o menos. ¡Ojo! como el islote es una reserva natural, la capacidad máxima es de 400 personas por día (200 personas en simultáneo en el islote) así que si quieres asegurar tu plaza no vayas muy tarde.

Bañándome en las aguas del islote de Vila Franca con Vila Franca do Campo al fondo

Sólo los barcos oficiales pueden desembarcar en el islote (verás que hay muchos otros barcos/tours que simplemente lo bordean) y puedes comprar los billetes online (cuando fuimos nosotrxs en Julio de 2021 la web estaba en mantenimiento) o presencialmente en el puesto que tienen en el puerto. El trayecto en barco dura apenas 10 minutos.

Al llegar, te encontrarás con unas aguas limpias, más cálidas del habitual y una biodiversidad increíble: ¡lleva un kit de gafas y tubo de snorkel! y no te arrepentirás. También te recomendamos que hagas un poco de senderismo para contemplar las vistas del islote desde arriba, con la postal de Vila Franca do Campo, al fondo.

Islote de Vila Franca, un planazo en verano

En el regreso a Vila Franca do Campo – o si no visitas São Miguel en verano y quieres compensar la falta de chapuzones en el islote – imprescindible parar en lasQueijadas do Morgado, también conocidas como las Queijadas de Vila Franca do Campo, sobre todo los paladares golosos. Este pequeño dulce conventual al parecer fue creado por las monjas del Convento de Santo André y ahora hace las delicias de quienes pasamos por aquí.

Una no fue suficiente. El goloso de Chris tripitió…

Otras opciones para conocer mejor el islote:

Después de «pecar» con las «queijadas», subimos en coche a la Ermida de Nossa Senhora da Paz y su mirador, desde el que regala vistas a Vila Franca y al islote. La leyenda cuenta que unos pastores que trabajaban en la zona, tuvieron que abrigarse en una gruta donde encontraron una estatua de la virgen. La llevaron a la iglesia, y al día siguiente volvió a aparecer en la gruta; así durante varios días, hasta que entendieron que se tenía que construir una iglesia en aquél lugar, de ahí su ubicación.

Las mejores rutas de senderismo en São Miguel

Una de las mejores formas de conocer las Azores es haciendo senderos. Así que en este viaje de dos meses por las nueve islas del archipiélago azoriano nos prometimos hacer, al menos, un sendero por isla y en São Miguel lo que no falta son senderos.

Recomendamos revisar la web oficial de senderos de Azores, donde puedes encontrar todos los senderos oficiales e información práctica (normalmente actualizada) de los mismos. Aquí puedes ver todos los senderos oficiales de São Miguel.

Algunos caminos de São Miguel en verano parecen vestidas para una boda. Y es que las Azores son una celebración constante de la naturaleza.

Aquí destacamos algunos de los que nos parecen más bonitos

  • Serra Devassa (PRC05 SMI): sendero circular sencillito que parte del parking de Lagoa do Canário y que pasa por varias lagoas menos visitadas. 4,9km, unas 2h. Más info / folleto oficial
  • Praia de Lagoa do Fogo (PRC02 SMI): sendero circular que te lleva a la playa de Lagoa do Fogo. 11km, unas 4h. Más info / folleto oficial
  • Padrão das Alminhas – Poço Azul – Salto da Farinha (PR21 SMI): sendero lineal desde Achadinha que pasa por el fotogénico Poço Azul y el Salto da Farinha. 4,9km, unas 2h. Más info / folleto oficial.
  • Salto do Prego – Sanguinho (PRC09 SMI): sendero circular que pasa por la bella cascada de Salto do Prego, donde te puedes dar un baño refrescante, y por la aldea recuperada como proyecto de turismo rural, Sanguinho. 4,5km, unas 2h. Más info / folleto oficial
  • Quatro fábricas da Luz (PR39 SMI): sendero linear que pasa por fábricas que representan la industrialización de São Miguel con la producción y distribución de energía eléctrica renovable. 2,1km, 1h30. Más info / folleto oficial.
Sendero por Serra Devassa, antes de conocer las bellas lagoas empadadas

Dónde bucear en São Miguel

En las Azores las sorpresas son tantas o más debajo del agua. Y si el increíble y diverso mundo subacuático va acompañado de un fondo azul increíble que parece una piscina y una temperatura muy agradable teniendo en cuenta que estamos buceando en este lado del Mundo, entonces si tienes el certificado de buceo no te vas a querer perder esta experiencia.

Aunque en São Miguel no le di a la botella (lo hice en Pico, en Terceira y en Santa Maria), nos comentaron que los mejores puntos de inmersión son los siguientes:

  • Naufragio de la Segunda Guerra Mundial: el parque arqueológico del naufragio Dori, un Liberty Ship de la IIGM que descansa sobre el fondo de arena
  • La Reserva del islote de Vila Franca do Campo
  • Arcos da Caloura

Más info de dónde bucear en São Miguel aquí

Aunque no probamos ningún centro en la isla, nos hablaron muy bien de Azores Sub Dive Center, donde aparte de inmersiones también hacen paseos en barco y snorkel.

Si ya tienes la certificación oficial de buceo, aquí puedes reservar tu exploración marina de São Miguel de 1 o 2 inmersiones.

Si todavía no has probado bucear pero te gustaría ¿Por qué no hacerlo en las Azores? Aquí tienes más información sobre el bautismo de buceo en São Miguel donde probarás el submarinismo nada más y nada menos que en la Reserva Natural del islote de Vila Franca do Campo.

Si quieres disfrutar de la biodiversidad acuática del islote sin botella de por medio, contrata aquí tu snorkel con equipo incluido.

Mantarrayas en la isla de Santa Maria

Dónde dormir en São Miguel: mejores zonas

Aunque Ponta Delgada no sea nuestra ciudad favorita, está muy bien ubicada y conectada estratégicamente con lo cual puede ser una excelente base para explorar la isla. La otra opción sugerida es Ribeira Grande, también bien ubicada y conectada.

Hay que tener en cuenta que São Miguel es la más poblada y extensa isla de las Azores, y que para ir de Ponta Delgada a cada uno de los extremos (Mosteiros en el oeste, Nordeste en el este), se tardan entre 45 min y 1h en coche. Si en lugar de en el centro de la isla te alojas en un extremo, visitar el extremo contrario implicará unas cuantas horas en coche.

Dónde dormir en Ponta Delgada

Nosotrxs nos quedamos en el Ladeira Loft (desde 60€/noche), un apartamento muy amplio de una habitación, en pleno centro de Ponta Delgada (muy cerca del mercado da Graça) y con vistas al Atlántico.

Yo tomándome un vino al final del día con las vistas de nuestra terraza en el Ladeira Loft

Con precios más asequibles, el Nook Hostel (desde 40€/noche), en pleno centro histórico, tiene desde apartamentos con 2 habitaciones, habitaciones privadas y camas en dormitorio. También entre las opciones más económicas está el Holy Cow (desde 50€/noche) un hostel con habitaciones con baño privado y dormitorios.

El Hotel do Colegio (55€/noche), un bonito hotel en un edificio del siglo XIX, con piscina, en pleno centro de Ponta Delgada, fue el hotel donde nos quedamos mi madre, mi hermana y yo la primera vez que visitamos la isla y nos encantó.

El Hotel do Colegio se encuentra en pleno centro de Ponta Delgada, cerca de los mejores restaurantes y bares de ciudad

Nuestros amigxs Catarina y Ricardo visitaron São Miguel recientemente y les encantó alojarse en Casa da Graça (habitaciones a partir de 70€/noche), un hotel gestionado por lxs encantadorxs Vânia y Sergio que hace que aparte de las habitaciones (y desayunos) estupendos, te sientas en casa en Ponta Delgada:

Reserva aquí tu habitación en Casa da Graça. Foto de Booking.

Si quieres darte un capricho y tomar un gin tonic en un jacuzzi con vistas al mar sin tirar la casa por la ventana, entonces quieres quedarte en el Garoupas Inn (desde 75€/noche):

Un jacuzzi en la terraza: Garoupas Inn, foto de Booking

Los Armazéns Cogumbreiro fueron el establecimiento comercial más grande de la isla, en un edificio del 1913, rehabilitado, en pleno centro, con habitaciones amplias y luminosas, también desde 75€/noche.

Habitación de Armazéns Cogumbreiro, foto de Booking.

Si quieres algo más exquisito, el Azor Hotel (130€/noche) tiene habitaciones increíbles con vistas al Atlántico.

Ver más alojamientos en Ponta Delgada aquí

Dónde dormir en Ribeira Grande

Fuera de Ponta Delgada, la otra opción en la que te recomendamos hacer base es Ribeira Grande.

Por aquí puedes darte un capricho y quedarte frente al mar en la capital del surf (y con opción, claro, a clases de surf) en el Santa Bárbara Eco-Beach Resort(120€/noche):

Santa Bárbara Eco-Beach Resort, foto de Booking

Si quieres alguna opción más económica en esta zona, echa un ojo a la Mitós Vila (una villa para dos personas por 33€/noche) o el Central House, una casa que podéis disfrutar entre 2 personas (a 55€/noche) hasta 6 personas (a 75€/noche).

Mitós Vila, una opción excelente y económica en Ribeira Grande

El Pico do Refugio es una finca del siglo XVII que fue desde fuerte de milicias, casa de artistas y hasta una fábrica de té. Actualmente, es uno de los sitios más elegantes donde quedarse en esta zona de la isla: apartamentos y lofts desde 76€/noche en un entorno de ensueño.

Una de las mejores opciones para quedarse en Ribeira Grande: Pico do Refugio. Foto de Booking. Reservar aquí

Encontrar más alojamientos en Ribeira Grande aquí

Dónde dormir en São Miguel: experiencias distintas y caprichos

Para experiencias distintas en la isla, donde podrías pasar un par de noches o dar una sorpresa a alguien, te recomendamos estas:

Dormir en un molino con vistas al océano Atlántico: en el Moinho da Bibi (mínimo tres noches a 100€/noche, en Sete Cidades) o en el Moinho das Feteiras (mínimo dos noches a 180€/noche, en Feteiras, cerca de Sete Cidades):

Moinho das Feteiras, foto de Booking

Dormir entre plantaciones de piña en el Senhora da Rosa Tradition & Nature Hotel (120€/noche), cerca de Ponta Delgada:

Jacuzzi en pleno invernadero, con olor a piña en el Senhora da Rosa (foto de la web oficial del alojamiento). Reserva aquí

Dormir en una de las zonas más bonitas de la isla, cerca de Mosteiros, para tener esta cama bien cerca de una de las mejores puestas de sol que puedes disfrutar en São Miguel, en la Villa Varzea (99€/noche):

Habitación en el Villa Várzea, reserva aquí

Dormir en el Sul Villas & Spa (180€/noche), conocido por algunxs viajerxs como el edén de la isla de São Miguel, en Lagoa. Por aquí se privilegia las panorámicas al Atlántico tanto desde las villas como en la piscina de agua salada exterior:

Sul Villas & Spa: un edén micaelense. Foto de Booking

Dormir en la mayor biblioteca de ginebra del Mundo en el The Cottage: A Gin Lover´s Countryside (desde 100€/noche), con vistas increíbles y al ladito de Ponta Delgada:

En el the Cottage podrás tomarte siempre un gin tonic distinto antes de irte a dormir. Reservar aquí.

Si sois 4 o 5 personas viajando, la mejor opción para alojaros en la isla es la bellísima Pink House (a partir de 200€/noche para 5 personas), cerca de Ponta Delgada. Abajo están las habitaciones, arriba la enorme cocina y salón, bienvendixs al turismo rural contemporáneo:

Dormir en una de las nueve suites más exclusivas de la isla en el White Exclusive Suites & Villas, en Lagoa, ubicadas en una bahía de roca volcánica y trazos de antigua arquitectura azoriana (a partir de 320€/noche):

¿Te imaginas disfrutar aquí de un atardecer? Uno de los sitios más increíbles donde sorprender a alguien. Reserva aquí

O dormir en pleno Parque Terra Nostra, en Furnas, y acceder al estanque de aguas termales a cualquier hora del día y de la noche, algo que es posible apenas alojándote en el Terra Nostra Garden Hotel (110€/noche):

Habitación del Terra Nostra Garden Hotel:

Dónde comer en São Miguel

La gastronomía es uno de los puntos fuertes de las Azores, y si algo no falta en São Miguel son restaurantes y variedad gastronómica, desde lo más tradicional a la comida fusión. A continuación te dejamos varias recomendaciones de restaurantes que nos gustaron en las diferentes zonas de la isla (aunque la mayoría se concentran en Ponta Delgada, la capital, y en Ribeira Grande)

Dónde comer en Ponta Delgada

  • Tasquinha Vieira: carete pero muy muy bueno, comida fusión (tienen opción de menú degustación 30€/persona). El arroz que probamos estaba espectacular. Pagamos por 2 platos, botella de vino y un postre 56€
  • A Tasca: opción BBB (bueno, bonito y barato), pero no admiten reservas así que toca hacer cola (en verano suele ser larga). En nuestra opinión, está bien pero no dejes de hacer planes por la isla para hacer cola para el restaurante, hay otras opciones. Si decides intentarlo, tienes que dejar tu nombre y quedarte cerca ya que van llamando (nosotrxs tomamos una cerveza mientras esperábamos en el sitio al lado, Canto do Aljube)
  • Õtaka: restaurante fusión de cocina Nikkei. Tienen varios menús degustación (desde 30€/persona) o puedes pedir a la carta. Es algo caro, pero merece la pena si buscas una opción diferente (nosotrxs la buscábamos en nuestra última semana de los dos meses por las Azores)
  • Alcides: uno de los restaurantes tradicionales más míticos de Ponta Delgada, donde degustar el famoso «bife à regional». Imprescindible reservar. Pagamos 50€ para dos, con una entrada, dos platos, botella de vino, un postre y cafés en el 2015 (en este último viaje no fuimos).
  • Adega do Mestre André: No llegamos a ir pero está en nuestra lista para cuando volvamos a la isla. Sólo nos hablaron maravillas del sitio: de sus «bifes»y sobre todo su atención.
  • Cais 20: también mítico en Ponta Delgada debido a que abre hasta muy tarde. Recomendado para tapas, mariscos y pescados.
  • O Galego: disputa con el Alcides y la Associação Agricola el puesto del mejor «bife à regional» de São Miguel pero, en nuestra opinión, es el mejor. Pagamos 42€ por una entrada, dos platos, dos cervezas y dos cafés.
«Bife à Regional» en O Galego
  • Mar e Serra: Restaurante y Marisquería de renombre en la isla, buenísimo pero que se ha columpiado con los precios ultimamente
  • Rotas da Ilha Verde (vegetariano): no llegamos a probarlo pero es de los pocos vegetarianos de la isla y varias personas nos lo recomendaron.
  • Ta Gente: recomendado para tapear, aunque los precios son algo caros.
  • Forneria São Dinis: pizzas muy buenas en horno de leña. Pagamos 42€ por una entrada, dos pizzas, una botella de vino y agua.
Nuestra mesa en Fornería São Dinis, de las mejores pizzas de la isla
Nuestra mesa en Fornería São Dinis, de las mejores pizzas de la isla
  • Anfiteatro: en plenas Portas do Mar de Ponta Delgada, aquí podrá degustar platos de la gastronomía tradicional con toques contemporáneos preparadas por alumnxs en formación.
  • Suplexio: Si tienes antojo de hamburguesas no busques más. Aquí encontrarás hamburguesas artesanales y, lo mejor para acompañarla, un bar con cerveza artesanal portuguesa. ¿Qué más quieres?
  • Para comprar quesos: Rei dos Queijos o Príncipe dos Queijos. También venden ambos a veces mantequilla de Flores (una de las mejores) y mantequilla «Rainha do Pico».
  • Raíz Bar: para tomar algo con música en directo. Los viernes y sábados, a partir de las 22h, suelen haber conciertos de blues, jazz, rock, folk o sonoridades africanas.

Dónde comer en Ribeira Grande / Rabo de Peixe

  • Associação Agrícola: otra opción mítica para probar el famoso «bife à regional». Pagamos 42€ por entrada, dos platos, botella de vino y dos cafés.
  • Botequim Açoriano: excelente restaurante donde comimos el mejor atún de nuestros dos meses por las Azores. Atención excelente. Pagamos 48€ por entrada, dos platos, botella de vino, dos postres y dos cafés.
El espectacular
El espectacular «Bife de Atum» con boniato del restaurante Botequim Açoriano
  • Restaurante O Silva: no llegamos a ir pero varias personas locales nos lo recomendaron para probar el «Arroz de Cherne».
  • Tuká Tulá: una buena opción para cenar con vistas a la puesta de sol, al lado del mar. Pagamos 55€ por una entrada, dos platos, dos gintonics, una botella de vino, postre y dos cafés.
Atardecer en el Tuká Tulá, Santa Bárbara
Atardecer en el Tuká Tulá, Santa Bárbara

Dónde comer en Furnas

  • Chalet da tia Mercês: proyecto local sostenible, con productos locales de todas las islas. El primer fin de semana de cada mes hacen brunch (nosotrxs probamos el açoriano, «un viaje por las azores», con productos de todas las islas: mantequillas de flores y pico, quesos de Faial/São Jorge, huevos con «erva patinha» de Flores, etc.), el resto de findes también es posible reservar el brunch con un mínimo de 48h de antelación. También tienen otros platos cocinados en la caldeira (como el famoso cocido de furnas), y arroces y similares. Muy muy majxs la pareja que nos atendió, dueñxs del negocio.
  • Tonys: una de las opciones recomendadas para probar el famoso cocido hecho lentamente durante varias horas gracias a la actividad volcánica. Suele estar bastante lleno.
  • Caldeiras e Vulcões: también el cocido famoso, con opción de cocido vegano.
  • Vale das Furnas: otra opción para el cocido con excelente relación calidad/precio, recomendado por nuestra amiga local Iolanda

Dónde comer en otras zonas de São Miguel (Mosteiros, Caloura, Vila Franca…)

  • Pizzeria Fantasia (Mosteiros): buenas pizzas en horno de leña y tiramisú. Imprescindible reservar y ser puntual.
  • Bar Caloura (Caloura): excelente restaurante encima del mar para comer pescado fresquísimo.
  • Queijadas de Vila Franca (Vila Franca do Campo): para probar las famosas «queijadas», ¡una delicia!

Imprescindible: Probar una Kima de Maracuyá (para después beber, al menos, una al día). Podríamos decir que, mal comparado, esta bebida refrescante seria como el Trina azoriano con sabor, cómo no, a maracuyá. Aunque también exista con sabor a piña, es la de maracuyá la que podemos decir que es la bebida más famosa de las Azores y la que más echamos de menos las personas que nos quedamos adictas a ella mientras viajamos por ahí. Esta hecha por Melo Abreu (te sonará de la cerveza Especial), una fábrica en Ponta Delgada cuya historia remonta a 1892.

Itinerarios de viaje a São Miguel

Como habrás podido comprobar si te has leído toda nuestra guía, São Miguel tiene muchísimos lugares increíbles para visitar, así que para poder verlo todo todo es necesario, como mínimo, una semana.

Como no siempre contamos con tanto tiempo para disfrutar de la isla, te dejamos varias sugerencias de itinerarios para 3, 5 y 7 días.

Qué ver en São Miguel en 2-3 días (un fin de semana)

Un fin de semana es muy poquito tiempo para São Miguel, así que si es tu caso te recomendamos que elijas: o bien quedarte en una única zona o bien asumir que vas a dedicar algo de tiempo a la carretera y conocer varias zonas de forma más ligera (en cuyo caso, ¡te recomendamos madrugar!). A continuación te detallamos un itinerario de 2 días y medio para visitar lo más especial de São Miguel (en nuestra opinión)

Itinerario de 3 días en São Miguel: Sete Cidades y Aguas termales

  • Día 1: llegada a São Miguel a medio día y check-in en el alojamiento en Ponta Delgada. Visitar Lagoa do Fogo y sus miradores, aguas termales en Caldeira Velha y Salto do Cabrito. Cenar en Ponta Delgada. Los días 2 y 3 son intercambiables sabiendo que para el día de Furnas no hace falta buen tiempo pero para el de Sete Cidades sí.
  • Día 2: Sete Cidades y Mosteiros. Empezar por el miraoduro Vista do Rei (en frente a las ruinas del hotel Monte Palace), seguir para Lagoa do Canario y Grota do Inferno (posibilidad de hacer el sendero de Serra Devassa), bajar hasta Sete Cidades parando en los miradores. Comer en el sendero o en Sete Cidades. Seguir hacia Mosteiros, visitando la Ponta de Ferraria con su agua del mar caliente, el mirador de Ponta do Escalvado, y hacer playa/piscinas naturales en Mosteiro, donde disfrutar también de la puesta de sol. Volver a Ponta Delgada para cenar.
  • Día 3: Furnas. Visitar Terra Nostra, la laguna de Furnas, el pueblo de Furnas y comer cocido. Por la tarde, ir hasta los diferentes miradores, pasar por Praia do Fogo en Ribeira Quente y volver a Furnas para Poça Dona Beija al anochecer.

Qué ver en São Miguel en 4-5 días

4 o 5 días es lo mínimo para visitar São Miguel y poder quedarse con una idea bastante buena de la isla, aunque si puedes una semana es lo mejor para poder ver todo con más calma y disfrutar relajándose en sus aguas termales y zonas balneares. Aquí te dejamos un itinerario para 5 días.

Itinerario de 5 días en São Miguel:

  • Día 1: llegada a São Miguel a medio día y check-in en el alojamiento en Ponta Delgada. Visitar Lagoa do Fogo y sus miradores, aguas termales en Caldeira Velha y Salto do Cabrito. Cenar en Ponta Delgada. Los días 2 y 3 son intercambiables sabiendo que para el día de Furnas no hace falta buen tiempo pero para el de Sete Cidades sí.
  • Día 2: Sete Cidades y Mosteiros. Empezar por el miraoduro Vista do Rei (en frente a las ruinas del hotel Monte Palace), seguir para Lagoa do Canario y Grota do Inferno (posibilidad de hacer el sendero de Serra Devassa), bajar hasta Sete Cidades parando en los miradores. Comer en el sendero o en Sete Cidades. Seguir hacia Mosteiros, visitando la Ponta de Ferraria con su agua del mar caliente, el mirador de Ponta do Escalvado, y hacer playa/piscinas naturales en Mosteiro, donde disfrutar también de la puesta de sol. Volver a Ponta Delgada para cenar.
  • Día 3: Furnas. Visitar Terra Nostra, la laguna de Furnas, el pueblo de Furnas y comer cocido. Por la tarde, ir hasta los diferentes miradores, pasar por Praia do Fogo en Ribeira Quente y volver a Furnas para Poça Dona Beija al anochecer. Volver a Ponta Delgada para cenar
  • Día 4: Ponta Delgada y alrededores. Visitar la ciudad (portas da cidade, paseo marítimo, plantaciones de piña, museu do Machado…), comer y por la tarde acercarse a alguna de las zonas de playa/piscinas naturales (Milicias, Lagoa, Caloura, …) o a las plantaciones de té en el norte.
  • Día 5: Nordeste y Povoação. Visitar los diferentes miradores (Ponta do Arnel, Ponta do Sossego, Ponta da Madrugada), el centro ambiental do Priolo, etc. Comer en Nordeste o Povoação y por la tarde hacer el sendero del Salto do Prego.

Qué ver en São Miguel en una semana (7 días)

Con una semana ya te puedes tomar las cosas con algo más de calma (o hacerlo a buen ritmo para visitar muchos más lugares), y es para nosotrxs el número de días ideal para visitar São Miguel.

Itinerario de una semana en São Miguel:

  • Día 1: llegada a São Miguel a medio día y check-in en el alojamiento en Ponta Delgada. Visitar Lagoa do Fogo y sus miradores, aguas termales en Caldeira Velha y Salto do Cabrito. Cenar en Ponta Delgada. Los días 2 y 3 son intercambiables sabiendo que para el día de Furnas no hace falta buen tiempo pero para el de Sete Cidades sí.
  • Día 2: Sete Cidades y Mosteiros. Empezar por el miraoduro Vista do Rei (en frente a las ruinas del hotel Monte Palace), seguir para Lagoa do Canario y Grota do Inferno (posibilidad de hacer el sendero de Serra Devassa), bajar hasta Sete Cidades parando en los miradores. Comer en el sendero o en Sete Cidades. Seguir hacia Mosteiros, visitando la Ponta de Ferraria con su agua del mar caliente, el mirador de Ponta do Escalvado, y hacer playa/piscinas naturales en Mosteiro, donde disfrutar también de la puesta de sol. Volver a Ponta Delgada para cenar.
  • Día 3: Furnas. Visitar Terra Nostra, la laguna de Furnas, el pueblo de Furnas y comer cocido. Por la tarde, ir hasta los diferentes miradores, pasar por Praia do Fogo en Ribeira Quente y volver a Furnas para Poça Dona Beija al anochecer. Volver a Ponta Delgada para cenar
  • Día 4: Ponta Delgada y alrededores. Visitar la ciudad (portas da cidade, paseo marítimo, plantaciones de piña, museu do Machado…), comer y por la tarde acercarse a alguna de las zonas de playa/piscinas naturales (Milicias, Lagoa, Caloura, …)
  • Día 5: Nordeste y Povoação. Visitar los diferentes miradores (Ponta do Arnel, Ponta do Sossego, Ponta da Madrugada), el centro ambiental do Priolo, etc. Comer en Nordeste o Povoação y por la tarde hacer el sendero del Salto do Prego.
  • Día 6: Vila Franca do Campo. Por la mañana visitar el islote de Vila Franca, volver para comer, y por la tarde Lagoa do Congro y Lagoa de São Bras
  • Día 7: Por la mañana hacer el sendero de Poço Azul / Salto da Farinha, comer en Ribeira Grande y por la tarde visitar el centro de arte contemporánea Arquipélago. Ver el sunset en Santa Bárbara y cenar en el Tuká Tulá

Transporte: alquilar un coche en São Miguel

Como en todas las islas de las Azores, en São Miguel consideramos imprescindible alquilar un coche para poder disfrutar al máximo de la isla, aprovechar el tiempo, y poder visitar todos los lugares recomendados en esta guía a tu ritmo.

Nosotrxs alquilamos el coche con Autatlantis, tanto en São Miguel como en el resto de islas, y fue todo perfecto: la atención al llegar fue rápida y efectiva, el coche (un Citroen C3) estaba como nuevo y no tuvimos ningún problema. Prácticamente todas las empresas incluyen en el seguro una franquicia, y Autatlantis es de las que tiene un valor de franquicia más bajo (700€, frente a los 1300-1500€ de otras compañías).

Los precios de los coches de alquiler en São Miguel raramente bajan de 25€ al día y, especialmente en verano, recomendamos reservar con bastante antelación para evitar quedarte sin vehículos o que los pocos que haya tengan precios prohibitivos (en el verano de 2021 llegaron a los 100€ por día y conocemos varias personas que no lograron alquilar vehículo por dejarlo para el último momento).

Aparcar en Ponta Delgada: aunque en general en las Azores no tendrás que preocuparte demasiado por espacios para aparcar, Ponta Delgada es la excepción ya que si te alojas en el centro puede no haber espacio gratuito para aparcar disponible. Infórmate bien cuando vayas a reservar el alojamiento, para saber si cuenta con parking gratuito y/o si tiene cerca zonas de aparcamiento público gratuitas.

Otra opción si no hay coches de alquiler disponibles o si se te salen de presupuesto, es alquilar moto (scooter), aunque sinceramente no lo recomendamos debido a las grandes distancias que hay que recorrer en São Miguel y a lo inestable y cambiante que es el clima en las Azores.

También existe la opción de moverse en transporte público por São Miguel: hay 3 compañías de autobuses que conectan algunos de los puntos de la isla, puedes ver los horarios aquí. Las conexiones y frecuencias son bastante limitadas, pero si viajas con un presupuesto bajo puede ser una opción válida para visitar algunos de los puntos principales de São Miguel.

Presupuesto orientativo: ¿cuánto cuesta viajar a São Miguel?

Como siempre, dar un presupuesto genérico es muy difícil ya que depende enormemente de tu estilo de viaje. Lo que sí podemos hacer es darte una orientación de precios y que calcules con ellos tu presupuesto:

  • Vuelos: Se pueden llegar a encontrar vuelos por 50€ (ida y vuelta desde Lisboa) a Ponta Delgada pero depende de la antelación con la que reserves y de tus fechas (en verano es más difícil encontrar precios baratos)
  • Alquiler coche: desde 25€/30€ al día el coche más económico (en función de la compañía y la cantidad de días). En verano suben los precios y puede ser difícil encontrar coche con poca antelación.
  • Alojamiento: desde 50€/noche para una habitación con baño privado o apartamento con cocina, céntrico.
  • Comidas en restaurante: entre 10 y 25€ por persona cada comida/cena en restaurante

En total, de forma orientativa, un viaje de una semana a São Miguel con coche alquilado puede salir por entre 500€ y 750€ por persona (con las opciones más económicas de coche, alojamiento y restaurantes).

Apps útiles para viajar a São Miguel

Te recomendamos algunas aplicaciones que te serán de utilidad en tu viaje a São Miguel:

  • SpotAzores: (Android / iOS / Web): aquí podrás ver todas las webcams existentes en diferentes puntos de las islas para ver cómo está el tiempo. Debido a que el clima es muy cambiante y puede estar lloviendo en una zona de la isla y sol radiante en otro, esta app es la forma más rápida que tendrás de asegurarte y evitar desplazamientos innecesarios. ¡Ojo! La cámara de la Lagoa do Fogo está ubicada en un punto bastante alto con lo cual aunque en la cámara aparezca nublado, es posible que en el mirador se pueda tener vista de la laguna. Nos alertaron para ello nuestros amigxs Ricardo y Catarina que estuvieron disfrutando de la isla recientemente.
  • Windy (Android / iOS / Web): app imprescindible en nuestros viajes, más aún en las Azores. Te permite ver las previsiones de lluvia, nubes, viento, etc. para ayudarte a planificar tus días en base al clima (ya que hay lugares que pierden mucho según el clima). Obviamente las previsiones no son 100% fiables. También muestra las webcams disponibles
  • Google Maps (Android / iOS): es la que utilizamos para ir guardando / clasificando todos los lugares a los que queremos ir/hemos ido y como GPS en los coches de alquiler. Puedes ver opiniones de los lugares de otras personas, fotos, menús de restaurantes, teléfono de los lugares para contactar con ellos, etc.
  • Maps.me (Android / iOS): aplicación similar a Google Maps pero que funciona online (aunque Google Maps también puede funcionar online) y que en muchos casos tiene información que Google Maps no tiene, especialmente de senderos. Útil siempre que vayas a hacer algún sendero, para orientarte, descargar la ruta desde la web oficial de senderos de las Azores (click en Descargas->GPS), etc.

Recomendaciones para disfrutar de São Miguel y hacer que tu viaje sume y no reste a la isla

  • En la actividad de avistamiento de cetáceos (whalewatching) respeta la conducta que te indiquen en el centro y desconfía si no implica medidas como: prohibición de nadar con delfines; velocidad reducida y constante de la embarcación y distancia mínima de 50 metros del animal; evitar la presencia de varios embarcaciones en un radio de 150 metros alrededor del grupo de cetáceos ni permanecer más de 10 minutos con el mismo animal.
  • Nunca intentes tocar o alimentar a un animal. ¡No seas cómplice del maltrato animal!
  • No compres artesanía hecha con animales del mar o extraídos del mar (ej: dientes de delfín, caparazones de tortuga, mandíbulas de tiburón, marfil de cachalote, …). El comercio de marfil, actualmente el único producto valioso del cachalote, sigue siendo un argumento para los cazadores. Compra artesanía local hecha de materiales alternativos como la madera, la piedra o el marfil vegetal.
  • Respeta a las otras personas y a la isla: no pongas tu música alta en la playa (si quieres escuchar música, lleva auriculares), no dejes basura, no tires colillas, etc. Deja la playa mejor que como la has encontrado (si encuentras plástico, recógelo).
  • En algunas piscinas naturales el baño es peligroso, por fuertes corrientes. No te hagas la/el valiente.
  • Viaja siempre con seguro de viajes: los gastos médicos, robos o problemas con tu avión en un viaje puede suponerte un dineral, así que lo ideal es que contrates un seguro de viajes. Nosotrxs usamos siempre IATI y lo recomendamos. Además te cubre gastos por Covid-19Si contratas tu seguro a través de este enlace tienes un 5% de descuento.
¡Hola ballena!

Checklist: qué llevar en la mochila/maleta para São Miguel

Aquí te hacemos una lista de imprescindibles que no te puedes olvidar para llevar en tu viaje a la isla sanmiguelina:

  • Escarpines como estos de Cressi (transparentes, cómodos y secan rapidamente) o estos, si prefieres de otro material que se ajuste más. Ten en cuenta que en las Azores, en general, no te encontrarás con playas de arena sino con pozas naturales de piedra volcánica o playas de piedras mayoritariamente así que querrás levar tus escarpines siempre en la mochila.
  • Kit/gafas de snorkel para ver los pececillos en las pozas naturales. Aquí tienes un kit por menos de 20€
  • Protector solar reef friendly, es decir, que no contenga químicos que dañan los corales, sin oxibenzona, y que no haya sido testada en animales, como esta o esta.
  • Gorra, el sol pega muy fuerte
  • Gafas de Sol
  • Zapatillas de trekking porque la mejor forma de conocer las Azores es haciendo senderos. Nosotrxs tenemos estos de la marca Columbia.
  • Una botella de agua como alguna de estas para llevar siempre agua contigo. ¿Estás en la isla de las cascadas y agua buenísima! ¡Aprovecha! Además, evitarás usar plástico de un sólo uso.
  • Una braga de cuello como alguna de estas para protegerte del viento y de la arena.
  • Camiseta de lycra de manga larga con protección UV que usamos para protegernos del agua fría o del sol al hacer snorkel, como alguna de estas.
  • Bolsa estanca, para mantener a salvo tus dispositivos electrónicos en el barco al islote de Vila Franca o en las playas. Esta por ejemplo cuesta 12€
  • Toalla de microfibras, que ocupa poco y usarás para la playa. Si no tienes puedes comprar las típicas del Decathlon o estas en Amazon
  • Cámara para registrar las aventuras azorianas. Nosotrxs llevamos una Sony A5100 y una GoPro para imágenes bajo el agua
  • Power bank: con tanta foto gastarás mucha batería, así que siempre viene bien llevar una buena power bank. Nosotrxs viajamos con estas 2 (Xiaomi y Anker), que nos permiten cargar tanto los smartphones como la cámara de fotos y la GoPro.
  • Botiquín: en el nuestro no falta algún fármaco contra el mareo (como la biodramina para los mareos en los barcos), antibióticos, antidiarreicos (y algún probiótico para recuperarnos más rápidamente), antihistamínicos, analgésicos y antitérmicos.

Un agradecimiento especial a Iolanda Costa, florentina que conocimos en Terceira y que eligió São Miguel para vivir. Sin sus «dicas» no hubiéramos podido disfrutar de rincones tan especiales de la isla ya que la mayoría pasan desapercibidos al ojo turista.


Sou da ilha das línguas de fogo. Com elas aprendi a metrificar o espírito. O indizível”.

«Soy de la isla de lenguas de fuego. Con ellas aprendí a medir el espíritu. Lo indecible.»

Natália Correia (1923-1993), escritora-poeta, ensayista, traductora, periodista, conferencista, una de las voces más importantes de la literatura portuguesa de la segunda mitad del siglo XX. Nació en São Miguel en 1923.


Obrigada São Miguel. Aunque en algunos de tus rincones el turismo ha pisado demasiado fuerte, sigues sorprendiendo incluso a quienes, como nosotrxs, te visitamos por tercera vez. Y seguramente no será la última. Até breve!

Disclaimer: Autatlantis nos ayudó a explorar la isla de São Miguel con uno de sus vehículos pero todas las opiniones e informaciones expresadas en este post son nuestras.

¿Organizando tu viaje? Te ayudamos

5/5 - (11 votos)

Participa en la conversación

6 Comentarios

  1. Moitos parabéns por esta información tan exhaustiva e útil! Estou planificando unha viaxe a São Miguel e Terceira e acabo de decidir que o voso blog vai ser o meu principal, quizais único, recurso. Unha xoia de guía :)

    1. Ohhhh ¡graciñas Carme! Alégranos moitísimo que che guste a guía e que sea útil (a de Terceira ainda non está pero sairá brevemente). Calquera pregunta non dubides en escribirnos un comentario por aquí.

  2. Hola! He alucinado con este pedazo de artículo. ¡Super completo! Queremos ir a Sao Miguel una semana y nos planteábamos hacerlo unos días en autocaravana. Vemos que solo hay una empresa que las ofrezca porque la isla no está demasiado preparada para este tipo de turismo. ¿Cómo veis para hacer la parte de Sete Cidades y Serra Devassa en autocaravana durmiendo en el camping de Sete Cidades? Lo digo por la carretera. ¿Creéis que son demasiado estrechas? En Google maps no se puede hacer zoom, así que vamos perdidos.
    Gracias!

    1. Hola Henar, ¡muchas gracias por tu comentario!

      Es verdad que no hay mucho turismo de campers y autocaravanas en las Azores, así que en ese sentido no sabemos deciros (podéis preguntar mejor a https://www.instagram.com/passport_to_slow_life/ que sí visitaron la isla de esa forma hace unos años)

      En cualquier caso, en nuestra experiencia en coche la mayoría de las carreteras estaban bastante bien y no creemos que tengáis problemas si conseguís alquilar una autocaravana (sólo algunos tramos muy concretos de los que hablamos en el blog, para acceder a algún mirador/punto de interés muy específico y que también se pueden hacer a pie, que ya son difíciles para coches normales).

      Saludos, esperamos que disfrutéis de vuestra semana en São Miguel y ¡que la guía os sea útil!

  3. Artigo moi moi ! Parabens.
    Anque imaxino a resposta, como está a illa de lagartos? A miña acompañante non se leva moi alá con eles

    1. ¡Moitas gracias Sergio!

      Algún lagarto sí que hai, e de feito nalgunhas piscinas naturais de outras illas acercábanse bastante jajaja. Pero son simpáticos :) ¡Disfrutade da viaxe e das Azores!

Deja un comentario

Deja un comentario